Mart­ha Ji­mé­nez

La ar­tis­ta cu­ba­na que se­du­ce a Nue­va York

Arte por Excelencias - - Estados Unidos - Tex­tos y fo­tos CAR­LOS LUIS SO­TO­LON­GO PUIG, en­via­do es­pe­cial

Lo úni­co que Mart­ha Ji­mé­nez tie­ne cla­ro en su vi­da es que es­tá vi­vien­do un tiem­po. No el sig­na­do por el ca­len­da­rio, con nú­me­ros y fe­chas, sino el que ella dic­ta y con­tro­la cuan­do el tran­ce crea­ti­vo la po­see.

En las afue­ras de un ho­tel de Nue­va York el frío arre­cia, pe­ro Mart­ha no de­ja de son­reír. La Gran Man­za­na ya co­no­cía su ar­te en el Cen­tro de Es­tu­dios de Ar­te Cu­bano, mas nun­ca an­tes se ha­bía en­ro­la­do por es­tos la­res en un pro­yec­to de se­me­jan­tes di­men­sio­nes co­mo el de la Ga­le­ría Ágo­ra, en­cla­va­da en el dis­tri­to de ar­te de Chel­sea.

El Mis­te­rio co­mo Mu­sa es un pro­yec­to que con­vo­ca por un año a ca­tor­ce crea­do­res de to­do el mun­do «cu­yo queha­cer trans­mi­te el sig­ni­fi­ca­do de sen­tir­se hu­ma­nos. Des­de los se­cre­tos del uni­ver­so has­ta las aguas inex­plo­ra­das del sub­cons­cien­te, la ex­hi­bi­ción ob­ser­va de cer­ca el al­can­ce de la ima­gi­na­ción hu­ma­na», re­fie­ren es­pe­cia­lis­tas del Cen­tro. En­tre ellos figura Mart­ha, ele­gi­da co­mo la úni­ca cu­ba­na en la mues­tra por «sus alu­sio­nes abier­tas a obras y es­ti­los ca­nó­ni­cos que a me­nu­do com­bi­nan va­rias ins­pi­ra­cio­nes ar­tís­ti­cas e his­tó­ri­cas en una so­la pie­za, re­ve­lan có­mo el ar­te ocu­pa un es­pa­cio re­la­cio­nal en el mun­do mo­derno, en opo­si­ción a la for­ma en que se re­la­cio­na­ban las obras en épo­cas an­te­rio­res (…) La im­por­tan­cia de la obra de Ji­mé­nez re­si­de en có­mo re­crea es­tos pre­ce­den­tes vi­sua­les, lo cual per­mi­te a su in­tui­ción con­tem­po­rá­nea co­men­tar so­bre lo que de otro mo­do po­dría ser ol­vi­da­do», aña­den los ex­per­tos.

Tres lien­zos y dos es­cul­tu­ras de la se­rie An­he­los con­for­man la pro­pues­ta de la cu­ba­na. «Se tra­ta de una cons­tan­te en mi tra­yec­to­ria, por­que na­ció del re­cuer­do de ver a Car­men, mi ma­dre, sen­ta­da a la má­qui­na de co­ser. Ella nun­ca fue cos­tu­re­ra pro­fe­sio­nal, pe­ro siem­pre es­ta­ba dán­do­le al pe­dal».

Es­cul­tu­ras mo­nu­men­ta­les en Tur­quía, ex­hi­bi­cio­nes en es­pa­cios de re­nom­bre del uni­ver­so ar­tís­ti­co, reconocimientos na­cio­na­les y fo­rá­neos en­tre­te­jen una tra­yec­to­ria de más de vein­te años de tra­ba­jo. Mart­ha, en cam­bio, di­ce ser sim­ple­men­te una mu­jer aven­tu­re­ra, des­co­no­ce­do­ra aún de có­mo su obra con­mo­cio­na a me­dio mun­do.

«De­be ser ese len­gua­je uni­ver­sal que di­cen tie­ne el ar­te —in­ten­ta jus­ti­fi­car—. Ver una má­qui­na de co­ser, por ejem­plo, es ver a mi ma­dre. Creo que así le su­ce­de a to­dos los que se acer­can a mi obra. La má­qui­na de co­ser, y otros per­so­na­jes que re­creo, co­mo las chis­mo­sas, ha­bi­tan en to­das par­tes del mun­do. Pa­re­cie­ra que la gen­te trae los re­cuer­dos de su in­fan­cia, de su ciu­dad… cuan­do es­tán de­lan­te de mi obra, y por eso un sím­bo­lo los trans­por­ta al pa­sa­do de ca­da uno. El mun­do cam­bia, pe­ro exis­ten his­to­rias que no de­ben per­der­se».

