HAR­LEY-DA­VID­SON FLATHEAD DE 1941

EN LA HA­BA­NA EN­CON­TRA­MOS UNO DE ESOS MO­DE­LOS TAN PO­PU­LA­RES EN SU ÉPO­CA. PER­TE­NE­CE AL CLUB ¡Y QUÉ HIS­TO­RIA! ELLOS NOS CUEN­TAN QUE LO RES­TAU­RA­RON Y PERSONALIZARON, PO­CO A PO­CO, EN UN AÑO DE MI­NU­CIO­SO TRA­BA­JO.

Excelencias del Motor - - Sumario ⁄ Contents -

THE 1941 HAR­LEY-DA­VID­SON FLATHEAD

La mar­ca de mo­to­ci­cle­tas nor­te­ame­ri­ca­nas Har­ley-Da­vid­son ate­so­ra más de un si­glo de fun­da­da. Los mo­de­los Flathead, cu­yo nom­bre se de­be al ti­po de mo­tor que lle­va, na­cie­ron a fi­na­les de la dé­ca­da del 20 y cons­ti­tu­yó la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de pro­pul­so­res que mon­ta­ba la Har­ley-Da­vid­son. Tu­vo mu­chí­si­mo éxi­to, pues se fa­bri­có de 1929 a 1974.

En el mo­tor Flathead no se ven las pie­zas mó­vi­les co­mo en sus an­te­ce­so­res (ba­lan­ci­nes, va­ri­llas, vál­vu­las) en la ca­be­za de los ci­lin­dros, en pri­mer lu­gar, por­que las vál­vu­las de ad­mi­sión y sa­li­da de ga­ses ya no es­tán en la ca­be­za, sino en los la­dos de los mis­mos. Flathead quie­re de­cir: ca­be­za pla­na, por­que de­jó atrás to­dos los me­ca­nis­mos mó­vi­les y vo­lu­mé­tri­cos en­ci­ma de la ta­pa del ci­lin­dro.

Del Flathead se fa­bri­ca­ron di­fe­ren­tes ver­sio­nes de dis­tin­tos cu­bi­ca­jes. Pe­ro el ‘boom’ de los Flathead se pro­du­jo en la II Gue­rra Mun­dial, cuan­do los ejér­ci­tos mo­to­ri­za­ron sus tro­pas, es­pe­cial­men­te Ale­ma­nia, Es­ta­dos Uni­dos y Ja­pón.

De esa épo­ca es la Har­ley-Da­vid­son Flathead del Club ¡Y qué His­to­ria! Es pro­ba­ble que lle­ga­ra a Cu­ba tras la gue­rra en su ver­sión ci­vil, pues se si­guió fa­bri­can­do has­ta 1974, aun­que las úl­ti­mas con si­de­car. La ‘cu­ba­na’ tie­ne un mo­tor de 1200 cc, se le mo­der­ni­zó el cam­bio de ve­lo­ci­da­des (an­tes por una pa­lan­ca jun­to al tan­que de com­bus­ti­ble) aho­ra con el pie, y el clo­che (an­tes en el pie) se pu­so en el ma­ni­llar.

El tra­ba­jo en el mo­tor fue du­ro y pa­cien­te, pues al­guien pa­ra usar­la, adap­tó pie­zas so­vié­ti­cas. Con el pro­pó­si­to de vol­ver al ori­gi­nal, se fue ad­qui­rien­do len­ta­men­te to­do lo ne­ce­sa­rio. Un año de­mo­ró la res­tau­ra­ción, la cual se usó tam­bién pa­ra mo­der­ni­zar el vehícu­lo en bus­ca de con­fort: la amor­ti­gua­ción de­lan­te­ra, el asien­to ‘pa­lan­ga­na’ pa­ra dos pla­zas y equi­po de mú­si­ca.

Sin em­bar­go, con­ser­va sus guar­da­fan­gos ori­gi­na­les, así co­mo el tan­que de ga­so­li­na con su lo­go­ti­po. Co­mo ele­men­to de post­gue­rra, que ca­rac­te­ri­zó a los ‘Big Twin’ con­du­ci­dos por los sol­da­dos que re­gre­sa­ron de la con­tien­da bé­li­ca, a la Har­ley-Da­vid­son Flathead del Club ¡Y qué His­to­ria!, se le pu­so un ti­món ‘chop­per’.

Es­te ele­men­to cul­tu­ral nor­te­ame­ri­cano, que di­fie­re al‘ca­fé ra­cer’eu­ro­peo, no so­lo em­be­lle­ce, sino que afian­za un es­ti­lo que na­ció a prin­ci­pios de los años 50, el cual se mul­ti­pli­có en fa­mo­sas pe­lí­cu­las holly­woo­den­ses co­mo ‘Easy Ri­der’ (Pe­ter Fon­da, Den­nis Hop­per y Jack Ni­chol­son) o ‘El Sal­va­je’ (Mar­lon Bran­do y Mary Murphy).

*An­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.