Es­paña des­pi­de a Andy War­hol

SEGÚN SUS OR­GA­NI­ZA­DO­RES, ES­TE HA SI­DO EL PROYEC­TO EXPOSITIVO MÁS AMBICIOSO CONCEBIDO POR EL MU­SEO PI­CAS­SO MÁLAGA EN SUS QUIN­CE AÑOS DE HIS­TO­RIA.

Arte por Excelencias - - ESPAÑA - Tex­to y fo­tos YOR­DA­NIS RI­CAR­DO PU­PO, en­vi­a­do especial

Tras su pa­so por el Mu­seo Pi­cas­so de Málaga y las Cai­xa Fo­rum de Ma­drid y Barcelona, la ex­po­si­ci­ón War­hol. El ar­te mecá­ni­co se des­pi­de de Es­paña. En los úl­ti­mos do­ce me­ses ca­si seis­ci­en­tas mil per­so­nas han vis­to la gran re­tros­pec­ti­va del ar­tis­ta nor­te­a­me­ri­ca­no, or­ga­ni­za­da por la pi­na­co­te­ca mala­gueña en co­la­bo­ra­ci­ón con la Obra So­ci­al La Cai­xa.

Según sus or­ga­ni­za­do­res, es­te ha si­do el proyec­to expositivo más ambicioso concebido por el Mu­seo Pi­cas­so Málaga en sus quin­ce años de his­to­ria. Y las ci­fras lo ava­lan: tan­to en Ma­drid co­mo en Barcelona ha si­do la mu­es­tra más vi­si­ta­da en los úl­ti­mos cinco años, mi­en­tras que en Málaga ha atra­í­do a 110 350 per­so­nas.

War­hol. El ar­te mecá­ni­co abor­da la com­ple­ja pro­duc­ci­ón de Andy War­hol (1928-1987) des­de sus ini­ci­os en el mundo de la pu­bli­ci­dad has­ta su co­ro­na­ci­ón co­mo sím­bo­lo del pop art. La ex­po­si­ci­ón es un vi­a­je por tres dé­ca­das de tra­ba­jo fe­bril del ar­tis­ta e in­cluye ca­si todos los cam­pos en los que in­cur­si­o­nó: car­te­les pu­bli­ci­ta­ri­os, cará­tu­las de dis­cos, por­ta­das de re­vis­tas, pe­lí­cu­las, pin­tu­ras, grabados, esculturas, se­ri­gra­fí­as, diseños tex­ti­les…

Las la­tas de so­pa Camp­bell’s, la sui­te de Mao, los re­tra­tos de Ma­rilyn Mon­roe y El­vis Pres­ley o las ca­jas de Bri­llo son al­gu­nos de sus gran­des ico­nos que han vi­a­ja­do a Es­paña des­de va­ri­as co­lec­ci­o­nes pri­va­das del mundo y de su mu­seo en Pitts­burgh, Es­ta­dos Uni­dos.

PRO­DUC­CI­ÓN EN SE­RIE

En la era de la post­guer­ra, el con­su­mis­mo era el nu­e­vo pa­tri­o­tis­mo en Es­ta­dos Uni­dos. War­hol su­po trans­for­mar en ar­te es­ta fa­ce­ta de su pa­ís, con­vir­ti­én­do­se él mis­mo en un pro­duc­to de la so­ci­e­dad nor­te­a­me­ri­ca­na de la épo­ca, mar­ca­da por el con­su­mo ma­si­vo y la pro­duc­ci­ón en se­rie.

De hec­ho, sus pri­me­ros tra­ba­jos fu­e­ron pin­tu­ras de aque­llos ob­je­tos que la fa­mi­lia nor­te­a­me­ri­ca­na de­bía ad­qui­rir pa­ra que la eco­no­mía del pa­ís cre­ci­e­ra: as­pi­ra­do­ras, la­va­do­ras… Y si hay al­go au­tén­ti­ca­men­te nor­te­a­me­ri­ca­no y, además, pro­du­ci­do en se­rie, es la Co­ca­co­la y los bi­lle­tes de dó­lar, de ahí que el ar­tis­ta los usa­ra en su ico­no­gra­fía del ca­pi­ta­lis­mo jun­to a los va­les-des­cu­en­tos que re­pro­du­jo en muc­hos de sus li­en­zos.

