ES­CRI­TO CON MAES­TRÍA

Arte por Excelencias - - Contents - Oné­si­mo Mo­rei­ra

He co­no­ci­do a per­so­nas que nun­ca es­cri­bie­ron poe­sía y no sa­ben que son poe­tas na­tu­ra­les, pues pien­san y ha­blan en imá­ge­nes ar­tís­ti­cas. Tam­bién he co­no­ci­do a quie­nes se con­si­de­ran a sí mis­mos poe­tas y, sin em­bar­go, ale­gan que no les va bien la re­dac­ción y se mues­tran in­ca­pa­ces de es­truc­tu­rar una pro­sa diá­fa­na, sin de­te­ner­se a ana­li­zar que la jac­tan­cia les im­pi­de di­lu­ci­dar que su pro­sa no es cohe­ren­te por­que tam­po­co lo es su poe­sía.

La bue­na poe­sía, más allá del es­ti­lo y la co­rrien­te li­te­ra­ria, es­tá cons­ti­tui­da por una dis­tri­bu­ción or­de­na­da del pen­sa­mien­to y por una pe­ri­cia in­trín­se­ca pa­ra la ex­pre­sión de ideas.

Agus­tín La­bra­da es un mag­ní­fi­co poe­ta y, co­mo to­dos los bue­nos poe­tas, tie­ne tam­bién una pro­sa ele­gan­te y vi­go­ro­sa, co­mo lo ha de­mos­tra­do a lo lar­go de to­da su obra, en la que ha al­ter­na­do la poe­sía con la pro­sa de fic­ción, la crí­ti­ca li­te­ra­ria y el pe­rio­dis­mo cul­tu­ral.

Ba­jo el tí­tu­lo Te­je sus vo­ces la me­mo­ria, de la edi­to­rial Dante, Agus­tín La­bra­da co­rre el ries­go de in­tro­du­cir­se con un con­jun­to de en­sa­yos en un te­rreno mo­ve­di­zo, un te­rreno ver­sá­til en la his­to­ria, en la geo­gra­fía y en la li­te­ra­tu­ra, en fin, un te­rreno cul­tu­ral­men­te in­cons­tan­te que de­be su con­di­ción a la ten­den­cia de iden­ti­fi­car la crea­ción ar­tís­ti­ca con el es­pa­cio fí­si­co equi­va­len­te a las de­no­mi­na­cio­nes po­lí­ti­co-ad­mi­nis­tra­ti­vas me­xi­ca­nas.

El au­tor es­tá cons­cien­te de ese ries­go, y, pa­ra no re­nun­ciar a su em­pre­sa de es­tu­diar el de­ve­nir li­te­ra­rio del es­ta­do de Quin­ta­na Roo, an­tes y des­pués de su cons­ti­tu­ción, acu­de en­ton­ces a un re­cur­so fre­cuen­te e igual­men­te con­fu­so: de­no­mi­nar a es­tas tie­rras «Ca­ri­be me­xi­cano». El es­ta­do de Quin­ta­na Roo tie­ne cos­tas al mar Ca­ri­be; ocu­rre sin em­bar­go que lo ca­ri­be­ño es un con­cep­to más cul­tu­ral que geo­grá­fi­co, y en ese sen­ti­do las tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les de las po­bla­cio­nes asen­ta­das en es­tas tie­rras son más cer­ca­nas a lo cen­troa­me­ri­cano que a lo ca­ri­be­ño.

La his­to­ria del es­ta­do de Quin­ta­na Roo es muy jo­ven y tam­bién lo es su li­te- ra­tu­ra, aun cuan­do se par­te del prin­ci­pio de que tal re­la­ción es con­ven­cio­nal, pues no pue­de exis­tir una re­gla que es­ti­pu­le el ca­rác­ter pa­tri­mo­nial de la li­te­ra­tu­ra, su per­te­nen­cia a un pe­da­zo de tie­rra o a una en­ti­dad gu­ber­na­men­tal.

En los úl­ti­mos años, he leí­do so­bre la exis­ten­cia de va­rios gru­pos, aso­cia­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes que se han em­pe­ña­do en res­ca­tar la iden­ti­dad cul­tu­ral de Quin­ta­na Roo, en oca­sio­nes con un en­tu­sias­mo des­pre­jui­cia­do que los lle­va a dar lo desea­do por real y les em­pa­ña la vi­sión del ca­rác­ter fa­bri­ca­do y ar­ti­fi­cial del ob­je­to de res­ca­te. La ca­ren­cia de una le­gí­ti­ma cul­tu­ra quin­ta­na­rroen­se no se ve­ri­fi­ca so­la­men­te al co­rro­bo­rar los al­tos ín­di­ces de po­bla­ción flo­tan­te que to­da­vía hoy re­gis­tra es­te es­ta­do de la re­pú­bli­ca me­xi­ca­na, sino por el he­cho en sí de que, in­clu­so quie­nes se de­cla­ran quin­ta­na­rroen­ses, no arras­tran una es­pi­ri­tua­li­dad co­mún an­ces­tral que los di­fe­ren­cie de otros pue­blos del pro­pio en­torno geo­grá­fi­co.

