KINGSWAY 1958, SE­SEN­TA AÑOS Y SI­GUE SIEN­DO EL REY

Excelencias del Motor - - Sumario/Contents - TEX­TO Y FO­TOS/BY: JOR­GE ESTÉNGER WONG

KINGSWAY 1958: SIXTY YEARS AND THE KING STILL HOLDS HIS CROWN

PRO­PIE­DAD DE ILEA­NA CAL­DAS, UNA CONTADORA DEVENIDA EN­TU­SIAS­TA DEL AU­TO CLÁ­SI­CO POR LA IN­FLUEN­CIA DE SU ES­PO­SO, ES­TE DOD­GE KINGSWAY 1958 TIE­NE UN NI­VEL DE ORI­GI­NA­LI­DAD Y CA­LI­DAD DE FUN­CIO­NA­MIEN­TO DE LOS ME­JO­RES QUE HE­MOS RESEÑADO EN ES­TA CO­LUM­NA.

Por dé­ca­das, es­te au­to­mó­vil tu­vo una vi­da tran­qui­la. Su pri­mer pro­pie­ta­rio te­nía un pe­que­ño Hill­man, el cual usa­ba a dia­rio, por ser más efi­cien­te. Así, el gi­gan­tes­co Dod­ge que­da­ba re­ser­va­do pa­ra los pa­seos do­min­gue­ros, cuan­do sa­lía to­da la fa­mi­lia. Con el tiem­po, ca­si lle­gó al desuso y, cu­bier­to de pol­vo, añe­ja­do en la pe­num­bra del ga­ra­je, vio pa­sar “sus me­jo­res años”, con­ser­van­do in­tac­ta su esen­cia.

Allí per­ma­ne­ce­ría has­ta los años no­ven­ta, cuan­do Ra­mon­ci­to —es­po­so de Ilea­na— lle­gó has­ta él. En­te­ra­do de su ven­ta fue de in­me­dia­to a ver­lo. Siem­pre prac­ti­có la má­xi­ma de “gran­de, an­de o no an­de” y el for­mi­da­ble Dod­ge es un ex­ce­len­te ejem­plo de la épo­ca do­ra­da de los gi­gan­tes ame­ri­ca­nos. Sien­do in­ge­nie­ro me­cá­ni­co, le bas­tó una mi­ra­da pa­ra en­ten­der que, de­trás de la ves­ti­du­ra aja­da, los cro­mos des­te­ñi­dos y la pin­tu­ra al­go ve­tus­ta, el au­to­mó­vil es­ta­ba en­te­ro. Su de­ci­sión fue in­me­dia­ta: te­nía que ad­qui­rir el King­way.

Una de los ma­yo­res pro­ble­mas pa­ra quie­nes res­tau­ren —o sim­ple­men­te po­sean— un au­to an­ti­guo o clá­si­co, es la re­pa­ra­ción de la ca­rro­ce­ría. En­con­trar un buen ope­ra­rio es di­fí­cil y los cos­tos muy ele­va­dos. Es­te Kingsway, abri­ga­do to­da su exis­ten­cia, sin co­no­cer las pe­nu­rias de la in­tem­pe­rie, ape­nas ne­ce­si­tó aten­ción en ese as­pec­to. Eso per­mi­tió con­cen­trar los re­cur­sos en la re­pa­ra­ción del im­pre­sio­nan­te V8 He­mi, y la ca­ja au­to­má­ti­ca, de tres mar­chas. Es­ta úl­ti­ma se lle­vó has­ta Ma­na­cas, un po­bla­do al cen­tro de Cuba don­de, pa­ra mu­chos, es­ta­ban los me­jo­res me­cá­ni­cos de ca­jas au­to­má­ti­cas de la Is­la.

Ins­crip­to al Club de Au­tos Clá­si­cos y An­ti­guos “A lo Cu­bano” des­de oc­tu­bre de 2006, ha ga­na­do va­rios even­tos y ex­hi­bi­cio­nes. En 2008 ob­tu­vo el 2.o lu­gar en el Con­cur­so de Ori­gi­na­li­dad, que pre­mia es­pe­cí­fi­ca­men­te la con­ser­va­ción de los agre­ga­dos ori­gi­na­les de los vehícu­los. Lue­go, en 2009 em­pie­za a do­mi­nar es­te even­to, año tras año, lle­gan­do al­can­zar el má­xi­mo ga­lar­dón: ser con­si­de­ra­do Au­to Jo­ya, en 2013.

El Kingsway fue uno de los mo­de­los de Chrys­ler des­ti­na­do a lo que hoy lla­ma­mos mer­ca­dos emer­gen­tes. Bá­si­ca­men­te era un Ply­mouth, con de­ta­lles pa­ra di­fe­ren­ciar­lo. Por es­ta ra­zón, en al­gu­nos lu­ga­res, la chis­pa po­pu­lar co­men­zó a lla­mar­los “Plod­ge”. Los Dod­ge 1958 fue­ron ca­si idén­ti­cos a los 1957, con di­fe­ren­cias en la pa­rri­lla, de re­ji­lla, y fa­ros do­bles del mis­mo ta­ma­ño. El Kingsway 1958 es­ta­ba ba­sa­do en el Ply­mouth Pla­za y el mo­tor más po­pu­lar fue el V8 de 5.3 L y 245 CV de po­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.