PLY­MOUTH BELVEDERE 1956

Excelencias del Motor - - Sumario / Contents - TEX­TO Y FO­TOS POR/BY: JOR­GE ESTÉNGER WONG

PLY­MOUTH BELVEDERE 1956

A fi­na­les de los años no­ven­ta, el Papa Juan Pa­blo II reali­zó una his­tó­ri­ca vi­si­ta a Cu­ba. El Pa­dre Oso­rio ha­bía de­ci­di­do re­ti­rar­se lue­go de ese even­to y, en­tre otras co­sas, co­men­zó a ges­tio­nar la ven­ta de su Ply­mouth Belvedere 1956, fiel com­pa­ñe­ro de mu­chos años. Ha­bía si­do su úni­co due­ño y buscaba al­guien ca­paz de va­lo­rar­lo y cui­dar­lo, en agra­de­ci­mien­to por tan­tos años de fiel ser­vi­cio.

Ca­si por un mi­la­gro, lle­gó la no­ti­cia has­ta Ra­mon­ci­to, co­mo to­dos co­no­cen a Ra­món Ven­tu­ra. La­bo­ra­ba, a la sa­zón, en un ta­ller au­to­mo­triz –es in­ge­nie­ro me­cá­ni­co– cer­ca de la iglesia del Pa­dre Oso­rio y cuen­ta el buen es­ta­do que te­nía el au­to, pues la bue­na au­ra lo ha­bía man­te­ni­do le­jos de ac­ci­den­tes, la co­rro­sión y otros in­for­tu­nios. Co­mo tri­bu­to, Ra­mon­ci­to con­ser­va una pe­ga­ti­na ale­gó­ri­ca a la vi­si­ta pas­to­ral co­lo­ca­da en­ton­ces por el Pa­dre.

Por for­tu­na, es­te au­to­mó­vil tu­vo una vi­da tran­qui­la –has­ta pa­rro­quial– y lue­go en­con­tró un apa­sio­na­do de los au­tos clá­si­cos que ha­bría de me­jo­rar­lo aún más. Ins­crip­to al Club de Au­tos Clá­si­cos y An­ti­guos «A lo Cu­bano», des­de ha­ce diez años, ha ga­na­do va­rios even­tos y ex­hi­bi­cio­nes, sien­do re­fe­ren­cia por su ni­vel de con­ser­va­ción. Des­de en­ton­ces, el Ply­mouth Belvedere ha man­te­ni­do una ori­gi­na­li­dad e hi­dal­guía que lo dis­tin­guen.

La ca­rro­ce­ría ni ne­ce­si­tó reparación, so­lo al­gu­nos re­to­ques y el tra­ba­jo de pin­tu­ra que hoy ex­hi­be. Su ves­ti­du­ra se re­no­vó y mantiene toda la cris­ta­le­ría ori­gi­nal de fá­bri­ca, aun en los ven­tí­le­les tra­se­ros, to­do un de­ta­lle de es­te mo­de­lo.

EN 1956, EL BELVEDERE CON­TI­NUÓ CO­MO TO­PE DE GA­MA EN PLY­MOUTH. DE­TA­LLES IM­POR­TAN­TES FUE­RON OFRE­CER LA PRI­ME­RA TRANS­MI­SIÓN AU­TO­MÁ­TI­CA POR BO­TO­NES DE LA IN­DUS­TRIA, EL MAYFLOWER DE­JÓ DE ES­TAR AL FREN­TE CO­MO IN­SIG­NIA Y ESE AÑO, POR PRI­ME­RA VEZ, PLY­MOUTH OFRE­CIÓ CIN­TU­RO­NES DE SE­GU­RI­DAD Y TI­RA­DO­RES EN LAS

PUER­TAS, EN LU­GAR DE LAS MANILLAS CON BO­TÓN DE 1955.

Nos cuen­ta Ra­mon­ci­to que re­pa­ró el mo­tor, con pie­zas que ad­qui­rió del pro­pie­ta­rio an­te­rior y otras que se dio a re­co­lec­tar, pa­cien­te­men­te. Pue­do ates­ti­guar que sue­na de­li­cio­sa­men­te, con sua­vi­dad y fir­me­za, esa má­gi­ca ca­rac­te­rís­ti­ca de es­tos mo­to­res. Sien­do ac­tual­men­te pro­pie­ta­rio de un ta­ller de re­pa­ra­cio­nes y man­te­ni­mien­to, es­pe­cia­li­za­do en sis­te­mas de fre­nos, so­bra de­cir que rec­ti­fi­có y re­gu­ló per­so­nal­men­te los del Belvedere, con­ser­van­do los ori­gi­na­les de za­pa­ta y tam­bor, con ser­vo-asis­ten­cia.

Tan­to mi­mo ha pues­to en con­ser­var la ori­gi­na­li­dad, que has­ta mantiene neu­má­ti­cos 6,70

x 15", la me­di­da exac­ta de fá­bri­ca. Es­to es al­go po­co co­mún, pues mu­chos due­ños em­plean neu­má­ti­cos con di­se­ño y con­fi­gu­ra­ción más mo­der­nos, en bus­ca de me­jo­res cua­li­da­des trac­ti­vas o, sen­ci­lla­men­te, me­jor es­té­ti­ca. Den­tro, to­do es­tá tal cual era, in­clui­do el ra­dio ori­gi­nal de vál­vu­las al va­cío de fá­bri­ca. ¡Y fun­cio­na!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.