CUL­TU­RA / CULTURE

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas (Centroamerica) - - Sumario - Por: Leo San­tos FO­TOS:TETEOLIVELLA.COM

Los dia­blos ro­jos The Red De­vils

Las ca­lles de la ciu­dad de Pa­na­má no so­lo se ca­rac­te­ri­zan por es­tar ro­dea­das de mo­der­nos edi­fi­cios, sino tam­bién por mu­ra­les ro­dan­tes que lla­man la aten­ción de los tran­seún­tes. Imá­ge­nes de águi­las, ca­ri­ca­tu­ras, án­ge­les, ros­tros de ar­tis­tas y has­ta de po­lí­ti­cos, con­vier­ten a los bu­ses del trans­por­te pú­bli­co en ga­le­rías del ar­te po­pu­lar so­bre rue­das

Al igual que en el res­to de La­ti­noa­mé­ri­ca, el au­to­bús es el trans­por­te más po­pu­lar de Pa­na­má, pe­ro aquí es tam­bién el más co­lo­ri­do. La flo­ta de vehícu­los del trans­por­te pú­bli­co pa­na­me­ño es­tá com­pues­ta de an­ti­guos bu­ses es­co­la­res es­ta­dou­ni­den­ses ad­qui­ri­dos de se­gun­da mano.

Cuan­do us­ted los ve acer­car­se a una pa­ra­da, pue­de di­vi­sar en la puer­ta o en la pri­me­ra ven­ta­ni­lla a un jo­ven pre­go­nan­do a to­da voz su re­co­rri­do. El au­to­bús co­mien­za a ami­no­rar la mar­cha pe­ro la pue­de reanu­dar ve­loz­men­te si el cho­fer y su ayu­dan­te apre­cian que no hay pa­sa­je in­tere­sa­do en abor­dar­lo.

Ya en su in­te­rior pue­de us­ted al­can­zar asien­to si no es una ho­ra muy com­pli­ca­da del día, y en­ton­ces com­pro­ba­rá co­mo, al igual que es­co­la­res dis­ci­pli­na­dos y so­li­da­rios, las per­so­nas que van sen­ta­das en la hi­le­ra de asientos de atrás del cho­fer, le ha­cen siem­pre un es­pa­cio y van de a tres en ca­da pues­to. Pa­ra ba­jar­se so­lo tie­ne que de­cir «pa­ra­da» y el «dia­blo ro­jo» obe­de­ce­rá al mo­men­to; es en­ton­ces cuan­do us­ted de­be pa­gar 0.25 cen­ta­vos de dó­lar por el pa­sa­je.

La ma­yo­ría de los pro­pie­ta­rios de los bu­ses son pe­que­ños em­pre­sa­rios que com­pi­ten en­tre sí pa­ra que su au­to­bús sea el más bo­ni­to y se lle­ve el pre­mio al «me­jor de­co­ra­do».

El his­to­ria­dor Ju­lio Aro­se­me­na, en su in­ves­ti­ga­ción «Al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes so­bre los ró­tu­los y las pin­tu­ras en los me­dios de trans­por­te de la ciu­dad de Pa­na­má», de­ta­lla que es­ta ini­cia­ti­va se usa­ba in­clu­so en las lla­ma­das «chi­vas», un me­dio de trans­por­te de asientos la­te­ra­les que da­ta de 1910 y que fue re­em­pla­za­do por los bu­ses ac­tua­les a prin­ci­pios de los años se­ten­ta.

Se­gún Aro­se­me­na, «es­te equi­po ro­dan­te de uso co­lec­ti­vo» es re­co­no­ci­do co­mo par­te del fol­klo­re ur­bano, y po­see un «ar­te pro­pio que co­rres­pon­de a las ca­rac­te­rís­ti­cas his­tó­ri­cas y so­cia­les en que sur­ge y a los pro­pó­si­tos de la co­mu­ni­dad que lo ha­ce po­si­ble».

La de­co­ra­ción de «los dia­blos ro­jos» ha cam­bia­do con los años, aun­que se han man­te­ni­do al­gu­nos de sus ele­men­tos co­mo el co­lo­ri­do que los ca­rac­te­ri­za.

Co­mo re­gla, el due­ño o con­duc­tor del co­lec­ti­vo no mues­tra a la co­mu­ni­dad su «dia­blo ro­jo» sin que al me­nos lle­ve una fran­ja de ese co­lor, a la cual le irá agre­gan­do imá­ge­nes y ca­ri­ca­tu­ras de su pre­fe­ren­cia que man­tie­nen vi­vo el fol­klo­re ur­bano pa­na­me­ño.

Pe­ro es­tos au­to­bu­ses, ade­más de po­pu­la­res y co­lo­ri­dos, re­sul­tan tam­bién los más po­lé­mi­cos y cri­ti­ca­dos en cuan­to al ser­vi­cio. Y sur­ge la pre­gun­ta, ¿por qué esos au­to­bu­ses son co­no­ci­dos co­mo los «dia­blos ro­jos»?

Al de­cir de mu­chos, su de­no­mi­na­ción se de­be a la de­co­ra­ción don­de el ro­jo es el co­lor pre­do­mi­nan­te, en tan­to otros afir­man que su nom­bre es re­sul­ta­do de la ma­la fa­ma ga­na­da por al­gu­nos cho­fe­res que los ha­cen ro­dar de ma­ne­ra te­mi­ble por las ca­lles pa­na­me­ñas.

Lo cier­to es que es­tos bu­ses for­man hoy par­te del pai­sa­je ur­bano de es­te país y que sus de­co­ra­cio­nes im­pre­sio­nan a los vi­si­tan­tes fo­rá­neos. De cual­quier mo­do, aun­que la mo­der­ni­dad im­pon­ga su sus­ti­tu­ción por ca­rros más mo­der­nos y con­for­ta­bles, los «dia­blos ro­jos» tie­nen ya bien ga­na­do su lu­gar­ci­to en la his­to­ria y el fol­clor de

Pa­na­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.