IBE­ROA­MÉ­RI­CA TIE­NE SU CA­SA

En­tre­vis­ta con Eduar­do Ávi­la Ru­ma­yor, di­rec­tor de la Ca­sa de Ibe­roa­mé­ri­ca

Arte por Excelencias - - Cuba -

El 23 de oc­tu­bre de 1993, en una edi­fi­ca­ción pa­tri­mo­nial de la ciu­dad de Holguín, fue fun­da­da la Ca­sa de Ibe­roa­mé­ri­ca. Una de sus crea­cio­nes más im­por­tan­tes, la Fies­ta de la Cul­tu­ra Ibe­roa­me­ri­ca­na, le rin­dió ho­me­na­je en su aniver­sa­rio vein­ti­cin­co a una ins­ti­tu­ción que ha te­ni­do co­mo ob­je­ti­vo pri­mor­dial con­so­li­dar el in­te­rés por las ma­ni­fes­ta­cio­nes del ar­te y la cul­tu­ra de la re­gión.

Ar­te por Excelencias con­ver­sa con su figura más vi­si­ble, Eduar­do Ávi­la Ru­ma­yor, quien des­de el año 2011 di­ri­ge es­ta ins­ti­tu­ción em­ble­má­ti­ca del orien­te del país.

HÁBLAME DE LA GÉ­NE­SIS DE LA CA­SA.

Eu­se­bio Leal lo di­jo pú­bli­ca­men­te en con­fe­ren­cia de pren­sa en La Ha­ba­na: que en ello qui­zás tu­vo mu­cho que ver Fi­del. Ha­bía in­di­ca­do que no se de­ja­ra pa­sar por al­to el he­cho de la con­me­mo­ra­ción de los qui­nien­tos años, y que de­bía ha­cer­se des­de una pers­pec­ti­va don­de Cu­ba to­ma­ra po­si­ción. Ar­man­do Hart, en­ton­ces mi­nis­tro de Cul­tu­ra, fue el pro­pul­sor fun­da­men­tal de abrir es­te es­pa­cio y el de la Ca­sa de la Na­cio­na­li­dad de Bayamo, con la do­ble in­ten­ción de dar­le tra­ta­mien­to des­de el punto de vis­ta de la in­ves­ti­ga­ción al he­cho del en­cuen­tro de las dos cul­tu­ras, pe­ro tam­bién en una vi­sión de acom­pa­ñar el de­sa­rro­llo pros­pec­ti­vo de la zo­na orien­tal del país por sus am­plias po­si­bi­li­da­des en el fo­men­to del tu­ris­mo.

La vi­sión más con­cre­ta tie­ne que ver con lo que ocu­rrió en 1992. En­tre el 25 y el 28 de oc­tu­bre de ese año se reúne un gru­po im­por­tan­te de in­te­lec­tua­les cu­ba­nos y dis­cu­ten so­bre el sig­ni­fi­ca­do de las ce­le­bra­cio­nes de los cin­co si­glos del arri­bo de Co­lón a es­te he­mis­fe­rio: si fue una em­pre­sa de con­quis­ta ani­qui­la­do­ra de bue­na par­te de la cul­tu­ra de nues­tros pue­blos ori­gi­na­rios o tie­ne que ver tam­bién con la for­ja de una cul­tu­ra nue­va.

Ahí es­tu­vo la idea ini­cial de una ins­ti­tu­ción co­mo es­ta: dar con­ti­nui­dad a esos de­ba­tes. Y tan­ta fue la vo­lun­tad de crear­la, que so­lo un año des­pués de las con­me­mo­ra­cio­nes, y en me­dio de la cri­sis eco­nó­mi­ca más pro­fun­da que ha te­ni­do es­te país, se fun­da la Ca­sa de Ibe­roa­mé­ri­ca, con un gru­po de tra­ba­jo en­ca­be­za­do por una figura tan pro­mi­nen­te co­mo Jo­sé Ma­nuel Guarch Del­mon­te.

Tra­ba­ja­mos por man­te­ner viva esa idea ini­cial de ser una ins­ti­tu­ción que per­mi­te es­ta­ble­cer los de­ba­tes en to­das sus di­men­sio­nes so­bre la em­pre­sa con­quis­ta­do­ra, des­cu­bri­mien­to o en­cuen­tro de cul­tu­ras, por­que to­das esas lec­tu­ras es­tán pre­sen­tes al uní­sono, que a la vez fue­ra pro­mo­to­ra y ges­to­ra de un mo­vi­mien­to de so­li­da­ri­dad con Cu­ba, de un mo­vi­mien­to cul­tu­ral que tra­je­ra a la Is­la lo me­jor de esa cul­tu­ra que se ha­ce en Ibe­roa­mé­ri­ca, pe­ro que tam­bién sir­vie­ra pa­ra po­si­cio­nar in­ter­na­cio­nal­men­te la cul­tu­ra que se ha­ce en Holguín y la que se ha­ce en Cu­ba, un re­sor­te que pu­die­ra ac­ti­var a la cul­tu­ra co­mo me­ca­nis­mo del de­sa­rro­llo lo­cal a tra­vés del tu­ris­mo.

