TRAYECTOS CULTURALES

Arte por Excelencias - - CONTENTS - Thi­mo Pi­men­tel

Des­de septiembre de 2012, el ar­te furtivo apa­re­ce en los ana­les del ar­te nacional do­mi­ni­ca­no. Vein­ti­ún ci­lin­dros fur­ti­vos son co­lo­ca­dos en di­ver­sos lu­ga­res em­blemá­ti­cos de la ciu­dad de San­to Do­min­go, en una ac­ci­ón ori­en­ta­da a ce­le­brar los 500 años del ini­cio de la cons­truc­ci­ón de la Ca­te­dral San­ta Ma­ría la Me­nor, pri­ma­da de las Amé­ri­cas.

Nun­ca an­tes se ha­bía re­a­li­za­do en el ar­te nacional una ac­ci­ón se­me­jan­te que, por sus éxi­tos, lu­e­go de pre­sen­tar la ex­po­si­ci­ón de las pi­e­zas y fo­tos en el Cen­tro de la Imagen, cau­sa­ra tan­to im­pac­to y pro­vo­ca­ra que con­ti­nu­a­ran las ac­ci­o­nes fur­ti­vas sin in­ter­rup­ci­ón.

A la fec­ha y lu­e­go de seis años de ac­ci­o­nes si­mi­la­res, más de qui­ni­en­tas cin­cu­en­ta pi­e­zas en cerá­mi­ca de au­tor han si­do co­lo­ca­das por to­do el ter­ri­to­rio nacional e in­clu­si­ve en lu­ga­res re­mo­tos fu­e­ra de la is­la, co­mo Mac­hu Picc­hu, la Pirá­mi­de del Sol en Mé­xi­co, la Gran Mu­ra­lla Chi­na, Nu­e­va York, Bu­e­nos Ai­res, Li­ma, San Ju­an, Or­lan­do y Mi­a­mi en la Flo­ri­da, Co­lum­bus, Ohio, As­pen, Co­lo­ra­do y has­ta en Jai­ma­ni­tas, La Ha­ba­na: cu­an­do es­to se es­cri­be exis­te una pi­e­za su­mer­gi­da y aún no en­con­tra­da en la re­si­den­cia-taller del cre­a­dor de Fus­ter­lan­dia.

El ar­te furtivo ha si­do mo­ti­vo de es­tu­di­os más pro­fun­dos. En el Bo­le­tín # 47 del Mu­seo del Hom­bre Do­mi­ni­ca­no apa­re­ce un ar­tí­cu­lo de la acu­ci­o­sa an­tro­pó­lo­ga Pau­li­ne Kus­tald que re­su­me en sus con­clu­si­o­nes sus im­pre­si­o­nes so­bre es­ta ma­ni­fes­ta­ci­ón de ar­te de nu­es­tro tiempo:

«El fenómeno del ar­te furtivo es en re­a­li­dad al­go nu­e­vo en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Es di­fí­cil de­fi­nir­lo, ya sea des­de el pun­to de vis­ta ar­tís­ti­co o del an­tro­po­ló­gi­co. A pe­sar de es­to, el es­tu­dio de cómo in­terac­tú­an las per­so­nas an­te nu­e­vas ex­pre­si­o­nes cerá­mi­cas den­tro de es­te “ju­e­go” es de gran uti­li­dad pa­ra los ar­que­ó­lo­gos y an­tro­pó­lo­gos que estudiamos la in­tro­duc­ci­ón de nu­e­vos ob­je­tos den­tro de gru­pos so­ci­a­les de cla­se me­dia/al­ta. Al mis­mo tiempo, nos da una idea del pa­pel que pu­do ha­ber ju­ga­do el ar­te­sa­no con do­tes ar­tís­ti­cas en el pa­sa­do. In­du­da­ble­men­te que es de gran in­terés con­ti­nu­ar ob­ser­van­do el ju­e­go/ per­for­man­ce del ar­te furtivo».

En sí, el ar­te furtivo per­si­gue es­ti­mu­lar la ob­ser­va­ci­ón, pa­ra con ello ver

más y me­jor, dis­fru­tar lo que nos ro­dea, cono­cer y dis­fru­tar el ar­te y la cul­tu­ra, apren­der en el ca­mi­no his­to­ria, ge­o­gra­fía, mú­si­ca, cos­tum­bres y pro­mo­ver un me­jor cono­ci­mi­en­to de los te­so­ros de es­ta is­la má­gi­ca de Quis­queya.

