AR­TIS­TA POR SIEM­PRE

Arte por Excelencias - - Cuba - Por GUI­LLE VI­LAR, crí­ti­co mu­si­cal

La glo­ria del ar­tis­ta se­ría efí­me­ra pa­ra aque­llas al­mas in­sen­si­bles, pa­ra aque­llas na­tu­ra­le­zas ra­ras y de­for­mes que ni sien­ten ni pa­de­cen; na­tu­ra­le­zas es­té­ri­les que na­da pro­du­cen y que pa­san por el mun­do sin de­jar se­ña­les de su mí­se­ra exis­ten­cia, na­tu­ra­le­zas re­frac­ta­rias no so­lo a los gra­tos efec­tos de la mú­si­ca, sino tam­bién a to­do lo bueno y bello, por­que su ideal so­lo vue­la por re­gio­nes ma­te­ria­les y po­si­ti­vas. Por for­tu­na son dé­bi­les y po­cos, y el ar­te y los ar­tis­tas res­plan­de­cen a pe­sar de ellos» (Se­ra­fín Ra­mí­rez: La Ha­ba­na ar­tís­ti­ca. Apun­tes his­tó­ri­cos, vo­lu­men 1, Edi­cio­nes Mu­seo de la Mú­si­ca 2017, p. 222).

Sir­van es­tas in­ten­sas y sin­ce­ras re­fle­xio­nes de Se­ra­fín Ra­mí­rez, el pri­los mer mu­si­có­lo­go de nues­tro país en el si­glo xix, co­mo in­tro­duc­ción ne­ce­sa­ria a nues­tra crónica en torno al Gran Premio Cu­ba­dis­co 2018 otor­ga­do al disco Li­bre de pe­ca­do, de Bea­triz Már­quez, pa­ra Pro­duc­cio­nes Co­li­brí, con com­po­si­cio­nes de Adol­fo Guz­mán.

Es­ta­mos an­te uno de esos dúos con­for­ma­do por dos mi­tos de la can­ción cu­ba­na cu­ya pro­pues­ta es­té­ti­ca re­sul­ta de un al­can­ce tal que cons­ti­tu­ye una va­lo­ra­ción im­po­si­ble de re­su­mir en po­cas pa­la­bras. Qui­zás lo que pri­me­ro sal­ta a la vis­ta es la va­li­da­ción del con­cep­to de la eter­ni­dad del ar­te cuan­do se al­can­zan ni­ve­les de ca­li­dad inal­te­ra­bles con el pa­so del tiem­po, co­mo su­ce­de con el disco que nos ocu­pa. Guz­mán, cu­ya épo­ca de es­plen­dor co­mo com­po­si­tor es­tá ubi­ca­da en­tre años cin­cuen­ta y se­sen­ta del pa­sa­do si­glo, co­mo Bea­triz, quien tie­ne una exi­to­sa tra­yec­to­ria de tan lar­ga da­ta que al­guien pu­die­ra te­ner la pe­re­gri­na idea de que, a es­tas al­tu­ras del si­glo xxi ya no tie­ne na­da nue­vo que de­cir, en el CD Li­bre de pe­ca­do, en­tre los dos y el es­me­ra­do pro­duc­tor Jor­ge Ara­gón, han des­pe­ja­do, im­pla­ca­ble­men­te, cual­quier ti­po de du­das al res­pec­to.

Es que un disco co­mo es­te de Bea­triz Már­quez se­rá en cual­quier cir­cuns­tan­cia al­go bello, in­de­pen­dien­te­men­te de las mo­das y de los mo­dos de ha­cer que se pre­ten­dan im­po­ner des­de an­da­mios ar­tís­ti­cos en­de­bles, sos­te­ni­dos na­da más por la ilu­sión de una su­pues­ta fa­ma a tono con los in­tere­ses co­mer­cia­les de ca­da mo­men­to

Bea­triz Már­quez re­ci­bió el Gran Premio Cu­ba­dis­co de ma­nos de Al­pi­dio Alon­so, mi­nis­tro de Cul­tu­ra de Cu­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.