BEA­TRIZ MÁR­QUEZ Y EL «PE­CA­DO» DE HA­CER MÚ­SI­CA

Arte por Excelencias - - Contents - Jai­me Ma­só To­rres

L ibre de pe­ca­do, el nue­vo disco de Bea­triz Már­quez, ob­tu­vo re­cien­te­men­te el Gran Premio en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal Cu­ba­dis­co. Con él hay que te­ner en cuen­ta, de ma­ne­ra cla­ra y pro­fun­da, que la crea­ción ar­tís­ti­ca no es­tá muer­ta. No fe­ne­ce el de­seo de ha­cer por la mú­si­ca cu­ba­na a la al­tu­ra que es­ta exi­ge: sin con­ce­sio­nes co­mer­cia­les que la hun­dan en una apa­bu­llan­te ma­rea de so­no­ri­da­des pue­ri­les, sin el más pu­ro de­seo de de­jar una hue­lla o ha­cer his­to­ria.

Bea­triz Már­quez, ca­lla­da y ana­lí­ti­ca, per­te­ne­ce al gru­po de músicos que es­pe­ran con pa­cien­cia, co­mo un mon­je asiá­ti­co, a que un pro­yec­to to­me vi­da, se desa­rro­lle y ca­mi­ne con sol­tu­ra. La Már­quez no co­no­ce la ra­pi­dez ni en el can­to ni en la se­lec­ción ni en la fa­ma. Sa­be, por­que tie­ne me­dio si­glo de vi­da ar­tís­ti­ca, que lo pro­fun­da­men­te fa­mo­so hoy, pue­de con­ver­tir­se en ma­te­ria in­ser­vi­ble ma­ña­na, por eso lo que ha­ce tie­ne ga­ran­tía eter­na.

Di­cen que des­de sus pri­me­ros es­tu­dios mu­si­ca­les, los pro­fe­so­res ad­vir­tie­ron en ella el ge­nio con el que na­ció. Des­co­lla­ba en­tre to­dos, y su voz se im­po­nía, más allá del tim­bre ori­gi­nal, por co­lo­car la no­ta en el lu­gar jus­to.

A Bea­triz se le agra­de­cen tan­tas co­sas que, en nom­bre de to­da Cu­ba, le fue

otor­ga­do el Premio Na­cio­nal de Mú­si­ca en el año 2015. Y el mé­ri­to es tan pe­que­ño an­te lo que ella ha­ce, que so­lo un aplau­so nos de­ja la con­cien­cia tran­qui­la.

En la re­cien­te en­tre­ga dis­co­grá­fi­ca de Bea­triz, la ar­tis­ta de­ci­de ho­me­na­jear al maes­tro Adol­fo Guz­mán. La Már­quez no ol­vi­da, ni se lo per­mi­te. De­fien­de el pa­tri­mo­nio con lo que sa­be y pue­de: la mú­si­ca. La due­ña del me­jor ca­li­fi­ca­ti­vo que pue­de car­gar so­bre sus hom­bros una ar­tis­ta: La Mu­si­ca­lí­si­ma, otor­ga­do por otro aman­te de lo bello, Or­lan­do Qui­ro­ga, tie­ne la con­cien­cia tran­qui­la.

«Ha­ce mu­chos años —nos di­ce— año­ra­ba can­tar par­te de la obra del maes­tro Guz­mán, a quien res­pe­to mu­cho por­que es uno de los más im­por­tan­tes en la can­cio­nís­ti­ca de nues­tro país. Al rea­li­zar es­te tra­ba­jo jun­to a ese gran pro­duc­tor y ex­ce­len­te mú­si­co que es Jor­ge Ara­gón Jr., me sien­to con una ale­gría tre­men­da, co­mo ar­tis­ta y co­mo can­tan­te. Sien­to que he de­fen­di­do la cul­tu­ra de una per­so­na que lo me­re­ce.