No bas­ta con te­ner un himno y un es­pa­cio fí­si­co más o me­nos de­fi­ni­do pa­ra po­der re­cla­mar una iden­ti­dad au­tén­ti­ca. En su mo­men­to, la crea­ción de es­te es­ta­do res­pon­dió a de­ter­mi­na­dos in­tere­ses de ca­rác­ter po­lí­ti­co-ad­mi­nis­tra­ti­vo, sin que exis­tie­ra un ge­nuino sus­ten­to cul­tu­ral que aglo­me­ra­se con una rú­bri­ca iden­ti­ta­ria a los di­ver­sos gru­pos hu­ma­nos com­po­nen­tes del es­pa­cio fí­si­co.

A es­to de­be agre­gar­se que, a di­fe­ren­cia de otros es­ta­dos me­xi­ca­nos, a Quin­ta­na Roo la glo­ba­li­za­ción lo sor­pren­dió de­ma­sia­do jo­ven, sin te­ner to­da­vía los ne­ce­sa­rios ele­men­tos su­per­es­truc­tu­ra­les que ti­pi­fi­can la iden­ti­dad. Con la irrup­ción de una pos­mo­der­ni­dad ace­le­ra­da y des­me­su­ra­da, sin que de for­ma pre­via es­tu­vie­ran ci­men­ta­das las raí­ces co­mu­nes, re­sul­ta real­men­te ar­dua la ta­rea de en­glo­bar en un es­tu­dio los ras­gos de uni­for­mi­dad cul­tu­ral que pu­die­ran es­tar pre­sen­tes, a tra­vés de la his­to­ria, en la le­tra im­pre­sa de y so­bre es­tas tie­rras.

Al res­pec­to, los dos mé­ri­tos esen­cia­les de Agus­tín La­bra­da son ha­ber­se lan­za­do en esa bús­que­da y ha­ber ob­te­ni­do ta­les re­sul­ta­dos con es­te li­bro. Co­no­ce­dor de las inexac­ti­tu­des que le brin­da el ob­je­to de es­tu­dio, el au­tor enun­cia una co­mu­ni­dad ba­sa­da en los es­cri­to­res y no en sus obras. De esa for­ma, con­si­de­ra que la de­no­mi­na­da crea­ción li­te­ra­ria quin­ta­na­rroen­se res­pon­de a tres gru­pos de au­to­res: los oriun­dos que ra­di­can y escriben en el es­ta­do, los fo­rá­neos que se asen­ta­ron y crea­ron aquí y, por úl­ti­mo, los na­tu­ra­les o for­ma­dos en el es­ta­do, pe­ro que han desa­rro­lla­do su obra en otros lu­ga­res.

Agus­tín La­bra­da, sin em­bar­go, mo­ti­va­do por al­gu­na do­sis de sen­ci­llez y mo­des­tia, cae en la tram­pa del apo­ca­mien­to y no se in­clu­ye a sí mis­mo en el se­gun­do seg­men­to de su cla­si­fi­ca­ción, al que por de­re­cho pro­pio per­te­ne­ce y cu­yo re­co­no­ci­mien­to me­re­ce tras vein­te años de es­tar arrai­ga­do en es­tas tie­rras, en las cua­les ha es­ta­do pro­du­cien­do inin­te­rrum­pi­da­men­te gran par­te de su obra li­te­ra­ria.

Qui­zás sea esa mis­ma can­di­dez la que lo lle­va, sin de­jar de ha­cer muy acer­ta­das y pro­fun­das es­ti­ma­cio­nes crí­ti­cas, a mos­trar­se iden­ti­fi­ca­do con los au­to­res que es­tu­dia e, in­clu­so en oca­sio­nes, lle­gar a so­bres­ti­mar los va­lo­res li­te­ra­rios de al­gu­nos. Aun­que sea sin el afán de enal­te­cer a una obra o un au­tor, pue­de re­sul­tar un ges­to ex­ce­si­va­men­te bon­da­do­so el ha­blar, por ejem­plo, de li­bro «agui­la­riano» pa­ra re­fe­rir­se a un tex­to del es­cri­tor che­tu­ma­le­ño de as­cen­den­cia cu­ba­na Héc­tor Agui­lar Ca­mín, en la mis­ma pá­gi­na en la que tam­bién se dis­cu­rre so­bre lo «gar­cia­mar­queano». Es­te úl­ti­mo tér­mino es una ad­je­ti­va­ción ya usual, con un se­llo, una mar­ca; es una eti­que­ta, un es­tan­dar­te pa­ra la obra del co­lom­biano uni­ver­sal. Y, con el ma­yor res­pe­to, no es de con­si­de­rar que los tex­tos de Agui­lar Ca­mín tras­cien­dan ha­cia esos ni­ve­les pa­ra­dig­má­ti­cos que me­rez­can su ad­je­ti­va­ción, má­xi­me cuan­do el pro­pio Agus­tín re­co­no­ce que en esa obra «los to­nos» que di­fe­ren­cian a los per­so­na­jes «son tan le­ves que ca­si no se des­cu­bren» y afi­nes has­ta «en el uso del mis­mo len­gua­je».

