To­car el fin del mun­do

MU­CHOS PE­RE­GRI­NOS DEL CA­MINO DE SAN­TIA­GO EX­TIEN­DEN EL TRA­YEC­TO HAS­TA FIS­TE­RRA, LU­GAR MAR­CA­DO POR IN­CREÍ­BLES PAI­SA­JES Y LLA­MA­TI­VAS TRA­DI­CIO­NES

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / BY FA­BIO MAR­TÍN FO­TOS / PHO­TOS JO­SÉ CARLOS DE SAN­TIA­GO / AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Tou­ching the End of the World!

Cuen­ta la leyenda que los dis­cí­pu­los que acom­pa­ña­ron el cuer­po de San­tia­go via­ja­ron has­ta Du­gium –la ac­tual Fis­te­rra o Fi­nis­te­rre–, con el fin de pe­dir a las au­to­ri­da­des ro­ma­nas per­mi­so pa­ra en­te­rrar al Após­tol en el lu­gar que, si­glos des­pués, se con­ver­ti­ría en San­tia­go de Com­pos­te­la, don­de hoy mu­chos ter­mi­nan su peregrinación.

Es es­te el mo­ti­vo más acep­ta­do pa­ra ex­pli­car la ex­ten­sión de la ru­ta más allá de la icó­ni­ca Ca­te­dral, o el ori­gen del Ca­mi­ño

de Fis­te­rra, que mu­chos se ani­man a cu­brir en otras tres eta­pas de apro­xi­ma­da­men­te 90 km en to­tal; un re­co­rri­do que atra­vie­sa pue­blos en­cla­va­dos en la pro­fun­di­dad del ru­ral san­tia­gués, que man­tie­nen una cul­tu­ra agrí­co­la de gran in­te­rés etnográfico y per­mi­ten al pe­re­grino dis­fru­tar de los mu­chos hó­rreos (cons­truc­ción des­ti­na­da a se­car, cu­rar y guar­dar el maíz y otros ce­rea­les an­tes de des­gra­nar­los y mo­ler­los), cru­cei­ros (cru­ces

de piedra) y de­más mues­tras de ar­qui­tec­tu­ra po­pu­lar, tí­pi­cas de la Ga­li­cia más cam­pes­tre.

Ca­da año crece la ci­fra de quie­nes bus­can lle­gar has­ta el mar, y los im­pul­sos pa­ra alar­gar el tra­yec­to son va­rios. A unos los mue­ve más la fe re­li­gio­sa, a otros el afán de cum­plir ri­tos más pa­ga­nos, pe­ro to­dos lle­van la ilu­sión de vi­vir una ex­pe­rien­cia in­com­pa­ra­ble en el lu­gar que an­tes del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca era con­si­de­ra­do co­mo el Fin del Mun­do.

Pa­ra mu­chos pe­re­gri­nos la lle­ga­da has­ta el ca­bo sa­gra­do de Fi­nis­te­rre, ubi­ca­do a unos 3 km del pue­blo, sig­ni­fi­ca aca­bar de un mo­do sim­bó­li­co el Ca­mi­ño das Es­tre­las, lo cual equi­va­le a em­pe­zar una vi­da nue­va des­pués de ha­ber­se li­bra­do de los pe­ca­dos y de la car­ga de lo ma­te­rial.

En la pun­ta de la es­tre­cha len­gua de tie­rra que pe­ne­tra en el mar es don­de, se­gún la tra­di­ción, el pe­re­grino cae de ro­di­llas emo­cio­na­do, pa­ra lue­go quemar sus bo­tas y par­te de su in­du­men­ta­ria co­mo ri­tual pu­ri­fi­ca­dor. Es­te ac­to de raí­ces pa­ga­nas que el Ayun­ta­mien­to ha tra­ta­do has­ta de prohi­bir por su agre­si­vi­dad con el en­torno, sir­ve co­mo sím­bo­lo del na­ci­mien­to de una nue­va vi­da.