¿CÓ­MO REIN­VEN­TAR­SE?

Puedes ser fiel a tu idea, pe­ro si no bus­cas las in­no­va­cio­nes den­tro de esa mis­ma idea es di­fí­cil avan­zar. La mo­no­to­nía es lo peor pa­ra un ar­tis­ta, por­que de­jas de sor­pren­der al pú­bli­co que es­pe­ra por ti. Cam­bio es di­na­mis­mo, in­no­va­ción, y pa­ra mí tam­bién es sen­tir­me viva co­mo per­so­na y co­mo crea­do­ra. Me gus­ta ex­plo­rar siem­pre. Em­pe­cé a ha­cer las es­cul­tu­ras, des­pués vi­nie­ron las mo­nu­men­ta­les en Tur­quía, pe­ro más tar­de me atre­ví con el gra­ba­do. Me en­can­ta la acua­re­la… No sé, yo era lo­ca, y me en­ca­ra­ma­ba en es­ca­le­ras al­tí­si­mas que no puedes ni ima­gi­nar­te. El ar­te es más fuer­te que yo.

¿Y SI LA OBLI­GAN A DE­CAN­TAR­SE POR UNA SO­LA MA­NI­FES­TA­CIÓN?

La es­cul­tu­ra y el mo­de­la­do. Es al­go que me in­hi­be, me trans­por­ta y no sé de mí. Aho­ra me ha­ce un po­co de da­ño el tra­ba­jo con los ga­ses y los es­mal­tes, pe­ro me fas­ci­na mo­de­lar. Yo no si­go pa­tro­nes: mo­de­lo lo que sa­le de mi men­te.

Vi­ve y mue­re por Ca­ma­güey. Lo con­fie­sa no por­que la mí­ti­ca Pla­za del Car­men, en tie­rra agra­mon­ti­na, cons­ti­tu­ye esa suer­te de es­ce­na­rio a cie­lo abier­to don­de ya­cen sus fa­mo­sas Tres chis­mo­sas, ni por­que a po­cos pa­sos se eri­ge el es­tu­dio don­de a dia­rio cien­tos de tu­ris­tas lle­gan en su bús­que­da, sino por­que «ca­da per­so­na de­be te­ner un lu­gar al cual per­te­ne­cer en la vi­da, y el mío es Ca­ma­güey».

La per­se­ve­ran­cia, re­ve­la, es el cre­do de su vi­da. «He si­do una ma­dre y abue­la un tan­to atí­pi­cas, pe­ro lo he he­cho, y he si­do ar­tis­ta al mis­mo tiem­po. To­do es po­si­ble si se tie­nen las ga­nas. En mi épo­ca de es­tu­dian­te éra­mos dos hem­bras en un gru­po de do­ce alum­nos, por­que no era muy co­mún que las mu­je­res fue­ran ar­tis­tas, pe­ro era mi sue­ño y de­ci­dí lu­char por él».

¿CUÁL ES LA ES­CUL­TU­RA DE SUS SUE­ÑOS?

Pre­ci­sa­men­te la que ha­bi­ta ahí, en mis sue­ños, la que to­da­vía no tie­ne for­ma y yo voy mol­dean­do con mis ma­nos se­gún me lle­ga la ins­pi­ra­ción.

MART­HA JI­MÉ­NEZ THE CU­BAN AR­TIST WHO CAPTIVATES NEW YORK

El Mis­te­rio co­mo Mu­sa (Mys­tery as a Mu­se) is a pro­ject that, du­ring one year, sum­mons four­teen crea­tors around the world “who­se work con­veys the mea­ning of fee­ling hu­man. From the se­crets of the uni­ver­se to the un­char­ted wa­ters of the sub­cons­cious, the ex­hi­bi­tion deals clo­sely with the sco­pe of hu­man ima­gi­na­tion” re­fer spe­cia­lists from the cen­ter. Among them is Mart­ha, cho­sen as the only Cu­ban in the ex­hi­bit on ac­count of “her open re­fe­ren­ces to works and ca­no­ni­cal sty­les that of­ten com­bi­ne va­rious ar­tis­tic and his­to­ri­cal ins­pi­ra­tions in one pie­ce, re­veal how art oc­cu­pies a re­la­tio­nal spa­ce in the mo­dern world, in con­trast to the way in which works we­re re­la­ted in pre­vious eras (...) The im­por­tan­ce of Ji­mé­nez's work lies in how she re­crea­tes the­se vi­sual pre­ce­dents, which allows her con­tem­po­rary in­tui­tion to com­ment on e for­got­ten," add the ex­perts.

La mo­no­to­nía es lo peor pa­ra un ar­tis­ta, por­que de­jas de sor­pren­der al pú­bli­co que es­pe­ra por ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.