TREN DE HERSHEY ¿CON SA­BOR A CHO­CO­LA­TE?

¿CON SA­BOR A CHO­CO­LA­TE?

Excelencias del Motor - - Sumario/Contents - POR/BY: YANAY PRATS HE­RRE­RA

HERSHEY TRAIN, WITH CHO­CO­LA­TE TASTE?

PO­COS CREERÍAN QUE LA GÉ­NE­SIS DEL TREN DE HERSHEY PAR­TIÓ DE UN CHO­CO­LA­TE, PUES MI­RE US­TED QUE SÍ: EL MAG­NA­TE ES­TA­DOU­NI­DEN­SE MIL­TON S. HERSHEY, SU FUN­DA­DOR, CONS­TRU­YE EN CUBA HA­CIA 1915 UN MO­DERNO CEN­TRAL AZU­CA­RE­RO CON EL OB­JE­TI­VO DE QUE LE PROVEYERA DE AZÚ­CA­RES Y MIE­LES PA­RA LOS FA­MO­SOS BOMBONES QUE SE ELABORABAN EN SUS INS­TA­LA­CIO­NES IN­DUS­TRIA­LES, UBI­CA­DAS EN PEN­SIL­VA­NIA, ES­TA­DOS UNI­DOS.

Lue­go, el 29 de ma­yo de 1916 constituye The Hershey Cu­ban Rail­road, en­ti­dad en­car­ga­da de la cons­truc­ción de un fe­rro­ca­rril que co­mu­ni­ca­ra el cen­tral con el em­bar­ca­de­ro de San­ta Cruz del Nor­te, la ciu­dad de Ma­tan­zas y el puer­to de La Ha­ba­na, pa­ra el tras­la­do de su mo­lien­da y pro­duc­ción. El tren —cu­yas lí­neas que­da­ron abier­tas al pú­bli­co en sep­tiem­bre de 1918—, al prin­ci­pio de va­por, en oc­tu­bre de 1921 pa­só a ser eléc­tri­co, con lo cual de­vino no so­lo el pri­me­ro de su ti­po en nues­tro país, sino ade­más el úni­co: un mu­seo ro­dan­te.

En su re­co­rri­do el Fe­rro­ca­rril de Hershey pro­por­cio­nó co­rrien­te a tra­vés de la ra­mi­fi­ca­ción de los ca­bles elec­tri­fi­ca­dos —los co­ches, au­to­mo­tri­ces, se ali­men­tan del ten­di­do aé­reo de al­to vol­ta­je por un tro­lley en for­ma de ara­ña— a los po­bla­dos ale­da­ños a la vía.

Sin em­bar­go, no to­do fue co­lor de ro­sa, pues el mi­llo­na­rio tu­vo dis­tin­tos con­tra­tiem­pos pa­ra es­ta­ble­cer su pro­yec­to: li­ti­gios con la Uni­ted Rail­ways of Ha­va­na, que era la com­pe­ten­cia; y, ade­más, no pu­do con­cre­tar su de­seo de ac­ce­der a la Es­ta­ción Cen­tral de Fe­rro­ca­rri­les no obs­tan­te lu­char en las cor­tes pa­ra ello. Tu­vo que con­for­mar­se con es­ta­ble­cer su ter­mi­nal ca­be­ce­ra en Ca­sa­blan­ca —allí per­ma­ne­ce has­ta aho­ra—, adon­de so­lo se po­día arri­bar en lan­cha, una evi­den­te li­mi­ta­ción, so­bre to­do en ese pe­río­do. Así que, fi­nal­men­te, Mil­ton ven­dió su tren y su fá­bri­ca, y se fue con sus cho­co­la­tes a otra par­te, ¡qué pe­na!

Hoy al cru­zar la bahía de La Ha­ba­na pa­ra lle­gar a la Es­ta­ción de Hershey se dis­fru­ta a tra­vés de la Lan­chi­ta de Ca­sa­blan­ca. Con ami­gos, de gue­rri­lla pa­ra Ca­na­sí, en di­ver­sas oca­sio­nes he mon­ta­do ese tren, cu­yo re­co­rri­do pró­xi­mo al li­to­ral nor­te de Cuba —que com­pren­de has­ta la ba­rria­da de Ver­sa­lles— in­clu­ye va­rios po­bla­dos: Con­cu­ní, Ji­ba­coa, Pau­la, Co­rral Nue­vo, Los Man­gos, Río Blan­co, Dos Bo­cas y San Ma­teo. Y aun­que pa­ra al­gu­nas per­so­nas co­mo yo ha si­do un pa­seo, una atrac­ción tu­rís­ti­ca, pa­ra otras es un me­dio de trans­por­ta­ción im­por­tan­te en­tre un po­bla­do y otro.

El tren de Hershey, con apa­rien­cia de tran­vía, es una mez­cla ra­ra: en­tre su­rreal y tú­nel del tiem­po. Aun así, pa­re­ce lle­ga­rá al club de los 120, pues pa­ra el año pró­xi­mo ce­le­bra su cen­te­na­rio y, lo más ex­tra­or­di­na­rio, ope­ran­do to­da­vía… y el cho­co­la­te lo po­ne uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.