ART­BO: LA FUER­ZA DE LOS SUE­ÑOS

Arte por Excelencias - - Contents - To­ni Pi­ñe­ra

Los sue­ños cons­ti­tu­yen, no hay du­das, el me­jor im­pul­so del hom­bre pa­ra lle­gar a la ci­ma. Des­de esos te­rre­nos in­trin­ca­dos del ser hu­mano se en­vían se­ña­les que más tar­de pue­den lle­gar a res­pi­rar des­de la reali­dad. En los adentros, el ar­tis­ta va cons­tru­yen­do su obra, ar­man­do su yo, que más tar­de sa­le a la su­per­fi­cie trans­for­ma­do por su ta­len­to crea­dor.

Los días de la 14ta. Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Ar­te de Bo­go­tá Art­bo 2018, que pa­seó con mu­cha ener­gía por es­ta aco­ge­do­ra ciu­dad es­col­ta­da de mon­ta­ñas en­tre el 24 y 29 de oc­tu­bre, fue­ron una pla­ta­for­ma in­ten­sa don­de los es­pec­ta­do­res pu­die­ron al­can­zar —en el re­cin­to fe­rial de Cor­fe­ria, y más allá de sus lí­mi­tes— esa fuer­za que lle­ga de lo más pro­fun­do del hom­bre, mez­cla­da con los an­he­los/in­quie­tu­des/sue­ños, con­ver­ti­da en ar­te.

En nues­tra Amé­ri­ca La­ti­na se pro­du­ce muy buen ar­te, des­de los años cin­cuen­ta y se­sen­ta, con to­das las van­guar­dias, el ci­ne­tis­mo, el cons­truc­ti­vis­mo y el neo­con­cre­tis­mo, que ocu­rrían si­mul­tá­nea­men­te en Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Ve­ne­zue­la. Tam­bién es­tá la ex­pe­rien­cia me­xi­ca­na pre­via con la fi­gu­ra­ción y el mu­ra­lis­mo. En los años se­ten­ta, el ar­te con­cep­tual de la re­gión fue pro­du­ci­do por ex­ce­len­tes ar­tis­tas, y en la dé­ca­da de los ochen­ta em­pe­zó a so­bre­sa­lir un po­co más la ex­pe­rien­cia ar­tís­ti­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na, ya no con mo­vi­mien­tos es­pe­cí­fi­cos, sino con de­sa­rro­llos par­ti­cu­la­res. En los no­ven­ta se pro­fe­sio­na­li­za aún más, en­ten­dién­do­se co­mo in­ser­ción en el mer­ca­do y en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal, a tra­vés de la apa­ri­ción de un círcu­lo de ga­le­rías, co­lec­cio­nis­mo e in­ter­cam­bio con cu­ra­do­res in­ter­na­cio­na­les, en gran me­di­da res­pon­dien­do más al es­pa­cio neo­yor­quino que al de Eu­ro­pa. Ya con el nue­vo si­glo xxi las ga­le­rías la­ti­noa­me­ri­ca­nas se con­so­li­dan, y los ar­tis­tas se po­si­cio­nan un po­co más.

Ejem­plos ci­me­ros de es­tas ten­den­cias y mo­vi­mien­tos vol­vie­ron a so­bre­sa­lir en la Fe­ria Art­bo 2018, que ha trans­for­ma­do a la ca­pi­tal co­lom­bia­na en un punto fo­cal del ar­te nues­tro en par­ti­cu­lar, y del in­ter­na­cio­nal, nu­clean­do a su al­re­de­dor un in­te­re­san­te mo­vi­mien­to que ru­ge por to­da la ciu­dad en oc­tu­bre, de la mano de es­te en­cuen­tro.

