CÉ­SAR LU­CAS, EL FO­TÓ­GRA­FO QUE RE­TRA­TÓ AL CHE EN MA­DRID

Arte por Excelencias - - Contents - Cristina Fo­no­llo­sa

Cé­sar Lu­cas es uno de los fo­tó­gra­fos es­pa­ño­les más im­por­tan­tes, un hom­bre muy vin­cu­la­do con el mun­do del ar­te, y sus fo­tos son el re­gis­tro his­tó­ri­co de una épo­ca. Ha he­cho ar­te de la ma­yor par­te de sus fo­to­gra­fías, y ha lo­gra­do di­fun­dir­las en la pren­sa mun­dial.

¿CÓ­MO EMPIEZAS A AFICIONARTE POR EL MUN­DO DE LA FO­TO­GRA­FÍA?

Vien­do fo­to­gra­fías que me lla­ma­ban la aten­ción en las re­vis­tas. Mi pa­dre te­nía una cá­ma­ra y em­pe­cé a ju­gue­tear con ella. Lue­go coin­ci­dí con un com­pa­ñe­ro de es­tu­dios que ya era fo­tó­gra­fo, y me me­tía con él en la­bo­ra­to­rios. Ahí fue don­de se me dis­pa­ró la afi­ción: cuan­do en­tré en aquel la­bo­ra­to­rio a os­cu­ras con so­lo una luz pe­que­ña.

Pu­bli­qué la pri­me­ra fo­to cuan­do te­nía 16 años. Aca­ba­ba de ver en un pe­rió­di­co una no­ti­cia muy pe­que­ña so­bre un hom­bre que es­ta­ba dan­do la vuel­ta al mun­do a pie y que ha­bía lle­ga­do a Ma­drid. Yo iba con mi cá­ma­ra, y cuan­do pa­so cer­ca de la Ci­be­les veo a un hom­bre que lle­va­ba go­rra con pe­ga­ti­nas de co­lo­res, es­cu­dos en la cha­que­ta, mo­chi­la… Es­ta­ba ha­blan­do con un guar­dia, es­te no lo en­ten­día, me acer­qué. Las cua­tro pa­la­bras en in­glés que sa­bía me al­can­za­ron pa­ra pre­gun­tar­le. ¡Yes, yes! Lleno de ner­vios hi­ce una o dos fo­tos y me fui co­rrien­do al la­bo­ra­to­rio de mi ami­go. Lue­go me fui co­rrien­do al ABC: «Es­te es el hom­bre que le es­tá dan­do la vuel­ta al mun­do a pie». Me die­ron vein­ti­cin­co pe­se­tas y al día si­guien­te se pu­bli­ca la fo­to y po­nen: «Fo­to­gra­fía Cé­sar»… ¡en el ABC!

HE VIS­TO POR­TA­DAS TU­YAS AN­TI­GUAS Y PA­RE­CE QUE SON DE AYER. ERES UN HOM­BRE ADE­LAN­TA­DO PA­RA TU ÉPO­CA.

Siem­pre he es­ta­do mi­ran­do más allá y si­go mi­ran­do más pa­ra de­lan­te que pa­ra atrás. No me de­di­co a ir po­nien­do las fo­tos en ál­bu­mes y mi­rar có­mo las ha­cía.

En el mun­do del ar­te con­si­de­ran que la fo­to­gra­fía tie­ne que te­ner ca­rac­te­rís­ti­cas tra­di­cio­na­les. Lo di­gi­tal ha he­cho que la fo­to­gra­fía es­té más glo­ba­li­za­da; de la for­ma tra­di­cio­nal, uno ha­ce una fo­to, sa­ca una co­pia y no hay más que esa co­pia. An­tes la fa­mi­lia lle­va­ba al ni­ño cuan­do se ha­cía al es­tu­dio de fo­to­gra­fía a que le hi­cie­ran una fo­to pa­ra lle­var­la en la car­te­ra: eso ya no exis­te. Aho­ra to­do el mun­do tie­ne un te­lé­fono con el que ha­ce la fo­to, pe­ro eso no quie­re de­cir que sean fo­tó­gra­fos. Las fo­tos buenas que ha­cen fal­ta pa­ra la co­mu­ni­ca­ción, la pu­bli­ci­dad, las tie­ne que ha­cer al­guien que es­té pre­pa­ra­do, que se­pa, que ten­ga ojo.

