Si de vi­vir una aven­tu­ra se tra­ta...

LA FOR­MI­DA­BLE RI­QUE­ZA NA­TU­RAL Y LA DI­VER­SI­DAD ECO­LÓ­GI­CA QUE PO­SEE PA­NA­MÁ LA HAN PO­SI­CIO­NA­DO CO­MO UNA DE LAS PLA­ZAS PRE­FE­RI­DAS POR LOS AMAN­TES DE LAS AC­TI­VI­DA­DES AL AI­RE LI­BRE

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / BY LOUR­DES M. BE­NÍ­TEZ CEREIJO FO­TOS / PHO­TOS AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

When It Co­mes to Li­ving Ad­ven­tu­res...

Si­tua­da en el ist­mo cen­troa­me­ri­cano, la Re­pú­bli­ca de Pa­na­má es un lu­gar tan im­pre­sio­nan­te co­mo in­só­li­to. Por su ubi­ca­ción y for­ma cur­va­da cons­ti­tu­ye el úni­co país del mun­do don­de se pro­du­ce la ma­ra­vi­lla de ad­mi­rar el ama­ne­cer so­bre el Océano Pa­cí­fi­co y el atar­de­cer so­bre el Atlán­ti­co.

Ex­clu­si­vo de esa tie­rra es tam­bién te­ner la sel­va tro­pi­cal a so­lo 10 min de la mo­der­na ca­pi­tal, lo que per­mi­te el rá­pi­do ac­ce­so a par­ques que han si­do de­cla­ra­dos Re­ser­va de la Bios­fe­ra y Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

Pa­na­má se dis­tin­gue por su con­di­ción de país bi­sa­gra, puen­te en­tre dos ma­res, y pri­vi­le­gia­do pun­to de en­cuen­tro de cul­tu­ras

de to­das par­tes del or­be. El ar­chi­co­no­ci­do Ca­nal, fun­da­men­tal pa­ra el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal; y la Zo­na Li­bre de Co­lón –la zo­na fran­ca más gran­de del con­ti­nen­te y se­gun­da del mun­do– han tri­bu­ta­do de ma­ne­ra os­ten­si­ble a la trans­for­ma­ción del te­rri­to­rio co­mo una pla­ta­for­ma de ser­vi­cios ma­rí­ti­mos, co­mer­cia­les, in­mo­bi­lia­rios, fi­nan­cie­ros, y, por su­pues­to, tu­rís­ti­cos.

Sien­do así, no re­sul­ta ca­sual que re­cien­te­men­te la Au­to­ri­dad de Tu­ris­mo de Pa­na­má (ATP) die­ra a co­no­cer que la na­ción se­rá el es­ce­na­rio de la Ad­ven­tu­re Week, un even­to que bus­ca pre­sen­tar los prin­ci­pa­les des­ti­nos en ma­te­ria de tu­ris­mo de aven­tu­ra, ini­cia­ti­va na­ci­da tam­bién de la co­la­bo­ra­ción con la Cá­ma­ra de Tu­ris­mo de Pa­na­má y la Ad­ven­tu­re Tra­vel Tra­de As­so­cia­tion (ATTA).

La Ad­ven­tu­re Week tie­ne co­mo una de sus prin­ci­pa­les for­ta­le­zas per­mi­tir que un gru­po de in­vi­ta­dos fo­rá­neos des­cu­bra y ex­plo­re di­ver­sos des­ti­nos tu­rís­ti­cos, pa­ra in­cen­ti­var las vi­si­tas a me­diano y lar­go pla­zo.

