Pedro de Oraa Imbuido de futuridad

Arte por Excelencias - - CUBA - Por ES­TRE­LLA DÍ­AZ

Pedro de Oraá no es so­la­men­te Pre­mio Nacional de Ar­tes Plás­ti­cas 2015, má­xi­mo re­co­no­ci­mi­en­to que se otor­ga en Cu­ba a un ar­tis­ta del pa­tio, si­no que es un hom­bre de la cul­tu­ra que ha in­cur­si­o­na­do con éxi­to en la po­e­sía, la nar­ra­ti­va, el en­sayo y la crí­ti­ca de ar­te, y es además uno de los tra­duc­to­res de la An­to­lo­gía de la po­e­sía búl­ga­ra.

Oraá —que ha pu­bli­ca­do en re­vis­tas co­mo la em­blemá­ti­ca Orí­ge­nes, además de Uni­ón, Ca­sa de las Amé­ri­cas, La Ga­ce­ta de Cu­ba y en im­por­tan­tes pe­ri­ó­di­cos co­mo El Mundo, Re­vo­lu­ci­ón, Lu­nes de Re­vo­lu­ci­ón, Do­min­go (su­ple­men­to de Hoy), en­tre muc­hos otros—, quizás sin pre­ten­der­lo, es tam­bi­én un te­ó­ri­co del ar­te, y to­do cu­an­to ex­pre­sa ti­e­ne un es­pe­sor, un gro­sor in­te­lec­tu­al des­bor­da­do de sa­bi­du­ría, pe­ro sin alar­des o sal­pi­ca­du­ra de va­ni­da­des.

En di­a­lo­go ex­clu­si­vo con Ar­te por Ex­ce­len­ci­as, es­te Maestro —que ti­e­ne el mé­ri­to de ser el úni­co de los cre­a­do­res vi­vos de los lla­ma­dos «pin­to­res con­cre­tos» que re­si­de en la Is­la— re­ve­ló: «Apar­te de cum­plir en ca­li­dad de par­ti­ci­pan­te con even­tos in­ter­na­ci­o­na­les y na­ci­o­na­les in­mi­nen­tes, me em­peño en el abor­da­je de

una pin­tu­ra de fac­tu­ra mi­ni­ma­lis­ta, y pa­ra es­to me ufa­no en la re­duc­ci­ón del las­tre bar­ro­quis­ta que ha do­mi­na­do ge­ne­ral­men­te mi con­cep­ci­ón for­mal; to­do por ese “pa­de­ci­mi­en­to” que en es­té­ti­ca se de­no­mi­na con un tér­mi­no pres­ta­do: ago­ra­fo­bia. Por tan­to, no se tra­ta de un proyec­to en pro­pi­e­dad, si­no de un de­ba­te esen­ci­al de cuyos re­sul­ta­dos po­dría dar­se un fu­tu­ro proyec­to».

A SU JUICIO, ¿QUÉ ENCANTO TI­E­NE LA ABS­TRAC­CI­ÓN, QUÉ LO HA ATRAPADO?

En la eta­pa de apren­di­za­je, cu­an­do aún no se de­ci­de cuál der­ro­te­ro se­guir en ma­te­ria de de­fi­ni­ci­ón de imagen y muc­ho me­nos de es­ti­lo, ya me fas­ci­na­ba la abs­trac­ci­ón que a tra­vés de re­pro­duc­ci­o­nes en re­vis­tas es­pe­ci­a­li­za­das de ar­te po­día con­tem­plar. Las pin­tu­ras cu­bis­tas fu­e­ron mi pri­mer des­cu­bri­mi­en­to: no las en­ten­día, pe­ro al­go ha­bía en ellas que me atra­ía y me ha­cía tra­tar de desen­trañar­las. Muy pron­to vi en otras pu­bli­ca­ci­o­nes pin­tu­ras de pu­ra com­po­si­ci­ón ge­o­mé­tri­ca y su­pe que re­pre­sen­ta­ban es­cu­e­las eu­ro­pe­as de vanguardia, de las cu­a­les tu­ve una no­ci­ón más clara muc­ho des­pu­és. No obs­tan­te, co­men­cé mi obra pro­fe­si­o­nal den­tro de ci­er­ta fi­gu­ra­ci­ón bar­ro­quis­ta, com­po­si­ci­ón muy alam­bi­ca­da y de ima­gi­na­rio fan­ta­si­o­so. Pe­ro no du­ra­ría muc­ho, y lo con­si­de­ré una fa­se de en­tre­na­mi­en­to.