El hom­bre ha uti­li­za­do pa­ra crear los más inima­gi­na­bles ma­te­ria­les. Con el de­cur­sar del tiem­po y los si­glos, la vas­ta men­te hu­ma­na re­co­no­ce que to­do sir­ve pa­ra ha­cer ar­te, so­lo hay que pa­sar­lo por el ta­miz del ta­len­to y la ins­pi­ra­ción in­fi­ni­ta del ar­tis­ta, ese ser que pue­de en­gen­drar ma­ra­vi­llas con sus ma­nos y crea­ti­vi­dad. Por eso ca­da en­cuen­tro con el ar­te, en es­tas reunio­nes, de­vie­ne un es­pa­cio má­gi­co. Aque­llos que te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de es­tar en su na­ci­mien­to y pre­pa­ra­ción al­can­za­mos ins­tan­tes de asom­bro, por la ori­gi­na­li­dad de las pro­pues­tas, el es­fuer­zo y el amor con que ar­tis­tas y es­pe­cia­lis­tas las le­van­tan, mu­chas de ellas en su lu­gar, aun­que la gran ma­yo­ría ya vie­ne ter­mi­na­da. Por ellas cru­za el tiem­po —trans­for­ma­do en tra­ba­jo, amor, de­di­ca­ción que las ha­ce im­por­tan­tes, sin­gu­la­res…—, amén del ma­te­rial u ob­je­to. Más allá de los es­ta­ble­ci­dos y co­no­ci­dos, el ar­te con­tem­po­rá­neo no tie­ne fron­te­ras, por eso cual­quier co­sa les sir­ve a los crea­do­res: ti­zas, lá­pi­ces, frag­men­tos de mu­ro, ca­fé, azú­car, so­gas, are­na, ce­men­to, y tan­tos mu­chos más que la lis­ta se­ría in­ter­mi­na­ble.

Cien­tos y cien­tos de pie­zas cru­za­ron por las mi­ra­das que se acer­ca­ron al en­cuen­tro, traí­das de la mano por crea­do­res de una vein­te­na de paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, Eu­ro­pa y Asia, y Es­ta­dos Uni­dos. Allí con­ver­gie­ron ta­len­to, crea­ti­vi­dad, con­tem­po­ra­nei­dad, tra­di­ción, ex­pe­rien­cias, tra­ba­jo, as­pi­ra­cio­nes, reali­da­des e irrea­li­da­des que se ade­re­zan con el in­ge­nio y la ca­pa­ci­dad del ar­tis­ta pa­ra trans­for­mar el pen­sa­mien­to y los sen­ti­mien­tos, el ma­te­rial

o el ob­je­to, la vi­da o los sue­ños, en una obra que lle­va un fuer­te pe­so de la per­so­na­li­dad y to­do aque­llo que se mue­ve por los adentros del hom­bre. Cuan­do es­ta­mos en pre­sen­cia de una pie­za, sea es­cul­tu­ra, di­bu­jo, pin­tu­ra, ins­ta­la­ción, gra­ba­do, ob­je­to, vi­deo…, ve­mos un pro­duc­to ter­mi­na­do, al­go que co­bró vi­da des­pués de ho­ras y ho­ras de in­ce­san­te la­bo­rio­si­dad, de la mano y la men­te, y tam­bién ma­ti­za­do por al­go ex­tra­ño, in­terno, pro­fun­do que ya­ce en lo más ín­ti­mo del ser hu­mano. Ca­da pie­za es par­te de la vi­da del que la crea, es al­go su­yo, pro­pio, una per­te­nen­cia que va más allá de to­do lo que uno pue­de cal­cu­lar, por­que el pen­sa­mien­to hu­mano es vas­to. Las obras son, pues, re­fle­jos, se­ña­les, ins­pi­ra­cio­nes que lle­van el ADN crea­ti­vo de quien las for­ja.

UN AR­TE GE­NUINO, HU­MANO

Ca­da año, des­de 2004, vie­nen aquí des­ta­ca­das fi­gu­ras del ar­te jun­to con otros nom­bres más cer­ca­nos que tie­nen ya un es­pa­cio en el al­tar del ar­te la­ti­noa­me­ri­cano y mun­dial. Ellos pro­yec­ta­ron nue­va­men­te su sub­je­ti­vi­dad so­bre los pro­duc­tos del kitsch, en­ri­que­cie­ron el queha­cer plás­ti­co del área con sus no­ve­do­sos per­for­man­ces y ar­te po­ve­ra, ma­ti­za­ron de con­cep­tos vi­sua­les las más va­ria­das obras, ins­ta­la­ron ideas, gra­ba­ron tra­di­cio­nes, di­bu­ja­ron vi­das, pin­ta­ron el tiem­po con sus ma­ti­ces crea­ti­vos, res­pi­ra­ron en­tre for­mas y co­lo­res las tec­no­lo­gías más con­tem­po­rá­neas, y ela­bo­ra­ron pro­yec­tos de sus pro­pias co­mu­ni­da­des a la ma­ne­ra del ar­te.

