LA CIU­DAD BLAN­CA

Gon­za­lo Zal­dum­bi­de, es­cri­tor, en­sa­yis­ta y di­plo­má­ti­co ecua­to­riano, nom­bró así a es­te te­rru­ño por­que sus edi­fi­ca­cio­nes es­ta­ban pin­ta­das con el bello co­lor mar­fil.

Arte por Excelencias - - Ecuador - Por AN­TO­NIO F. ME­DI­NA, en­via­do es­pe­cial

El amor, la es­cri­tu­ra, la his­to­ria, las cons­truc­cio­nes, la con­quis­ta y la mez­co­lan­za de las per­so­nas con­for­ma­ron la le­yen­da: la ur­be San Mi­guel de Iba­rra, ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Im­ba­bu­ra, es tam­bién co­no­ci­da co­mo La Ciu­dad Blan­ca, pues di­cen que Gon­za­lo Zal­dum­bi­de (1882-1965), es­cri­tor, en­sa­yis­ta y di­plo­má­ti­co ecua­to­riano, au­tor del li­bro Églo­ga trá­gi­ca, nom­bró así a es­te te­rru­ño por­que sus edi­fi­ca­cio­nes es­ta­ban pin­ta­das con el bello co­lor mar­fil. Qui­zás tam­bién sea cier­to que en sus orí­ge­nes, re­la­cio­na­dos con los eu­ro­peos, ha­ya si­do po­bla­da la re­gión por una no­ta­ble con­cen­tra­ción de es­pa­ño­les y por­tu­gue­ses, de tez blan­ca, di­fe­ren­te al co­lor de la piel de los in­dí­ge­nas. El mes­ti­za­je que se dio a con­ti­nua­ción hi­zo irre­me­dia­ble el cho­que de cul­tu­ras y el arri­bo pos­te­rior de los afro­des­cen­dien­tes, y esa es la com­po­si­ción ét­ni­ca que ha­bi­ta hoy Iba­rra, ve­cin­da­rio cre­ci­do so­bre un va­lle, en la de­no­mi­na­da Sie­rra An­di­na, a so­lo 126 ki­ló­me­tros al nor­te de la ca­pi­tal Qui­to, 135 de Co­lom­bia y 185 de la sa­li­da al mar por San Lo­ren­zo, en el Océano Pa­cí­fi­co.

La de­no­mi­na­ción Iba­rra fue en ho­nor a don Mi­guel de Iba­rra y Ma­llea, sex­to pre­si­den­te de la Real Au­dien­cia de Qui­to, quien orien­tó su fun­da­ción por man­da­to del rey Fe­li­pe de Es­pa­ña, el 28 de sep­tiem­bre de 1606, lle­va­da a ca­bo por el es­pa­ñol Cris­tó­bal de Tro­ya.

Un te­rre­mo­to de­vas­ta­dor la azo­tó sin pie­dad en la ma­dru­ga­da del 16 de agos­to de 1868, des­tru­yén­do­la ca­si en su to­ta­li­dad, y se­pul­tó el ochen­ta por cien­to de la po­bla­ción iba­rre­ña de en­ton­ces, por lo que tu­vo que ser re­cons­trui­da des­de sus pro­pias ce­ni­zas cual ave fé­nix. Mas no fue es­ta la pri­me­ra vez que mu­rie­ron allí tan­tas per­so­nas, pues an­tes, en 1520, acon­te­ció una muy cruen­ta ba­ta­lla pre­via a la lle­ga­da de los es­pa­ño­les du­ran­te la ter­ce­ra in­va­sión del im­pe­rio in­ca, que tu­vo que em­plear ca­si tres de­ce­nios pa­ra do­ble­gar la fe­roz re­sis­ten­cia de los lu­ga­re­ños.

Huay­na-ca­pac, un­dé­ci­mo lí­der de los in­cas y su úl­ti­mo em­pe­ra­dor, se en­fren­tó con sus hues­tes a la con­fe­de­ra­ción de in­dios per­te­ne­cien­tes prin­ci­pal­men­te a las tri­bus ca­ran­qui, ca­yam­bes y pas­tos, lo cual cul­mi­nó con la vic­to­ria de los in­cas y una ma­sa­cre des­pia­da­da de los hom­bres ven­ci­dos, pues a los ma­yo­res de do­ce años los de­go­lla­ron sin pie­dad y sus res­tos fue­ron lan­za­dos a la la­gu­na.

YAHUARCOCHA (LA­GU­NA DE SAN­GRE)

Así es co­mo se co­no­ce en la ac­tua­li­dad. Fue el es­ce­na­rio de ese an­ces­tral ge­no­ci­dio pro­ta­go­ni­za­do por los in­cas, una ci­vi­li­za­ción más desa­rro­lla­da que la exis­ten­te en es­ta re­gión su­da­me­ri­ca­na. El im­pe­rio in­ca, po­co tiem­po des­pués, su­cum­bió tam­bién, y con es­ca­sa re­sis­ten­cia, a las tro­pas es­pa­ño­las de Fran­cis­co Pi­za­rro.