Co­mo bi­en di­ces, la abs­trac­ci­ón me atra­pó y, sal­vo bre­ves in­cur­si­o­nes en el fi­gu­ra­ti­vis­mo, me he con­sa­gra­do has­ta hoy a la abs­trac­ci­ón ge­o­mé­tri­ca, por­que si­en­to que es don­de me­jor me ex­pre­so.

¿QUÉ HA SIG­NI­FI­CA­DO PA­RA USTED PERTENECER AL GRU­PO DE LOS LLA­MA­DOS «PIN­TO­RES CON­CRE­TOS»?

Con an­te­ri­o­ri­dad es­tu­ve muy vin­cu­la­do con el gru­po Los On­ce, qui­e­nes des­ple­ga­ron una ac­ti­vi­dad des­ta­ca­da en bre­ve lap­so, en­tre 1953 y 1955, pe­ro en re­a­li­dad nun­ca ex­pu­se con ellos, pu­es es­ti­ma­ba dis­tan­te aún mi obra de la prac­ti­ca­da en el gru­po, da­do más bi­en al ex­pre­si­o­nis­mo abs­trac­to, la cor­ri­en­te pic­tó­ri­ca in­for­ma­lis­ta, es­to es, ba­sa­da en el ac­ci­den­te del pig­men­to, en la manc­ha, fron­tal­men­te opu­es­ta a mi sen­si­bi­li­dad por la ge­o­me­tría.

En 1958, al ca­lor de los en­cu­en­tros en la ga­le­ría Co­lor-luz, fun­da­da un año an­tes por ini­ci­a­ti­va de Lo­ló Sol­de­vi­lla y con mi apoyo, un nú­me­ro de ar­tis­tas par­ti­da­ri­os del abs­trac­ci­o­nis­mo ge­o­mé­tri­co, en sus ver­ti­en­tes de ar­te óp­ti­co, ci­né­ti­co y cons­truc­ti­vis­ta, con­vi­ni­e­ron en tra­ba­jar au­na­dos en un gru­po que se da­ría a cono­cer co­mo los Di­ez Pin­to­res Con­cre­tos. Es­te equi­po es­tu­vo ac­ti­vo has­ta 1961, pe­ro la mayo­ría de sus mi­em­bros se in­cor­po­ra­ron a los pro­gra­mas de proyec­ci­ón so­ci­al del ar­te y re­a­li­za­ron obras sig­ni­fi­ca­ti­vas sin aban­do­nar el cre­do es­té­ti­co y el es­pí­ri­tu del gru­po. Na­da más seña­le­mos el le­ga­do plás­ti­co de Luis Mar­tí­nez Pedro, Lo­ló y San­dú Da­rié. La ex­pe­ri­en­cia ad­qui­ri­da jun­to a es­tos ar­tis­tas es in­me­di­ble.

¿CÓMO SE DA LA RE­LA­CI­ÓN EN­TRE PIN­TU­RA Y DISEÑO: DIVORCIO O COMPLEMENTO?

Así co­mo exis­te una evi­den­te in­terac­ci­ón en­tre pin­tu­ra y fo­to­gra­fía des­de fi­nes del si­glo xix, tam­bi­én en el trans­cur­so del si­glo xx, con la evo­lu­ci­ón de la pren­sa y los me­di­os de re­pro­duc­ci­ón grá­fi­ca, el gra­ba­do tra­di­ci­o­nal fue sus­ti­tui­do por el diseño a par­tir de los re­cur­sos fo­to­mecá­ni­cos. El diseño ha ju­ga­do un rol más allá de su función uti­li­ta­ria, y con la en­tra­da de la mo­der­ni­dad y el in­flu­jo de los mo­vi­mi­en­tos ar­tís­ti­cos de vanguardia, la ac­ci­ón re­cí­pro­ca en­tre pin­tu­ra y diseño ha si­do una cons­tan­te de al­tí­si­mo re­sul­ta­do. No veo di­co­to­mía en­tre am­bas ma­ni­fes­ta­ci­o­nes. El ar­tis­ta con­tem­porá­neo as­pi­ra a una in­te­gra­li­dad pro­fe­si­o­nal que le per­mi­ta am­pli­ar su es­pec­tro cre­a­ti­vo.

¿CÓMO HA LOGRADO CONJUGAR SU OFICIO DE PIN­TOR CON EL DE ESCRITOR Y CRÍ­TI­CO? ¿SE COMPLEMENTAN LAS TRES ESPECIALIDADES?

