EX­PE­RIEN­CIAS SUS­TAN­CIA­LES EN TIE­RRA AJE­NA

Arte por Excelencias - - Estados Unidos - Por MA­NUEL LÓ­PEZ OLI­VA, ar­tis­ta plás­ti­co y crí­ti­co de ar­te

Cuan­do me sen­té a re­dac­tar el tex­to des­ti­na­do a es­ta edi­ción de Ar­te por Excelencias, du­dé si de­bía o no ar­mar una es­pe­cie de crónica so­bre las vi­ven­cias de­ri­va­das de la par­ti­ci­pa­ción que tu­ve —jun­to a mi asis­ten­te pro­fe­sio­nal De­ney Terry— en pre­sen­ta­cio­nes con­vo­ca­das den­tro de mi ac­tual ex­hi­bi­ción, de tí­tu­lo Open Sce­ne, que se man­ten­drá has­ta enero del año pró­xi­mo en el im­por­tan­te N’nam­di Cen­ter For Con­tem­po­rary Art de la ciu­dad de Detroit, Mi­chi­gan. El con­tac­to con un pú­bli­co ave­za­do en con­tem­plar buen ar­te, in­te­gra­do por co­lec­cio­nis­tas de pe­so, gen­te de la cla­se me­dia y asa­la­ria­dos con ba­ja po­si­bi­li­dad ad­qui­si­ti­va, ade­más de es­tu­dio­sos de esa es­fe­ra ex­pre­si­va de la sub­je­ti­vi­dad, cons­ti­tu­yó pa­ra no­so­tros una ex­pe­rien­cia es­ti­mu­lan­te, com­ple­ta­da por las con­ver­sa­cio­nes prác­ti­cas con los di­rec­ti­vos de la ins­ti­tu­ción que nos in­vi­tó. Igual­men­te lo fue­ron la asis­ten­cia a mu­seos, ga­le­rías de ar­te, en­ti­da­des cul­tu­ra­les múl­ti­ples y has­ta el si­tio —fun­da­do a ini­cios de los años trein­ta— del pri­mer club de jazz de Es­ta­dos Uni­dos, don­de por in­só­li­ta coin­ci­den­cia so­nó mú­si­ca po­pu­lar cu­ba­na la no­che que allí es­tu­vi­mos.

Más que re­fe­rir­me al efec­to que pro­du­je­ron en ese ám­bi­to mis pin­tu­ras, o a las con­fe­ren­cias y vi­si­tas di­ri­gi­das des­ti­na­das a des­ci­frar la po­li­se­mia de las imá­ge­nes, creí ade­cua­do re­fle­xio­nar bre­ve­men­te acer­ca de la re­cep­ción in­ten­sa y des­pre­jui­cia­da, ca­rac­te­rís­ti­ca en jó­ve­nes y es­pec­ta­do­res de la ter­ce­ra edad que acu­die­ron no so­lo a mi ex­po­si­ción, sino que fre­cuen­ta­ban edi­fi­ca­cio­nes don­de po­dían dis­fru­tar de pie­zas an­tro­po­ló­gi­cas, crea­cio­nes ar­tís­ti­cas y ob­je­tos me­mo­ria­les de muy di­ver­sa na­tu­ra­le­za. Has­ta el Char­les H. Wright Mu­seum of Afri­can Ame­ri­can His­tory —que ha­bía si­do se­de re­cien­te del mor­tuo­rio de Are­ta Fran­klin, y man­tu­vo du­ran­te va­rios días la ve­ne­ra­ción res­pe­tuo­sa a la ex­tra­or­di­na­ria can­tan­te— re­ci­bía mu­cha gen­te in­tere­sa­da en saber so­bre ese ex­ten­di­do com­po­nen­te ét­ni­co de la po­bla­ción que allá ha­bi­ta. Un vas­to te­rri­to­rio nu­tri­do por evi­den­cias so­bre las mi­gra­cio­nes es­ta­ble­ci­das en la re­gión, don­de es­pa­cia­das cons­truc­cio­nes ofre­cen a la mi­ra­da sen­si­ble es­ti­los —en­tre ellos un im­po­nen­te art de­có ar­ti­cu­la­do al eclec­ti­cis­mo— que te­jie­ron el pe­cu­liar asi­de­ro de ofi­ci­nas y fá­bri­cas, so­bre to­do de la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca, salía ya de ma­ne­ra ace­le­ra­da de la cri­sis eco­nó­mi­ca en la cual se ha­bía pre­ci­pi­ta­do Detroit en dé­ca­das an­te­rio­res. Era ese un am­bien­te —en tiem­po pa­sa­do sa­cu­di­do por re­vuel­tas an­ti­rra­cis­mo y vio­len­cia pro­jus­ti­cia— mar­ca­do hoy por sen­sa­cio­nes de si­len­cio y con­te­ni­da pri­va­ci­dad, pro­pi­cio pa­ra la con­cen­tra­ción es­pi­ri­tual de quie­nes, cuan­do la ciu­dad ha­bía si­do par­cial­men­te aban­do­na­da, no in­te­rrum­pie­ron el afán por la mú­si­ca, el buen di­se­ño, la li­te­ra­tu­ra, la jar­di­ne­ría, el tea­tro y las ar­tes vi­sua­les.

