ASTON MAR­TIN LAGONDA

Excelencias del Motor - - Sumario/Contents - POR/BY: WILLY HIE­RRO ALLEN

ASTON MAR­TIN LAGONDA

ASTON MAR­TIN ES UNA MAR­CA DE AU­TOS BRI­TÁ­NI­COS DE LU­JO Y AL­TO REN­DI­MIEN­TO FUN­DA­DA EN 1913, CU­YO NOM­BRE SE DE­BE A LA VIC­TO­RIA LO­GRA­DA POR LEO­NEL MAR­TIN EN LA COM­PE­TEN­CIA ASTON HILL CLIMB. EN 1947 FUE COMPRADA POR SIR DA­VID BROW, QUIEN AD­QUI­RIÓ TAM­BIÉN LA MAR­CA LAGONDA, FUN­DA­DA EN 1906. EN 1972, WI­LLIAM WIL­SON COM­PRÓ LA MAR­CA Y LAS UNIÓ EN UNA LUJOSA BER­LI­NA.

Aston Mar­tin, tu­vo una épo­ca de oro con Sir Da­vid Brow. En los tiem­pos en que Brow com­pró Aston Mar­tin, tam­bién ad­qui­rió Lagonda. Con Lagonda ve­nía el in­ge­nie­ro Wal­ter Owen Bentley, fun­da­dor de la mar­ca in­gle­sa de au­tos de lu­jo que lle­va su nom­bre. Bentley lle­vó ideas nue­vas a Aston Mar­tin y creó la mí­ti­ca se­rie DB, nom­bra­da así en ho­nor a Da­vid Brow, en 1948, año en que sa­lió el pri­mer Aston Mar­tin DB.

En 1972, el em­pre­sa­rio Wi­lliam Wil­son com­pra la fir­ma ¡por 100 li­bras! Y el com­pro­mi­so de car­gar con la sus­tan­cial deu­da de Aston Mar­tin. Así, es Wil­son quien de­ci­de re­su­ci­tar el nom­bre de Lagonda pa­ra ha­cer una ber­li­na de lu­jo. Arran­ca el pro­yec­to, pe­ro lo de­rrum­ba la cri­sis petrolera de 1973 y a fi­na­les de 1974, apa­re­ce un nue­vo due­ño.

Es el jo­ven Pe­ter Spra­gue, gra­dua­do de Ya­le y del MIT, quien com­par­te los ini­cios de Si­li­cón Valley. Pe­ter de­ci­de con­ti­nuar el pro­yec­to Lagonda, pe­ro con los ma­yo­res avan­ces tec­no­ló­gi­cos de la épo­ca. La idea es­ta­ba cla­ra: un au­to muy mo­derno, po­ten­te y ca­ro. El di­se­ña­dor fue Wi­lliam Towns, quien creó un au­to gran­de de lí­neas rec­tas que con­tras­ta­ba con las re­don­dea­das de Aston Mar­tin.

Pa­ra jus­ti­fi­car su pre­cio (150 000 dó­la­res), lo equi­pa­ron con lo má­xi­mo en tec­no­lo­gía del mo­men­to: compu­tado­ra a bor­do (la pri­me­ra de su ti­po) pa­ra ad­mi­nis­trar su per­for­man­ce, pa­nel de ins­tru­men­tos fu­tu­ris­ta con tec­no­lo­gía LED (to­da­vía no se ma­ne­ja­ba ese tér­mino) y sun­tuo­so in­te­rior a la al­tu­ra del au­to más lu­jo­so del mun­do.

Pe­ro esa mo­der­ni­dad, po­ten­cia y tec­no­lo­gía fue su rui­na. Ni compu­tado­ra ni LED es­ta­ban aún su­fi­cien­te­men­te desa­rro­lla­dos, fa­lla­ban, y al ha­cer cam­bios, fue peor. Los pro­ble­mas se su­ce­dían uno tras otro. Pa­ra col­mo, el mo­tor de 5.3 L era un “de­vo­ra­dor de com­bus­ti­ble”. Se me­jo­ró en 1986 con in­yec­to­res, pe­ro su ya su suer­te es­ta­ba es­cri­ta.

Ade­más de ber­li­na, se hi­cie­ron se­dán, li­mu­si­na y has­ta ru­ral, pe­ro ja­más cam­bió su as­pec­to de au­to gran­de, cha­to y lar­go. En to­tal se fa­bri­ca­ron 645 uni­da­des en­tre 1976 y 1990, que se pa­ró su pro­duc­ción. Ade­lan­ta­do a su tiem­po, el Aston Mar­tin Lagonda de­jó la hue­lla de lo que se­ría el fu­tu­ro de la in­dus­tria au­to­mo­triz. Lo que en esa épo­ca no fun­cio­nó, hoy fun­cio­na y es ha­bi­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.