Aho­ra me pon­go a tra­ba­jar en el or­de­na­dor con fo­tos de ha­ce mu­chos años y di­go: «Es­ta fo­to es­ta­ba mal en­cua­dra­da, le so­bra eso ahí», «Es­ta es­tá muy os­cu­ra». Tam­bién me en­cuen­tro con fo­tos que en su día no te­nían nin­gún in­te­rés, y ha­go un des­cu­bri­mien­to, por­que esa fo­to ha co­bra­do vi­da con el pa­so del tiem­po, el ojo se ha edu­ca­do de otra for­ma. An­tes la des­pre­cias­te y hoy te das cuen­ta de que te­nía un valor, que ha re­cu­pe­ra­do un valor, y con otras ha pa­sa­do lo con­tra­rio.

HAS HE­CHO FO­TO­GRA­FÍAS A PER­SO­NA­JES IM­POR­TAN­TES DU­RAN­TE MU­CHÍ­SI­MOS AÑOS. ¿CON CUÁL TE HAS SEN­TI­DO MÁS CÓ­MO­DO?

No se pue­de sin­te­ti­zar en una per­so­na. Pri­me­ro por­que no es lo mis­mo la per­so­na con la que tú te re­la­cio­nas en el tra­ba­jo cuan­do tie­nes 18 años que cuan­do tie­nes 30 o 50. Por eso es muy di­fí­cil de­cir cuál es la que más me ha gus­ta­do. Te di­ría que mu­chí­si­mas, y las per­so­nas que me­nos me han gus­ta­do, mu­chí­si­mas. Pe­ro la per­so­na que no me gus­ta, la ol­vi­do. Me que­do en la me­mo­ria con las per­so­nas que me han gus­ta­do, aun­que tam­po­co he te­ni­do ma­lí­si­mas ex­pe­rien­cias.

CUAN­DO EL CHE VINO A MA­DRID, TÚ ERAS EL ÚNI­CO FO­TÓ­GRA­FO QUE ES­TA­BA AHÍ.

Pro­ba­ble­men­te, de las fo­tos mías, las más fa­mo­sas sean las del Che. La fo­to del Che la hi­ce cua­tro días des­pués de cum­plir 18 años. Era 1959, ha­cía seis me­ses que ha­bía en­tra­do en La Ha­ba­na, y ve­nía a Ma­drid. Iba ha­cia El Cai­ro a una reu­nión. La co­ne­xión era La Ha­ba­na-ma­drid-el Cai­ro, y la es­ca­la du­ró po­co más de me­dio día. En aquel en­ton­ces se sa­bían muy po­cas co­sas del Che, pe­ro ha­bía una re­la­ción muy sen­ti­men­tal con Cu­ba. Un com­pa­ñe­ro mío ha­bía es­ta­do con él en la Sie­rra Maes­tra y les ha­bía he­cho una en­tre­vis­ta a él y a Fi­del Cas­tro. Los de la em­ba­ja­da le di­cen que el Che Gue­va­ra vie­ne a ha­cer una es­ca­la en Ma­drid. Me lla­mó por si me in­tere­sa­ba ha­cer­le fo­tos, y cla­ro que acep­té. Fui­mos a bus­car­lo al ae­ro­puer­to, lo acom­pa­ña­mos al ho­tel, y en­tre mi ami­go y yo le arre­gla­mos las co­sas. Él co­no­cía al due­ño de Ga­le­rías Pre­cia­dos. En do­min­go es­ta­ba ce­rra­do. Man­dó a su hi­jo y a un em­plea­do pa­ra que le abrie­ra pa­ra él aten­der­le, y em­pe­za­mos la gi­ra. Nos fui­mos a la ciu­dad a las seis de la ma­ña­na.

LA FO­TO­GRA­FÍA SO­LA­MEN­TE SE APREN­DE VIEN­DO FO­TOS Y HA­CIEN­DO FO­TOS. LA TÉC­NI­CA PA­RA HA­CER FO­TO­GRA­FÍAS ES PO­CA: ES EL OJO, SO­LO EL OJO.

La gen­te me pre­gun­ta: «Y tú ¿qué le de­cías al Che?». ¿Qué voy a de­cir­le yo al Che? «¿De qué ha­bla­ba el Che?». Yo no ha­bla­ba con él, me po­nía a dis­tan­cia, lo que que­ría era que se vie­ra en las fo­tos que Gue­va­ra es­ta­ba en Ma­drid, que se vie­ra la Uni­ver­si­dad, el Ar­co del Triun­fo…, pe­ro esa fo­to no se vio has­ta 1996.

¿POR QUÉ TAN­TO TIEM­PO?

