TA­MA­RA DE LEM­PIC­KA la rei­na del art de­co

Arte por Excelencias - - España - Por EMI­LIA PA­DÍN SIX­TO, asis­ten­te del Gru­po Excelencias

La ex­po­si­ción que nos pre­sen­ta el Pa­la­cio de Ga­vi­ria es la pri­me­ra re­tros­pec­ti­va de­di­ca­da a la figura de Ta­ma­ra de Lem­pic­ka en Ma­drid, y la se­gun­da de Es­pa­ña. Es­tá di­se­ña­da pa­ra con­tex­tua­li­zar la tra­yec­to­ria ar­tís­ti­ca de Lem­pic­ka a tra­vés de los ob­je­tos de­có que acom­pa­ñan a sus pin­tu­ras: mue­bles, biom­bos, ja­rro­nes, cen­tros de me­sa, tra­jes de hau­te cou­tu­re, fo­to­gra­fías y gra­ba­cio­nes de épo­ca.

La co­mi­sa­ria, Gioia Mo­ri, de­di­có una dé­ca­da al es­tu­dio de la vi­da y la obra de Ta­ma­ra de Lem­pic­ka. Es por eso que es­ta ex­po­si­ción re­fle­ja muy bien el ca­rác­ter de la mu­jer de­trás de los cua­dros.

La ex­po­si­ción aú­na más de dos­cien­tas pie­zas de art de­có pro­ve­nien­tes de cua­ren­ta fuen­tes en­tre co­lec­cio­nes pri­va­das, mu­seos y pres­ta­do­res. To­dos los ar­te­fac­tos, ex­cep­to los de la sec­ción de mo­da, son crea­cio­nes de par­ti­ci­pan­tes de la Ex­po­si­ción In­ter­na­cio­nal des Arts Dé­co­ra­tifs de 1925, se­mi­nal y cla­ve pa­ra es­te mo­vi­mien­to. Va­rios de los cua­dros es­ta­ban per­di­dos prác­ti­ca­men­te des­de que se pin­ta­ron, co­mo La tris­te­za, que re­apa­re­ció en el mun­do del ar­te en 2010.

Lem­pic­ka, co­mo pio­ne­ra en el de­sa­rro­llo del de­có, se cen­tra­ba en mo­ti­vos geo­mé­tri­cos, en uti­li­zar co­lo­res bri­llan­tes y en crear for­mas ro­tun­das. La ex­po­si­ción ha­ce un re­co­rri­do por su evo­lu­ción ar­tís­ti­ca a tra­vés de diez sec­cio­nes:

¡A PA­RÍS! EN PA­RÍS, EN LOS AÑOS LO­COS

Pa­rís, co­mo lu­gar de en­cuen­tro y ebu­lli­ción cul­tu­ral tras la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, era un lu­gar inigua­la­ble. Es­ta sec­ción ex­plo­ra el pa­pel de Lem­pic­ka co­mo icono de la épo­ca, cen­trán­do­se en sus re­fe­ren­cias a la mo­da y al gla­mur del mo­men­to.

LA CA­SA MÁS MO­DER­NA DE PA­RÍS

Lem­pic­ka lle­gó a Pa­rís en 1918. En 1930 ad­qui­ría, jun­to con su se­gun­do ma­ri­do,

el ba­rón Kuff­ner, su icó­ni­ca ca­sa-es­tu­dio en la rue Mé­chain 7. Ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te pro­yec­ta­da por el es­ce­nó­gra­fo Ro­bert Ma­llet-ste­vens, Gioia Mo­ri lo de­fi­ne co­mo «un es­pa­cio lu­mi­no­so, frío, du­ro, con to­do a la vis­ta. Era una pa­le­ta de gri­ses: gris hu­mo, gris pi­za­rra, gris pie­dra, gris pla­ta…».

Era una ca­sa-es­tu­dio fun­cio­nal, di­se­ña­da al mi­lí­me­tro y pen­sa­da pa­ra la vi­da mo­der­na. Ade­más de apre­ciar los mue­bles ori­gi­na­les, en la ex­po­si­ción se pue­de ver un cor­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co —ro­da­do por la pro­pia her­ma­na de Lem­pic­ka, Adrien­ne Gors­ka, pa­ra su Ci­néac— ti­tu­la­do Ejem­plo del es­tu­dio mo­derno.

