Co­mer en el cen­tro de Cu­ba

TEX­TO /BY JOR­GE MÉNDEZ RODRÍGUEZ-ARENCIBIA, PRE­SI­DEN­TE EJE­CU­TI­VO. CÁ­TE­DRA CU­BA­NA DE GAS­TRO­NO­MÍA Y TU­RIS­MO / EXE­CU­TI­VE PRE­SI­DENT OF CU­BA’S CLUS­TER OF GAS­TRO­NOMY AND TOU­RISM FO­TOS / PHO­TOS AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario -

Ea­ting in Cen­tral Cu­ba

Ras­go ca­rac­te­rís­ti­co del pa­tri­mo­nio cu­li­na­rio cu­bano lo cons­ti­tu­ye, sin du­das, una mar­ca­da ho­mo­ge­nei­dad en el em­pleo de pro­duc­tos, for­mas de elaboración y há­bi­tos de con­su­mo, to­do ello acu­ña­do por una co­men­sa­li­dad que con­di­cio­na uni­for­me iden­ti­dad pa­ra to­do el país. Pe­ro, con­jun­to de con­ver­gen­cias al fin, ob­via­men­te cons­ta de va­rias par­tes que lo in­te­gran; y ca­da una de ellas, por lo ge­ne­ral, po­see sus res­pec­ti­vas dis­tin­cio­nes. Así ocu­rre con la ma­yo­ría de las ac­tua­les 16 pro­vin­cias que con­for­man la di­vi­sión po­lí­ti­co-ad­mi­nis­tra­ti­va de es­ta Is­la Gran­de: mu­cho de lo pro­pia­men­te se­rrano y agrí­co­la en zo­nas de tie­rra aden­tro, al­go de ci­ta­dino y po­blano don­de lo ha­ya, más no po­co de cos­te­ro y ma­rí­ti­mo, en y cer­cano a los li­to­ra­les; es­to úl­ti­mo, geo­grá­fi­ca­men­te condicionado por el per­pe­tuo em­pe­ño de los ma­res Ca­ri­be y de las An­ti­llas en ba­ñar sus cá­li­das cos­tas.

De es­te mo­do se pre­sen­ta la gas­tro­no­mía villaclareña con apor­tes re­gio­na­les que se conjugan con un di­ver­so muestrario de gé­ne­ros ali­men­ti­cios, gus­tos y tra­di­cio­nes, pa­ra na­da re­ñi­dos con los imperativos de la mo­der­ni­dad. Val­ga acla­rar que en la re­gión aquí tra­ta­da se en­cuen­tra, pre­ci­sa­men­te, el cen­tro fí­si­co de Cu­ba: el pue­blo de Pla­ce­tas, aun­que no es el pri­me­ro geo­grá­fi­co acre­di­ta­do, el cual se re­mon­ta al año 1814 con la fun­da­ción de la aldea de San Atanasio de Gua­ra­ca­bu­ya, co­no­ci­da por Gua­ra­ca­bu­ya.

«Co­ge bue­na fa­ma y acués­ta­te a dor­mir», re­za un nun­ca en­ve­je­ci­do re­frán. Sin pre­ci­sa­men­te arre­lla­nar­se en la pe­re­za que sue­le ser atraí­da por el aco­mo­da­mien­to al que con­vo­can los lau­ros con jus­te­za al­can­za­dos, si­tios co­mo San­ta Cla­ra, Re­me­dios, Cai­ba­rién, Sa­gua la Gran­de e Isa­be­la de Sa­gua se nie­gan a an­qui­lo­sar­se en su his­tó­ri­co y atra­yen­te po­si­cio­na­mien­to. Pa­tri­mo­nia­li­dad en las pie­dras (re­fe­ri­do a ca­lles y edi­fi­ca­cio­nes de no­ta­ble fac­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca), si­tios na­tu­ra­les, tra­di­cio­na­li­dad, cos­tum­bris­mo y ora­li­dad, se preservan y re­nue­van cons­tan­te­men­te. Y con tan­to pa­ra dis­fru­tar, bien se re­quie­re de una gas­tro­no­mía igual de au­tóc­to­na que per­mi­ta res­tau­rar ener­gías y con­ti­nuar va­rios días ali­men­tan­do la es­pi­ri­tua­li­dad del co­no­ci­mien­to y pe­cu­lia­res ex­pe­rien­cias.

LOS APOR­TES RE­GIO­NA­LES DE LA GAS­TRO­NO­MÍA VILLACLAREÑA SE CONJUGAN CON UN DI­VER­SO MUESTRARIO DE GÉ­NE­ROS ALI­MEN­TI­CIOS, GUS­TOS Y TRA­DI­CIO­NES, PA­RA NA­DA RE­ÑI­DOS CON LOS IMPERATIVOS DE LA MO­DER­NI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.