CER­VE­ZAS AL­HAM­BRA

CON­VIER­TE A GRA­NA­DA EN UN MU­SEO UR­BANO

Arte por Excelencias - - España - Por YOR­DA­NIS RI­CAR­DO PU­PO, en­via­do es­pe­cial Fo­tos @YRI­CAR­DO

D el 21 al 30 de sep­tiem­bre, la pla­ta­for­ma crear/sin/pri­sa, de Cer­ve­zas Al­ham­bra, con­vir­tió el cen­tro de Gra­na­da en un mu­seo ur­bano, con obras de ar­te con­tem­po­rá­neo que in­vi­tan «a to­mar­se el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra de­lei­tar­se con los de­ta­lles de ins­ta­la­cio­nes irre­pe­ti­bles».

Es la pri­me­ra vez que coin­ci­den en la mis­ma ciu­dad las seis pie­zas ar­te­sa­na­les de la co­lec­ción, crea­das por ar­tis­tas es­pa­ño­les y ex­tran­je­ros e ins­pi­ra­das en Gra­na­da y en la fi­lo­so­fía de la em­pre­sa cer­ve­ce­ra: «Pa­rar más, sen­tir más».

Ins­ta­la­das en lu­ga­res em­ble­má­ti­cos de la ca­pi­tal na­za­rí, co­mo la Fuen­te de las Ba­ta­llas o la Pla­za del Car­men, en ca­da una de ellas hu­bo per­so­nal es­pe­cia­li­za­do pa­ra con­tar a los tran­seún­tes los pro­ce­sos de crea­ción. Pa­ra dis­fru­tar­las en pro­fun­di­dad, se or­ga­ni­za­ron ade­más vi­si­tas guia­das y en­cuen­tros abier­tos con los au­to­res.

Ar­te por Excelencias no po­día de­jar pa­sar es­ta opor­tu­ni­dad de «pa­rar, mi­rar, to­car y sen­tir» el tra­ba­jo de Mau Mor­gó, Pier­pao­lo Fe­rra­ri, Ra­quel Ro­dri­go, Ál­va­ro Ca­ta­lán, Na­cho Carbonell y Mar­tín Azúa, y nos apun­ta­mos a una de las vi­si­tas guia­das, ca­sual­men­te el do­min­go 23 de sep­tiem­bre, en el que el he­mis­fe­rio nor­te ce­le­bra la lle­ga­da del oto­ño.

El re­co­rri­do lo co­men­za­mos en el «Punto de ins­pi­ra­ción», un pe­que­ño lo­cal en la ca­lle Al­hón­di­ga que ha si­do otras ve­ces cuar­tel ge­ne­ral de las pro­pues­tas cul­tu­ra­les de Cer­ve­zas Al­ham­bra. Aquí se en­cuen­tran la ins­ta­la­ción Pers­pec­ti­va, de Mau Mor­gó, y los car­te­les de Pier­pao­lo Fe­rra­ri.

Tam­bién fue el lu­gar don­de es­tu­vi­mos más «fres­qui­tos», pues aun­que su-

pues­ta­men­te el ve­rano da­ba sus úl­ti­mos co­le­ta­zos, du­ran­te el re­co­rri­do tu­vi­mos en­tre 26 y 33 gra­dos Cel­sius; su­da­mos un po­co, pe­ro eso es lo que tie­ne vi­si­tar un «mu­seo ur­bano» a fi­na­les de sep­tiem­bre en el sur de Es­pa­ña.

PERS­PEC­TI­VA

Des­de va­rias pers­pec­ti­vas hay que mi­rar es­ta ins­ta­la­ción de vi­drio, fa­bri­ca­da en la Real Fá­bri­ca de Cris­ta­les de la Gran­ja de San Il­de­fon­so (Se­go­via), ba­jo las in­di­ca­cio­nes del di­se­ña­dor ca­ta­lán Mau Mor­gó (Bar­ce­lo­na, 1988). Más de cien pe­que­ños cris­ta­les ta­lla­dos a mano que, co­mo las bal­do­sas de La Al­ham­bra, co­bran sen­ti­do cuan­do se unen, cuan­do se ob­ser­van des­de dis­tin­tas po­si­cio­nes.

Así, en su con­jun­to, es­tos tro­zos de vi­drio for­man las bo­te­llas en que se co­mer­cia­li­zan ac­tual­men­te las cer­ve­zas Al­ham­bra Es­pe­cial, Re­ser­va 1925 y Re­ser­va Al­ham­bra Ro­ja. Las pie­zas se su­per­po­nen, «co­mo los sa­bo­res, tex­tu­ras y ma­ti­ces» de las be­bi­das Pre­mium de Cer­ve­zas Al­ham­bra.

