Luis Ra­mí­rez

Di­seños hec­hos re­a­li­dad

Arte por Excelencias - - Cuba - Por REDACCIÓN EX­CE­LEN­CI­AS Fo­tos CORTESÍA DEL ENTREVISTADO

Res­ta­ba im­por­tan­cia al diseño y su con­tri­bu­ci­ón a la ca­li­dad de vi­da. Me ape­na con­fe­sar­lo, pero lo con­si­de­ra­ba un ar­te pa­ra las éli­tes, aque­llas per­so­nas con un al­to po­der ad­qui­si­ti­vo co­mo pa­ra in­ver­tir en la de­co­ra­ci­ón de un es­pa­cio, un ne­go­cio que co­mi­en­za o el ho­gar. Me­nos­pre­ci­a­ba en­ton­ces el don de la ubi­cui­dad de es­ta dis­ci­pli­na, que nos acom­paña en la vi­da co­ti­di­a­na y que de tan­ta com­pañía se nos tor­na in­vi­si­ble, co­mún. Has­ta que en­tré al Ta­ller de Pro­duc­ci­ón de Mu­e­bles de Luis Ra­mí­rez, si­tu­a­do en ca­lle Obra­pía 211 en­tre Cuba y San Ig­na­cio.

Mi­en­tras le es­pe­ra­ba, apro­vec­hé pa­ra recorrer el ta­ller, es­cuc­har el rui­do de las gran­des ma­qui­na­ri­as y ob­ser­var a los tra­ba­ja­do­res con­cen­tra­dos en su la­bor, per­ci­bir el olor de los ma­te­ri­a­les que em­ple­a­ban y, al mis­mo ti­em­po, en­con­trar que un ta­ller de es­te ti­po pu­e­de ser un si­tio lim­pio, bi­en es­truc­tu­ra­do e in­clu­so aco­ge­dor. Has­ta que lle­gó el cora­zón de es­te proyec­to. Un ha­ba­ne­ro san­ti­a­gue­ro sen­ci­llo, es­me­ra­da­men­te or­ga­ni­za­do y que desde que se gra­duó en 1991co­mo diseña­dor in­dus­tri­al ha es­ta­do en una cons­tan­te bús­que­da por en­con­trar una for­ma de ex­pre­si­ón es­té­ti­ca que re­mi­ta has­ta de for­ma in­cons­ci­en­te a la fun­ci­ón.

Ha re­pre­sen­ta­do a Cuba en la Bi­e­nal Ibe­ro­a­me­ri­ca­na de Diseño en Ma­drid, en la pri­me­ra Bi­e­nal de Diseño de Lon­dres, y fue in­vi­ta­do por De­sig­n­bo­om a Hand­led With Ca­re-ce­ra­mics en Lon­dres, Tokio y Mi­la­no, además de re­ci­bir va­ri­os Pre­mi­os On­di de Diseño In­dus­tri­al.

«Cu­an­do yo es­ta­ba en el Ins­ti­tu­to de Diseño si­em­pre tra­té de in­ves­ti­gar qué era lo que su­ce­día a mi al­re­de­dor y en­con­tré a dos per­so­nas fun­da­men­ta­les que coin­ci­dí­an tam­bi­én con mi for­ma de pen­sar: Cla­ra Por­set y Gon­za­lo Cór­do­ba», seña­la Luis, re­me­mo­ran­do sus ti­em­pos de es­tu­dio. «Si­em­pre he cono­ci­do y ad­mi­ra­do la obra que hi­zo Cór­do­ba co­mo diseña­dor de in­te­ri­o­res y de mo­bi­li­a­ri­os fun­da­men­tal­men­te. En sus di­seños si­em­pre ha es­ta­do pre­sen­te el res­pe­to a ca­da uno de los ele­men­tos fí­si­cos y cul­tu­ra­les que com­po­nen nu­es­tro pa­ís: el cli­ma, las cos­tum­bres, la ico­no­gra­fía y los ma­te­ri­a­les na­tu­ra­les que, por lo ge­ne­ral, se ela­bo­ran a par­tir de la ex­pe­ri­en­cia de ofi­cio de muc­hos años».