La rí­gi­da com­par­ti­men­ta­ci­ón pro­fe­si­o­nal a estas al­tu­ras de nu­es­tra ci­vi­li­za­ci­ón no en­ti­en­de ni acep­ta la di­ver­si­dad de prác­ti­cas o la si­mul­ta­nei­dad de vo­ca­ci­o­nes en un mis­mo in­di­vi­duo. La es­pe­cie del «hom­bre re­na­cen­tis­ta» —aquel que cum­plía con múl­ti­ples ar­tes— al pa­re­cer ya se ha ex­tin­gui­do. Cu­an­do el po­e­ta Jo­sé Le­za­ma Li­ma se re­fe­ría al «taller re­na­cen­tis­ta», pen­sa­ba en la con­gre­ga­ci­ón de cre­a­do­res do­ta­dos no so­lo pa­ra que­dar­se en lo que ha­cí­an, si­no pa­ra di­ver­si­fi­car sus po­si­bi­li­da­des. Me con­su­e­la cono­cer nu­me­ro­sos ca­sos, en los ti­em­pos que cor­ren, que ejer­cen la libertad de otros ofi­ci­os.

¿LLE­GÓ A GRADUARSE DE LA ACADEMIA DE BE­LLAS AR­TES DE SAN ALEJANDRO EN 1952?

Ha­go la sal­ve­dad: no pu­de con­ti­nu­ar mis es­tu­di­os en San Alejandro, no con­se­guí gra­du­ar­me. En mí de­ter­mi­na­ron ra­zo­nes eco­nó­mi­cas. Otros aban­do­na­ron sus au­las, según se sa­be, por no es­tar de acu­er­do con el sis­te­ma de enseñanza, al cu­al con­si­de­ra­ban ca­du­co o des­a­cor­de con sus in­tere­ses. Par­te apre­ci­a­ble de la lla­ma­da vanguardia cubana no per­ma­ne­ció o no es­tu­vo nun­ca en sus pre­di­os.

ABSTRACTIVOS SE EXHIBIÓ EN EL MU­SEO NACIONAL DE BE­LLAS AR­TES EN DICIEMBRE DE 2016 CO­MO PAR­TE DEL PRE­MIO NACIONAL DE AR­TES PLÁS­TI­CAS. ¿QUÉ SE PRO­PU­SO CON ES­TA MU­ES­TRA? ¿CONSTITUYÓ AL­GÚN GI­RO CRE­A­TI­VO DEN­TRO DE SU YA EXTENSA E INTENSA CAR­RE­RA CO­MO PIN­TOR, O FUE, SIMPLEMENTE, CUM­PLIR CO­MO CORRESPONDE?

Sin du­da en Abstractivos, vis­ta en el Edi­fi­cio de Ar­te Cu­ba­no, es im­pres­cin­di­ble el com­pro­mi­so con­tra­í­do con el otor­ga­mi­en­to del Pre­mio Nacional de Ar­tes Plás­ti­cas, pe­ro por su­pu­es­to no sig­ni­fi­ca so­lo ello: es asi­mis­mo la obli­ga­ci­ón ine­lu­di­ble an­te los demás de mostrar el alcance de nu­es­tro tra­ba­jo y su fac­ti­ble con­ci­li­a­ci­ón con el Pre­mio, es de­cir, con su re­co­no­ci­mi­en­to. Si­em­pre he entendido que to­da ex­po­si­ci­ón in­di­vi­du­al ha de es­tar sig­na­da por la no­ve­dad o «gi­ro cre­a­ti­vo», co­mo di­ces. De lo con­tra­rio, ca­e­rí­a­mos en la de­plo­ra­ble re­pe­ti­ci­ón: el re­es­tre­no de la ex­pre­si­ón en for­ma y con­te­ni­do sal­va la pro­lon­ga­ci­ón de la obra.

LA GA­LE­RÍA CO­LLA­GE HA­BA­NA ACOGIÓ SU MÁS RE­CI­EN­TE MU­ES­TRA: DIVERTIMENTOS, ACRÍ­LI­COS RE­A­LI­ZA­DOS EN­TRE 2012 Y 2017. ¿FUE REALMENTE UN DIVERTIMENTO O HAY ALGUNA OTRA INTENCIÓN?