Por­que el pe­rió­di­co no la pu­bli­có. Sa­le por pri­me­ra vez en una ex­po­si­ción que se hi­zo en Bar­ce­lo­na, y esa fo­to sor­pren­de, por­que se ve so­lo, con el uni­for­me de mi­li­tar, en una ca­lle que es­tá va­cía a las sie­te de la ma­ña­na del do­min­go, con un le­tre­ro, él mi­ran­do pa­ra otro si­tio. Verle so­lo y en Ma­drid. Esa fo­to —la to­mé en la ciu­dad uni­ver­si­ta­ria, se ha con­ver­ti­do en his­tó­ri­ca— sor­pren­dió en la ex­po­si­ción, por­que nun­ca se ha­bía vis­to. Re­cuer­do que me lla­ma­ron unos com­pa­ñe­ros míos de Bar­ce­lo­na pa­ra de­cir­me que ha­bían vis­to una fo­to del Che to­ma­da por mi pa­dre. «¿De mi pa­dre? Mi pa­dre nun­ca ha he­cho fo­tos».

Iba el Che —y otros dos que tam­bién lle­va­ban uni­for­me y bar­ba— pa­sean­do por La Gran Vía. Hu­bo quien di­jo: «Ese que lle­va la go­rra di­fe­ren­te de­be ser Fi­del Cas­tro». En la ca­fe­te­ría don­de es­tu­vi­mos desa­yu­nan­do, la ca­ma­re­ra —ella es­ta­ba en la ba­rra sir­vien­do— lo re­co­no­ció y me di­jo: «Ay, ese es el Che Gue­va­ra, ¿me po­dría ti­rar una fo­to con él?». «Por mi par­te no hay pro­ble­mas, pe­ro de­bía pre­gún­te­se­lo a él». Y el Che: «Cla­ro, có­mo no».

¿CÓ­MO VES EL MUN­DO DE LA FO­TO­GRA­FÍA AC­TUAL?

En Es­pa­ña no ha te­ni­do el res­pe­to y el re­co­no­ci­mien­to que ha te­ni­do en otros paí­ses. Hu­bo un mo­men­to, en el pe­rio­do de la tran­si­ción, en el que hu­bo una re­vo­lu­ción en la li­ber­tad, en lo cul­tu­ral, un cam­bio de la so­cie­dad y so­bre to­do de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Gra­cias a esa li­ber­tad apa­re­cie­ron di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción, una for­ma de con­tar la reali­dad y lo que pa­sa­ba, don­de la fo­to­gra­fía tu­vo una im­por­tan­cia muy fuer­te.

Hoy se ha­cen me­jo­res fo­tos que las que se han he­cho nun­ca. Aho­ra mis­mo hay en Ma­drid cua­tro o cin­co es­cue­las de fo­to­gra­fía im­por­tan­tí­si­mas.

Una co­sa es im­por­tan­te: la fo­to­gra­fía so­la­men­te se apren­de vien­do fo­tos y ha­cien­do fo­tos. No se ne­ce­si­ta la téc­ni­ca que re­quie­re un ar­qui­tec­to o quien va a ope­rar el co­ra­zón; esos pro­fe­sio­na­les ne­ce­si­tan sa­bi­du­ría, for­ma­ción y mu­chas co­sas. La téc­ni­ca pa­ra ha­cer fo­to­gra­fías es po­ca: es el ojo, so­lo el ojo.

CÉ­SAR LU­CAS, THE PHOTOGRAPHER WHO TOOK CHE'S PHOTO IN MA­DRID

Among my pho­tos, pro­bably the most fa­mous are tho­se of Che´s. I took Che's photo four days af­ter I tur­ned 18. It was 1959, six months af­ter he had en­te­red Havana, and then ca­me to Ma­drid. At that ti­me, very little was known about Che, but the­re was a very sen­ti­men­tal re­la­tions­hip with Cu­ba. A co­llea­gue of mi­ne had been with him in the Sie­rra Maes­tra and had in­ter­vie­wed him and Fi­del Cas­tro. Tho­se of the em­bassy told him that Che Gue­va­ra was going to make a stop in Ma­drid. He ca­lled me in ca­se I was in­ter­es­ted in ta­king pic­tu­res, and of cour­se I ac­cep­ted.

I did not talk to him, I kept so­me dis­tan­ce. What I wan­ted was just to show in the pho­tos that Gue­va­ra was in Ma­drid, with the Uni­ver­sity and the Triump­hal Arc in the back­ground... but that photo was not seen un­til 1996. It was shown for the first ti­me in an ex­hi­bi­tion in Bar­ce­lo­na. And that photo sur­pri­ses be­cau­se he is alo­ne, in his mi­li­tary uni­form, on a street that is de­ser­ted at se­ven o'clock on a Sun­day mor­ning. The­re is a sign but he is loo­king so­mew­he­re el­se. He is alo­ne and in Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.