His­to­rias de mar

EN PUER­TO DE LA LI­BER­TAD, EN EL SAL­VA­DOR, SE VI­VE DE­FI­NI­TI­VA­MEN­TE UN MUN­DO DI­FE­REN­TE. ALLÍ TO­DO ES UN ES­PEC­TÁCU­LO QUE DE NIN­GÚN MO­DO DE­JA INDIFERENTE AL VI­SI­TAN­TE, SEA NA­CIO­NAL O DE OTRAS LA­TI­TU­DES

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO Y FO­TOS / TEXT AND PHO­TOS JO­SÉ CARLOS DE SAN­TIA­GO

Sto­ries of the Sea

Se­pa­ra­do a po­co más de 30 km de San Sal­va­dor se im­po­ne el Puer­to de La Li­ber­tad, uno de los prin­ci­pa­les si­tios tu­rís­ti­cos del país, que con su ma­gia des­lum­bra de un gol­pe, por­que lo po­see to­do: pla­yas de are­nas ne­gras de ori­gen vol­cá­ni­co que in­vi­tan a zam­bu­llir­se; tí­pi­ca gas­tro­no­mía marina, irre­sis­ti­ble pa­ra quie­nes gus­tan del buen co­mer; lla­ma­ti­va ar­te­sa­nía que es ex­pre­sión de una cul­tu­ra au­tén­ti­ca; y un am­bien­te tran­qui­lo y se­gu­ro en el que so­bre­sa­le su gen­te de piel cur­ti­da por el sa­li­tre y el sol, que por ese con­tac­to di­rec­to con el mar, ex­pre­sa una iden­ti­dad, una ma­ne­ra muy pe­cu­liar de ser. Ellos, cien­tos de pes­ca­do­res ar­te­sa­na­les, ven­de­do­res, pro­ce­sa­do­res, co­mer­cian­tes, ayu­dan­tes…, cons­ti­tu­yen el al­ma de una ciu­dad que de nin­gún mo­do de­ja indiferente al vi­si­tan­te, sea na­cio­nal o de otras la­ti­tu­des.

Lo mis­mo por la Ca­rre­te­ra del Li­to­ral que usan­do la vía San Sal­va­dor-La Li­ber­tad se pue­de ac­ce­der al que fue­ra, du­ran­te dé­ca­das, el pri­mer puer­to co­mer­cial de El Sal­va­dor y hoy re­sul­ta su pun­to más im­por­tan­te de pro­duc- ción pes­que­ra, aun­que, si así lo pre­fie­re, exis­te la va­rian­te de to­mar el au­to­bús de la ru­ta 302 que par­te del Par­que Bo­lí­var, en la ca­pi­tal, con lo cual apa­re­ce tam­bién la opor­tu­ni­dad de apre­ciar el lla­ma­ti­vo pai­sa­je que va con­du­cien­do has­ta es­te tra­di­cio­nal te­rri­to­rio que ha con­cen­tra­do en el tu­ris­mo el 80 % de su ac­ti­vi­dad.

Con sus nu­me­ro­sas pla­yas (San Die­go, El Obis­po, Con­cha­lío, Ma­jahual, La Paz, Toluca, Las Flo­res, Ti­cui­za­pa, Las Bo­ca­ni­tas, Can­gre­je­ra y Los Pi­nos), res­tau­ran­tes es­par­ci­dos por to­do el li­to­ral y su mue­lle ar­te­sa­nal, tal pa­re­ce que el Puer­to de La Li­ber­tad no des­can­sa con el aje­treo cons­tan­te de sus ha­bi­tan­tes, quie­nes se mues­tran or­gu­llo­sos de pro­yec­tos co­mo la Pla­za Ma­ri­ne­ra que, con el apo­yo del Go­bierno sal­va­do­re­ño, ha lle­ga­do no so­lo pa­ra otor­gar­le un ros­tro más re­no­va­do al Ma­le­cón, sino, so­bre to­do, pa­ra po­ten­ciar, des­de el pun­to de vis­ta tu­rís­ti­co y eco­nó­mi­co, es­te lu­gar que cons­ti­tu­ye una de las ma­ra­vi­llas del país.

PA­RA TO­DOS LOS GUS­TOS

In­ten­sa­men­te ac­ti­vo es el mue­lle del Ma­le­cón. Con su in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca ya me­jo­ra­da, ter-

mi­na en un es­pi­gón don­de se lo­ca­li­za el fa­mo­so mer­ca­do de pes­ca­dos y ma­ris­cos fres­cos, el si­tio que pro­vee mu­chas de las de­li­cias que ha­bi­tan en el Océano Pa­cí­fi­co: lan­gos­tas, can­gre­jos (co­no­ci­dos po­pu­lar­men­te co­mo jai­bas), bo­cas co­lo­ra­das, ca­la­ma­res, con­chas, ca­ma­ro­nes, al­me­jas, ju­re­les, man­ta­rra­ya, ti­bu­ro­nes…, los cua­les se pue­den ad­qui­rir por li­bra y a pre­cios ase­qui­bles.