Te­ne­mos muy pre­sen­te lo que Hart de­fi­nió pa­ra no­so­tros: el sur­gi­mien­to de unos pue­blos nue­vos que es­ta­ban ba­sa­dos en ese he­cho his­tó­ri­co con­cre­to. Es una di­ver­si­dad com­pli­ca­da, a par­tir de las pro­pias tran­si­cio­nes que han vi­vi­do los pue­blos la­ti­noa­me­ri­ca­nos en es­tos qui­nien­tos vein­ti­sie­te años.

AQUE­LLOS DE­BA­TES DE 1992, ¿HAN QUE­DA­DO AL MAR­GEN O AÚN SUB­SIS­TEN?

Se man­tie­nen. Nin­guno de no­so­tros vi­vi­rá el pró­xi­mo cen­te­na­rio, pe­ro re­sur­gi­rá nue­va­men­te, den­tro de se­ten­ta y cin­co años, esa dis­cu­sión que hoy se ex­pre­sa qui­zás en me­nor di­men­sión. Re­na­ce­rán los de­ba­tes so­bre la pre­pon­de­ran­cia de una em­pre­sa con­quis­ta­do­ra,

de los me­ca­nis­mos de co­lo­ni­za­ción que se ins­tau­ra­ron en nues­tros te­rri­to­rios, y ca­da cual tra­ta­rá de te­ner la ra­zón.

La ra­zón es­tá en lo que he­mos sa­bi­do cons­truir co­mo pue­blos que vi­vie­ron una épo­ca, que asi­mi­la­ron un pro­ce­so his­tó­ri­co muy trau­má­ti­co, y que lo es­te­mos uti­li­zan­do pa­ra co­no­cer­nos y en­ten­der­nos me­jor, y pa­ra pro­yec­tar una uni­dad que ca­da día se vi­sua­li­za más ne­ce­sa­ria. No es una vi­sión re­con­ci­lia­do­ra, te­ne­mos que en­ten­der que so­mos pue­blos que sur­gi­mos de ese he­cho his­tó­ri­co con­cre­to que mar­có y se­gui­rá mar­can­do la his­to­ria de la re­gión. Mar­car la his­to­ria en un po­si­cio­na­mien­to pac­ta­do por un ex­tre­mo u otro siem­pre va a ser lo más irra­cio­nal en tér­mi­nos his­tó­ri­cos, so­cio­ló­gi­cos o de cual­quie­ra de las cien­cias hu­ma­nas.

EN TÉR­MI­NOS CON­TEM­PO­RÁ­NEOS, SE PRE­SEN­TA CO­MO «CUL­TU­RA» LO MÁS CO­MER­CIAL Y RAMPLÓN, LO QUE SE GE­NE­RA DES­DE LA VI­SIÓN DEL CON­QUIS­TA­DO. ¿CON QUÉ PRE­SU­PUES­TOS AR­TÍS­TI­COS SE CON­FOR­MA LA FIES­TA DE LA CUL­TU­RA IBE­ROA­ME­RI­CA­NA?

La Ca­sa tie­ne que ser ca­paz de cap­tar aque­llo que por re­sis­ten­cia to­da­vía for­ma par­te de la cul­tu­ra tra­di­cio­nal que no­so­tros desa­rro­lla­mos y de­fen­de­mos, pe­ro no ne­gar­se a en­ten­der que hay mo­vi­mien­tos cul­tu­ra­les con­tem­po­rá­neos. Si no nos pro­yec­ta­mos de esa ma­ne­ra, es­ta­ría­mos ne­gan­do el pro­pio pro­yec­to de la Ca­sa, y es­ta­ría­mos a me­diano o lar­go pla­zo ani­qui­lán­do­lo. No ne­ga­mos to­tal­men­te una si­tua­ción en tér­mi­nos cul­tu­ra­les que apun­ta fun­da­men­tal­men­te a la co­mer­cia­li­za­ción, pe­ro hay re­sor­tes y me­ca­nis­mos que pue­den ac­ti­var cual­quie­ra de es­tas dos po­si­cio­nes, tan­to lo tra­di­cio­nal co­mo lo con­tem­po­rá­neo.

