BILLY COWIE un es­pí­ri­tu re­na­cen­tis­ta

Arte por Excelencias - - Reino Unido - Por ALE­JAN­DRA AGUI­RRE, en­via­da es­pe­cial

En to­dos los tiem­pos han exis­ti­do mu­je­res y hom­bres de ta­len­tos múl­ti­ples que han cul­ti­va­do esa pa­sión por la plu­ra­li­dad. Nues­tro es­pí­ri­tu re­na­cen­tis­ta se re­cien­te cuan­do nos asom­bra­mos de que al­guien tie­ne si­mi­la­res in­quie­tu­des por el ar­te que por las cien­cias, co­mo si es­tu­vie­ra a me­dio ca­mino de de­ci­dir­se y de­fi­nir­se.

Esa es la ma­gia de Billy Cowie, un co­reó­gra­fo es­co­cés que, sin au­to­de­no­mi­nar­se ar­tis­ta mul­ti­dis­ci­pli­nar, es tam­bién com­po­si­tor y ci­neas­ta. Es, ade­más, uno de los pio­ne­ros del 3D.

«Cuan­do es­ta­ba en la es­cue­la me in­tere­sa­ban la ciencia y las ma­te­má­ti­cas y tam­bién la es­cri­tu­ra y la mú­si­ca. De­ci­dí que los des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos eran inevi­ta­bles. Por ejem­plo, si New­ton no hu­bie­ra des­cu­bier­to sus le­yes del mo­vi­mien­to, al­guien lo hu­bie­ra he­cho, mien­tras que si al­guien no es­cri­bía una obra mu­si­cal o un poe­ma, en­ton­ces na­die lo es­cri­bi­ría. Es­tu­dié mú­si­ca, pe­ro nun­ca fui un fan de los con­cier­tos, me­nos aún de las or­ques­tas. Me pa­re­cían muy abu­rri­das vi­sual­men­te, así que me in­tere­sé por la co­reo­gra­fía y es­pe­cial­men­te por la co­reo­gra­fía con tex­to. Aún in­ten­to traer al­gu­nas ideas cien­tí­fi­cas y fi­lo­só­fi­cas a mis obras. Una de ellas es Ghosts in the Ma­chi­ne, un tér­mino to­ma­do del fi­ló­so­fo in­glés Gil­bert Ry­le. Cuan­do me pre­gun­tan a qué me de­di­co, sue­lo de­cir que soy un co­reó­gra­fo».

A Billy Cowie lo vi en La Ha­ba­na por pri­me­ra y úni­ca vez. Par­ti­tu­ra en mano, dic­ta­ba con ama­bi­li­dad in­di­ca­cio­nes a los bai­la­ri­nes. In­sis­tía en cues­tio­nes téc­ni­cas, pe­ro so­bre to­do ha­bla­ba de sen­sa­cio­nes. Pe­día al­go co­ti­diano y apa­ren­te­men­te fá­cil, pe­ro no lo era: «Cuan­do creo una obra in­ten­to de al­gu­na for­ma ha­cer­la es­pe­cí­fi­ca pa­ra ese país. Así que mi úl­ti­ma pie­za ja­po­ne­sa, Un­der Flat Sky, es muy es­pi­ri­tual y len­ta. Mi pie­za pa­ra Ita­lia, La tra­ge­dia di Epo­ni­ma, es muy tea­tral y ca­si ope­rís­ti­ca. En Cu­ba, dar­me cuen­ta de las di­fi­cul­ta­des dia­rias me lle­vó a usar pe­que­ñas his­to­rias de la vi­da allí».

So­bre sus ex­pe­ri­men­ta­cio­nes con la tec­no­lo­gía 3D pa­ra en­ri­que­cer la es­ce­na nos co­men­ta: «En un tea­tro la ma­yo­ría del pú­bli­co es­tá de­ma­sia­do le­jos pa­ra ver los ros­tros, las ex­pre­sio­nes, así que em­pe­cé a crear bai­la­ri­nes en 3D. Al­gu­na gen­te to­da­vía pien­sa que los bai­la­ri­nes son reales. Pa­ra mí la prue­ba de­fi­ni­ti­va fue con Art of Mo­ve­ment, don­de com­bi­né bai­la­ri­nes reales y en 3D, es di­fí­cil ase­gu­rar cuál es cuál».

Ha­ce unos me­ses el equi­po del Fi­ver —un fes­ti­val in­ter­na­cio­nal re­la­ti­va­men­te jo­ven de­di­ca­do al mun­do de la dan­za au­dio­vi­sual— rin­dió ho­me­na­je a Billy Cowie en su sex­ta edi­ción, nom­brán­do­le Ar­tis­ta del Año jun­to a Nu­ria Font, quien la­men­ta­ble­men­te nos ha aban­do­na­do es­te año.

«El Fes­ti­val Fi­ver en Ma­drid fue muy es­pe­cial. Me gus­ta mos­trar mis obras en mu­seos o ga­le­rías prin­ci­pal­men­te, por­que pue­den per­ma­ne­cer ahí por un tiem­po lar­go, mien­tras que en un tea­tro nor­mal­men­te so­lo lo ha­cen unos días. Tam­bién me gus­ta que las ins­ta­la­cio­nes den a la au­dien­cia la li­ber­tad de que­dar­se o ir­se cuan­do quie­ran, vol­ver, traer a amigos, ha­blar de lo que ven, etc. Creo que mu­chas per­so­nas es­tán dis­pues­tas a asis­tir a una ins­ta­la­ción so­bre esa ba­se, qui­zás quie­nes no quie­ren arries­gar­se a com­prar una en­tra­da pa­ra ver un es­pec­tácu­lo en­te­ro».

Billy Cowie es uno de esos crea­do­res que pro­cu­ra in­da­gar en los ca­mi­nos que le re­ve­la el ar­te en lu­gar de usar­lo pa­ra lle­gar a al­gún si­tio más cer­cano al mer­ca­do que a la crea­ción.

BILLY COWIE, A RENAISSANCE SPI­RIT

Billy Cowie is a Scot­tish cho­reo­grap­her who, wit­hout ca­lling him­self a mul­ti­dis­ci­pli­nary ar­tist, is al­so a com­po­ser and a film­ma­ker. It is al­so one of the pio­neers of 3D.

On his ex­pe­ri­men­ta­tions with 3D tech­no­logy to achie­ve bet­ter re­sults on the sta­ge he says: "In a thea­ter most of the au­dien­ce is too far away to see the fa­ces, the hands, the ex­pres­sions, so I de­ci­ded to do works in which the au­dien­ce was bet­ween one and fi­ve me­ters from the sta­ge. I star­ted crea­ting dan­cers in 3D. So­me peo­ple still think that the dan­cers are real. For me, the de­fi­ni­ti­ve test was with Art of Mo­ve­ment, whe­re I com­bi­ned real dan­cers and 3D ones. In that work it is dif­fi­cult to tell which is which».

Billy Cowie is one of tho­se crea­tors who seeks to ex­plo­re the paths re­vea­led by art ins­tead of using it to reach a pla­ce clo­ser to the mar­ket than to crea­tion.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.