LAS DEU­DAS DE RE­NÉ FRAN­CIS­CO

DE RE­NÉ FRAN­CIS­CO

Arte por Excelencias - - Contents - Re­dac­ción Excelencias

Mien­tras hur­ga­ba en un eterno crucigrama men­tal so­bre có­mo en­cau­zar es­ta en­tre­vis­ta, me pre­gun­ta­ba qué pu­die­ra apor­tar so­bre Re­né Fran­cis­co Ro­drí­guez. Des­de lue­go que po­dría en­fa­ti­zar que es Premio Na­cio­nal de Ar­tes Plás­ti­cas 2010, el ma­yor galardón que otor­ga el Con­se­jo Na­cio­nal de Ar­tes Plás­ti­cas en el país, y doc­tor Ho­no­ris Cau­sa del Ins­ti­tu­to de Ar­te de San Fran­cis­co, Es­ta­dos Uni­dos.

Re­ci­bió el Premio Unes­co por Des­de una prag­má­ti­ca pe­da­gó­gi­ca (DUPP), pro­yec­to sui ge­ne­ris pa­ra tras­mi­tir sus co­no­ci­mien­tos en las au­las. Ese apor­te do­cen­te se ex­tien­de has­ta hoy con la 4ta. Prag­má­ti­ca, ini­cia­ti­va que «in­quie­re el es­pa­cio y le in­ter­pre­ta en un ver­da­de­ro em­pla­za­mien­to fa­bril, plu­ra­li­za la de­fen­sa del con­cep­to me­dian­te la re­la­ción lú­di­ca en­tre lo gru­pal y lo in­di­vi­dual, la flui­dez co­lec­ti­va y la ema­na­ción de la per­so­na­li­dad de ca­da quien».

Tam­bién di­ría que es uno de los tres ar­tis­tas cu­ba­nos cu­yas pie­zas es­tu­vie­ron en Art­bo 2018, Bo­go­tá. Y ya es­tá pen­san­do en lle­var Ta­ller de re­pa­ra­cio­nes a la pró­xi­ma Bie­nal de La Ha­ba­na, in­vi­ta­do por el Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes. Pe­ro eso no se­ría jus­to con el ar­tis­ta, por­que él sien­te nos­tal­gia de las co­sas que ya no ha­ce, co­mo re­gar el jar­dín que ha plan­ta­do. El mis­mo que des­pier­ta en­tre las cua­tro y cin­co de la ma­ña­na pa­ra tra­ba­jar —lo con­fie­sa sin re­pa­ros— a pu­ro pul­món, sin je­fa­tu­ras, sin pro­yec­tos in­clu­so.

No pre­ten­do enun­ciar pos­tu­la­dos que des­cri­ban la con­cep­ción es­té­ti­ca del ar­tis­ta ni sus re­fe­ren­tes, ni có­mo em­pe­zó a pin­tar, ni sus pró­xi­mos pro­yec­tos. Eli­jo con­tri­buir a li­qui­dar su Deu­da. Así se ti­tu­la su más re­cien­te ex­po­si­ción per­so­nal en la ga­le­ría La Aca­cia. Son pie­zas que ne­ce­si­ta­ban luz, y so­lo aho­ra la re­ci­ben. Al­gu­nas ex­hi­ben el pa­so del tiem­po, y ese des­gas­te, ro­tu­ra, im­per­fec­ción tam­bién las ha­ce inigua­la­bles. Pre­fie­ro ca­llar y de­jar que sea nues­tro ar­tis­ta, mien­tras se me­ce en un si­llón, quien ha­ble, se juz­gue y evo­que su pa­sa­do, cual exor­cis­mo de mil de­mo­nios, de im­pla­ca­ble lu­cha con­tra la des­me­mo­ria.

«Des­de ni­ño pin­ta­ba mu­cho. Me in­flu­yó la pin­tu­ra im­pre­sio­nis­ta, in­clu­so an­tes de pa­sar por la es­cue­la. Veía en re­vis­tas co­mo Bohe­mia a Vin­cent Van Gogh, Pie­rre Mo­li­nier, y a los 16 años les ha­cía co­pias. Y es que uno pa­sa por un enamo­ra­mien­to de la sen­sua­li­dad de la pin­tu­ra. Hay al­gu­nas que aún me im­pre­sio­nan, por ejem­plo, unas mu­je­res de es­pal­das de Re­noir. En mis obras hay un com­po­nen­te afec­ti­vo, mu­chas es­tán de­di­ca­das a la fa­mi­lia, a mis pa­dres, mis amigos.

»Me gus­ta el ar­te de las ideas. Ahí em­pie­za mi tra­ba­jo: en la idea. Des­pués es­tá la pre­ci­sión de ele­gir el ma­te­rial, aun­que al­gu­nas ve­ces vi­ce­ver­sa. Los ma­te­ria­les en sí vie­nen con una car­ga de con­te­ni­do aña­di­do, co­mo los ca­bles de plo­mo que col­ga­ban an­tes en la ca­lle y aho­ra es­tán re­uti­li­za­dos en mis pie­zas.

»En los no­ven­ta mi tra­ba­jo se orien­tó ha­cia ba­rrios vul­ne­ra­bles. Allí des­cu­brí con mis alum­nos el mun­do de los san­tos y la san­te­ría. Ten­go un San Lá­za­ro que es mé­di­co co­mo mi pa­dre, aun­que no ven­go de una fa­mi­lia de re­li­gio­nes sin­cré­ti­cas. Los cua­dros de Deu­da los voy a en­se­ñar por vez pri­me­ra, por­que es­ta­ban ahí, echán­do­se a per­der. Es co­mo una ex­plo­ra­ción. Tra­ba­jé en ba­rrios co­mo Ro­me­ri­llo, Bue­na­vis­ta, La Ha­ba­na Vie­ja. Mu­chos mo­ra­do­res te de­cían: “So­ñé tres ve­ces que se le apa­re­ció a mi ma­dre la vir­gen”, y ha­bía que pin­tár­se­la.

»To­do eso for­mó par­te de Ga­le­ría DUPP. Era el año 1997 y creé ese pro­yec­to pe­da­gó­gi­co con mis alum­nos, por­que ese acer­vo cul­tu­ral no se re­ci­be en la es­cue­la, sino en con­tac­to di­rec­to con las per­so­nas, a tra­vés de las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. Ca­si vein­te años des­pués esos cua­dros son deu­das, es co­mo dar­les luz a esas pie­zas.

»Ac­tual­men­te ten­go dos es­tu­dios. El pri­me­ro lo cons­truí, for­ma par­te de una ca­sa en la que na­ció mi hi­ja y aho­ra es co­mo el al­ma­cén de es­tas pie­zas. Es un ex­ce­len­te re­fu­gio. Tie­ne bue­na ener­gía. En es­ta ex­po hay eta­pas de mi vi­da que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.