Su ad­mi­ra­ci­ón ha­cia dos gran­des del diseño in­dus­tri­al cu­ba­no de­la­ta la

pa­si­ón por el con­te­ni­do, la for­ma y es­pe­ci­al­men­te por la fun­ci­ón. «A Cla­ra tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de ha­cer­le una mag­ní­fi­ca ex­po­si­ci­ón du­ran­te la Pri­me­ra Bi­e­nal de Diseño en 2016, en Fac­to­ría Ha­ba­na. Tu­vo una gran acep­ta­ci­ón, y ayu­dó a que se cono­ci­e­ra su fi­lo­so­fía de tra­ba­jo, que, jun­to a la de Cór­do­ba, cons­ti­tuyen una he­ren­cia his­tó­ri­ca y cul­tu­ral pa­ra los diseña­do­res del pa­ís».

A pro­pó­si­to de su ex­pe­ri­en­cia prác­ti­ca tras cin­co años de for­ma­ci­ón en el Ins­ti­tu­to Su­pe­ri­or de Diseño, Luis Ra­mí­rez nos cu­en­ta su in­terés por in­cen­ti­var la pro­duc­ci­ón na­ci­o­nal ba­sa­da en la im­pron­ta y el ta­len­to del cu­ba­no. «Nu­es­tros prin­ci­pi­os han si­do apro­vec­har al má­xi­mo los re­cur­sos que te­ne­mos: nu­es­tra ma­de­ra, el cu­e­ro, la fi­bra na­tu­ral, el uso del vi­drio… En la in­dus­tria de la Isla de la Ju­ven­tud, don­de em­pe­cé mi la­bor de diseña­dor co­mo par­te de mi ser­vi­cio so­ci­al, pu­de com­pro­bar el va­lor de la cerá­mi­ca cubana y su ex­ce­len­te fac­tu­ra. La ma­te­ria pri­ma en su mayo­ría era na­ci­o­nal, sin em­bar­go hoy no se apro­vec­ha lo su­fi­ci­en­te. Prác­ti­ca­men­te to­das nu­es­tras ca­sas cu­en­tan con esa va­ji­lla de co­lor cre­ma con rayas car­me­li­tas, re­sis­ten­tes y fun­ci­o­na­les. In­clu­so has­ta se lle­gó a ex­por­tar».

En la in­dus­tria de la Isla tra­ba­jó en un de­par­ta­men­to de diseño con las con­di­ci­o­nes mí­ni­mas in­dis­pen­sa­bles,

«Me gus­ta apren­der có­mo se ha­ce lo que yo diseño. He no­ta­do que eso ofre­ce más po­si­bi­li­da­des a la ho­ra de cre­ar, por­que yo tam­bi­én pu­e­do trans­for­mar los sis­te­mas pro­duc­ti­vos».

un ta­ller de pro­duc­ci­ón con la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer un pro­duc­to de gran ca­li­dad y ope­ra­ri­os pre­pa­ra­dos que su­pi­e­ron trans­mi­tir sus cono­ci­mi­en­tos. Allí tu­vo la opor­tu­ni­dad de diseñar e in­me­di­a­ta­men­te ver al­gu­nos de sus di­seños en pro­duc­ci­ón, cono­cer de pri­me­ra ma­no el va­lor de los ma­te­ri­a­les na­ci­o­na­les, uni­do a la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar jun­to a un equi­po de gran es­pí­ri­tu cre­a­ti­vo, im­por­tan­tes ci­mi­en­tes pa­ra mol­de­ar su carác­ter co­mo diseña­dor.

«Soy de los que con­fía ple­na­men­te en el diseño, y es­toy cons­ci­en­te de cu­an­to se ne­ce­si­ta. El bu­en diseño dis­mi­nuye cos­tos ma­te­ri­a­les y pro­duc­ti­vos, pu­e­de ge­ne­rar flu­jos más or­ga­ni­za­dos de pro­duc­ci­ón, apro­vec­ha los re­cur­sos ma­te­ri­a­les na­ci­o­na­les y ge­ne­ra pro­duc­tos que res­pon­den a de­man­das re­a­les. Un pro­duc­to bi­en diseña­do y pro­du­ci­do apor­ta cul­tu­ra y ca­li­dad de vi­da, y es­to res­pon­de a las pre­mi­sas de nu­es­tra so­ci­e­dad».

