EL ECU­A­DOR DE LA PO­E­SÍA

THE ECU­A­DOR OF PO­ETRY

Arte por Excelencias - - ECUADOR - TE­RE­SA ME­LO

Cu­an­do se ha­bla de Ecu­a­dor ine­vi­ta­ble­men­te vu­el­vo a aque­lla niña in­ge­nua y cu­ri­o­sa que fui -ca­rac­te­rís­ti­cas que aún ten­go- y a las en­señan­zas de mis in­ol­vi­da­bles ma­es­tras pri­ma­ri­as. Esos años me de­ja­ron com­pro­me­ti­da con una ge­o­gra­fía per­so­nal, for­ma­da por pa­í­ses, lu­ga­res, per­so­nas, per­so­na­jes, li­bros, cul­tu­ras y al­go más ina­si­ble que tal vez ti­e­ne que ver con las lec­ci­o­nes que pro­vo­ca­ban mi asom­bro.

Co­men­cé a es­cri­bir co­mo ca­si todos: con­ju­ran­do el amor con pa­la­bras que se re­sis­tí­an a pa­re­cer­se a otras, por­que al amor, en ge­ne­ral, si­em­pre lo con­ce­bi­mos úni­co. Lo­gré apre­hen­der par­te de esa ge­o­gra­fía y creí col­ma­dos muc­hos dese­os cu­an­do me su­pe ra­ci­o­nal­men­te cubana, vi las cum­bres he­la­das del Illi­ma­ni, me vi en el cen­tro del lago Ti­ti­ca­ca, tu­ve una hija que ins­pi­ra mis li­bros, me hi­ce ami­ga -li­te­ra­tu­ra me­di­an­te- de Martí y Le­za­ma…

Aun así, pen­sa­ba a me­nu­do que no ha­bía logrado po­ner mis pi­es en la lí­nea de los dos he­mis­fe­ri­os, co­mo es el co­mún su­eño de los vi­a­je­ros, has­ta que en 2014 Cu­ba de­di­có su Feria In­ter­na­ci­o­nal del Li­bro a la cul­tu­ra ecu­a­to­ri­a­na. El en­cu­en­tro con au­to­res de va­ri­as ge­ne­ra­ci­o­nes, y muc­ho de su li­te­ra­tu­ra pu­bli­ca­da pa­ra la oca­si­ón, pro­pi­ció que yo mis­ma tra­ba­ja­ra por la Edi­to­ri­al Ori­en­te al­gu­no de esos li­bros.

Co­mo un can­to me ron­dan des­de en­ton­ces ver­sos de Cé­sar Dá­vi­la An­dra­de, cuya am­plia se­lec­ci­ón edi­té pa­ra cono­ci­mi­en­to del lec­tor cu­ba­no: «Se llama Ne­ce­si­dad. / Y an­da ves­ti­do de ar­ma, / de ca­ba­llo sin su­eño, / de Po­e­ma». El Ecua- dor de la po­e­sía ce­le­bra el cen­te­na­rio del na­ci­mi­en­to del po­e­ta. No­vi­em­bre anun­cia la es­pe­ra­da Feria In­ter­na­ci­o­nal del Li­bro y la Lec­tu­ra de Qui­to. Allí es­ta­re­mos au­to­res y li­bros cu­ba­nos. «Y la po­e­sía, el do­lor más an­ti­guo de la Ti­er­ra», según Dá­vi­la, será la lí­nea de los he­mis­fe­ri­os: por­que tal vez hay que de­cir que la po­e­sía es tam­bi­én la más an­ti­gua ale­gría.

Por esa per­ma­nen­cia de la po­e­sía de vi­da co­mo ac­to de fe en la lec­tu­ra, el es­pa­cio de Cu­ba en la Feria, año tras año, mu­es­tra no so­lo las pu­bli­ca­ci­o­nes di­ver­sas que nos re­pre­sen­tan co­mo nación, si­no la ma­ne­ra en que con­ce­bi­mos el li­bro co­mo in­fi­ni­to por­ta­dor de va­lo­res, más allá de su con­cre­ci­ón fí­si­ca en ob­je­to ven­di­ble. Pa­la­bras co­mo pu­en­tes des­de la voz de los au­to­res que es­ta­re­mos pre­sen­tes, des­de la nar­ra­ti­va, la po­e­sía, el diá­lo­go so­bre las edi­ci­o­nes ter­ri­to­ri­a­les, la pre­sen­ta­ci­ón de la Feria In­ter­na­ci­o­nal del Li­bro de La Ha­ba­na, el en­cu­en­tro con es­cri­to­res de otras la­ti­tu­des y el re­en­cu­en­tro con los que han es­ta­do en la Is­la, y, lo más esen­ci­al, el cono­ci­mi­en­to del lec­tor ecu­a­to­ri­a­no. Ca­da momento ofre­ce la po­si­bi­li­dad de unir sen­si­bi­li­da­des me­di­an­te la li­te­ra­tu­ra, y es lo que an­ti­ci­po, por esa fe en que ver­da­de­ra­men­te «Le­er es cre­cer».

Cre­cer co­mo se­res hu­ma­nos pa­ra res­pe­tar la pa­la­bra del otro, pa­ra en­con­trar la pa­la­bra co­mún: creo en ello, co­mo si­tio de aque­lla ge­o­gra­fía que di­bu­jé en mis li­bre­tas es­co­la­res, don­de los es­pa­ci­os se pa­re­cen a la gente, a los su­eños de con­vi­ven­cia fra­ter­na en el uni­ver­so de los li­bros y en el uni­ver­so re­al don­de los es­cri­bi­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.