TA­MA­RA DE LEM­PIC­KA Y LA MO­DA

La in­ten­sa re­la­ción en­tre Lem­pic­ka y la mo­da se in­ter­pre­ta co­mo un signo de mo­der­ni­dad, un acer­ca­mien­to al fu­tu­ro en que la mo­da y el ar­te se mez­clan sin dis­tin­cio­nes. En la ex­po­si­ción del Pa­la­cio de Ga­vi­ria po­de­mos dis­fru­tar de mo­de­los de hau­te cou­tu­re de los di­se­ña­do­res fa­vo­ri­tos de Lem­pic­ka, así co­mo bo­ce­tos ori­gi­na­les de sus tra­ba­jos co­mo ilus­tra­do­ra de re­vis­tas de mo­da u obras maes­tras cen­tra­das en la mo­da de la ta­lla de Las con­fi­den­cias

(las dos ami­gas) (1928) o La bu­fan­da azul (1930).

LAS AMA­ZO­NAS

El Pa­rís de prin­ci­pios del si­glo xx era una ciu­dad li­be­ral, don­de el les­bia­nis­mo o el tra­ves­tis­mo no eran mo­ti­vo de es­cán­da­lo.

«Ama­zo­na» era el nom­bre co­lo­quial de las mu­je­res les­bia­nas, y Lem­pic­ka de­di­có mu­chos de sus cua­dros al amor sá­fi­co y a sus múl­ti­ples aman­tes y pa­re­jas mu­je­res.

NA­TU­RA­LE­ZA MUER­TA

En los años trein­ta, Ta­ma­ra de Lem­pic­ka de­di­có mu­cho tra­ba­jo al bo­de­gón de flo­res. Mo­ri afir­ma que sus bo­de­go­nes «se ca­rac­te­ri­zan por una so­brie­dad com­po­si­ti­va y por unos cro­ma­tis­mos muy per­so­na­les». Un ejem­plo de sus cu­rio­sas elec­cio­nes de co­lor y de téc­ni­ca son sus Hor­ten­sias, in­fluen­cia­das enor­me­men­te por el ar­te japonés.

MA­DRES E HI­JOS

Ki­zet­te Lem­pic­ka, na­ci­da de su pri­mer ma­tri­mo­nio con el abo­ga­do Ta­deus Lem­pisc­ki, fue mo­ti­vo de ins­pi­ra­ción y mo­de­lo pa­ra su ma­dre ca­si des­de su

na­ci­mien­to en Pa­rís. Los cua­dros que re­pre­sen­tan a Ki­zet­te siem­pre tu­vie­ron bue­na aco­gi­da de la crí­ti­ca, lle­gan­do al­gu­nos a ga­nar men­cio­nes de ho­nor en ex­po­si­cio­nes con­jun­tas.

En la ex­po­si­ción del Pa­la­cio de Ga­vi­ria po­de­mos ver un bo­ni­to con­jun­to de dos cua­dros, uno de Ki­zet­te Lem­pic­ka y otro de Mal­vi­na De­cler (abue­la). Se apre­cia el pa­so del tiem­po y la im­por­tan­cia de las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res.

AL­FON­SO XIII

El re­tra­to de Al­fon­so XIII por Ta­ma­ra de Lem­pic­ka du­ran­te el exi­lio de es­te en Ita­lia en 1934 es uno de los gran­des des­cu­bri­mien­tos de Gioia Mo­ri. Pin­ta­do en una pe­que­ña ta­bla de via­je, no se sa­bía na­da de él más allá de las en­tre­vis­tas que la pro­pia Lem­pic­ka con­ce­dió cuan­do el rey exi­lia­do mu­rió en 1941. Es­tá inaca­ba­do, y se pre­sen­ta en com­pa­ra­ción con otros re­tra­tos con­tem­po­rá­neos del so­be­rano.

EL MA­NUAL DE HIS­TO­RIA DEL AR­TE

Los cua­dros de Lem­pic­ka re­ve­lan, se­gún Mo­ri, un pro­fun­do es­tu­dio de la pin­tu­ra ita­lia­na del si­glo xv y de la flamenca del xvii. En la ex­po­si­ción se pue­den ver re­in­ter­pre­ta­cio­nes de obras clá­si­cas muy so­na­das.