Du­ran­te mu­chos años se creía que es­te era el si­tio don­de se apa­ga­ba el sol ca­da no­che, el Fi­nis Te­rrae. Por eso es ha­bi­tual tam­bién que los vi­si­tan­tes que­den con­tem­plan­do la pues­ta del As­tro Rey –si no la más her­mo­sa de Eu­ro­pa, sí la más mí­ti­ca– has­ta que es­te se hun­de en el océano, es­pe­ran­do qui­zá ver el fa­mo­so ra­yo ver­de mien­tras se lle­va a ca­bo el en­cen­di­do del fa­ro, un mo­men­to en que no po­cos aplau­sos es­pon­tá­neos rom­pen el si­len­cio.

Des­de 1893 el em­ble­má­ti­co fa­ro es el más oc­ci­den­tal de los cons­trui­dos en el Vie­jo Con­ti­nen­te y, por tan­to, el más pró­xi­mo a Amé­ri­ca. Des­de su ex­pla­na­da se pue­den te­ner vis­tas im­pre­sio­nan­tes del océano y de to­da la Ría de Cor­cu­bión, y cons­ti­tu­ye un re­fe­ren­te pa­ra aque­llos que quie­ran ate­so­rar re­cuer­dos grá­fi­cos im­pres­cin­di­bles de la ru­ta, co­mo las fo­tos con el mo­jón que mar­ca el ki­ló­me­tro ce­ro o fi­nal del re­co­rri­do, o en la es­cul­tu­ra de la Bo­ta del pe­re­grino, que se en­cuen­tra en­cla­va­da en las ro­cas.

Quie­nes rea­li­zan el Ca­mi­ño por mo­ti­vos re­li­gio­sos cris­tia­nos, ca­si siem­pre lle­gan has­ta la Igle­sia de San­ta María das Areas, al pie de la ca­rre­te­ra que con­du­ce al fa­ro. Allí ado­ran al San­tí­si­mo Cris­to de Fis­te­rra y pa­san por la Por­ta San­ta –si­tua­da en el mu­ro nor­te del tem­plo y abier­ta oca­sio­nal­men­te du­ran­te los Años Ju­bi­la­res–, pa­ra así ga­nar la in­dul­gen­cia.

Pe­ro no son es­tas las úni­cas tra­di­cio­nes que alien­tan a los pe­re­gri­nos en tie­rras ga­lle­gas. Uno de los ri­tua­les más cum­pli­dos por los vi­si­tan­tes es el ba­ño en la Praia de Lan­gos­tei­ra, aun­que al­gu­nos op­tan por rea­li­zar­lo en el Mar de Fó­ra, con el ob­je­ti­vo de lim­piar­se el pol­vo del ca­mino an­tes de en­trar al ca­bo sa­gra­do pa­ra dar­le el pun­to fi­nal al tra­yec­to.

An­tes de em­pren­der el re­gre­so hay de­ta­lles que nun­ca se de­ben pa­sar por al­to. Uno de ellos es vi­si­tar el Al­ber­gue da Fin do Mun­do pa­ra con­se­guir la Fis­te­rra­na, que al igual que la Com­pos­te­la­na, en­tre­ga­da al lle­gar a la Ca­te­dral de San­tia­go de Com­pos­te­la, es el do­cu­men­to que cer­ti­fi­ca ofi­cial­men­te que has com­ple­ta­do el Ca­mi­ño.

Y co­mo Fis­te­rra es un pue­blo de tra­di­ción ma­ri­ne­ra, la otra se­ría pa­sar­se por la Lon­ja que es­tá en la zo­na del puer­to, y pro­bar los me­jo­res pes­ca­dos y ma­ris­cos sa­li­dos de las bra­vas aguas de la Cos­ta da Mor­te, una vi­si­ta obli­ga­da y un re­ga­lo pa­ra los sen­ti­dos.

En su an­dar el pe­re­grino dis­fru­ta de los hó­rreos que en­cuen­tra a su pa­so. / On their way, pil­grims en­joy the ho­rreos they come across.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.