En idio­ma que­chua, ya­guar sig­ni­fi­ca san­gre y cocha la­gu­na. An­te­rior­men­te se di­ce era nom­bra­da Ca­ran­qui­co­cha por sus ha­bi­tan­tes, los ca­ran­quis. Tras la ma­sa­cre, la san­gre de sus ge­ne­ro­sos hi­jos ti­ñó de es­car­la­ta sus frías aguas, y que­dó la le­yen­da.

Aho­ra es un precioso y fun­cio­nal cen­tro re­crea­ti­vo, 2 220 me­tros so­bre el ni­vel del mar, a so­lo tres ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Iba­rra, don­de hay mu­chos atrac­ti­vos pa­ra los vi­si­tan­tes. El agua es na­ve­ga­ble de di­ver­sas ma­ne­ras: en lan­chas —con guías tu­rís­ti­cos—, bi­ci­cle­tas acuá­ti­cas, bo­tes cho­co­nes cir­cu­la­res y con mo­tor… Pue­de prac­ti­car­se la pes­ca, ca­mi­nar, co­rrer, y has­ta lan­zar­se en un pa­ra­caí­das, del ti­po pa­ra­ve­lis­mo o pa­ra­pen­te, en com­pa­ñía de un ex­pe­ri­men­ta­do ins­truc­tor de vue­lo, y así te­ner una in­só­li­ta vis­ta aé­rea de la re­gión y una inol­vi­da­ble ex­pe­rien­cia per­so­nal.

Una pis­ta as­fal­ta­da cir­cun­va­la la la­gu­na. Se tra­ta del Au­tó­dro­mo In­ter­na­cio­nal Jo­sé To­bar, que cla­si­fi­ca en­tre los me­jo­res de Su­da­mé­ri­ca, don­de se rea­li­zan ca­rre­ras de au­tos, mo­tos, ca­ba­llos, en un re­co­rri­do cir­cu­lar de diez ki­ló­me­tros. To­das las ori­llas de la la­gu­na se pue­den an­dar a pie, y prac­ti­car la pes­ca de­por­ti­va de tru­chas, car­pas y has­ta lan­gos­tas de río, o lan­gos­ti­nos de agua dul­ce, es­pe­cie im­por­ta­da, co­mo las otras dos an­te­rio­res, pe­ro es­ta úl­ti­ma des­de el su­r­es­te de Es­ta­dos Uni­dos. El crus­tá­ceo es­tá ha­cien­do es­tra­gos en el

há­bi­tat ori­gi­na­rio de la char­ca y en sus már­ge­nes, pe­ro es al­ta­men­te cotizado en la gas­tro­no­mía lo­cal por su ex­qui­si­to sa­bor.

Ade­más, es­te pa­ra­je na­tu­ral cuen­ta con un es­pe­jo de agua de 257 hec­tá­reas en un pe­rí­me­tro na­ve­ga­ble de 7 970 me­tros, con una pro­fun­di­dad máxima de ocho. Es con­si­de­ra­da una la­gu­na eu­tró­fi­ca, ya que sus aguas tie­nen una ele­va­da con­cen­tra­ción de or­ga­nis­mos por la can­ti­dad de nu­trien­tes, y gran de­sa­rro­llo de la ma­te­ria ve­ge­tal, en un muy fa­vo­ra­ble eco­sis­te­ma acuá­ti­co.

Un día en fa­mi­lia, en­tre amigos o pa­ra enamo­rar a su pa­re­ja es mag­ní­fi­ca oca­sión pa­ra acam­par en es­te si­tio, de­cla­ra­do Ter­ce­ra La­gu­na Sa­gra­da del Ecua­dor, se­gún los pa­rá­me­tros del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral.

EL TREN DE LA LI­BER­TAD

Es un tra­yec­to de en­sue­ños: Iba­rra-sa­li­nas-iba­rra, trein­ta ki­ló­me­tros en el lla­ma­do Tren de la Li­ber­tad, or­gu­llo lo­cal, que va en un pa­so len­to, so­nan­do el cla­xon tí­pi­co de los fe­rro­ca­rri­les y avan­zan­do por un te­rreno que atra­vie­sa sie­te tú­ne­les ba­jo las mon­ta­ñas, ex­ca­va­cio­nes que fue­ron he­chas a pi­co y pa­la en la dé­ca­da de los trein­ta del si­glo pa­sa­do. Se tran­si­ta a tra­vés de un puen­te col­gan­te de se­sen­ta me­tros, por en­ci­ma del Río Am­bi, es­pe­cie de ma­la­ba­ris­mo del in­ge­nio hu­mano, pues so­lo pa­san los raí­les de las lí­neas, to­do es­to en me­dio de un re­co­rri­do co­lo­ri­do, en­tre mon­ta­ñas, sal­tos de agua, ríos, sem­bra­dos de ca­ña de azú­car, has­ta lle­gar al des­tino, don­de te es­pe­ra una be­lla dan­za.