»Lle­vo cin­cuen­ta años de vi­da ar­tís­ti­ca, ten­go la ima­gen de Guz­mán en mi men­te. Yo gra­ba­ba mu­chí­si­mo jun­to con la or­ques­ta del Ins­ti­tu­to Cu­bano de Ra­dio­di­fu­sión en los es­tu­dios de Ra­dio Pro­gre­so, y el Maes­tro te­nía la ba­tu­ta. Allí tu­ve la di­cha de tra­ba­jar jun­to a él. Ha­ber­lo co­no­ci­do co­mo di­rec­tor or­ques­tal, co­mo com­po­si­tor, co­mo gran per­so­na que fue, con mu­chos va­lo­res, me ha per­mi­ti­do res­pe­tar siem­pre su obra can­ta­da, so­bre to­do por can­tan­tes lí­ri­cos. Es­te es un gran sue­ño. Po­der rea­li­zar­lo aho­ra, a mi ma­ne­ra, pe­ro siem­pre res­pe­tan­do los pa­tro­nes de él, me ha­ce sen­tir muy sa­tis­fe­cha».

So­bre las la­bo­res crea­ti­vas jun­to al muy ta­len­to­so Jor­ge Ara­gón, la Már­quez nos cuen­ta que co­no­ció de su vir­tuo­sis­mo cuan­do gra­bó el disco Due­tos, pro­du­ci­do por Juan Ma­nuel Ce­ru­to. Ade­más, Jor­ge Ara­gón Jr. fue el pia­nis­ta que la acom­pa­ñó en el te­ma que in­ter­pre­tó jun­to a Juan For­mell. Des­de aquel mo­men­to su­po que el jo­ven era la per­so­na ideal pa­ra tra­ba­jar en el disco Li­bre de pe­ca­do, por su li­ris­mo a la ho­ra de to­car, y por en­ten­der bien la obra de Guz­mán.

«Acer­té y no me equi­vo­qué. Cuan­do es­cu­chen los arre­glos se da­rán cuen­ta de los va­lo­res de Jor­gi­to. Su pa­pá tam­bién fue pia­nis­ta, fui­mos com­pa­ñe­ros en el Con­ser­va­to­rio Ama­deo Roldán, y ca­si siem­pre tra­ba­ja­ba en la dis­co­gra­fía de mis ini­cios, aque­lla que hi­ce con la Egrem [Em­pre­sa de Gra­ba­cio­nes y Edi­cio­nes Mu­si­ca­les], don­de es­tán to­dos esos te­mas co­no­ci­dos de mi ca­rre­ra ar­tís­ti­ca».

Tra­ba­jar con per­so­nas jó­ve­nes pa­re­ce ser una dis­ci­pli­na im­pues­ta por Bea­triz Már­quez. Con­tra­rio a otros con­sa­gra­dos, La Mu­si­ca­lí­si­ma aprue­ba los re­tos, ba­jo un sim­ple e im­por­tan­te con­cep­to:

«Lo pri­me­ro es el ta­len­to. Los jó­ve­nes tie­nen ideas muy ac­tua­les, muy fres­cas. Hay que co­no­cer a la per­so­na, saber su ca­pa­ci­dad co­mo mú­si­co, su crea­ti­vi­dad, eso es lo que me ha­ce de­fi­nir con quién voy a tra­ba­jar. En el ca­so de Jor­gi­to hay que des­ta­car que es­cri­bió pa­ra el co­ro, yo me que­dé sor­pren­di­da cuan­do es­cu­ché esa gra­ba­ción, có­mo re­par­tió las vo­ces. Él te po­ne a so­ñar».

So­bre la se­lec­ción de los te­mas del disco des­ta­ca:

«Ha­bía te­mas que ya es­ta­ban en mi co­ra­zón. Ten­go que agra­de­cer tam­bién a Fe­li­pe Mor­fa, pues él en un ca­se­te me lle­vó al­gu­nos te­mas que ha­bían gra­ba­do Est­her Bor­ja y Mar­ta Jus­ti­nia­ni, eso tie­ne un gran valor pa­ra mí, lo agra­dez­co mu­cho».

Co­mo to­do en la mú­si­ca, ca­da te­ma guar­da una his­to­ria sin­gu­lar. Así su­ce­de con la can­ción Por tu fal­so amor, de 1970. La pro­pia Bea­triz lo cuen­ta:

«Su­ce­dió que el di­rec­tor del Mu­seo de la Mú­si­ca, Je­sús Gó­mez Cai­ro, en­con­tró la par­ti­tu­ra del te­ma de­di­ca­do es­pe­cial­men­te pa­ra mí. Gó­mez Cai­ro lla­mó a Li­gia, la hi­ja del maes­tro Guz­mán, y ella a mí. Me en­se­ñó la par­ti­tu­ra, y me que­dé en­can­ta­da».

Una vez lis­to el ma­te­rial, las im­pre­sio­nes fue­ron di­ver­sas.