Ya des­de aquí des­cu­bri­mos las ca­rac­te­rís­ti­cas que se­rán co­mu­nes en el res­to de las obras: tra­ba­jo y ma­te­ria­les ar­te­sa­na­les (vi­drio, me­tal, es­par­to…), co­lo­res (ro­jo, ver­de, ama­ri­llo, ocre), lu­ces y som­bras ins­pi­ra­dos en La Al­ham­bra, ob­je­tos co­ti­dia­nos con­ver­ti­dos en obras de ar­te (bo­te­llas, si­llas, al­fom­bras… ¿he­ren­cia pop?), obras po­li­mór­fi­cas que hay que ad­mi­rar des­de dis­tin­tas pers­pec­ti­vas, que, por sus di­men­sio­nes, ne­ce­si­tan de mu­chas ma­nos pa­ra ha­cer­las reali­dad; de­ta­lles de una «be­lle­za ocul­ta que no se en­cuen­tra a sim­ple vis­ta», que so­lo pue­den ver­se cuan­do ol­vi­da­mos la pri­sa.

PIER­PAO­LO FE­RRA­RI PA­RA CER­VE­ZAS AL­HAM­BRA

La plan­ta su­pe­rior del lo­cal de la ca­lle Al­hón­di­ga 31 ha si­do, li­te­ral­men­te, em­pa­pe­la­da con las fo­to­gra­fías de Pier­pao­lo Fe­rra­ri, «un ar­te­sano tras las cá­ma­ra», y el úni­co ex­tran­je­ro en la nó­mi­na de crear/sin/pri­sa. Pa­ra con­se­guir­las, el ita­liano se ba­só en la téc­ni­ca «prue­ba-error». Reali­zó in­nu­me­ra­bles fo­to­gra­fías de es­ce­ni­fi­ca­cio­nes don­de la am­plia ga­ma de cer­ve­zas Al­ham­bra es pro­ta­go­nis­ta.

El ar­tis­ta jue­ga con las dis­tin­tas po­si­cio­nes que per­mi­te el re­fle­jo de la luz y sus som­bras, dán­do­le lue­go un to­que pop al me­jor es­ti­lo War­hol, y don­de, otra vez, pre­va­le­cen los co­lo­res pre­sen­tes en La Al­ham­bra.

En su con­jun­to, los car­te­les com­ple­tan una fuen­te inago­ta­ble de re­cur­sos pu­bli­ci­ta­rios del que, es­pe­ra­mos, Cer­ve­zas Al­ham­bra po­dría sa­car mu­cho par­ti­do en el fu­tu­ro.

De ca­mino a la pri­me­ra pa­ra­da ex­te­rior de es­te mu­seo ur­bano, en Pla­za Nue­va, el guía va con­tan­do se­cre­tos de los si­tios por los que va­mos tran­si­tan­do, co­mo los usos de la Pla­za Bib-ram­bla —don­de ese fin de se­ma­na se ha ins­ta­la­do un mer­ca­di­llo (Los Zo­cos del Al-án­da­lus) que re­cuer­da có­mo era la vi­da aquí en la Edad Me­dia—, o lo que pa­só con los puen­tes so­bre el río Da­rro tras su abo­ve­da­do.

HAY CO­SAS QUE NE­CE­SI­TAN TIEM­PO

El tiem­po es una de las pre­mi­sas de la fi­lo­so­fía de Cer­ve­zas Al­ham­bra, co­mo lo es de la obra de Ra­quel Ro­dri­go. Aquí hay que de­te­ner­se y ad­mi­rar su tra­ba­jo, de le­jos y de cer­ca, pa­ra po­der en­ten­der su di­men­sión. Ar­qui­cos­tu­ra le lla­ma la va­len­cia­na, que ha he­cho del street art su fi­lo­so­fía de vi­da.

La au­to­ra re­cu­pe­ra una «re­ce­ta tra­di­cio­nal pa­ra crear al­go nue­vo, pa­ra emo­cio­nar y ha­cer sen­tir las raí­ces». Par­tien­do del tra­di­cio­nal punto de cruz, y con la ayu­da de die­ci­séis cos­tu­re­ras, Ro­dri­go cons­tru­yó el in­men­so mu­ral con el que se es­tre­nó es­ta pla­ta­for­ma, que tam­bién pre­ten­de ser un via­je a los orí­ge­nes ar­te­sa­nos de An­da­lu­cía y de la ela­bo­ra­ción de las cer­ve­zas Al­ham­bra.

PA­RA, MI­RA, TO­CA

Al la­do de la fuen­te de Isabel la Ca­tó­li­ca, en la pla­za que lle­va su nom­bre, do­ce ob­je­tos den­tro de un círcu­lo imi­tan un jar­dín japonés. Des­de tres pun­tos, una es­pe­cie de an­teo­jos del mis­mo ma­te­rial que las le­tras per­mi­te or­de­nar las pa­la­bras: pa­ra, mi­ra y to­ca; pe­ro ten­ga cui­da­do, no in­ten­te sen­tar­se so­bre las le­tras o re­ci­bi­rá un fuer­te re­ga­ño de la guar­dia de se­gu­ri­dad,

Fo­to­gra­fías de Pier­pao­lo Fe­rra­ri pa­ra Cer­ve­zas Al­ham­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.