TA­MA­RA DE LEM­PIC­KA, BA­RO­NE­SA KUFF­NER

Ta­ma­ra de Lem­pic­ka era, ade­más de ar­tis­ta, una per­so­na­li­dad pú­bli­ca. Sus fa­mo­sas fies­tas en el es­tu­dio de rue Mé­chain, sus co­ne­xio­nes con los ar­tis­tas y fa­mo­sos de don­de­quie­ra que iba, su vi­da social, re­pre­sen­ta­ti­va co­mo nin­gu­na otra de la reali­dad de los años vein­te, ayu­da­ron a po­ten­ciar sus in­tere­ses crea­ti­vos. En es­ta sec­ción se pue­den ob­ser­var des­de fo­to­gra­fías de Lem­pic­ka con Sal­va­dor Da­lí has­ta vi­deos del mí­ti­co mú­si­co de los vein­te Glenn Mi­ller.

LAS VI­SIO­NES AMO­RO­SAS

Lem­pic­ka fue icono de mo­der­ni­dad en in­con­ta­bles ám­bi­tos de su vi­da. Uno de los más so­na­dos es su ma­ni­fies­ta bi­se­xua­li­dad, y su in­te­rés por re­pre­sen­tar a la mu­jer co­mo un ser desea­do y desea­ble fue el ori­gen de al­gu­nas obras maes­tras.

Sus vi­sions amou­reu­ses en­se­ñan a las mu­je­res de su vi­da. Ira Pe­rrot, quien fue su pa­re­ja du­ran­te dé­ca­das, fue mo- de­lo del icó­ni­co Sa­tris­tes­se de 1923. Ra­fae­la, una aman­te fu­gaz, ins­pi­ró el sen­sual La her­mo­sa Ra­fae­la, de 1927. In­clu­so Las mu­cha­chas jó­ve­nes, de 1930, ima­gen cen­tral de es­ta mues­tra en Ma­drid, es un re­tra­to anó­ni­mo de un abra­zo prohi­bi­do.

TA­MA­RA DE LEM­PIC­KA: QUEEN OF ART DE­CO

The ex­hi­bi­tion that the Pa­la­cio de Ga­vi­ria pre­sents to us is the first re­tros­pec­ti­ve de­vo­ted to the fi­gu­re of Ta­ma­ra de Lem­pic­ka in Ma­drid, and the se­cond in Spain. It is de­sig­ned to con­tex­tua­li­ze Lem­pic­ka´s ar­tis­tic ca­reer th­rough the de­co­ra­ti­ve ob­jects that ac­com­pany her pain­tings: fur­ni­tu­re, screens, va­ses, cen­ter­pie­ces, hau­te cou­tu­re cos­tu­mes, pho­to­graphs and vin­ta­ge re­cor­dings.

The cu­ra­tor, Gioia Mo­ri, de­di­ca­ted a de­ca­de to the study of the li­fe and work of Ta­ma­ra de Lem­pic­ka. That is why this ex­hi­bi­tion re­flects very well the cha­rac­ter of the wo­man behind the pain­tings.

The ex­hi­bi­tion brings to­get­her mo­re than two hun­dred pie­ces of art de­co, from forty sour­ces among pri­va­te co­llec­tions, mu­seums and pro­vi­ders. All ar­ti­facts, ex­cept tho­se in the fas­hion sec­tion, are crea­tions of par­ti­ci­pants of the 1925 In­ter­na­tio­nal Ex­hi­bi­tion of De­co­ra­ti­ve Arts, which are se­mi­nal and key to this mo­ve­ment.

Lem­pic­ka, as a pio­neer in the de­ve­lop­ment of dé­co, fo­cu­sed on geo­me­tric mo­tifs, using bright co­lors and crea­ting re­soun­ding sha­pes. The ex­hi­bi­tion ta­kes a tour th­rough ten sec­tions of her ar­tis­tic evo­lu­tion.

TA­MA­RA DE LEM­PIC­KA ERA UNA PER­SO­NA­LI­DAD PÚ­BLI­CA. SUS FA­MO­SAS FIES­TAS, SUS CO­NE­XIO­NES CON LOS AR­TIS­TAS Y FA­MO­SOS, SU VI­DA SOCIAL, AYU­DA­RON A PO­TEN­CIAR SUS IN­TERE­SES CREA­TI­VOS.

© NI­CHO­LAS W. OR­LOFF

Mrs. Ot­to Pre­min­ger y Ta­ma­ra.

Las dos ami­gas, óleo so­bre lien­zo.

Las jó­ve­nes mu­cha­chas, óleo so­bre ma­de­ra.

Re­tra­to de Al­fon­so XIII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.