Art­bo 2018 re­sul­tó un re­fle­jo ca­si per­fec­to de es­te queha­cer, una puer­ta abier­ta, bien an­cha, a la crea­ti­vi­dad, des­de las se­ten­ta ga­le­rías re­pre­sen­ta­das es­te año en la Fe­ria, de paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Es­pa­ña, Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Pe­rú, Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la, Uru­guay, Di­na­mar­ca, Alemania, Bra­sil, Fran­cia, In­gla­te­rra, Tur­quía, Ita­lia, Por­tu­gal, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na… Cu­ba es­tu­vo pre­sen­te en sus dos stands de la em­pre­sa Gé­ne­sis por los ar­tis­tas Ja­vier Cas­tro, Frank Mu­ji­ca, Re­né Fran­cis­co y Li­set Cas­ti­llo (ga­le­ría La Aca­cia), y Adrián Fer­nán­dez, Os­val­do Gon­zá­lez y Án­gel R. Ri­car­do Ríos (ga­le­ría Servando). En ge­ne­ral, to­das las ins­ti­tu­cio­nes re­for­za­ron su ca­rac­te­rís­ti­ca crea­do­ra, por­que tra­je­ron sus nó­mi­nas, fi­gu­ras im­por­tan­tes, maes­tros y jó­ve­nes ta­len­tos la­ti­noa­me­ri­ca­nos que con­for­ma­ron un ar­coí­ris vi­sual de lo que se ha he­cho y lo que se pro­du­ce hoy aquí, po­nien­do de re­lie­ve la sin­gu­la­ri­dad de lo rea­li­za­do en las más di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes y ten­den­cias. En­tre los ar­tis­tas cu­ba­nos que par­ti­ci­pa­ron tam­bién en la sec­ción Prin­ci­pal se con­ta­ron Car­los Ga­rai­coa, con Ga­le­ría El­ba Be­ní­tez (Es­pa­ña) y Lui­sa Stri­na (Bra­sil), y Wifredo Lam (Leon To­var Ga­llery, Es­ta­dos Uni­dos).

Cru­zar las mi­ra­das por los es­pa­cios fue re­con­for­tan­te. En mu­chos de ellos, con­tra­ria­men­te a lo su­ce­di­do en edi­cio­nes an­te­rio­res, se ob­ser­va­ba una mi­ra­da in­tros­pec­ti­va al hom­bre, a su en­torno na­tu­ral, le­jos de las tec­no­lo­gías más avan­za­das. Mu­chas pie­zas uti­li­za­ban ma­te­ria­les de desecho, otros sa­li­dos de lo más pro­fun­do de la na­tu­ra­le­za, en­fo­can­do as­pec­tos cru­cia­les pa­ra la vi­da en la Tie­rra en es­te si­glo xxi: la eco­lo­gía en pri­mer lu­gar, y la lu­cha del ser hu­mano don­de­quie­ra que es­té pa­ra sal­var la ca­sa co­mún que nos aco­ge. Por es­ta cuer­da po­de­mos ci­tar a John No­mes­qui (ga­le­ría Au­ro­ra-es­pa­cio pa­ra el ar­te y el di­se­ño), con su ins­ta­la­ción Ár­bol blan­co II, rea­li­za­da en te­ji­do he­cho con ho­jas de cua­derno y tron­co de ár­bol na­tu­ral, que cau­só ad­mi­ra­ción por la ho­nes­ti­dad/li­ris­mo de su pro­pues­ta; Car­los Iri­jal­ba (ga­le­ría Juan Si­lió, Santander, Es­pa­ña) con sus fo­to­gra­fías Walls —im­pre­sio­nes en tin­tas pig­men­ta­das so­bre al­go­dón, que resultan gri­tos de alar­ma y sen­si­bi­li­za­ción pa­ra con­ser­var los pai­sa­jes y los es­pa­cios es­cul­pi­dos por la ma­dre na­tu­ra— en con­tra de la de­vas­ta­ción del en­torno.

