GLORIAS DE UN MARX CU­BA­NO EN PARAGUAY

GLORIES OF A CU­BAN «MARX» IN PARAGUAY

Arte por Excelencias - - Parcaugbuay - VI­VI­AN MAR­TÍ­NEZ

El ac­tor y di­rec­tor te­a­tral Mic­ha­e­lis Cué cum­plió una exi­to­sa gi­ra a Asun­ci­ón, con su uni­per­so­nal Marx en el So­ho, a par­tir de la obra del his­to­ri­a­dor es­ta­dou­ni­den­se Howard Zinn. Las pre­sen­ta­ci­o­nes res­pon­di­e­ron a la in­vi­ta­ci­ón del des­ta­ca­do ac­tor, di­rec­tor y diseña­dor te­a­tral pa­ra­guayo Jo­sé Luis Ar­dis­so­ne, fun­da­dor en 1982 de Ar­le­quín Teatro, des­ta­ca­da ins­ti­tu­ci­ón te­a­tral del pa­ís su­da­me­ri­ca­no.

Co­mo re­sul­ta­do de las dos fun­ci­o­nes pre­sen­ta­das a sa­la lle­na y la fa­vo­ra­ble re­per­cu­si­ón en los me­di­os, el ar­tis­ta cu­ba­no fue dis­tin­gui­do co­mo vi­si­tan­te ilus­tre.

Re­pre­sen­ta­da en muc­has ciu­da­des del or­be y es­tre­na­da en 2004 en La Ha­ba­na, la obra re­crea la pe­ri­pe­cia de Karl Marx, au­to­ri­za­do a vol­ver al mun­do de los vi­vos, qui­en, por un er­ror bu­rocrá­ti­co, apa­re­ce en el So­ho de Nu­e­va York. El tex­to, au­daz y po­lé­mi­co, re­vi­sa la vi­da del au­tor de El ca­pi­tal, que tras­cen­dió por sus ideas fi­lo­só­fi­cas re­vo­lu­ci­o­na­ri­as, pero que fue tam­bi­én un hom­bre co­mún.

El es­pectá­cu­lo de Cué re­to­ma del tex­to ori­gi­nal un len­gua­je flui­do; la agu­de­za de la pa­la­bra es un ar­ma efi­caz pa­ra re­cre­ar ci­er­tas po­lé­mi­cas de la épo­ca de El Mo­ro. El per­so­na­je ofre­ce una ima­gen ve­raz en la cre­a­ci­ón in­te­lec­tu­al y en el de­ba­te po­lí­ti­co, las re­la­ci­o­nes con su es­po­sa e hi­jas, la fe­cun­da po­lé­mi­ca con sus con­tem­porá­ne­os o su sen­ti­do de la amis­tad con Fe­de­ri­co En­gels.

La pu­es­ta cubana con­tó en su es­tre­no con la pre­sen­cia del dra­ma­tur­go, qui­en se im­pre­si­o­nó por la lec­tu­ra de Mic­ha­e­lis. Re­ci­bió el Pre­mio Vi­lla­nu­e­va de la Crí­ti­ca en 2004, for­mó par­te de Mayo Te­a­tral 2006, y se lle­vó a la televisión. Además, re­cor­rió Cos­ta Ri­ca, Mé­xi­co, Pe­rú, Chi­le y Ve­ne­zu­e­la. En mayo de es­te año, con mo­ti­vo del bi­cen­te­na­rio de Marx, re­gre­só a la es­ce­na y a la pe­queña pan­ta­lla, acom­paña­da por una mu­es­tra fo­tográ­fi­ca de su an­dar.

A ra­íz de las pre­sen­ta­ci­o­nes en Asun­ci­ón, el nar­ra­dor pa­ra­guayo Au­gus­to Fer­rei­ra re­sal­tó que el mon­ta­je de­mu­es­tra, a tra­vés de una his­to­ria de vi­da, có­mo la idea de una so­ci­e­dad que pri­o­ri­za­ra la dig­ni­dad de los tra­ba­ja­do­res, fue trans­formán­do­se en al­go pa­re­ci­do a una re­li­gi­ón ex­tre­mis­ta por obra de faná­ti­cos. Y aña­dió: «La obra es ir­re­ve­ren­te, to­ca te­mas po­lí­ti­cos sen­si­bles, sin ha­cer apo­lo­gía de nin­gu­na idea en mo­men­to al­gu­no (si­em­pre man­ti­e­ne el res­pe­to), y de­jó a to­dos pen­san­do, y eso es ma­ra­vi­llo­so. Es la sen­sa­ci­ón que uno bus­ca cu­an­do va al teatro, pero no so­la­men­te ti­e­ne que ha­cer­te pen­sar y me­di­tar, si­no que te ti­e­ne que en­tre­te­ner. Y Marx en el So­ho tam­bi­én lo lo­gró con un ro­tun­do éxi­to. El pú­bli­co rio, llo­ró (o por lo me­nos, yo llo­ré), se ale­gró y se in­dig­nó de la mis­ma for­ma en que Marx lo ha­cía, y por eso pu­e­do de­cir que es­ta obra cau­só un enor­me im­pac­to en mí. No por na­da lle­va más de ci­en­to cin­cu­en­ta in­ter­pre­ta­ci­o­nes a ca­sa lle­na por to­da Amé­ri­ca, y no por na­da el pú­bli­co se pu­so de pie al fi­nal pa­ra aplau­dir has­ta el can­san­cio. Mic­ha­e­lis Cué es un pro­di­gio, y es­toy in­men­sa­men­te fe­liz por ha­ber te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ver­lo en un pa­pel tan di­fí­cil y en una obra tan enigmá­ti­ca, tan im­por­tan­te y tan bi­en es­cri­ta».

Ca­tor­ce años han si­do, pa­ra es­te mon­ta­je, oca­si­ón de su­per­vi­ven­cia y ma­du­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.