Gri­to de mo­der­ni­dad

TO­MA­DAS EN LOS AÑOS 50 CO­MO UN HI­TO DE LA IN­NO­VA­CIÓN EN CA­RA­CAS, A CA­SI 65 AÑOS DE CREA­DAS LAS TORRES DE EL SI­LEN­CIO SI­GUEN SIEN­DO UNA VI­SI­TA OBLI­GA­DA PA­RA QUIE­NES VIA­JEN HAS­TA LA LLA­MA­DA «CIU­DAD DE LA ETER­NA PRI­MA­VE­RA»

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Patrimonio / Heritage - TEX­TO / BY JO­SÉ LUIS ESTRADA BE­TAN­COURT FO­TO / PHOTO AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Cier­to que hoy no lu­cen tan co­que­tas co­mo cuan­do asom­bra­ron a to­da Ve­ne­zue­la y Ca­ra­cas, de pron­to, las to­mó co­mo su ícono más re­pre­sen­ta­ti­vo de la mo­der­ni­dad. Nom­bra­das co­mo las Torres de El Si­len­cio, con sus 32 pi­sos y 103 m de al­tu­ra, abrie­ron ofi­cial­men­te el 6 de di­ciem­bre de 1954 co­mo evi­den­cia del pa­so del país de su con­di­ción agrí­co­la a in­dus­tria­li­za­do.

Sur­gie­ron co­mo par­te del pro­yec­to que se de­no­mi­nó Plan Ro­ti­val y per­se­guía po­ner en prác­ti­ca la ne­ce­sa­ria re­no­va­ción de la ur­be, ur­gi­da de trans­for­mar su cen­tro y con­ver­tir­se en atrac­ti­va ca­pi­tal de Su­da­mé­ri­ca. El con­jun­to re­si­den­cial de El Si­len­cio tu­vo sus ini­cios en el pro­yec­to ur­ba­nís­ti­co de Carlos Raúl Villanueva.

To­do co­men­zó a par­tir de la cons­truc­ción de una gran ave­ni­da, la Bo­lí­var, que exi­gió la crea­ción de una em­pre­sa de­ve­ni­da lue­go el Cen­tro Si­món Bo­lí­var C.A, y que más tar­de ad­qui­rió la for­ma de dos torres ge­me­las: la Nor­te (con 20,35 m de an­cho) y la Sur (23,25 m), des­ti­na­das en un prin­ci­pio al co­mer­cio y áreas de ser­vi­cio. Na­cie­ron con no po­cos ele­men­tos que en­ton­ces re­sul­ta­ron muy no­ve­do­sos, co­mo los pi­sos de estacionamiento y los te­lé­fo­nos pú­bli­cos.

En ver­dad, a ca­si 65 años de inau­gu­ra­das, ya las Torres de El Si­len­cio no son mi­ra­das co­mo el em­ble­ma es­té­ti­co que an­tes fue­ron. Sin em­bar­go, a pe­sar del evi­den­te de­te­rio­ro pro­gre­si­vo y avan­za­do en el que se en­cuen­tran, es­tas edi­fi­ca­cio­nes di­se­ña­das y cons­trui­das por el ar­qui­tec­to ve­ne­zo­lano Ci­priano Cas­tro Do­mín­guez, con la co­la­bo­ra­ción de Tony Man­ri­que de La­ra y Jo­sé Joa­quín Ál­va­rez, si­guen sien­do una vi­si­ta obli­ga­da pa­ra quie­nes via­jen has­ta la lla­ma­da «ciu­dad de la eter­na pri­ma­ve­ra».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.