Un to­que de la ele­gan­cia y gran­de­za de los maes­tros acer­có nom­bres co­mo los de los es­cul­to­res Eduar­do Ra­mí­rez Vi­lla­mi­zar y Edgar Ne­gret (Co­lom­bia), Ju-

lio Le Parc (Ar­gen­ti­na), Car­los Cruz-diez (Ve­ne­zue­la) —que sa­lu­da­ba a la en­tra­da de Art­bo 2018 con una in­men­sa ins­ta­la­ción mul­ti­co­lor con sus ras­gos ci­né­ti­cos—, Ana Mercedes Ho­yos (Co­lom­bia), Li­lia­na Por­ter (Ar­gen­ti­na), Fer­nan­do de Szysz­lo (Pe­rú)…, jun­to con esos jó­ve­nes que si­guen sus pa­sos y col­man de ad­mi­ra­ción los es­pa­cios con en­tre­gas don­de se reúne, en un mis­mo tra­ba­jo, con­tem­po­ra­nei­dad/ tra­di­ción. Son mu­chos los nom­bres que no ca­brían en es­te cor­to es­pa­cio. La Fe­ria dis­tin­guió, con lu­ci­dez de di­se­ño/ca­li­dad, otras áreas, ade­más de la Prin­ci­pal: Pro­yec­tos, Re­fe­ren­tes, Si­tio, Ar­te­cá­ma­ra, Fo­ro, Pu­bli­ca­cio­nes, Li­bro de Ar­tis­ta y Ar­ti­cu­lar­te, don­de el pú­bli­co en­con­tró mu­chas más sor­pre­sas vi­sua­les.

La di­rec­to­ra de Art­bo, Ma­ría Paz Ga­vi­ria, ex­pre­só: «No que­re­mos que es­to sea so­lo un es­pa­cio pa­ra el ar­te na­cio­nal, sino tam­bién in­ter­na­cio­nal; que se re­sal­te lo me­jor de Co­lom­bia, de La­ti­noa­mé­ri­ca y del mun­do. En esa me­di­da, se ha en­fo­ca­do mu­cho en la ca­li­dad de es­ta se­lec­ción, pa­ra que ha­ya ga­le­rías que ma­ne­jen ar­te mo­derno e his­tó­ri­co, y de es­ta for­ma los bo­go­ta­nos que­den in­mer­sos en di­fe­ren­tes ex­pre­sio­nes de las ar­tes plás­ti­cas».

AR­TE POR EXCELENCIAS EN ART­BO 2018

La re­vis­ta Ar­te por Excelencias ocu­pó, por ter­ce­ra oca­sión con­se­cu­ti­va, un sin­gu­lar y atrac­ti­vo es­pa­cio en la sec­ción de Pu­bli­ca­cio­nes, jun­to a me­dios tan im­por­tan­tes co­mo la re­vis­ta co­lom­bia­na Art Ne­xus, la re­vis­ta Te­rre­mo­to (Mé­xi­co), Ar­te Al Lí­mi­te (Chi­le), He­chi­zo, Ex­cla­ma, Acoar­te, Ar­te­cir­cui­to, el pe­rió­di­co Ar­te­ria, en­tre mu­chos otros del país an­fi­trión, y otras pu­bli­ca­cio­nes re­pre­sen­tan­do mu­seos de Co­lom­bia (Pe­rei­ra, Na­cio­nal, An­tio­quía…), edi­to­ria­les y otras ins­ti­tu­cio­nes. Ata­via­da en el stand por afi­ches que dan mues­tra de la di­ver­si­dad cul­tu­ral de la ma­yor de las An­ti­llas —del Ba­llet Na­cio­nal de Cu­ba, li­de­ra­do por la figura de Ali­cia Alon­so, de pri­me­ros bai­la­ri­nes de la com­pa­ñía, y del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ba­llet de La Ha­ba­na Ali­cia Alon­so, que es­ta­ba a las puer­tas—, fue un po­ten­te imán que des­per­tó el in­te­rés de los es­pec­ta­do­res que por allí pa­sa­ban. Lue­go, en­con­trar ese te­so­ro cul­tu­ral/ar­tís­ti­co en las ele­gan­tes pá­gi­nas de la re­vis­ta Ar­te por Excelencias, del gru­po es­pa­ñol Excelencias —su di­rec­tor Jo­sé Car­los de San­tia­go par­ti­ci­pó con to­do éxi­to en es­ta edi­ción—, atraía aún más la aten­ción. Y tam­bién se su­ma­ban es­tu­dian­tes de ba­llet o ar­te que han pa­sa­do por Cu­ba pa­ra es­tu­diar y re­ci­bir ta­lle­res de crea­ción en el Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Ar­te, el Ba­llet Na­cio­nal de Cu­ba o las Es­cue­las Na­cio­na­les de Dan­za; tu­ris­tas que han lle­ga­do aquí bus­can­do cul­tu­ra, otros que han re­ci­bi­do aten­ción en hos­pi­ta­les cu­ba­nos, o des­ta­ca­dos ar­tis­tas que han si­do in­vi­ta­dos a las Bie­na­les de La Ha­ba­na o a mues­tras en di­sí­mi­les ins­ti­tu­cio­nes cu­ba­nas, in­clu­so en Ca­sa de las Amé­ri­cas.