Se­gún la ATTA, un via­je pue­de ser ca­li­fi­ca­do co­mo tu­ris­mo de aven­tu­ra si in­vo­lu­cra tres pi­la­res bá­si­cos: na­tu­ra­le­za, cul­tu­ra y ac­ción fí­si­ca, que in­clu­ye ac­ti­vi­da­des co­mo sen­de­ris­mo, ci­clis­mo, es­ca­la­da en ro­ca y raf­ting... En ese sen­ti­do, Pa­na­má lo tie­ne to­do. Po­dría afir­mar­se que el tu­ris­mo de aven­tu­ra, si bien es una ini­cia­ti­va re­la­ti­va­men­te nue­va, ya ha de­ja­do sal­dos po­si­ti­vos y ex­pe­rien­cias sa­tis­fac­to­rias en quie­nes han apos­ta­do por sus po­ten­cia­li­da­des, ya sea en sus va­rian­tes de eco­tu­ris­mo (ex­plo­ra­ción de zo­nas na­tu­ra­les), tu­ris­mo ac­ce­si­ble (in­cur­sio­nes cul­tu­ra­les o ac­ti­vi­da­des ex­tre­mas co­mo los saltos en bun­gee), tu­ris­mo de emo­ción (pa­ra­pen­te, mon­ta­ñis­mo, sal­to de ba­se, es­ca­la­da en ro­ca y es­pe­leo­lo­gía), o el

et­no­tu­ris­mo (acer­ca­mien­to a cul­tu­ras di­ver­sas con pa­seos am­plios por áreas muy po­co desa­rro­lla­das).

Di­ver­sos ex­per­tos re­co­mien­dan co­mo lu­ga­res fa­vo­re­ci­dos pa­ra rea­li­zar es­tas ac­cio­nes el Va­lle de Antón, las aguas del río Chi­ri­quí Vie­jo, la Re­ser­va de La Ye­gua­da, los par­ques na­cio­na­les Is­la Coi­ba (Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad), Vol­cán Ba­rú y Cha­gres.

PA­RA TO­DOS LOS GUS­TOS

El di­ving (bu­ceo), en es­pe­cial si se rea­li­za en uno de los arre­ci­fes me­jor con­ser­va­dos del Pa­cí­fi­co ame­ri­cano, en el Par­que Na­cio­nal Coi­ba, o en Por­to­be­lo, en cu­yas cos­tas el vi­si­tan­te po­drá avis­tar un avión hun­di­do, so­bre­sa­le co­mo una de las ac­cio­nes más no­to­rias. El

ca­nopy (des­li­za­mien­to de un pun­to a otro por un ca­ble) en­cuen­tra en si­tios co­mo Bo­que­te o Cho­rro del Ma­cho es­ce­na­rios idea­les de­bi­do a su com­bi­na­ción de cli­ma y ve­ge­ta­ción.

Pa­ra el raf­ting (des­cen­so de ríos o bal­sis­mo), sin em­bar­go, los es­pe­cia­lis­tas le otor­gan el ma­yor pun­ta­je a los ríos Ma­mo­ní y Chi­ri­quí Vie­jo –con­si­de­ra­do en­tre los 10 me­jo­res del pla­ne­ta pa­ra aven­tu­ras en el agua. Asi­mis­mo, los aman­tes de la vi­da acuá­ti­ca po­drán go­zar de una ex­pe­rien­cia su­bli­me prac­ti­can­do snor­ke­ling en Bo­cas del Toro, o

ka­ya­king (de­por­te acuá­ti­co con mo­da­li­dad de re­mo) en el la­go Ga­tún.

Las ru­tas idea­les pa­ra el ci­clis­mo es­tán lo­ca­li­za­das en el área de Gam­boa y Ce­rro Azul, así co­mo en los sen­de­ros pró­xi­mos a la ciu­dad ca­pi­tal, co­mo el Ca­mino Plan­ta­ción, cer­ca del Par­que Mu­ni­ci­pal Sum­mit. En cuan­to al mon­ta­ñis­mo, el vol­cán Ba­rú no tie­ne equi­va­len­te, pues po­see mu­chas cum­bres ac­ce­si­bles y con di­fe­ren­tes gra­dos de di­fi­cul­tad. Ac­ti­vi­da­des ex­tre­mas son tam­bién el

