TREN CRU­CE­RO, DE LAS NU­BES AL MAR

Excelencias del Motor - - Sumario ⁄ Contents -

CRUI­SE TRAIN, FROM CLOUDS TO THE SEA

UN VIA­JE QUE SUBE LA ADRE­NA­LI­NA DU­RAN­TE EL PA­SO

POR EL SEN­DE­RO NA­RIZ DEL DIA­BLO O EN EL QUE SE SUR­CAN VOL­CA­NES A TRA­VÉS DE LA COR­DI­LLE­RA DE LOS

AN­DES, IN­CLUI­DO EL MÁS AL­TO, EL CHIM­BO­RA­ZO; UN TRA­YEC­TO QUE VA DES­DE EL GUS­TO DE LA SIE­RRA HAS­TA EL OLOR A MAR DE LA COS­TA DEL PA­CÍ­FI­CO, CRU­ZAN­DO TO­DO UN PAÍS… NO ES SO­LO UNA AM­BI­CIÓN; SE TRA­TA DE UNA EX­PE­RIEN­CIA PO­SI­BLE EN EL TREN CRU­CE­RO EN ECUA­DOR, QUE EN CUA­TRO DÍAS Y TRES NO­CHES RE­CO­RRE ESA NA­CIÓN Y RE­GA­LA AL TU­RIS­TA LA SA­VIA DE SU GEN­TE

Y SU ES­PLÉN­DI­DA NA­TU­RA­LE­ZA.

El tren de co­lor ro­jo al­ter­na an­ti­guas lo­co­mo­to­ras a va­por res­tau­ra­das, con mo­der­nas má­qui­nas de elec­tro­dié­sel, en las que se rea­li­za una ru­ti­na de ins­pec­ción en ca­da pa­ra­da. For­ma­do por cua­tro co­ches, de pri­me­ra cla­se, cli­ma­ti­za­dos y con un ser­vi­cio es­pe­cia­li­za­do de com­pe­ten­cia. Ca­pa­ci­dad pa­ra al­re­de­dor de 50 per­so­nas.

La de­co­ra­ción de ca­da va­gón es di­fe­ren­te, co­rres­pon­dien­te a es­ti­los de dis­tin­tas épo­cas de la his­to­ria ecua­to­ria­na: co­lo­nial, re­pu­bli­ca­na; ade­más de dis­po­ner de bar, tien­da, sa­las pa­no­rá­mi­cas, y una te­rra­za-mi­ra­dor al ai­re li­bre.

Ges­tio­na­do por Fe­rro­ca­rri­les del Ecua­dor, com­pi­te con los me­jo­res tre­nes de su ti­po del con­ti­nen­te: ha si­do ga­lar­do­na­do co­mo el Me­jor Tren de Lu­jo de Su­da­mé­ri­ca en los World Tra­vel Awards du­ran­te cua­tro años con­se­cu­ti­vos (2014-2017).

En el he­cho de co­nec­tar Gua­ya­quil con Qui­to, el sue­ño del ge­ne­ral Eloy Al­fa­ro –por eso se le lla­ma el Tren de Al­fa­ro–, des­de la di­ver­si­dad con­tras­tan­te la unión de la re­gión ecua­to­ria­na, y cu­yo tra­yec­to de­vie­ne acer­ca­mien­to a co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, cos­tum­bres, his­to­rias. El 25 de ju­nio de 1908 lle­ga por pri­me­ra vez una lo­co­mo­to­ra no. 8 has­ta el ba­rrio de Chim­ba­ca­lle (la ca­lle de en­fren­te o la ca­lle del otro la­do), y así em­pie­za la sa­ga...

La es­ta­ción de Chim­ba­ca­lle, una de las sie­te ma­ra­vi­llas de Qui­to y mo­nu­men­to pa­tri­mo­nio fe­rro­via­rio, es el pun­to de par­ti­da de es­te atrac­ti­vo tu­rís­ti­co. En una ru­ta, or­ga­ni­za­da por tra­mos, don­de son mu­chos los si­tios por ex­plo­rar, ca­da uno con de­ta­lles úni­cos.

Asi­mis­mo, el fe­rro­ca­rril tri­bu­ta a la di­ná­mi­ca de las eco­no­mías lo­ca­les, ge­ne­ran­do un in­ter­cam­bio pro­ve­cho­so tan­to pa­ra las co­mu­ni­da­des ale­da­ñas a la lí­nea fé­rrea co­mo pa­ra el tu­ris­ta. El pa­sa­je­ro tie­ne la po­si­bi­li­dad de des­cen­der del tren pa­ra de­gus­tar de­li­cias tí­pi­cas, ha­blar con los po­bla­do­res, y sen­tir su gen­te.

Tren Cru­ce­ro: na­tu­ra­le­za, agri­cul­tu­ra, ar­tes, in­dus­tria, mo­dos de vi­da…, en su en­vi­dia­ble ex­pe­dien­te des­ta­ca el pre­mio otor­ga­do por el Gru­po Ex­ce­len­cias de­bi­do a la im­pron­ta de es­ta pro­pues­ta en la pre­ser­va­ción y desa­rro­llo de las cul­tu­ras e his­to­rias re­gio­na­les, y co­mo lo des­cri­bie­ra Ve­ró­ni­ca de San­tia­go, or­ga­ni­za­do­ra del even­to, es “uno de los más exó­ti­cos e in­tere­san­tes del mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.