El stand de Ar­te por Excelencias alum­bró con sus pá­gi­nas tam­bién a es­pe­cia­lis­tas, per­so­na­li­da­des de la po­lí­ti­ca, cul­tu­ra y ar­te, pro­mo­to­res, di­rec­to­res, co­lec­cio­nis­tas y ar­tis­tas de las di­ver­sas es­fe­ras, des­per­tan­do in­te­rés en el pú­bli­co pre­sen­te por su ca­li­dad, tan­to for­mal co­mo con­cep­tual, los te­mas di­fun­di­dos en sus dis­tin­tas sec­cio­nes, así co­mo las per­so­na­li­da­des que han en­con­tra­do en sus pá­gi­nas, sin ol­vi­dar te­má­ti­cas re­fe­ren­tes a la vi­da de las ciu­da­des, los hom­bres/mu­je­res de es­ta re­gión, que es su ra­zón de ser, lo que ha­bla de la la­bor de su equi­po pa­ra en­tre­gar tra­ba­jos que atra­pen al lec­tor.

Más allá de las es­tre­chas fron­te­ras de Cor­fe­rias, el ar­te des­bor­da­ba otras ferias sa­té­li­tes que en esos días lle­nan rin­co­nes de la ciu­dad: Bo­go­tá Ar­te-bar­cú, Fe­ria del Mi­llón, Art­chi­có, Odeón in­ten­si­vo… Jun- to a las mues­tras abier­tas en di­fe­ren­tes ga­le­rías, mu­seos y cen­tros al­ter­na­ti­vos de la ciu­dad, de­mues­tran en ma­yús­cu­las que, en oc­tu­bre, el ar­te es­tá de fe­ria en Bo­go­tá.

THE PO­WER OF DREAMS

Art­bo 2018 has trans­for­med the Co­lom­bian ca­pi­tal in­to a fo­cal point of in­ter­na­tio­nal art, and of ours in par­ti­cu­lar, nu­clea­ting around it an in­ter­es­ting mo­ve­ment th­roug­hout the city hand in hand with this mee­ting. Each event be­co­mes a ma­gi­cal spa­ce due to the ori­gi­na­lity of the of­fers. Be­yond the es­ta­blis­hed and known, con­tem­po­rary art has no borders. That's why anyt­hing ser­ves the crea­tors: chalk, pen­cils, wall frag­ments, cof­fee, su­gar, ro­pes, sand, ce­ment… the list could be end­less.

Ar­te por Excelencias ma­ga­zi­ne oc­cu­pied, for the third con­se­cu­ti­ve ti­me, a sin­gu­lar and at­trac­ti­ve spa­ce in the Pu­bli­ca­tions sec­tion. The stand was ador­ned with posters that sho­wed the cul­tu­ral di­ver­sity of the lar­gest is­land of the An­ti­lles. It was a po­wer­ful mag­net that arou­sed the in­ter­est of the pas­sers-by. Then, fin­ding that cul­tu­ral/ar­tis­tic trea­su­re on the fancy pa­ges of Ar­te por Excelencias - its di­rec­tor Jo­sé Car­los de San­tia­go par­ti­ci­pa­ted with all suc­cess in this edi­tion - at­trac­ted even mo­re at­ten­tion.

A la inau­gu­ra­ción de Art­bo asis­tie­ron im­por­tan­tes per­so­na­li­da­des co­lom­bia­nas.

Nues­tro en­via­do es­pe­cial To­ni Pi­ñe­ra en el stand de Ar­te por Excelencias.

Jo­sé Car­los de San­tia­go, pre­si­den­te del Gru­po Excelencias, y Ma­ría Paz Ga­vi­ria, di­rec­to­ra de Art­bo.

An­drea Wal­ker, fun­da­do­ra de Art­bo y ac­tual di­rec­to­ra de la ga­le­ría Au­ro­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.