La bo­te­lla de la po­pu­lar be­bi­da fue una de sus pri­me­ras mu­sas, allá por 1960, quizás por es­ta re­fle­xi­ón in­clui­da en su li­bro The Phi­lo­sophy of Andy War­hol: From A to B and Back Again: «Lo que es ge­ni­al so­bre es­te pa­ís es que Es­ta­dos Uni­dos em­pe­zó la tra­di­ci­ón en la que los con­su­mi­do­res más ri­cos com­pran esen­ci­al­men­te las mis­mas co­sas que los más po­bres… To­das las Co­ca-co­la son las mis­mas y to­das las Co­ca-co­la son bu­e­nas. Liz Tay­lor lo sa­be, el pre­si­den­te lo sa­be, el men­di­go lo sa­be y tú lo sa­bes».

A prin­ci­pio de los se­sen­ta, An­drew War­ho­la -su ver­da­de­ro nom­bre- era uno de los gra­fis­tas más so­li­ci­ta­dos y me­jor pa­ga­dos, pe­ro es­ta­ba har­to de ha­cer ilus­tra­ci­o­nes pa­ra re­vis­tas de mo­da co­mo Har­per's Ba­za­ar. As­pi­ra­ba a ser «un ver­da­de­ro ar­tis­ta» y ex­hi­bir sus obras en las ga­le­rí­as de Nu­e­va York, don­de no so­lo lle­gó a ex­po­ner, si­no que tu­vo su pro­pio es­tu­dio: The Sil­ver Fac­tory.

De to­das for­mas, su vin­cu­la­ci­ón con la pren­sa no ce­só nun­ca: fue edi­tor de la re­vis­ta de ci­ne y so­ci­e­dad In­ter­vi­ew (1969) y diseñó al­gu­nas de las por­ta­das más im­por­tan­tes de Vo­gue y Ti­mes, en­tre ellas la del nú­me­ro de­di­ca­do a Mic­ha­el Jack­son. Tam­bi­én tu­vo, a prin­ci­pi­os de los oc­hen­ta, su pro­pio pro­gra­ma de te­le­vi­si­ón.

Du­ran­te su car­re­ra, Andy War­hol es­tu­vo en con­tac­to con los me­jo­res re­pre­sen­tan­tes de la cul­tu­ra de Es­ta­dos Uni­dos y de par­te del mundo: diseñó por­ta­das pa­ra Mick Jag­ger, Aret­ha Frank­lin, Mi­guel Bo­sé y The Vel­vet Un­der­ground (¡las fa­mo­sas ba­na­nas!). Fil­mó a Sal­va­dor Da­lí, Mar­cel Duc­hamp y a otros cu­a­tro­ci­en­tos per­so­na­jes en sus Scre­en Test. Re­tra­tó en mo­do pop a El­vis Pres­ley, Liz Tay­lor, Ca­ro­li­na Her­re­ra y Gi­or­gio Ar­ma­ni.

Las pri­me­ras ex­po­si­ci­o­nes del lla­ma­do «gu­rú de la mo­der­ni­dad» fu­e­ron en 1962, coin­ci­di­en­do con sus pri­me­ras se­ri­gra­fí­as de Ma­rilyn Mon­roe y la se­rie de la­tas de so­pa Camp­bell’s, uno de los pro­duc­tos más con­su­mi­dos por sus co­terrá­ne­os. Se cuenta que su ma­dre se las sir­vió co­mo ce­na du­ran­te al me­nos vein­te años.

La imagen de esas la­tas son quizás la obra de ar­te más re­pro­du­ci­da del mundo y la vis­ten jó­ve­nes de to­das par­tes en su­da­de­ras y ca­mi­se­tas, co­mo si de un re­tra­to del Che Gu­e­va­ra se tra-

ta­ra, pe­ro en aque­lla pri­me­ra ex­po­si­ci­ón de 1962, en Los Án­ge­les, so­lo se ven­di­e­ron cinco pin­tu­ras, a ci­en dó­la­res ca­da una. Lu­e­go fu­e­ron re­com­pra­das por el ga­le­ris­ta a dos­ci­en­tos dó­la­res, y en 1996 la sui­te com­ple­ta, trein­ta y dos la­tas, fue ad­qui­ri­da por el Mo­ma. La ope­ra­ci­ón se cer­ró en ¡quin­ce mi­llo­nes!

Otra de sus gran­des se­ri­es pre­sen­tes en la mu­es­tra es la de­di­ca­da al lí­der chi­no Mao Ze­dong. Son on­ce cu­a­dros re­a­li­za­dos en 1972, tras la vi­si­ta del pre­si­den­te Ni­xon al pa­ís asiá­ti­co, con los que War­hol pre­ten­día con­ver­tir «al má­xi­mo pro­pa­ga­dor del co­mu­nis­mo en un pro­duc­to de con­su­mo pa­ra la so­ci­e­dad ca­pi­ta­lis­ta».