El bai­le de la bom­ba es una ma­ni­fes­ta­ción dan­za­ria de Sa­li­nas, in­ter­pre­ta­da por mu­je­res y hom­bres ne­gros, con atuen­dos tí­pi­cos, las fé­mi­nas con sa­yas a co­lo­res os­cu­ros, de­lan­ta­les y un ces­to de mim­bre en sus ca­be­zas y los hom­bres con pan­ta­lo­nes tam­bién de to­na­li­da­des os­cu­ras y ca­mi­sas ama­ri­llas o blan­cas. Esa tie­rra es ha­bi­ta­da por una co­mu­ni­dad de afro­ecua­to­ria­nos cu­yos fa­mi­lia­res de an­ta­ño cons­tru­ye­ron de sol a sol es­ta vía fé­rrea.

En la apar­ta­da re­gión de la he­ren­cia afri­ca­na en tie­rras de Amé­ri­ca se pue­de re­co­rrer el di­mi­nu­to pue­blo, con su igle­sia, y de­gus­tar un buen al­muer­zo, que es­tá in­clui­do en el pre­cio del pa­sa­je del tren, una vi­ven­cia de tiem­pos an­ti­guos, lo que vie­ne a ser el an­te­ce­den­te del me­tro, de los tre­nes sub­ur­ba­nos, de los avio­nes su­per­só­ni­cos.

Ha­blan­do de ali­men­ta­ción: apro­ve­che la es­tan­cia y ofrez­ca a su pa­la­dar la co­mi­da oriun­da de Iba­rra: las tor­ti­llas de pa­pa con cho­ri­zo, em­pa­na­das de mo­ro­cho, car­nes co­lo­ra­das con mo­te y em­pa­na­das, fri­ta­das de ca­jón, hor­nea­do, ti­la­pia asa­da o fri­ta, o las me­jo­res car­nes asa­das. Y los he­la­dos de pai­la, que se ha­cen des­de 1896, cuan­do la iba­rre­ña Ro­sa­lía Suá­rez em­pe­zó a ex­pe­ri­men­tar mez­clan­do el ju­go de mo­ra con el hie­lo que se traía con­ser­va­do en pa­jas des­de la ci­ma de las mon­ta­ñas. En aque­llos tiem­pos no exis­tían los re­fri­ge­ra­do­res; en una in­men­sa pai­la de bron­ce y con una pa­la de ma­de­ra fun­dió los néc­ta­res de fru­tas con el tém­pano y sur­gió es­te sa­bro­so dul­ce tra­di­cio­nal. Son co­mo trein­ta los sa­bo­res: he­la­dos de yu­ca, que­so, cho­chos, qui­nua, li­món, mo­ra, gua­ná­ba­na, ki­wi, aguacate…

Si a tu lle­ga­da a la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor ol­vi­da­ras el nom­bre de La Ciu­dad Blan­ca, en­ton­ces pre­gun­ta por La Pro­vin­cia de los La­gos e igual ter­mi­na­rás en Iba­rra, Im­ba­bu­ra. Ya aquí, ve­re­mos qué otras atrac­cio­nes na­tu­ra­les y ex­clu­si­vas po­drás tam­bién vi­si­tar.

THE WHI­TE CITY

Lo­ve, wri­ting, his­tory, cons­truc­tions, the con­quest and the hod­ge­pod­ge of the peo­ple for­med the le­gend: the city of San Mi­guel de Iba­rra, the ca­pi­tal of the pro­vin­ce of Im­ba­bu­ra, al­so known as La Ciu­dad Blan­ca (The Whi­te City.) They say that Gon­za­lo Zal­dum­bi­de (1882-1965), an Ecua­do­rian wri­ter, es­sa­yist and di­plo­mat, aut­hor of the book Églo­ga tra­gi­ca, na­med this land so be­cau­se its buil­dings we­re pain­ted with the beau­ti­ful ivory co­lor. Per­haps it is al­so true that in its origins, re­la­ted to Eu­ro­peans, the re­gion was po­pu­la­ted by a re­mar­ka­ble con­cen­tra­tion of Spa­niards and Por­tu­gue­se, with a whi­te com­ple­xion, dif­fe­rent from the skin co­lor of the na­ti­ves. The mis­ce­ge­na­tion that fo­llo­wed ma­de the clash of cul­tu­res and the sub­se­quent arri­val of Afro-des­cen­dants inevi­ta­ble; and that is the eth­nic com­po­si­tion that to­day in­ha­bits Iba­rra: a neigh­bor­hood emer­ged on a va­lley, in the so-ca­lled Sie­rra An­di­na, just 126 ki­lo­me­ters to the north of the ca­pi­tal Qui­to, 135 km from Co­lom­bia and 185 km from the exit to the sea th­rough San Lo­ren­zo, in the Pa­ci­fic Ocean. If, upon your arri­val in the Re­pu­blic of Ecua­dor, you for­get the na­me La Ciu­dad Blan­ca, then ask af­ter the Pro­vin­ce of Los La­gos and you will end up in Iba­rra, Im­ba­bu­ra. On­ce you are the­re, you may check what ot­her na­tu­ral and ex­clu­si­ve at­trac­tions you may al­so vi­sit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.