«Te soy sin­ce­ra: to­da­vía no lo creo. Es­cu­cho ese tra­ba­jo y me que­do fas­ci­na­da. No por lo que he can­ta­do, sino por lo que hay de­trás de mí. Or­gu­llo­sa de Jor­ge Ara­gón Jr., del di­rec­tor Jo­sé An­to­nio Mén­dez (hi­jo), de los más de cien músicos que par­ti­ci­pa­ron. Es­toy fe­liz».

Pue­de afir­mar­se que Li­bre de pe­ca­do cons­ti­tu­ye una de las más gran­des pro­duc­cio­nes de Bea­triz Már­quez. En las no­tas pa­ra el disco, el maes­tro Leo Brou­wer elo­gia la la­bor de Jor­ge Ara­gón, quien «ha lo­gra­do or­ques­tar con una gran­dí­si­ma ca­li­dad y buen gus­to, sin las fór­mu­las ha­bi­tua­les en la can­cio­nís­ti­ca cu­ba­na. (…) Pe­ro ade­más, or­ques­tar pa­ra la voz úni­ca de Bea­triz Már­quez en sus can­cio­nes lí­ri­cas y por con­tras­te los to­ques jaz­zís­ti­cos de buen gus­to, re­fres­can el mun­do de la mú­si­ca po­pu­lar ac­tual».

Por su par­te, Sil­vio Ro­drí­guez afir­ma que Li­bre… «es un disco que fal­ta­ba, que ha­cía fal­ta. Es­toy se­gu­ro de que era una deu­da que Bea­triz Már­quez te­nía con­si­go mis­ma y con el Maes­tro. (…) Es­te disco, co­mo una má­qui­na del tiem­po, pro­yec­ta ta­len­tos de tres ge­ne­ra­cio­nes. Y lo que los aco­pla es la vir­tud mu­si­cal».

Cuan­do Li­bre de pe­ca­do ya es­té en­tre el pú­bli­co, mu­cho se di­rá. Du­do que exis­tan de­trac­to­res, aun­que siem­pre sal­ta aquel que des­co­no­ce y ca­re­ce. Bea­triz en­se­ña a los más nue­vos o a quie­nes se de­jan lle­var por las olas de lo su­per­fluo que en la mú­si­ca, co­mo en la vi­da, el es­tu­dio y la me­di­ta­ción cons­ti­tu­yen ex­ce­len­tes he­rra­mien­tas pa­ra el éxi­to.

¿Qué otro mis­te­rio ocul­ta es­ta mu­jer? ¿Has­ta dón­de nos con­du­ci­rá con esa voz que no co­no­ce los ara­ña­zos del tiem­po, con esa sua­vi­dad pa­ra to­car el piano y con esa cohe­ren­cia en sus pro­duc­cio­nes? ¿Qué le que­da por can­tar y de­cir, aun cuan­do en cin­cuen­ta años de vi­da ar­tís­ti­ca se pue­de de­cir y can­tar to­do? Se es fe­liz cuan­do sa­be­mos que exis­ten pro­fe­sio­na­les co­mo Bea­triz Már­quez.

BEA­TRIZ MÁR­QUEZ AND THE SIN OF MA­KING MU­SIC

Li­bre de pe­ca­do (“Sin Free,”) the new al­bum by Bea­triz Már­quez, re­cently won the Grand Pri­ze at the Cu­ba­dis­co In­ter­na­tio­nal Fair. With it, it be­co­mes ob­vious, in a clear and pro­found way that ar­tis­tic crea­tion is not dead. The desire to do for Cu­ban mu­sic at the le­vel it de­mands does not stop: wit­hout com­mer­cial con­ces­sions that plun­ge it in­to an overw­hel­ming ti­de of chil­dish so­no­ri­ties, wit­hout the pu­rest desire to make a mark or make his­tory.

Bea­triz Már­quez, si­lent and analy­tic, be­longs to that group of mu­si­cians who wait pa­tiently, li­ke an Asian monk, for a pro­ject to ta­ke li­fe, de­ve­lop and be set in mo­tion with ea­se. Már­quez is not keen on speed, neit­her for her songs, nor upon se­lec­ting them, nor on achie­ving fa­me. You know, be­cau­se her ar­tis­tic li­fe is now half a cen­tury old, and that what is so fa­mous to­day may be­co­me use­less to­mo­rrow: that is why what she does is eter­nally gua­ran­teed.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.