El ar­te furtivo es bi­en de sa­lud, pu­es ate­núa y has­ta di­luye las ten­si­o­nes, apla­can­do o eli­mi­nan­do tam­bi­én las fo­bi­as y si­em­pre apren­di­en­do de los mi­tos y leyen­das pa­ra cono­cer me­jor nu­es­tra iden­ti­dad.

Cu­an­do se pi­er­de el mi­e­do y se dis­fru­ta el en­tor­no, se sa­le a bus­car una pi­e­za sin im­por­tar la ho­ra o las con­di­ci­o­nes del tiempo, sin pen­sar en ver o to­car una igua­na cer­ca­na, una cu­le­bra , una araña ca­ca­ta… o simplemente no im­por­tar que en la os­cu­ri­dad de la noc­he se te apa­rez­ca la ci­gua­pa con sus pi­es tor­ci­dos, un ce­mí, o que de­bas vi­si­tar un ce­men­te­rio pa­ra en­con­trar un cora­zón he­ri­do que va a en­gro­sar tu co­lec­ci­ón que cre­ce.

El ar­te furtivo ha­ce ga­las de la so­li­da­ri­dad y la amis­tad y pro­mu­e­ve la in­te­gra­ci­ón cu­an­do ani­ma a fa­mi­li­as en­te­ras a dis­fru­tar de sus ac­ci­o­nes, si­em­pre con su mar­co éti­co de fair­play o ju­e­go lim­pio, una con­di­ci­ón esen­ci­al que se tra­ba­ja en ca­da ac­ci­ón.

Esa in­te­gra­ci­ón fa­mi­li­ar ha si­do tam­bi­én uno de los pun­tos lu­mi­no­sos de es­te no­ve­do­so mo­vi­mi­en­to ar­tís­ti­co, por­que en épo­cas de al­ta tec­no­lo­gía no es fá­cil en­con­trar cómo unir a la fa­mi­lia en al­go que a todos in­tere­se.

El dis­fru­te y enseñanza del ar­te de ma­ne­ra inu­su­al y fu­e­ra de las ga­le­rí­as ha hec­ho aún más po­pu­lar es­te mo­de­lo, que ha re­no­va­do so­bre to­do en los más jó­ve­nes el deseo de apren­der a vi­vir de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, en­tregán­do­se a la na­tu­ra­le­za con te­so­ros que muc­hos no cono­cen o no sa­ben ver ni apre­ci­ar, cul­ti­van­do en el ca­mi­no el in­terés por el co­lec­ci­o­nis­mo de las obras de ar­te y la va­lo­ra­ci­ón de nu­es­tros ar­tis­tas vi­su­a­les, sus ma­es­tros fa­lle­ci­dos, los po­e­tas y sus mú­si­cos.

Aho­ra el ar­te furtivo or­ga­ni­za sus Trayectos Culturales, al in­tro­du­cir un nu­e­vo ele­men­to que per­si­gue cono­cer más to­da la is­la. Re­cor­ren dis­tan­ci­as no muy lar­gas, pe­ro lle­nas de ele­men­tos his­tó­ri­cos, pai­sa­jes no conocidos; se dis­fru­ta de la gas­tro­no­mía de ca­da zo­na, se vi­si­tan pun­tos de in­terés, se en­seña a gran­des y chi­cos la va­ri­e­dad de ofer­tas no cono­ci­das, in­terac­tu­an­do con la gente, pa­ra en­ten­der que en el yu­caye­que pa­sas, ca­si sin ad­ver­tir­lo, de un cli­ma frío de mon­taña a sus cá­li­das playas en cu­es­ti­ón de mi­nu­tos.

El pri­me­ro de es­tos trayectos culturales fur­ti­vos fue de­no­mi­na­do Sur Cor­to. In­cluyó una ru­ta de po­co me­nos de dos­ci­en­tos ki­ló­me­tros en dos eta­pas, con pa­ra­da pa­ra dis­fru­tar de un bu­en al­mu­er­zo al fi­nal de la pri­me­ra ru­ta, que se in­ter­na en las frí­as mon­tañas del no­ro­es­te y pa­sa por la pre­sa de Ji­güey, has­ta lle­gar a San Jo­sé de Ocoa.