Su po­li­va­len­cia asal­ta además los ter­re­nos de la pro­duc­ci­ón, pu­es con­fi­e­sa que si­em­pre se ha sen­ti­do apa­si­o­na­do por cono­cer có­mo se pro­du­ce lo que diseña. «Cono­cer las tec­no­lo­gí­as pa­ra las que diseña­mos nos da la po­si­bi­li­dad de apro­vec­har to­das las op­ci­o­nes que es­ta nos brin­da. Nos per­mi­te de­mos­trar­les a los tec­nó­lo­gos que sí se pu­e­de pro­du­cir lo que he­mos diseña­do e in­clu­so nos da la opor­tu­ni­dad, cu­an­do es ne­ce­sa­rio, de mo­di­fi­car y ajus­tar los sis­te­mas pro­duc­ti­vos exis­ten­tes».

Luis ex­po­ne su pre­o­cu­pa­ci­ón por la au­sen­cia de so­lu­ci­o­nes pa­ra in­cen­ti­var, desde lo aca­dé­mi­co y so­ci­al, una pro­duc­ci­ón na­ci­o­nal con ba­se en los ma­te­ri­a­les y de­man­das en­dó­ge­nas. «Tris­te­men­te en nu­es­tro pa­ís aún exis­ten muc­has in­dus­tri­as don­de no se va­lo­ra la im­por­tan­cia que ti­e­ne el diseño pa­ra sus pro­duc­ci­o­nes. Se ob­ser­va muc­has ve­ces co­mo una prác­ti­ca eli­tis­ta o ca­ren­te de fun­ci­o­na­li­dad, por­que rom­pe con la ru­ti­na a que están acos­tum­bra­dos los ope­ra­ri­os in­dus­tri­a­les e in­cor­po­ra al­gu­nos ajus­tes que re­pre­sen­tan un cos­to in­me­di­a­to ló­gi­co. Los diseña­do­res te­ne­mos la mi­si­ón de de­mos­trar la uti­li­dad de nu­es­tra pro­fe­si­ón. Sa­ber ex­pli­car y de­fen­der la va­lía de nu­es­tros proyec­tos se ha­ce im­pres­cin­di­ble».

A tra­vés de la Fun­da­ci­ón Ca­guayo pa­ra las Artes Mo­nu­men­ta­les y Apli­ca­das, ins­ti­tu­ci­ón cul­tu­ral en la cu­al la­bo­ra, ha­ce per­pe­tuo el apoyo a la pro­mo­ci­ón de las artes y el diseño, así co­mo ge­ne­ra es­pa­ci­os pa­ra el in­ter­cam­bio y pro­duc­ci­ón cul­tu­ral. Gra­ci­as a las ex­po­si­ci­o­nes y proyec­tos or­ga­ni­za­dos por esa ins­ti­tu­ci­ón, han te­ni­do la po­si­bi­li­dad de ex­hi­bir di­seños pro­du­ci­dos en Cuba, pa­ra ha­cer un lla­ma­do de con­ci­en­cia ha­cia los pro­duc­to­res y lí­de­res de la es­pe­ci­a­li­dad, y ge­ne­rar un es­ta­do de opi­ni­ón que fa­vo­rez­ca el uso del diseño en la co­ti­di­a­nei­dad.

Por es­tos dí­as se ex­hi­be en la ga­le­ría Fac­to­ría Ha­ba­na, per­te­ne­ci­en­te a la Ofi­ci­na del His­to­ri­a­dor, la mu­es­tra de diseño Con­ver­gen­ci­as, de los diseña­do­res Gon­za­lo Cór­do­ba y Luis Ra­mí­rez, ba­jo la cu­ra­du­ría de Conc­ha Fon­ten­la. En la ex­po­si­ci­ón con­ver­gen dos eta­pas de vi­da dis­tan­tes en el ti­em­po, pero coin­ci­den­tes en ob­je­ti­vos y formas de pen­sa­mi­en­to a la ho­ra de diseñar y su re­la­ci­ón con la pro­duc­ci­ón.