Lo me­jor es que des­cu­bri­mos que hay ca­pa­ci­dad en to­dos los pue­blos la­ti­noa­me­ri­ca­nos de se­guir ge­ne­ran­do una cul­tu­ra que se pro­yec­ta ha­cia la con­tem­po­ra­nei­dad y que no des­pre­cia pa­ra na­da

IBE­RIAN-AME­RI­CA HAS ITS HO­ME HERE

On Oc­to­ber 23, 1993, the “Ca­sa de Ibe­roa­mé­ri­ca” was foun­ded in a pa­tri­mo­nial buil­ding in the city of Holguín. One of its most im­por­tant crea­tions, the Fies­ta de la Cul­tu­ra Ibe­roa­me­ri­ca­na, paid tri­bu­te on his twenty-fifth an­ni­ver­sary to an ins­ti­tu­tion who­se main ob­jec­ti­ve was to con­so­li­da­te the in­ter­est in the ex­pres­sions of art and cul­tu­re in the re­gion. lo que la tra­di­ción nos ha le­ga­do. Ayer mis­mo, en el des­fi­le, pu­di­mos ver a una uni­dad ar­tís­ti­ca que re­crea la tra­di­ción de la Po­li­ne­sia chi­le­na. Y eso lo es­tán ha­cien­do los jó­ve­nes. O las dan­zas tra­di­cio­na­les de Ca­na­rias, con dos mu­cha­chos que han ve­ni­do des­de Es­pa­ña. O unos ca­na­dien­ses que sal­va­guar­dan la mú­si­ca tra­di­cio­nal la­ti­noa­me­ri­ca­na. Nues­tros es­pa­cios se con­vier­ten en re­ser­vo­rios pa­ra que es­tas ex­pre­sio­nes se ex­pre­sen den­tro de un am­plio uni­ver­so cul­tu­ral y ayu­den a des­mon­tar la idea­li­za­ción que exis­te de cier­tos pro­duc­tos cul­tu­ra­les mar­ca­dos úni­ca­men­te por la co­mer­cia­li­za­ción.

EN UNA REALI­DAD EN QUE EL NEO­LI­BE­RA­LIS­MO GA­NA TE­RRENO Y LA IZ­QUIER­DA LA­TI­NOA­ME­RI­CA­NA LO PIER­DE: ¿QUÉ IM­POR­TAN­CIA TIE­NE UNA INS­TI­TU­CIÓN CO­MO LA CA­SA DE IBE­ROA­MÉ­RI­CA?

La me­jor ex­pre­sión la pu­di­mos vi­vir ayer en el Con­gre­so Ibe­roa­me­ri­cano de Pen­sa­mien­to: có­mo un de­ba­te de las

Ar­te por Excelencias talks with its most vi­si­ble fi­gu­re, Eduar­do Ávi­la Ru­ma­yor, who sin­ce 2011 runs this em­ble­ma­tic ins­ti­tu­tion in the east of the country.

"Bet­ween Oc­to­ber 25 and 28, 1992, an im­por­tant group of Cu­ban in­te­llec­tuals met and dis­cus­sed the mea­ning of the ce­le­bra­tions of the fi­ve cen­tu­ries of Co­lum­bus's arri­val in this he­misp­he­re: eli­tes po­lí­ti­cas de La­ti­noa­mé­ri­ca en me­dio del even­to nues­tro en­cuen­tra con­sen­so en­tre los pue­blos. El de­ba­te so­bre la sa­li­da al mar de Bo­li­via en­con­tró com­pren­sión en la de­le­ga­ción chi­le­na, y sus miem­bros ad­vier­ten que no es el pue­blo chi­leno el que nie­ga el em­pe­ño boliviano, sino las eli­tes que do­mi­nan esos es­pa­cios políticos y geo­grá­fi­cos. O cuan­do es­cu­cha­mos a un abo­ga­do nor­te­ame­ri­cano ex­pli­car qué sig­ni­fi­ca pa­ra ellos el blo­queo —o «em­bar­go», co­mo lo de­fi­nen ellos— y que exis­tan pun­tos de en­cuen­tro so­bre la ne­ce­si­dad de de­fen­der a Cu­ba.

Es la am­plia po­si­bi­li­dad que tie­nen es­tos es­pa­cios pa­ra re­com­po­ner, rear­ti­cu­lar, re­di­se­ñar los es­fuer­zos de la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na en fun­ción de los pro­yec­tos na­cio­na­les. Po­de­mos ten­der puen­tes, re­for­zar la ima­gen de es­ta, y pro­yec­tar­la pa­ra que rompa con el po­der po­lí­ti­co do­mi­nan­te. whet­her it was a con­quest en­ter­pri­se that an­nihi­la­ted a good part of the cul­tu­re of our na­ti­ve peo­ples, or had to do al­so with the for­ging of a new cul­tu­re. That was the initial idea of an ins­ti­tu­tion li­ke this: to pro­vi­de con­ti­nuity to the­se de­ba­tes».

Eu­se­bio Leal re­ci­bió la dis­tin­ción Ca­sa días pre­vios a la Fies­ta Ibe­roa­me­ri­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.