La sal co­mo pa­sa­por­te del ar­coí­ris

AL PIE DEL PO­BLA­DO DE MA­RAS, EN­TRE LOS CE­RROS PE­RUA­NOS DEL VA­LLE SA­GRA­DO DE LOS IN­CAS, UNA SAL NA­DA CO­MÚN NOS SU­MER­GE EN HIS­TO­RIAS AN­CES­TRA­LES QUE SOS­TIE­NEN QUE LOS CO­LO­RES DEL CIE­LO NA­CEN POR ALLÁ

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / BY ENRIQUE MILANÉS FO­TOS / PHO­TOS AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

Salt as a Pass­port to the Rain­bow

De­fi­ni­ti­va­men­te es un lu­gar per­fec­to pa­ra el sel­fie: aun des­de an­tes de lle­gar a los mi­les de pe­que­ños po­zos de sal, infinitas te­rra­zas blan­cas pa­re­cen pre­gun­tar­nos qué es­pe­ra­mos pa­ra con­ge­lar ba­jo aquel sol in­ten­so nues­tra ima­gen, en el mis­mo si­tio pe­ruano don­de en otra épo­ca una po­de­ro­sa reale­za ori­gi­na­ria con­tro­la­ba ese te­so­ro co­ti­diano. Asom­bra­dos, co­mo sim­ples tu­ris­tas mor­ta­les, no ten­dre­mos más op­ción que ha­cer­nos una fo­to allí, en­tre los ce­rros del Va­lle Sa­gra­do de los In­cas.

Va­rios mi­ra­do­res en la ca­rre­te­ra de ac­ce­so per­mi­ti­rán aso­mar­se al bo­ce­to de las Sa­li­ne­ras de Ma­ras, pe­ro al cum­plir los 50 km des­de Cus­co ve­re­mos el óleo aca­ba­do de un

en­cla­ve que, ex­tra­ña­men­te, es ape­nas vi­si­ta­do en es­te mun­do de tec­no­lo­gía cre­cien­te que guar­da po­cas in­ti­mi­da­des que mos­trar.

Cuan­do se bus­ca co­lo­res, hay que se­guir a los fo­tó­gra­fos. Y es­tos sue­len an­dar por la zo­na, co­mo ave­za­dos ex­plo­ra­do­res en la ba­ta­lla por la be­lle­za. No por gus­to –o pre­ci­sa­men­te por él–, re­nom­bra­dos ar­tis­tas del len­te han de­ja­do plas­ma­das las to­na­li­da­des cam­bian­tes e in­creí­bles que la an­da­du­ra del sol, fil­tra­da por nu­bes na­da ca­sua­les, con­fie­re a los bal­co­nes de es­tas sa­li­ne­ras co­lum­pia­das so­bre un bor­de de la mon­ta­ña Qa­qa­wi­ñay, a 3 380 m por en­ci­ma de la muy dis­tan­te lí­nea del mar.

Co­mo to­dos los de­ta­lles de su im­pe­rio, los dio­ses in­cas ela­bo­ra­ron el pro­ce­so má­gi­co, más que pro­duc­ti­vo, de la sa­li­ne­ra: un ma­nan­tial pro­vee a las te­rra­zas de agua sa­la­da y oportuna; du­ran­te la épo­ca se­ca, es­ta se fil­tra en los po­zos y lue­go, con la in­ter­ven­ción del que to­do lo alum­bra y ca­lien­ta, se pro­du­ce la eva­po­ra­ción que so­li­di­fi­ca una sal de ve­ras es­pe­cial.

En dis­ten­di­da ca­mi­na­ta se pue­de com­par­tir, jun­to a bue­na char­la, de un ra­to de la­bor con las fa­mi­lias lu­ga­re­ñas que, de es­ta­ción en es­ta­ción, re­pi­ten el pro­ce­der an­ces­tral pa­ra me­re­cer la ben­di­ción de la sal.