Pa­ra las éli­tes que dic­ta­ban la crí­ti­ca de ar­te, el en­tu­si­as­mo que War­hol sentía por la cul­tu­ra del con­su­mis­mo resultaba inadmisible. Además, la trans­gre­si­ón de su cre­a­ci­ón y su dis­cur­so desa­tó po­lé­mi­cas so­bre el pa­pel del ar­tis­ta y la fi­na­li­dad del ar­te. Él mis­mo de­cía: «Ha­cer di­ne­ro es ar­te, y el tra­ba­jo es ar­te, y un bu­en ne­go­cio es el me­jor ar­te».

Sus obras más con­tro­ver­ti­das son, quizás, las Piss pain­tings. Se tra­ta de unos li­en­zos -de los que se ha po­di­do ver un ejem­plar en los mu­se­os es­paño­les- re­cu­bi­er­tos con gues­so, a los que aña­día pin­tu­ra al co­bre. Cu­an­do la su­per­fi­cie es­ta­ba se­ca, apli­ca­ba ori­na -suya o de sus co­la­bo­ra­do­res-, pro­vo­can­do la oxi­da­ci­ón de la pin­tu­ra y te­ni­en­do co­mo re­sul­ta­do di­fe­ren­tes to­na­li­da­des iri­dis­cen­tes, además de apor­tar­le un carác­ter sen­su­al, muy tí­pi­co de la per­so­na­li­dad del ar­tis­ta.

ADIÓS A WAR­HOL

Gra­ci­as a War­hol. El ar­te mecá­ni­co, las nu­e­vas ge­ne­ra­ci­o­nes en­ti­en­den me­jor por qué se le considera uno de los ar­tis­tas más in­fluyen­tes del si­glo xx. De­fi­ni­ti­va­men­te, ha si­do un gran aci­er­to del Mu­seo Pi­cas­so de Málaga or­ga­ni­zar es­ta ex­po­si­ci­ón y ha­cer­la gi­rar por el pa­ís: más de me­dio mi­llón de es­paño­les y tu­ris­tas de to­das par­tes nos he­mos ahor­ra­do el vi­a­je al Mu­seo Andy War­hol de Pen­sil­va­nia pa­ra dis­fru­tar de los ori­gi­na­les del ge­nio nor­te­a­me­ri­ca­no del por art. Aun­que si­ga­mos vi­en­do sus pin­tu­ras en las fe­ri­as de ar­te con­tem­porá­neo y en las ca­mi­se­tas de los muc­hac­hos.

SPAIN SAYS GOODBYE TO ANDY WAR­HOL

The War­hol ex­hi­bi­ti­on, af­ter pas­sing by the Pi­cas­so Mu­se­um in Málaga and the Cai­xa Fo­rum in Ma­drid and Barcelona, Mec­ha­ni­cal art says goodbye to Spain. In the last twel­ve months al­most sixty thou­sand pe­o­ple have se­en the gre­at re­tros­pec­ti­ve of the North Ame­ri­can ar­tist, or­ga­ni­zed by the Ma­la­ga ga­llery, in co­lla­bo­ra­ti­on with the Obra So­ci­al La Cai­xa.

Ac­cor­ding to its or­ga­ni­zers, this has be­en the most am­bi­ti­ous ex­hi­bi­ti­on pro­ject con­cei­ved by the Pi­cas­so Mu­se­um in its fif­te­en-ye­ar his­tory. And the fi­gu­res sup­port it: both in Ma­drid and Barcelona it has be­en the most vi­si­ted ex­hi­bi­ti­on in the last fi­ve ye­ars; whi­le in Ma­la­ga it has at­trac­ted 110,350 pe­o­ple.

War­hol. The mec­ha­ni­cal art de­als with the com­plex pro­duc­ti­on of Andy War­hol (1928-1987) from his be­gin­nings in the world of ad­ver­ti­sing un­til his co­ro­na­ti­on as a sym­bol of Pop Art.

EL EN­TU­SI­AS­MO QUE WAR­HOL SENTÍA POR LA CUL­TU­RA DEL CON­SU­MIS­MO RESULTABA INADMISIBLE.

Re­tra­to de Mao Ze­dong, 1972.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.