SIS­TE­MA DE MAN­TE­NI­MIEN­TO PRE­DIC­TI­VO EN ÓM­NI­BUS

EN LA EVO­LU­CIÓN DE LOS SIS­TE­MAS DE MAN­TE­NI­MIEN­TO EXIS­TE EL LLA­MA­DO SIS­TE­MA DE MAN­TE­NI­MIEN­TO PRE­DIC­TI­VO, BA­SA­DO EN LA PREDICCIÓN DE FA­LLOS, QUE PER­MI­TE TO­MAR DE­CI­SIO­NES SO­BRE LA EJE­CU­CIÓN DEL MAN­TE­NI­MIEN­TO A UN ÓM­NI­BUS.

Excelencias del Motor - - Sumario/Contents - POR/BY: Dr. C. Jor­ge Bas­té Gon­zá­lez, Pro­fe­sor Ti­tu­lar

La apli­ca­ción de es­te sis­te­ma ha si­do po­si­ble de­bi­do al desa­rro­llo al­can­za­do en el es­tu­dio de los fa­llos y su ori­gen, los sín­to­mas, las téc­ni­cas del diag­nós­ti­co, que se agru­pan en lo que se co­no­ce co­mo teo­ría del diag­nós­ti­co.

En los mo­to­res, las in­ves­ti­ga­cio­nes se han di­ri­gi­do a las me­jo­ras del con­su­mo es­pe­cí­fi­co y la po­ten­cia, pe­ro ca­da vez to­ma más im­por­tan­cia el desa­rro­llo de téc­ni­cas que per­mi­ten rea­li­zar un diag­nós­ti­co de los fa­llos.

Las exi­gen­cias de las re­gu­la­cio­nes de con­ta­mi­na­ción, su­ma­das a la ne­ce­si­dad de ma­yor fia­bi­li­dad y dis­po­ni­bi­li­dad, han mar­ca­do una fuer­te com­pe­ten­cia en­tre fa­bri­can­tes. Ade­más, obli­gan al desa­rro­llo de sis­te­mas de diag­nós­ti­co más avan­za­dos con la in­clu­sión de la elec­tró­ni­ca y las he­rra­mien­tas in­for­má­ti­cas.

De es­ta ma­ne­ra, los pro­pie­ta­rios de las flo­tas de óm­ni­bus brin­dan ma­yor aten­ción al man­te­ni­mien­to, con la fi­na­li­dad de re­du­cir los cos­tos y au­men­tar la se­gu­ri­dad de los vehícu­los. Ade­más, se lo­gra pre­ve­nir las ro­tu­ras de los mo­to­res, así co­mo des­gas­tes anor­ma­les. Se con­si­gue, asi­mis­mo, re­du­cir el con­su­mo de com­bus­ti­ble, rea­li­zar cam­bios de acei­te óp­ti­mos y, por con­si­guien­te, alar­gar la vi­da útil de los mo­to­res.

El ori­gen de los fa­llos de los mo­to­res se de­be a las car­gas me­cá­ni­cas y tér­mi­cas que ac­túan so­bre ellos. Las car­gas me­cá­ni­cas se trans­mi­ten en­tre los ele­men­tos de ma­ne­ra es­tá­ti­ca y di­ná­mi­ca. Las más im­por­tan­tes son las ori­gi­na­das por las fuer­zas de iner­cia, pre­sión de los ga­ses y las de ro­za­mien­to.

Las car­gas tér­mi­cas son con­se­cuen­cia de la ge­ne­ra­ción de ca­lor du­ran­te la com­bus­tión y la fric­ción. Por la ele­va­da tem­pe­ra­tu­ra que se ge­ne­ra en el pro­ce­so de com­bus­tión, es fun­da­men­tal su con­trol, ade­más de con­tar con un buen sis­te­ma de re­fri­ge­ra­ción.

La ten­den­cia mo­der­na es usar sis­te­mas de diag­nós­ti­co apli­can­do téc­ni­cas que tie­nen im­plí­ci­ta la elec­tró­ni­ca y la in­for­má­ti­ca. El Cen­tro de Es­tu­dios en In­ge­nie­ría de Man­te­ni­mien­to (CEIM) http:// cu­ba­man.cu­ba­va.cu/de la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca de La Ha­ba­na José An­to­nio Eche­ve­rría (CUJAE) cuen­ta con pro­fe­sio­na­les ca­pa­ci­ta­dos pa­ra rea­li­zar ase­so­rías con es­tos fi­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.