PRI­ME­ROS TRANS­POR­TES LO­CA­LES DE LA HA­BA­NA CO­LO­NIAL

AL FUN­DAR­SE LA VI­LLA DE SAN CRIS­TÓ­BAL DE LA HA­BA­NA A ORI­LLAS DE PUER­TO CARENAS, EN 1519, EL ÚNI­CO ME­DIO DE TRANS­POR­TE ERA EL CARROMATO Y SU CA­BA­LLO DE TI­RO, TAM­BIÉN USA­DO PA­RA TRAS­LA­DAR­SE DE UNO A OTRO LU­GAR.

Excelencias del Motor - - Sumario ⁄ Contents -

FIRST LO­CAL TRANS­POR­TA­TION IN CO­LO­NIAL HAVANA

Sin em­bar­go, el rá­pi­do desa­rro­llo de la vi­lla por su con­di­ción de ba­se de ope­ra­cio­nes pa­ra el en­vío de ex­pe­di­cio­nes a Mé­xi­co, tras el des­cu­bri­mien­to de Yu­ca­tán en 1517: las de Juan de Gri­jal­ba en 1518 y de Hernán Cor­tés en 1519, así co­mo otras rum­bo a la Flo­ri­da, des­cu­bier­ta en 1512, da­ba a puer­to Carenas ex­cep­cio­nal con­di­ción geo­grá­fi­ca.

La Ha­ba­na de en­ton­ces so­lo te­nía unas po­cas cua­dras de ex­ten­sión, ya que iban unas cin­co o seis más allá del ac­tual Cas­ti­llo de la Fuer­za y los ve­ci­nos ha­cían sus tras­la­dos a pie. Pa­ra ir a las es­tan­cias o fin­cas co­lin­dan­tes es­ta­ba el ca­ba­llo, aun­que ta­les te­rre­nos no que­da­ban le­jos; unos por don­de hoy se al­za el hos­pi­tal Her­ma­nos Amei­jei­ras y otros por Lu­ya­nó, los que más le­jos es­ta­ban eran en Je­sús del Mon­te y Puen­tes Gran­des.

A fi­na­les del si­glo XVII La Ha­ba­na te­nías unos 800 ve­ci­nos y pa­ra la mi­tad del XVIII 3 000 ca­sas. Las pri­me­ras ca­le­sas im­por­ta­das de In­gla­te­rra lle­ga­ron en­tre fi­na­les de 1700 y prin­ci­pios de 1800 y se­rían, en esa épo­ca, los úni­cos vehícu­los que ro­da­rían ha­bi­tual­men­te por La Ha­ba­na. Al fi­lo de 1820 jun­to a las ca­le­sas an­da­ban ya los qui­tri­nes.

Y las vo­lan­tas, que fue­ron los pri­me­ros “ta­xis” ha­ba­ne­ros, pues al­re­de­dor de 1820 se em­pe­zó a po­pu­la­ri­zar su al­qui­ler pa­ra via­jar. Por dos pe­sos te lle­va­ban des­de el Ce­rro has­ta La Ha­ba­na y vi­ce­ver­sa. En 1836 co­men­zó a dar ser­vi­cio de al­qui­ler tam­bién el qui­trín. Pa­ra 1840, los po­ten­ta­dos co­mo el Ca­pi­tán Ge­ne­ral y el Obis­po, via­ja­ban en co­che.

Es­tos co­ches, los vehícu­los de lu­jo de la épo­ca, se ge­ne­ra­li­za­ron por­que las fa­mi­lias pu­dien­tes los com­pra­ron y en 1846 ya ro­da­ban jun­tos las ca­le­sas y vo­lan­tas, los qui­tri­nes y co­ches en abi­ga­rra­do trán­si­to por La Ha­ba­na. Pe­ro des­de 1839 via­ja­ba un nue­vo vehícu­lo de trans­por­te de pa­sa­je­ros en la ru­ta en­tre Re­gla y Gua­na­ba­coa: la gua­gua, que lle­gó pa­ra que­dar­se.

Las gua­guas en­tra­ron a La Ha­ba­na en 1840, con la ru­ta de Ce­rro-Ha­ba­na. Así fue co­mo em­pe­za­ron las ru­tas de gua­guas: en 1844, a Je­sús del Mon­te; en 1850, al Prín­ci­pe y en 1855 del Ce­rro a Ma­ria­nao. La gua­gua cam­bió el pre­cio del pa­sa­je en los otros vehícu­los. La vo­lan­ta, que por ejem­plo, an­tes co­bra­ba dos pe­sos del Ce­rro a La Ha­ba­na, tu­vo que ba­jar a seis reales.

*CARROMATO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.