Sim­bi­o­sis de cre­a­ti­vi­dad

Arte por Excelencias - - CUBA - Por TO­NI PIÑE­RA, crí­ti­co de dan­za

Por las hen­di­jas de los oc­hen­ta aso­mó el ge­nio de lo español de la ma­no de una agru­pa­ci­ón que en el tiempo se ha ga­na­do al pú­bli­co cu­ba­no y al de muc­has otras la­ti­tu­des con es­pectá­cu­los que ha­blan de nu­es­tra iden­ti­dad. Por­que en es­tos más de trein­ta años no han si­do ar­tis­tas nu­es­tros que in­ten­tan bai­lar a lo español con un acen­to pin­to­res­co, si­no bai­la­ri­nes que des­cu­bren la ra­íz hispá­ni­ca que hay en todos no­so­tros.

Cu­an­do se ob­ser­van los es­pectá­cu­los del Ballet Español de Cu­ba apa­re­ce ní­ti­da­men­te la in­flu­en­cia del fla­men­co en nu­es­tros rit­mos y en la fu­er­te ba­se per­cu­ti­da de la mú­si­ca y el bai­le de la is­la gran­de del Ca­ri­be. Se bai­la con to­do el cu­er­po, con las ma­nos, con los pi­es, con la mi­ra­da. Hay muc­ho más -sim­bi­o­sis, cre­a­ti­vi­dad, ga­nas de ha­cer- que se mul­ti­pli­ca en la es­ce­na an­te ca­da nu­e­va sa­li­da.

El Ballet Español de Cu­ba (BEC) fue fun­da­do en 1987 ba­jo los aus­pi­ci­os de la pri­ma ba­lle­ri­na as­so­lu­ta y di­rec­to­ra del Ballet Nacional de Cu­ba, Ali­cia Alon­so. En sus ini­ci­os fue bau­ti­za­do co­mo Con­jun­to de Dan­zas Es­paño­las del Gran Te­a­tro de La Ha­ba­na. Más tar­de cam­bi­a­ría su nom­bre por Ballet Español de La Ha­ba­na, has­ta al­can­zar el que os­ten­ta ac­tu­al­men­te. La pri­me­ra di­rec­to­ra de la agru­pa­ci­ón fue Ol­ga Bus­ta­man­te, has­ta que en 1993 to­ma el car­go el bai- la­rín y core­ó­gra­fo Edu­ar­do Vei­tía. A par­tir de es­te momento se tra­zan nu­e­vas lí­ne­as a se­guir pa­ra per­fi­lar su tra­ba­jo y man­te­ner si­em­pre las me­jo­res tra­di­ci­o­nes hispá­ni­cas -la ri­que­za y co­lo­ri­do de las dan­zas re­gi­o­na­les, el re­fi­na­mi­en­to del bai­le clásico español, la gra­cia de la es­cu­e­la bo­le­ra, el fu­e­go del fla­men­co-, ha­cia obras con un carác­ter más con­tem­porá­neo en cu­an­to a temá­ti­cas y so­lu­ci­o­nes es­té­ti­co-dramá­ti­cas.

Es una eta­pa en que lle­gan a la agru­pa­ci­ón bai­la­ri­nes de las So­ci­e­da­des Es­paño­las, el Ballet Nacional de Cu­ba, Dan­za Con­tem­porá­nea de Cu­ba, Ballet de Ca­ma­güey…, y se co­mi­en­zan a pre­pa­rar pa­ra ha­cer obras de bai­le español. To­do eso brin­da nu­e­vos ai­res y es­ti­los a la agru­pa­ci­ón, que va en­con­tran­do una per­so­na­li­dad. Co­mo Ballet Español de Cu­ba al­can­za un pun­to ci­me­ro. Se fun­da la pri­me­ra uni­dad do­cen­te, que les brin­da un ni­vel téc­ni­co a los bai­la­ri­nes y es can­te­ra de don­de se nu­tre la com­pañía. De Es­paña lle­gan agru­pa­ci­o­nes, per­so­na­li­da­des de la dan­za, ma­es­tros, core­ó­gra­fos que en­ri­que­cen el que­ha­cer danzario. Ma­ri­en­ma, Tri­ni Bor­rull, Pas­to­ra Ma­tos, Ma­no­lo Ma­rín, Goyo Mon­te­ro, Jo­sé An­to­nio, Ma­ria Jun­cal, Fran­cis Núñez, Ma­ri­e­ta Ro­me­ro, Jo­an Fo­sas, Pa­blo Egea, Ana Ruiz, Hi­er­ba Bu­e­na, An­to­nio El Pi­pa, la Com­pañía Fol­cló­ri­ca de An­dor­ra, la Fun­da­ci­ón An­to­nio Ga­des y su pro­fe­so­ra Es­te­la Arau­jo y es­po- so, Cris­ti­na Hoyos y muc­hos otros lo co­lo­can en un ni­vel más al­to.

Apa­re­cen en el re­per­to­rio obras in­tere­san­tes con nu­e­vos ai­res y di­ver­sos es­ti­los que en­ri­que­cen la es­ce­na, y el BEC ad­qui­e­re mayo­ría de edad. Con es­ta sa­via nu­tri­cia, el BEC co­men­zó a ga­nar en ma­du­rez, ni­vel ar­tís­ti­co-téc­ni­co, be­lle­za in­ter­pre­ta­ti­va y prestigio al asu­mir obras muy ela­bo­ra­das, co­mo La vi­da bre­ve, Aquel bru­jo amor, La ca­sa Al­ba, Car­men, La Ha­ba­na Valdés -ins­pi­ra­da en la Ce­ci­lia Valdés de Ci­ri­lo Vi­lla­ver­de-, así co­mo El fan­tas­ma, que tra­jo a la es­ce­na un há­li­to de aven­tu­ra y ro­man­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.