Qui­si­e­ra des­ta­car el tra­ba­jo mu­se­ográ­fi­co de la ex­po­si­ci­ón en la Ga­le­ría Co­lla­ge Ha­ba­na, por­que lo con­si­de­ro ex­ce­len­te, y en ello el de­ta­lle de la pa­red en gris pa­ra los li­en­zos de fon­do blan­co: es­to pro­du­ce un efec­to am­bi­en­tal. El tí­tu­lo Divertimentos quizás lle­va im­plí­ci­to co­mo pri­me­ras acep­ci­o­nes lo di­ver­so o lo di­ver­ti­do, pe­ro sin ne­gar­lo no fue mi pro­pó­si­to cen­tral tra­er ad usum el carác­ter lú­di­co que mu­e­ve con fre­cu­en­cia la obra de ar­te.

En el bre­ve tex­to del catá­lo­go tra­to de ex­pli­car cuál mo­ti­va­ci­ón me in­du­jo a til­dar así los cu­a­dros; re­cu­ér­de­se las la­bo­res de re­co­si­do que ha­cí­an nu­es­tras abu­e­las con re­ta­ce­ría pa­ra con­fec­ci­o­nar len­ce­ría de emer­gen­cia: hay una cu­ri­o­sa iden­ti­dad con ci­er­ta pra­xis de com­po­si­ci­ón en de­ter­mi­na­da lí­nea de la abs­trac­ci­ón ge­o­mé­tri­ca vi­gen­te. Se en­ti­en­de que tan­to pa­ra el ar­te co­mo pa­ra la ar­te­sa­nía, se ejer­cen re­cur­sos de ima­gi­na­ci­ón ta­les co­mo va­sos co­mu­ni­can­tes.

¿QUÉ SE SI­EN­TE AL SER EL ÚLTIMO DE LOS LLA­MA­DOS DI­EZ PIN­TO­RES CON­CRE­TOS? ¿ENTRAÑA ESE HEC­HO AL­GÚN TI­PO DE COM­PRO­MI­SO PER­SO­NAL?

Por for­tu­na, me acom­paña otro su­per­vi­vi­en­te del gru­po Di­ez Pin­to­res Con­cre­tos: Jo­sé Ro­sa­bal, re­si­den­te en Man­hat­tan, Nu­e­va York, de mo­do que am­bos com­par­ti­mos la poste­ri­dad redi­vi­va de aquel equi­po to­da­vía no bi­en re­co­no­ci­do a ni­vel do­més­ti­co. Su pre­sen­cia ac­ti­va en­tre dos épo­cas —fi­nes de los cin­cu­en­ta e ini­cio de los se­sen­ta— sig­ni­fi­có la pu­es­ta en marc­ha de la abs­trac­ci­ón ge­o­mé­tri­ca des­de la Is­la, en proyec­ci­ón sin­cró­ni­ca con es­te mo­vi­mi­en­to plás­ti­co en el con­ti­nen­te: Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Chi­le, Bra­sil, Ve­ne­zu­e­la fu­e­ron es­pa­ci­os pro­pi­ci­os a su he­ge­mo­nía. Sin em­bar­go, el gru­po de los con­cre­tos cu­ba­nos ha de­bi­do es­pe­rar el ar­ri­bo del nu­e­vo mi­le­nio pa­ra ser redes­cu­bi­er­to. Tras una di­fí­cil com­pi­la­ci­ón de obras se lo­gra­ron ex­hi­bi­ci­o­nes en di­ver­sas lo­ca­ci­o­nes in­ter­na­ci­o­na­les con fa­vo­ra­ble aco­gi­da de los me­di­os.

En cu­an­to a mí res­pec­ta, mi participación en los Di­ez nun­ca lo eva­lu­a­ría co­mo un com­pro­mi­so. Se tra­ta más bi­en de un ac­to de fe: con ella nos sos­te­ní­a­mos todos pa­ra con­ti­nu­ar la obra y por ella me sa­tis­fa­ce el res­ca­te de la me­mo­ria del gru­po co­mo su cum­pli­mi­en­to.

NA­CIÓ EL 23 DE OC­TU­BRE DE 1931, ES DE­CIR, HA­CE 87 AÑOS. ¿CÓMO SE LAS INGENIA PA­RA QUE SU OBRA TEN­GA LA FRESCURA, EL DESENFADO Y HAS­TA EL ATREVIMIENTO CARACTERÍSTICO DE UN INICIADO?

