MU­CHOS FUN­DAN PE­RO PO­COS PRESERVAN

EN LA CON­SER­VA­CIÓN DE LA HA­BA­NA CA­DA PIEDRA CONSERVADA, CA­DA EDI­FI­CIO RES­TAU­RA­DO, SE PO­NE A DIS­PO­SI­CIÓN DE LA CO­MU­NI­DAD

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Harana 500 -

«Nin­gún pro­yec­to de desa­rro­llo que pres­cin­da de la cul­tu­ra pue­de pros­pe­rar. Por tan­to en el ca­so de Cu­ba, y par­ti­cu­lar­men­te de La Ha­ba­na y de su Cen­tro His­tó­ri­co y de la red de ciu­da­des pa­tri­mo­nia­les, lo que nos im­pre­sio­na es el cau­dal acu­mu­la­do de pa­tri­mo­nio de me­mo­ria, y tam­bién de pie­dras y tra­di­cio­nes que son, creo yo, uno de los ele­men­tos más im­por­tan­tes pa­ra la op­ción de Cu­ba en el cam­po del tu­ris­mo; quie­re de­cir ese mo­vi­mien­to hu­mano que en to­das di­rec­cio­nes no es­co­ge so­la­men­te pa­raí­sos cir­cuns­tan­cia­les, are­nas pre­cio­sas, lu­ga­res de na­tu­ra­le­za que ver y pre­ser­var, sino tam­bién un dia­lo­go di­rec­to con su gen­te y con su crea­ción, y en es­te ca­so con una ciu­dad be­lla, co­mo lo es La Ha­ba­na».*

Nom­bra­do His­to­ria­dor de la Ciu­dad de la Ha­ba­na en 1969, Eu­se­bio Leal tie­ne a su car­go una de las ma­yo­res ha­za­ñas rea­li­za­das en pos del res­ca­te de su par­te an­ti­gua al evi­tar que que­da­ra con­ver­ti­da en lo que él mis­mo de­fi­ni­ría co­mo un «va­lle de in­tere­san­tes rui­nas». La res­tau­ra­ción que ini­ció en 1967 por un pa­la­cio y con­ti­nuó con las for­ta­le­zas co­lo­nia­les es­pa­ño­las, pla­zas, tem­plos y al­gu­nas ca­sas, ha re­di­mi­do la ca­pi­tal cu­ba­na de dé­ca­das de ol­vi­do y aban­dono. Si­guien­do su má­xi­ma de «La Ha­ba­na Vie­ja pa­ra sus ha­bi­tan­tes», la ciu­dad desa­rro­lla hoy un tu­ris­mo res­pon­sa­ble co­mo una fuen­te de ob­ten­ción de re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra la con­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio y pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de sus ha­bi­tan­tes.

Des­de los años 80 del pa­sa­do si­glo, Fi­del Cas­tro vis­lum­bró que «La Ha­ba­na Vie­ja po­dría con­ver­tir­se en un nue­vo Va­ra­de­ro», en el sen­ti­do de que lle­ga­ría a ser un des­tino de in­te­rés y un po­si­ble apo­yo eco­nó­mi­co de im­por­tan­cia pa­ra el país. Es­to fue po­si­ble gra­cias a la con­cep­ción de un pro­yec­to tu­rís­ti­co de­fen­sor de la iden­ti­dad, que ha evi­ta­do que el pa­tri­mo­nio con­ser­va­do se trans­for­me en «una co­ro­na en me­dio de un pié­la­go de ne­ce­si­da­des». Pa­ra es­to se ha con­ta­do con el apo­yo de la co­mu­ni­dad, don­de se ha­llan los ac­to­res fun­da­men­ta­les de es­te pro­yec­to. Ca­da piedra conservada, ca­da edi­fi­cio res­tau­ra­do, se po­ne a dis­po­si­ción de es­ta.

Una fra­se re­cu­rren­te en el dis­cur­so del Doc­tor Leal ha si­do «se­ten­ta ve­ces sie­te», se­ten­ta ve­ces sie­te, en­se­ñar, res­ca­tar, con­ser­var, res­tau­rar y si fue­se ne­ce­sa­rio vol­ver­lo a ha­cer has­ta que se cree la con­cien­cia del va­lor exis­ten­te en La Ha­ba­na Vie­ja. El Cen­tro His­tó­ri­co ha re­na­ci­do co­mo el co­ra­zón de la ciu­dad, un oa­sis la­ten­te de cul­tu­ra, pa­tri­mo­nio, sa­bi­du­ría y, so­bre to­do, de be­lle­za que es tan im­por­tan­te pa­ra la vi­da co­mo el pan, pa­ra­fra­sean­do al His­to­ria­dor. El tu­ris­mo en es­ta zo­na no es la clá­si­ca ava­lan­cha de­pre­da­do­ra, «La Ha­ba­na es un es­ta­do de áni­mo» que enamo­ra y mues­tra la vo­lun­tad y per­se­ve­ran­cia con­ver­ti­das en pa­sión na­cio­nal.

En el cie­rre de su in­ter­ven­ción en la V South Ame­ri­can Ho­tel and Tou­rism In­vest­ment Con­fe­ren­ce ce­le­bra­da en La Ha­ba­na en 2017, Eu­se­bio Leal en­vió un men­sa­je fi­nal a los asis­ten­tes del cual nos ha­ce­mos eco:

«Si el pro­yec­to tu­rís­ti­co co­mo ta­rea de la na­ción, es asu­mi­do por la gen­te y la gen­te par­ti­ci­pa de ese pro­yec­to es muy di­fí­cil que se de­bi­li­ten los sig­nos de iden­ti­dad»

«To­do el que des­cu­bre La Ha­ba­na que­da pren­da­do de ella, no so­la­men­te por el con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co, sino por­que La Ha­ba­na es un es­ta­do de áni­mo»

“Ever­yo­ne who dis­co­vers Ha­va­na is cap­ti­va­ted by it, not only be­cau­se of the ar­chi­tec­tu­re, but be­cau­se Ha­va­na is a sta­te of mind”

«Aquí no hay na­da im­po­si­ble. Por tan­to, La Ha­ba­na que es una de las ciu­da­des más be­llas del mun­do tie­ne to­do. Es­tá cu­bier­ta por un le­ve ve­lo que cuan­do se ras­ga es ca­paz de apa­re­cer ella en to­da su be­lle­za, con to­do su se­ño­río, con to­da su atrac­ción y con to­do su en­can­to. Bien­ve­ni­dos, en­ton­ces, a La Ha­ba­na cuan­do fal­tan so­la­men­te dos años pa­ra que cum­pla su 500 aniver­sa­rio».

Rea­li­za­do con el apo­yo de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de la Ciu­dad y con el em­pleo de frag­men­tos de tex­tos pu­bli­ca­dos en el si­tio www.eu­se­bio­leal.cu

*Frag­men­to to­ma­do de la in­ter­ven­ción del His­to­ria­dor de La Ha­ba­na en la V South Ame­ri­can Ho­tel and Tou­rism In­vest­ment Con­fe­ren­ce, ce­le­bra­da en el Ho­tel Me­liá Cohi­ba en ma­yo de 2017.

REA­LI­ZA­DO CON LA CO­LA­BO­RA­CIÓN DE LA OFI­CI­NA DEL HIS­TO­RIA­DOR DE LA CIU­DAD

DE LA HA­BA­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.