La se­gun­da par­te fi­na­li­za en el club de playa de Pun­ta­re­na de Los Cor­ba­ni­tos, zo­na ári­da se­mi­de­sér­ti­ca. La be­lla ins­ta­la­ci­ón mar­ca el ini­cio de un desarrollo tu­rís­ti­co ambicioso, pa­re­ci­do al po­pu­lar Pun­ta­ca­na en el es­te.

El evento fue dis­tin­gui­do por la asis­ten­cia del mi­nis­tro de Cul­tu­ra, ar­qui­tec­to Edu­ar­do Sel­man; el pre­si­den­te del Gru­po Pun­ta­ca­na, Frank Rai­ni­e­ri; el di­rec­tor del Te­a­tro Nacional, Eras­mo Ni­ní Cáf­fa­ro; y el di­rec­tor del Mu­seo del Hom­bre Do­mi­ni­ca­no, ar­qui­tec­to Cris­ti­an Mar­tí­nez, qui­e­nes es­tu­vi­e­ron en el ac­to fi­nal, en­tre­ga­ron los pre­mi­os y es­cuc­ha­ron las anéc­do­tas de los par­ti­ci­pan­tes en la jor­na­da.

Aho­ra la Fun­da­ci­ón Ig­ne­ri, Ar­te y Ar­que­o­lo­gía or­ga­ni­za el Trayec­to Cultural Furtivo Es­te Lar­go, a ce­le­brar­se el do­min­go 9 de diciembre so­bre una ru­ta his­tó­ri­ca que pa­sará por la bi­en cui­da­da Ca­sa For­tín, ac­tu­al Mu­seo de Ju­an Pon­ce de León, y por la Cu­e­va de Ber­na, Bo­ca de Yu­ma, la Ba­sí­li­ca y Mu­seo de la Al­ta­gra­cia en Hi­güey, Ve­rón, y Pun­ta Ca­na, has­ta lle­gar a Ca­bo En­gaño, al ex­tre­mo es­te de la is­la.

Y co­mo una mu­es­tra de amis­tad ha­cia Ar­te por Ex­ce­len­ci­as, ya anun­ci­a­mos que, pa­ra las ac­ci­o­nes del Trayec­to Es­te Lar­go el pró­xi­mo diciembre, serán co­lo­ca­das dos pi­e­zas es­pe­ci­a­les: un gua­nín que bau­ti­za­mos co­mo Ex­ce­len­ci­as,y el Cora­zón Isel, dos pi­e­zas que de se­gu­ro serán atrac­ti­vo especial pa­ra los co­lec­ci­o­nis­tas.

El ar­te furtivo, con es­tos Trayectos Culturales, am­plía su ra­dio de ac­ci­ón y pro­cu­ra que tan­to los vi­e­jos «adict­hi­mos», co­mo los nu­e­vos in­tere­sa­dos en es­ta no­ve­do­sa ma­ne­ra de ex­pre­sar ar­te y cul­tu­ra, ten­gan aho­ra una mo­ti­va­ci­ón adi­ci­o­nal que los obli­ga al es­tu­dio y ma­ne­jo de las úl­ti­mas tec­no­lo­gí­as de la co­mu­ni­ca­ci­ón pa­ra man­te­ner las ru­tas y de alguna ma­ne­ra des­ci­frar las pis­tas con sus celu­la­res in­te­li­gen­tes, sus ge­o­po­si­ci­o­na­do­res, sus dro­nes…, en Fa­ce­bo­ok, Twit­ter, Ins­ta­gram o uti­li­zan­do Go­o­gle pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ci­o­nes que les per­mi­tan cono­cer me­jor el Yu­caye­que, su ge­o­gra­fía, su his­to­ria, sus pai­sa­jes di­ver­sos, sus mo­dis­mos lin­güís­ti­cos y la in­terac­ci­ón di­rec­ta con la gente de lu­ga­res po­co conocidos.

Frank Rai­ni­e­ri, pre­si­den­te del Gru­po Pun­ta­ca­na, con Thi­mo Pi­men­tel y el ar­qui­tec­to Cris­ti­an Mar­tí­nez, di­rec­tor del Mu­seo del Hom­bre Do­mi­ni­ca­no.

En­con­tra­do uno de los ci­lin­dros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.