En vir­tud de su con­te­ni­do mi­ne­ral y pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas, la bien lla­ma­da sal de

Al cum­plir los 50 km des­de

Cus­co ve­re­mos el óleo aca­ba­do de un en­cla­ve que,

ex­tra­ña­men­te, es ape­nas vi­si­ta­do en es­te mun­do de tec­no­lo­gía cre­cien­te que guar­da po­cas in­ti­mi­da­des que mos­trar

los in­cas es muy apre­cia­da en sau­nas, ja­cuz­zis y spas. Di­cen que un ba­ño con ella re­la­ja­rá los múscu­los y ali­via­rá el es­trés, pe­ro en esa re­co­men­da­ción hay que in­cluir el pai­sa­je de ori­gen, por­que –con­tra­rio al en­torno de­sola­do de las gran­des sa­li­ne­ras in­dus­tria­les– el si­tio don­de ella na­ce, pre­ña­do de to­na­li­da­des y sen­sa­cio­nes es­pe­cia­les, con­for­ma un am­bien­te ya de por sí sa­na­dor.

No hay na­tu­ra­le­za sin en­can­ta­mien­to ni his­to­ria sin leyenda. La tra­di­ción oral ha­bla en pre­sen­te de los her­ma­nos que fun­da­ron el im­pe­rio: Ayar Ca­chi, Ayar Au­ca, Ayar Uchu y Ayar Man­co. El pri­me­ro de ellos, trai­cio­na­do por los otros y en­ce­rra­do en la cer­ca­na mon­ta­ña de We­qey Will­ka, llo­ró tan­to que de sus lá­gri­mas na­cie­ron es­tas salinas que to­da­vía ofre­cen pa­ra la vi­da un con­di­men­to sen­ci­llo pe­ro na­da co­mún: los to­nos ro­sa­dos, morados y lilas, muy apre­cia­dos por los mis­mí­si­mos dio­ses an­di­nos, se­rían sim­ple quimera pa­ra otras sa­les del pla­ne­ta.

El pue­blo de Ma­ras, em­pla­za­do a 6 km de las salinas, tie­ne unos 6 000 mo­ra­do­res co­mo custodios de otros te­so­ros: va­rias vi­vien­das con­ser­van din­te­les de la épo­ca co­lo­nial, con los bla­so­nes no­bi­lia­rios de en­ton­ces, y pie­dras ta­lla­das con la fe­cha de cons­truc­ción y el nom­bre de su due­ño. La ca­sa del ca­pi­tán Pedro Or­tiz de Orué, el fun­da­dor de la vi­lla es­pa­ño­la en 1556, pue­de ver­se er­gui­da en los pre­dios de la Pla­za de Ar­mas.

Des­de las Sa­li­ne­ras de Ma­ras pue­de ir­se ade­más a Mo­ray, lu­gar don­de una suer­te de an­fi­tea­tros na­tu­ra­les for­ma­ron te­rra­zas de mi­cro­cli­mas con­tras­tan­tes, a te­nor de la al­tu­ra: se es­ti­ma que, de un es­ca­lón a otro, ra­di­ca el equi­va­len­te a 1 000 m de di­fe­ren­cia en un am­bien­te con­ven­cio­nal.

La me­jor idea de cuán­to se ha­lla en es­ta zo­na del im­pe­rio in­ca qui­zá se com­ple­te con el trán­si­to bre­ve de las Sa­li­ne­ras de Ma­ras a Chin­che­ro. Si mu­chos se sor­pren­den al no ha­llar en las primeras el am­bien­te ás­pe­ro y agre­si­vo a la mi­ra­da de las salinas co­mu­nes, ten­drán que asom­brar­se más cuan­do lle­guen al si­tio que no so­lo mues­tra, sin dis­fraz ni ma­qui­lla­je, una aldea tí­pi­ca pe­rua­na. Hay que es­cu­char a los dio­ses in­cas y vi­si­tar Chin­che­ro: no to­dos los días se pue­den plan­tar el cuer­po y el al­ma en el lu­gar exac­to don­de, se­gún ellos, na­ce el ar­coí­ris.

Un ma­nan­tial pro­vee a las te­rra­zas de agua sa­la­da y oportuna; du­ran­te la épo­ca

se­ca, es­ta se fil­tra en los po­zos y lue­go se pro­du­ce la eva­po­ra­ción que so­li­di­fi­ca una

sal de ve­ras es­pe­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.