Re­sul­ta­ba es­ti­mu­lan­te apre­ciar a per­so­nas que ad­mi­ra­ban car­te­les y otros so­por­tes pu­bli­ci­ta­rios en el Cran­brook Art Mu­seum, con una sa­la ocu­pa­da por los sin­gu­la­res di­se­ños de Sa­lad Days; o ver­las su­mer­gi­das por va­rias ho­ras en las di­sí­mi­les co­lec­cio­nes del Detroit Ins­ti­tu­te of Art, cu­ya área cen­tral in­ter­na mues­tra el ma­gis­tral mu­ral de Die­go Ri­ve­ra de­di­ca­do a re­ve­lar la enaje­na­ción del obre­ro en el seno de la mo­der­na or­ga­ni­za­ción pro­duc­ti­va in­dus­trial. En los cen­tros pro­mo­to­res de crea­ción ar­tís­ti­ca y las ga­le­rías co­mer­cia­les te­nían si­mi­lar aco­gi­da obras de ar­te de in­nu­me­ra­bles ten­den­cias y có­di­gos. Na­die dis­cri­mi­na­ba a un au­tor o ex­pre­sión es­pe­cí­fi­ca por no ser clá­si­ca o por ser­lo, por mos­trar es­ce­nas cos­tum­bris­tas o pe­ne­trar en do­mi­nios oní­ri­cos, por ser fi­gu­ra­ti­vo o abs­trac­to, trans­mi­tir un de­ter­mi­na­do sen­ti­do an­tro­po­ló­gi­co o ser­vir so­lo co­mo com­ple­men­to em­be­lle­ce­dor del di­se­ño de in­te­rio­res. No era pe­ca­do, tam­po­co, afe­rrar­se a gé­ne­ros

LO QUE MÁS SE VA­LO­RA­BA EN EL DETROIT CUL­TO QUE CO­NO­CÍ ERA LA AU­TEN­TI­CI­DAD

tra­di­cio­na­les de la plás­ti­ca o va­ler­se de las po­si­bi­li­da­des no-ob­je­tua­les y trans-ge­né­ri­cas de la ima­gi­na­ción. Una evi­den­te educación de la mi­ra­da y la sen­si­bi­li­dad ser­vían pa­ra evi­tar los re­duc­cio­nis­mos y las ore­je­ras de la sub­je­ti­vi­dad. No im­por­ta­ba si se tra­ta­ba de un ar­tis­ta cu­ya crea­ción pro­ve­nía de cir­cuns­tan­cias con­flic­ti­vas en el as­pec­to po­lí­ti­co, o de que otro que se ma­ni­fes­ta­ba en es­ta­do de es­ta­bi­li­dad si­co­ló­gi­ca op­ta­ba por lo he­dó­ni­co, o so­lo res­pon­día a una suer­te de ciu­da­da­nía mer­can­til sin pa­tria. Lo que más se va­lo­ra­ba en el Detroit cul­to que co­no­cí eran la au­ten­ti­ci­dad y el apor­te per­so­nal. No es me­nes­ter allí, pa­ra ser con­tem­pla­do con pla­cer y desatar in­te­rro­gan­tes, po­seer el apo­do de «con­tem­po­rá­neo». Se­me­jan­te acep­ta­ción de la in­men­sa di­ver­si­dad del ar­te res­ti­tuía en uno la es­pe­ran­za en la so­bre­vi­ven­cia de los va­lo­res tras­cen­den­ta­les del ima­gi­na­rio hu­mano. Por­que a la lar­ga es­tos se im­pon­drán siem­pre fren­te a las ope­ra­to­rias com­pri­mi­das y al­dea­nas de di­fu­sión, va­lo­ra­ción y mer­ca­do que cas­tran y ex­clu­yen equi­vo­ca­da­men­te.