wind­sur­fing (des­pla­zar­se so­bre una ta­bla que lle­va una ve­la) que se mue­ve co­mo en la glo­ria en Pun­ta Cha­me; el wa­ke­boar­ding (des­li­za­mien­to so­bre el agua uti­li­zan­do una ta­bla arras­tra­da por una cuer­da li­ga­da a una lan­cha o una moto acuá­ti­ca); el wet rap­pel (des­cen­der por cas­ca­das a tra­vés de cuer­das); y el surf, pues los li­to­ra­les Atlán­ti­co y Pa­cí­fi­co cuen­tan con mag­ní­fi­cas pla­yas, es­pec­ta­cu­la­res pa­ra es­tas prác­ti­cas, al es­ti­lo de San­ta Ca­ta­li­na, con sus olas enor­mes.

Co­mo si no bas­ta­ra, Pa­na­má cuen­ta con di­ver­sos en­cla­ves que per­mi­ten asis­tir al avis­ta­mien­to de las ba­lle­nas jo­ro­ba­das. En el ar­chi­pié­la­go de Las Per­las, el gol­fo de Chi­ri­quí o el de Mon­ti­jo, San Mi­guel, Bahía de Pa­na­má y las is­las Igua­na, Coi­ba y Ta­bo­ga pue­den ser ob­ser­va­das esas ma­jes­tuo­sas cria­tu­ras du­ran­te la épo­ca de apa­rea­mien­to o en la que alum­bran a sus crías.

Ya sea en pa­seos por tie­rra, des­li­zán­do­se por ai­re en cuer­das o de­jan­do fluir la adre­na­li­na en em­bra­ve­ci­das aguas, Pa­na­má siem­pre pro­po­ne un pa­que­te de ac­ti­vi­da­des per­fec­to, o ca­si per­fec­to, pa­ra no caer en ab­so­lu­tis­mos. El ist­mo, dos océa­nos, flo­ra y fau­na en abun­dan­cia, ele­va­cio­nes y ries­gos… Lo jus­to pa­ra se­du­cir a los más aven­tu­re­ros de es­pí­ri­tu.

Se­gún la Ad­ven­tu­re Tra­vel Tra­de As­so­cia­tion, un via­je pue­de ser ca­li­fi­ca­do co­mo tu­ris­mo de aven­tu­ra si in­vo­lu­cra tres pi­la­res bá­si­cos: na­tu­ra­le­za, cul­tu­ra y ac­ción fí­si­ca, que in­clu­ye ac­ti­vi­da­des co­mo sen­de­ris­mo, ci­clis­mo, es­ca­la­da en ro­ca y raf­ting... En ese sen­ti­do, Pa­na­má lo tie­ne to­do

El ca­nopy en­cuen­tra en si­tios co­mo Bo­que­te o Cho­rro del Ma­cho es­ce­na­rios idea­les de­bi­do a su com­bi­na­ción de cli­ma y ve­ge­ta­ción. / Zi­pli­ning or ca­nopy finds in pla­ces li­ke Bo­que­te or Cho­rro del Ma­cho two set­tings ideal for this ac­ti­vity be­cau­se of a...

Pa­ra el raf­ting los es­pe­cia­lis­tas le otor­gan ele­va­do pun­ta­je al río Chi­ri­quí Vie­jo, con­si­de­ra­do en­tre los 10 me­jo­res del pla­ne­ta pa­ra aven­tu­ras en el agua. / For raf­ting, ex­perts gi­ve a high sco­re to the Chi­ri­qui Vie­jo River, ran­ked on the world's...

En cuan­to al mon­ta­ñis­mo, el vol­cán Ba­rú no tie­ne equi­va­len­te. / When it co­mes to moun­tain rou­tes, not­hing com­pa­res to the Ba­rú Vol­cano.

Los li­to­ra­les Atlán­ti­co y Pa­cí­fi­co cuen­tan con mag­ní­fi­cas pla­yas que in­vi­tan a prac­ti­car el emo­cio­nan­te ki­te­sur­fing. /The Atlan­tic and Pa­ci­fic coasts boast great bea­ches to do ex­ci­ting ki­te­sur­fing ri­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.