Co­men­cé a to­mar en se­rio la prác­ti­ca del di­bu­jo —aún no pin­ta­ba— en fec­ha tan tem­pra­na co­mo me­di­a­dos de los años cu­a­ren­ta. Mi in­terés ha­cia las ar­tes vi­su­a­les ha­lla­ría es­tí­mu­lo tal vez en la ob­ser­va­ci­ón de los ejer­ci­ci­os a plu­mi­lla o acu­a­re­la que tam­bi­én ha­cí­an mis her­ma­nos, y se­gu­ra­men­te en el hec­ho de que nu­es­tro pa­dre nos lle­va­ba a las ex­po­si­ci­o­nes de acceso li­bre en el Ca­pi­to­lio o en el Par­que Cen­tral. De tal su­er­te cono­cí los Sa­lo­nes Na­ci­o­na­les de Ar­te, en cuyos es­pa­ci­os me­di­an fu­er­zas la academia y las van­guar­di­as de pri­me­ra y se­gun­da ge­ne­ra­ci­ón.

Más tar­de acu­di­ría por pro­pia ini­ci­a­ti­va a los es­ca­sos lo­ca­les des­ti­na­dos a ex­hi­bi­ci­o­nes de pin­tu­ra, tan con­tra­dic­to­ri­os co­mo el Cír­cu­lo de Be­llas Ar­tes y la ga­le­ría del Ly­ce­um. Ya me con­si­de­ra­ba un iniciado en las ar­tes, pe­ro mi bre­ve pa­so por San Alejandro fue frus­tran­te, im­pe­li­do a in­vo­lu­crar­me en los más disí­mi­les em­ple­os y con­tri­buir a la eco­no­mía fa­mi­li­ar. Su­plí esa de­fi­ci­en­cia aca­dé­mi­ca obligán­do­me a cre­cer en mi con­di­ci­ón de au­to­di­dac­to, pe­ro sin aban­do­nar ese es­pí­ri­tu de iniciado, en el sen­ti­do de bus­car en el ar­te una cons­tan­te pa­ra en­con­trar, con­tra­ri­a­men­te a la ar­ro­gan­te ase­ve­ra­ci­ón de Pi­cas­so: «No bus­co, en­cu­en­tro». Creo que en ello está el se­cre­to de re­es­tre­nar la re­con­for­tan­te ex­pe­ri­en­cia de lo re­no­va­do.

¿CUÁL ES LA OBRA SOÑADA QUE AÚN NO HA PO­DI­DO REALIZAR?

La que em­pla­za­ría en es­pa­ci­os abi­er­tos, a la vis­ta de todos, fu­e­ra de la cel­da blan­ca de ga­le­rí­as y mu­se­os. Es así que la obra cum­pli­ría ca­bal­men­te con su ra­zón de ser.

¿QUÉ IM­POR­TAN­CIA LE CONCEDE AL PRE­MIO NACIONAL DE AR­TES PLÁS­TI­CAS?

Dic­ho está en mi res­pu­es­ta al Pre­mio: es un re­co­no­ci­mi­en­to tá­ci­to a un ar­te que im­pu­so su impronta en ti­em­pos he­roi­cos y que aún hoy está imbuido de futuridad.

PEDRO DE ORAÁ: IMBUED WITH FUTURE

Pedro de Oraá is not only Na­ti­o­nal Pri­ze of Plas­tic Arts 2015, ma­xi­mum re­cog­ni­ti­on that is gran­ted in Cu­ba to an ar­tist of the pa­tio, but al­so it is a man of the cul­tu­re that has pe­ne­tra­ted suc­cess­fully in the po­etry, the nar­ra­ti­ve, the es­say and the art cri­tic.

Oraá, who has pu­blis­hed in ma­ga­zi­nes such as the em­ble­ma­tic Orí­ge­nes, Uni­ón, Ca­sa de las Ame­ri­cas, La Ga­ce­ta de Cu­ba and in im­por­tant news­pa­pers, per­haps wit­hout in­ten­ding it, is al­so a the­o­re­ti­ci­an of art and everyt­hing when he ex­pres­ses him­self has a thick­ness, an in­te­llec­tu­al thick­ness over­flowed of wis­dom, but wit­hout bo­as­ting or splas­hing va­ni­ti­es.

In an ex­clu­si­ve di­a­lo­gue with Ar­te por Ex­ce­len­ci­as, this Mas­ter - who has the me­rit of being the only one of the li­ving cre­a­tors of the so-ca­lled "con­cre­te pain­ters" who li­ves in the is­land - re­ve­a­led that the Na­ti­o­nal Pri­ze of Plas­tic Arts "is a ta­cit re­cog­ni­ti­on to an art that im­po­sed its mark in he­roic ti­mes and that is still imbued with future”.

Co­men­cé a to­mar en se­rio la prác­ti­ca del di­bu­jo —aún no pin­ta­ba— en fec­ha tan tem­pra­na co­mo me­di­a­dos de los años cu­a­ren­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.