«La mayo­ría de los mo­bi­li­a­ri­os y ob­je­tos que se ex­hi­ben diseña­dos por Cór­do­ba ti­e­nen una his­to­ria de lar­ga da­ta, in­clu­so de per­ma­nen­cia en ho­te­les e ins­ti­tu­ci­o­nes gu­ber­na­men­ta­les, lo que de­mu­es­tra su ca­li­dad. Muc­hos de es­tos fu­e­ron ela­bo­ra­dos en los ta­lle­res de la Em­pre­sa de Pro­duc­ci­o­nes Va­ri­as (Em­pro­va), cre­a­da por Ce­lia Sánc­hez en la dé­ca­da del se­ten­ta. En ellos se res­pi­ra una cu­ba­nía in­dis­cu­ti­ble y par­te de su tra­ba­jo de in­te­ri­o­ris­mo en la dé­ca­da del cin­cu­en­ta pa­ra si­ti­os co­mo las ca­fe­te­rí­as Kim­boo, Ka­ra­ba­lí, Wakam­ba y el bar La Zor­ra y el Cu­er­vo. En mis cre­a­ci­o­nes en­fo­ca­das más ha­cia el ho­gar, in­ten­to mos­trar sen­ci­llez y fun­ci­o­na­li­dad, apro­vec­ha­mi­en­to del po­ten­ci­al hu­ma­no y el uso de las nu­e­vas tec­no­lo­gí­as exis­ten­tes en el pa­ís».

Luis Ra­mí­rez y muc­hos de sus co­le­gas de­mu­es­tran con su que­ha­cer co­ti­di­a­no la uti­li­dad del diseño cu­ba­no, po­ni­en­do en al­to las po­ten­ci­a­li­da­des de la Mayor de las An­ti­llas, una isla lle­na de pro­fe­si­o­na­les cre­a­ti­vos y cu­a­li­fi­ca­dos, que diseñan por y pa­ra los cu­ba­nos, te­ni­en­do en cu­en­ta nu­es­tras cos­tum­bres y ne­ce­si­da­des, ofre­ci­en­do so­lu­ci­o­nes tec­no­ló­gi­cas y otorgán­do­le be­lle­za y fun­ci­o­na­li­dad a los ob­je­tos que nos acom­pañan día a día.

LUIS RA­MÍ­REZ: DESIGNS COME TRUE

«I like to le­arn how to do what I design. I ha­ve re­a­li­zed that this of­fers mo­re pos­si­bi­li­ti­es when it co­mes to cre­a­ting, be­cau­se I can al­so trans­form pro­duc­ti­ve sys­tems. In Cuba, in­dustry has not yet re­cog­ni­zed the im­por­tan­ce of design for their pro­duc­ti­ons; desig­ners in so­me ca­ses are se­en as an obs­ta­cle, be­cau­se we may ge­ne­ra­te so­me chan­ges in the pro­duc­ti­ve pro­cess, and the­se chan­ges, of cour­se, would al­so ge­ne­ra­te be­ne­fits for the in­dustry.

»Design con­tri­bu­tes a lot to in­dustry, be­cau­se it can re­du­ce its costs and pro­duc­ti­ve flows. It can ge­ne­ra­te a pro­duct of high de­mand, and if this in turn works well, pe­o­ple will buy it.

»I put my he­art and all my energy on my work, and I trust design. I ha­ve con­fi­den­ce in design be­cau­se I be­li­e­ve it is a ne­ces­sary spe­ci­alty. Everyo­ne wants to be happy. I think that a go­od design can ge­ne­ra­te a smi­le. Aest­he­ti­cally, it is ni­ce. When you use it, whet­her in a pi­e­ce of fur­ni­tu­re or an ob­ject, they can be com­for­ta­ble and func­ti­o­nal».

Luis Ra­mí­rez, Pre­mio ON­DI de Diseño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.