Se tra­ta de un con­jun­to de en­sa­yos es­cri­tos con maes­tría tras una bús­que­da mi­nu­cio­sa, de una in­ves­ti­ga­ción que lo­gra in­ven­ta­riar, con pin­ce­la­das crí­ti­cas y co­men­ta­rios acu­cio­sos, lo es­cri­to en es­tas tie­rras y so­bre es­tas tie­rras. Los en­sa­yos se en­cuen­tran agru­pa­dos en cua­tro blo­ques de acuer­do con su uni­dad te­má­ti­ca y gé­ne­ro li­te­ra­rio, con el in­gre­dien­te co­mún de es­tar sal­pi­ca­dos de ame­nas alu­sio­nes bí­bli­cas y fi­lo­só­fi­cas.

Su lec­tu­ra pue­de de­jar­nos la sen­sa­ción de que los au­to­res que han es­ta­do de pa­so han de­ja­do una impronta re­la­ti­va­men­te más mar­ca­da que la de­ja­da por los oriun­dos; sin em­bar­go, esa no es una ca­rac­te­rís­ti­ca ex­clu­si­va de Quin­ta­na Roo. La his­to­rio­gra­fía de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na, por ejem­plo, so­lo en las dos úl­ti­mas dé­ca­das ha asis­ti­do a un in­cre­men­to en la pro­duc­ción de au­to­res me­xi­ca­nos. An­tes de los años no­ven­ta exis­tía un pre­do­mi­nio de au­to­res ex­tran­je­ros, sin arrai­go en la cul­tu­ra me­xi­ca­na, que eran uti­li­za­dos co­mo fuen­tes esen­cia­les por los es­tu­dio­sos na­cio­na­les.

De ma­ne­ra pro­fe­sio­nal, a lo lar­go de to­do el tex­to, Agus­tín La­bra­da va dan­do fe de los da­tos edi­to­ria­les de las obras que es­tu­dia o de las que sim­ple­men­te ha­ce men­ción. Qui­zás pu­die­ra re­sul­tar de­ma­sia­do exi­gen­te se­ña­lar que Te­je sus vo­ces la me­mo­ria no men­gua­ría su ex­ce­len­te ca­li­dad si tam­bién in­clu­ye­ra pe­que­ñas glo­sas bio­grá­fi­cas so­bre los di­ver­sos au­to­res que se es­tu­dian, en aras de que el lec­tor pue­da re­co­no­cer con fa­ci­li­dad su per­te­nen­cia a uno de los tres gru­pos enun­cia­dos.

Los en­sa­yos de es­te li­bro no son de his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra re­gio­nal ni de crí­ti­ca li­te­ra­ria: son sen­ci­lla­men­te de am­bas co­sas y de mu­cho más, pues tam­bién se su­mer­gen en las aguas de lo que otros han es­cri­to so­bre la li­te­ra­tu­ra re­gio­nal.

Agus­tín La­bra­da lo­gra el te­ji­do que su tí­tu­lo su­gie­re, a pe­sar de que la ma­te­ria pri­ma no es abun­dan­te, que las he­bras de esas vo­ces no son uni­for­mes, que el es­tam­bre de esa me­mo­ria no siem­pre fue bien en­tre­ve­ra­do y, so­bre to­do, de que la ubi­ca­ción exac­ta del te­lar sea his­tó­ri­ca­men­te im­po­si­ble.

Co­mo en­se­ñan­za de es­te li­bro que­da que es­te es­pa­cio geo­grá­fi­co ha si­do, y si­gue sien­do, más lo que el pro­pio Agus­tín lla­ma «un set pa­ra la na­rra­ti­va» que una fá­bri­ca con ur­dim­bre li­te­ra­ria.

WRIT­TEN WITH MASTERY

Good poetry, be­si­des its sty­le and li­te­rary school, is cons­ti­tu­ted by an or­derly dis­tri­bu­tion of thought and an in­trin­sic ex­per­ti­se on the ex­pres­sion of ideas.

Agus­tín La­bra­da is a mag­ni­fi­cent poet, and li­ke all good poets he al­so has an ele­gant and vi­go­rous pro­se as he has shown th­roug­hout his work, in which he has al­ter­na­ted poetry with pro­se fic­tion, li­te­rary cri­ti­cism and cul­tu­ral jour­na­lism.

With the book Te­je sus vo­ces la me­mo­ria by Dante pu­blis­hing hou­se, Agus­tín La­bra­da risks in­tro­du­cing him­self with a set of es­says on shaky ground, a ver­sa­ti­le field in his­tory, geo­graphy and li­te­ra­tu­re; in short, a cul­tu­rally in­cons­tant ground that owes its con­di­tion to the ten­dency to iden­tify ar­tis­tic crea­tion with the phy­si­cal spa­ce equi­va­lent to the Me­xi­can po­li­ti­cal-ad­mi­nis­tra­ti­ve de­no­mi­na­tions.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.