MO­DI­FI­CAN­DO EL SO­NI­DO DEL MO­TOR

HAY QUIE­NES TRANS­FOR­MAN LA CHA­TA­RRA DE LOS AU­TOS EN HER­MO­SAS Y CO­LO­SA­LES OBRAS DE AR­TE, MIEN­TRAS OTROS UTI­LI­ZAN DESECHOS O MA­TE­RIA­LES ATÍPICOS PA­RA CONS­TRUIR VER­DA­DE­RAS JO­YAS, Y ASÍ ES EL CA­SO DE ERNIE ADAMS.

Excelencias del Motor - - Sumario⁄Contents - POR/BY: ANA PA­RÍS

MODIFYING THE ENGINE SOUND

Es­te me­cá­ni­co, cer­cano a los 80 años, lle­va tiem­po crean­do con sus ha­bi­li­do­sas ma­nos, des­de ce­ro, ré­pli­cas de au­tos clá­si­cos ame­ri­ca­nos a una es­ca­la me­nor. Pa­ra su con­fec­ción apro­ve­cha ma­te­ria­les que en­cuen­tra a su pa­so. To­do pue­de ser re­uti­li­za­do, has­ta re­fri­ge­ra­do­res. Hay que te­ner mu­cha ima­gi­na­ción pa­ra vi­sua­li­zar de es­tos ar­te­fac­tos o cha­ta­rras un producto fi­nal: au­tos enanos o Dwarf Cars , que ade­más son fun­cio­na­les y pue­den cir­cu­lar sin res­tric­cio­nes.

El pri­me­ro que cons­tru­yó fue en el año 1965, una ré­pli­ca de un Che­vro­let de 1928 al que apo­dó Grand­pa Warf y en el que em­pleó el ace­ro de 9 re­fri­ge­ra­do­res.

Lue­go le si­guie­ron el Che­vro­let Se­dán de dos puer­tas de 1939, el Ford Con­ver­ti­ble de 1942, el Ford Hill­billy de 1929, un Mer­cury Se­dán de 1949, un Ford Se­dán de 1934, un co­che de ca­rre­ra, y una nue­va jo­ya es­tá en su pro­duc­ción.

Su ca­sa en Ma­ri­co­pa, Ari­zo­na, se ha con­ver­ti­do en un ga­ra­je-mu­seo muy par­ti­cu­lar al que lle­gan per­so­nas de di­sí­mi­les lu­ga­res y paí­ses. Los vi­si­tan­tes se que­dan alu­ci­na­dos al ver la co­lec­ción de sus au­tos enanos, los que ex­hi­be con or­gu­llo y con los que pa­sea a dia­rio.

Ernie no pien­sa des­pren­der­se de ellos no obs­tan­te las ofer­tas ten­ta­do­ras que si­gue re­ci­bien­do, pues, sin du­da, los au­tos de es­te crea­dor son to­do un es­pec­tácu­lo digno de ad­mi­rar y fo­to­gra­fiar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.