GRA­NA­DA ES UNA PIE­ZA CLA­VE PA­RA EN­TEN­DER LA HIS­TO­RIA DE ES­PA­ÑA Y DE SUS TRA­DI­CIO­NES.

Arte por Excelencias - - España -

a la que no le han in­for­ma­do bien qué sig­ni­fi­ca eso de «pa­rar, mi­rar y to­car».

Ál­va­ro Ca­ta­lán (Ma­drid, 1975) se ins­pi­ró tam­bién en las mí­ti­cas bal­do­sas de La Al­ham­bra pa­ra, con «ri­gor, pa­cien­cia y ca­ri­ño», ha­cer es­ta ins­ta­la­ción, ela­bo­ra­da con bo­te­llas de cer­ve­zas Al­ham­bra, ce­men­to blan­co y re­si­na co­lo­rea­da.

«Gra­na­da es una pie­za cla­ve pa­ra en­ten­der nues­tra his­to­ria y nues­tras tra­di­cio­nes», afir­ma Ca­ta­lán, qui­zás por­que la con­quis­ta de es­ta ciu­dad por los re­yes ca­tó­li­cos, en 1492, fue el pa­so de­fi­ni­ti­vo pa­ra la crea­ción del ac­tual Reino de Es­pa­ña y tam­bién del mal lla­ma­do des­cu­bri­mien­to y pos­te­rior co­lo­ni­za­ción de las Amé­ri­cas.

EL PA­TIO

Ca­si al fi­nal de nues­tro re­co­rri­do y acer­cán­do­nos a los 33 gra­dos sin ha­ber pro­ba­do to­da­vía una re­fres­can­te cer­ve­za, vie­ne bien des­can­sar del tre­pi­dan­te sol en El pa­tio del tam­bién va­len­ciano Na­cho Carbonell (1980).

Ins­ta­la­do fren­te al edi­fi­cio que al­ber­ga al ac­tual Ayun­ta­mien­to de Gra­na­da, en la Pla­za del Car­men, se­rá aquí don­de me­jor se cum­pli­rá eso de ir des­pa­cio pa­ra dis­fru­tar de los de­ta­lles. En el gru­po van un par de se­xa­ge­na­rios gra­na­di­nos, que ven por pri­me­ra vez la ins­crip­ción del re­loj ins­ta­la­do en su fa­cha­da: «Fe­liz quien ve sus ho­ras en do­ra­do pre­sen­te».

«Eso lo ha­brán pues­to aho­ra», se ex­cu­sa uno de ellos, an­tes de sen­tar­se en una de las diez si­llas de la ins­ta­la­ción, que di­ce ins­pi­rar­se en el mí­ti­co Pa­tio de los Leo­nes de la ciu­dad pa­la­ti­na an­da­lu­sí, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

Aun­que la com­pa­ra­ción no es muy apre­cia­ble, va­le la pe­na re­sal­tar el te­cha­do de es­te pa­tio con­tem­po­rá­neo, pa­ra el que se uti­li­za­ron más de diez mil bo­te­llas ver­des y ma­rro­nes de Al­ham­bra. Tam­bién, el de­ta­lle de que el hie­rro de su es­truc­tu­ra ha­ya si­do re­cu­bier­to de una pas­ta de ce­ba­da que —no sé si es ima­gi­na­ción mía o sed cer­ve­ce­ra— olía muy bien.

PA­RAR

Si hay un pro­duc­to ar­te­sa­nal tí­pi­co de An­da­lu­cía —y qui­zás de Es­pa­ña to­da—, ese es el es­par­to. Pre­ci­sa­men­te es­te ma­te­rial ha si­do el es­co­gi­do por Mar­tín Azúa (Vi­to­ria, 1965) pa­ra di­se­ñar la in­men­sa al­fom­bra que ha con­ver­ti­do la Fuen­te de las Ba­ta­llas en el sa­lón de nues­tra ca­sa. En ella nos acos­ta­mos, co­rre­mos, sal­ta­mos y has­ta pa­sea­mos con la bi­ci.

Di­cen que las ar­te­sa­nas de Mur­cia que la te­jie­ron con­mi­na­ron al di­se­ña­dor vas­co a no re­pe­tir una obra de es­tas di­men­sio­nes. El de­ta­lle de su fac­tu­ra es im­pre­sio­nan­te: hue­llas de al­par­ga­tas co­mo las que hoy vis­te es­te re­por­te­ro, bo­te­llas ver­des de Re­ser­va 1925, círcu­los que re­cuer­dan a los cam­pos de ce­ba­da… y, en gran­des le­tras, la pa­la­bra PA­RAR.

Aquí aca­ba el re­co­rri­do, así que nos des­pe­di­mos de nues­tro guía, mien­tras nos ex­pli­ca có­mo con­se­guir una se­rie de postales con las obras vi­si­ta­das, lo que nos obli­ga­rá a es­tar to­da la se­ma­na de­trás del ca­rro con la pro­mo­ción.

EPÍ­LO­GO

Aun­que Cer­ve­zas Al­ham­bra re­co­mien­da

el con­su­mo res­pon­sa­ble, du­ran­te la rea­li­za­ción de es­te re­por­ta­je se con­su­mie­ron cua­tro li­tros de Al­ham­bra Tra­di­cio­nal. Una pe­que­ña ven­gan­za, por­que no hu­bo de­gus­ta­ción al fi­nal de nues­tra vi­si­ta. Na­da, que eso de crear/sin/pri­sa tam­bién lle­va sus do­sis de al­go tan ar­te­sa­nal co­mo es­ta cer­ve­za, ela­bo­ra­da en Gra­na­da des­de 1925.

Nues­tro en­via­do es­pe­cial in­ter­ac­tuan­do con una de las obras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.