Lo di­fí­cil que me fue con­cluir un gru­po de obras de gran for­ma­to que par­ti­ci­pan de Open Sce­ne —an­tes se ha­bían ex­hi­bi­do en la ga­le­ría Ar­tis 718 del Fon­do Cu­bano de Bie­nes Cul­tu­ra­les—, por fal­tar­me las pin­tu­ras acrí­li­cas lle­ga­das lue­go en ya­te de un co­lec­cio­nis­ta, ade­más de lo epo­pé­yi­co de en­viar­las por car­ga aé­rea al des­tino en cues­tión, re­sul­tó com­pen­sa­do fi­nal­men­te por ese en­cuen­tro en­ri­que­ce­dor en­tre el pú­bli­co y mis pro­pues­tas, que en sí mis­mas cons­ti­tu­yen pues­tas en es­ce­na au­tó­no­mas —co­mo obras tea­tra­les— co­nec­ta­das por un len­gua­je vi­sual, un pen­sa­mien­to y una po­si­ción éti­ca co­mu­nes. Tam­bién la bue­na aco­gi­da de la ex­po­si­ción, que ad­ver­ti­mos des­de nues­tro ac­ce­so al N’nam­di Cen­ter —don­de se ex­po­ne a la vez una mues­tra de rea­li­za­cio­nes de ar­tis­tas ára­bes—, bo­rró la mo­les­tia que me pro­du­jo el he­cho, ocu­rri­do en el ae­ro­puer­to de Fort Lau­der­da­le, de que me cor­ta­ran el can­da­do de la ma­le­ta pa­ra re­vi­sar­la, de­ján­do­lo inu­ti­li­za­ble con un pa­pe­lu­cho ofi­cial aden­tro don­de me agra­de­cían coope­rar con una re­vi­sión sin anun­ciar. Nun­ca su­pe si se de­bía a que con­fun­die­ron mi pro­fe­sión de ar­tis­ta con la de te­rro­ris­ta de­bi­do a mi na­cio­na­li­dad, o por te­ner yo se­ña­la­das ca­rac­te­rís­ti­cas la­ti­noa­me­ri­ca­nas.

Aun­que en aque­llos días de es­tar en tie­rra aje­na re­ci­bí he­ri­das emo­cio­na­les de muy cer­cano ori­gen, fue­ron más las si­tua­cio­nes po­si­ti­vas vi­vi­das que las ne­ga­ti­vas. Aquel pa­no­ra­ma cul­tu­ral del ex­tre­mo nor­te de Es­ta­dos Uni­dos co­lo­ca­ba fren­te a mis ojos el la­do hu­ma­nis­ta del con­tex­to jus­ta­men­te cues­tio­na­do por sus di­fe­ren­cias cla­sis­tas, el prag­ma­tis­mo ca­si iden­ti­ta­rio y la con­cep­ción egoís­ta de po­ten­cia eco­nó­mi­ca. Nue­va­men­te ad­ver­tí, en­ton­ces, cuán­ta ra­zón tu­vo Jean Paul Sar­tre cuan­do di­jo que las obras ar­tís­ti­cas y li­te­ra­rias se com­ple­ta­ban en los es­pec­ta­do­res. Por ser fi­na­li­dad de es­tas la ac­ción in­te­li­gen­te y sen­si­ble de con­su­mir­las, se mul­ti­pli­can, re­ve­lan sig­ni­fi­ca­dos ines­pe­ra­dos, sir­ven de es­pe­jo icás­ti­co a quie­nes las per­ci­ben con aten­ción, es­ta­ble­cen en­la­ces vir­tua­les en­tre ám­bi­tos muy di­fe­ren­tes, y con­si­guen tras­cen­der el ac­to de in­ter­cam­bio y ne­go­cio que ca­si siem­pre me­dia cuan­do las crea­cio­nes tran­si­tan del au­tor a un es­pec­ta­dor im­pre­vi­si­ble.

So­li­ta­rio en mi ca­mino de re­torno, pri­me­ro a Mia­mi y con pos­te­rio­ri­dad a La Ha­ba­na, lle­va­ba en los re­cuer­dos de Detroit la cer­te­za de que la sus­tan­cial frui­ción es­té­ti­ca ope­ra­da en los in­di­vi­duos cons­ti­tu­ye un he­cho de cul­tu­ra, y no la sim­ple al­ter­na­ti­va de in­ver­sión fi­nan­cie­ra con­sis­ten­te en ad­qui­rir ar­te-mer­can­cía de ran­go o emer­gen­te en fun­ción de ga­nan­cias y pu­ri­fi­ca­ción de ca­pi­ta­les. Eso bas­ta­ba pa­ra in­ci­tar­me a nue­vas me­di­ta­cio­nes.

Open Sce­ne.

El N’nam­di Cen­ter For Con­tem­po­rary Art aco­gió la mues­tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.