El vue­lo Se­vi­lla-Ca­ma­güey

EN 1932 DOS ES­PA­ÑO­LES, BARBERÁN Y CO­LLAR, PLA­NI­FI­CA­RON UNA NUE­VA PROEZA: ATRA­VE­SAR EL ATLÁN­TI­CO POR LA ZO­NA MÁS AN­CHA Y ASÍ VIA­JAR, A BOR­DO DEL CUA­TRO VIEN­TOS, DE ES­PA­ÑA A CU­BA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Vuelo Indirecto / Indirect Flight - TEX­TO / BY JOR­GE OSMANI MO­RENO PÉREZ, MIEM­BRO DEL CLUB DE AVIA­CIÓN DE CU­BA FO­TOS / BY AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

En los úl­ti­mos años de la dé­ca­da de los años 20 del si­glo pa­sa­do, la avia­ción es­pa­ño­la se des­ta­có por las ha­za­ñas pro­ta­go­ni­za­das por sus pi­lo­tos en vue­los de tra­ve­sía a lar­gas dis­tan­cias: el de Ra­món Fran­co en el Plus Ul­tra, de La Rá­bi­da a Bue­nos Ai­res, fue se­gui­do en 1929 por el Je­sús del Gran Po­der, a car­go de Ji­mé­nez e Igle­sias, quie­nes cru­za­ron el Atlán­ti­co des­de Ta­bla­da a Re­ci­fe, Bra­sil, y de ahí con­ti­nua­ron un pe­ri­plo que cul­mi­nó en La Ha­ba­na lue­go de re­co­rrer va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Aque­lla dé­ca­da fue tes­ti­go tam­bién de las proezas del nor­te­ame­ri­cano Lind­berg, quien vo­ló de New York a Pa­rís; y del fran­cés Cos­tes que reali­zó el iti­ne­ra­rio in­ver­so.

En 1932 nue­va­men­te dos es­pa­ño­les pla­ni­fi­ca­ron atra­ve­sar el Atlán­ti­co, es­ta vez des­de su país a Cu­ba con el afán de lle­var ade­lan­te, por la zo­na más an­cha, la ma­yor tra­ve­sía a tra­vés de océano. Ma­riano Barberán y Tros de Ilar­du­ya, di­rec­tor de la Es­cue­la de Ob­ser­va­do­res de Cua­tro Vien­tos, en Ma­drid; y Joa­quín Co­llar Serra, pi­lo­to y pro­fe­sor de la Es­cue­la de Ca­zas de Al­ca­lá de He­na­res, co­men­za­ron los ri­gu­ro­sos pre­pa­ra­ti­vos pa­ra ma­te­ria­li­zar su sue­ño que los lle­va­ría tam­bién a Ciu­dad Mé­xi­co. Úni­ca­men­te el pri­me­ro de ellos ha­bía te­ni­do esa ex­pe­rien­cia or­ga­ni­za­ti­va cuan­do el Plus Ul­tra.

El avión ele­gi­do fue un Bre­guet XIX Su­per Gran Raid Nº 71 al que se le acon­di­cio­nó una ca­bi­na ce­rra­da, lue­go de nu­me­ro­sos vue­los de prue­ba; mo­di­fi­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra car­gar más com­bus­ti­ble. Asi­mis­mo se efec­tuó un de­ta­lla­do aná­li­sis de la ru­ta a se­guir y se es­tu­dia­ron las va­ria­bles me­teo­ro­ló­gi­cas que po­dían en­con­trar. Por la par­te cu­ba­na, Barberán y Co­llar con­ta­ron con la coo­pe­ra­ción del pa­dre je­sui­ta Gu­tié­rrez Lan­za, di­rec­tor del Observatorio del Co­le­gio de Be­lén; y del Al­fé­rez de Na­vío Os­car Ri­very Or­tiz, je­fe del Observatorio del Cuer­po de Avia­ción del Ejér­ci­to, quie­nes en­via­ban sis­te­má­ti­ca­men­te los par­tes me­teo­ro­ló­gi­cos del área del Ca­ri­be.

Fi­nal­men­te Barberán y Co­llar sa­lie­ron del ae­ro­puer­to de Ge­ta­fe, en Ma­drid, ha­cia Se­vi­lla, don­de da­rían el gran sal­to. A las 4:35 ho­ras del

día 10 de ju­nio se ini­ció el des­pe­gue rum­bo nor­te, lue­go en­fi­la­ron ha­cia el ca­mino co­rrec­to.

Ca­si cin­co ho­ras des­pués ya so­bre­vo­la­ban las Is­las Ma­dei­ra. La ca­pa de nu­bes exis­ten­te so­lo les per­mi­tió di­vi­sar la ci­ma del pi­co Fun­chal. A par­tir de ese pun­to se aden­tra­ron en el océano. Barberán se en­car­gó de re­vi­sar sis­te­má­ti­ca­men­te los cálcu­los de vue­lo, la po­si­ción geo­grá­fi­ca y el uso del sex­tan­te con la ayu­da del sol, la lu­na y las es­tre­llas. Una in­dis­po­si­ción de Co­llar lo obli­gó a ocu­par­se tam­bién del con­trol del Cua­tro Vien­tos du­ran­te un tiem­po. Así trans­cu­rrie­ron 33 ho­ras so­bre el in­men­so mar has­ta que en el ho­ri­zon­te co­men­zó a vis­lum­brar­se la bahía de Sa­ma­ná. Tras de­jar atrás Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y Haití, so­lo les que­da­ba atra­ve­sar el Pa­so de los Vien­tos pa­ra por fin en­con­trar­se so­bre la Ma­yor de las An­ti­llas.

C.A.S.A.- BRE­GUET XIX CUA­TRO VIEN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.