Ex­pre­sión au­tén­ti­ca de la cul­tu­ra del país, en el mue­lle se le­van­tan los pues­tos pa­ra ven­der esos pro­duc­tos que son tra­ta­dos de for­ma ar­te­sa­nal. Irre­sis­ti­ble se vuel­ve, por ejem­plo, el ce­vi­che que María pro­po­ne a pre­cios que van en­tre 3 y 5 dó­la­res. «Lo te­ne­mos muy sa­bro­so de pes­ca­do, pe­ro tam­bién son muy ri­cos los mix­tos con ca­la­mar, ca­ma­rón, ca­ra­col y pulpo», en­fa­ti­za, mien­tras des­ta­pa los re­ci­pien­tes que por ser trans­pa­ren­tes re­sal­tan por el co­lo­ri­do.

Pe­ro esa es so­lo uno de los tan­tos ofre­ci­mien­tos que mo­ti­van al pa­la­dar des­de los más di­ver­sos mos­tra­do­res don­de los ven­de­do­res, en su ma­yo­ría mu­je­res, can­tan sus pro­duc­tos to­do el tiem­po, sin im­por­tar que los pa­sean­tes fi­nal­men­te los com­pren o no. El fuer­te de Bea­triz es el pes­ca­do en sa­la­zón. Su cur­vi­na tie­ne fa­ma en los al­re­de­do­res, pe­ro ella no re­ve­la el se­cre­to de có­mo rea­li­za el pro­ce­so de pre­pa­ra­ción. «Se sa­la y el se­ca­do du­ra dos días, des­pués se pue­de con­ser­var por mu­cho tiem­po», co­men­ta, pe­ro no di­ce más.

Marcos, que den­tro del mer­ca­do re­pre­sen­ta su com­pe­ten­cia con un pues­to es­pe­cia­li­za­do en ca­ma­ro­nes, se mues­tra to­do el tiem­po co­mu­ni­ca­ti­vo. «Los ca­ma­ro­nes de co­la gran­de, los se­mi­jum­bos, son per­fec­tos pa­ra co­ci­nar­se al aji­llo o fri­tos; te­ne­mos tam­bién co­li­tas más pe­que­ñas (les lla­ma­mos cha­ca­li­nes) que com­bi­na­mos con los me­dia­nos pa­ra pre­pa­rar coc­te­les... y, bueno, es­tán los jum­bos, de seis a

ocho pul­ga­das, y las lan­gos­tas (dos ha­cen una li­bra) que te los doy por seis dó­la­res», co­mer­cia­li­za sin nin­gún re­ca­to.

Jai­bas pa­ra so­pas y ma­ris­ca­das, al­me­jas, me­ji­llo­nes, jun­to a fi­le­tes de ra­ya, cur­vi­na, bo­ca co­lo­ra­da y do­ra­do, «que son los es­pe­cia­les», com­ple­tan las ofer­tas de Marcos, quien apro­ve­cha pa­ra di­ser­tar so­bre los ca­la­ma­res del Pa­cí­fi­co. «Los ja­po­ne­ses le di­cen ika, los ame­ri­ca­nos squid, y no­so­tros ca­la­mar­do. Cier­to que los del Atlán­ti­co son más gran­des, pe­ro los nues­tros, con su sa­bor ca­rac­te­rís­ti­co, da gus­to co­mer­los».

VI­VEN­CIAS PA­RA CON­TAR

En el es­pi­gón, David se ga­na la vi­da co­mo ma­nio­bre­ro. «A no­so­tros nos to­ca de­jar­les lis­tas las em­bar­ca­cio­nes a los pes­ca­do­res pa­ra que pue­dan lan­zar­se a la mar. Em­pe­za­mos so­bre las 7:00 a.m. por­que vie­nen zar­pan­do a las 9:00 a.m. a más tar­dar. Nos en­car­ga­mos de bus­car lo que re­quie­ran pa­ra el via­je, mien­tras ellos van a com­prar la co­mi­da que ne­ce­si­ta­rán», ex­pli­ca es­te hom­bre que rea­li­za esas la­bo­res acom­pa­ña­do de su es­po­sa.

«Nos pa­gan en es­pe­cie, con pes­ca­dos, que lue­go les ven­de­mos a los tu­ris­tas. La en­sar­ta (cin­co ejem­pla­res que pe­san unas cua­tro li­bras) la pro­po­ne­mos a 5 dó­la­res, pe­ro si me di­cen que se la lle­van en 3 igual se la doy, por­que pre­fe­ri­mos ven­der que en­hie­lar».

David tra­ba­ja pa­ra gen­te co­mo Jo­sé, quien ca­da vez que se ti­ra con su lan­cha nom­bra­da «Ay­re de mar» se en­co­mien­da a San Ra­fael Ar­cán­gel, pa­trono de los pes­ca­do­res y po­bla­do­res de Puer­to de La Li­ber­tad, pa­ra que lo pro­te­ja y lo ayu­de. «No siem­pre nos son­ríe la suer­te y po­de­mos cap­tu­rar va­rios bo­cas co­lo­ra­das, atu­nes, ju­re­les y es­pe­cial­men­te den­to­nes, for­mi­da­bles tan­to por el ta­ma­ño que al­can­zan co­mo por la ex­qui­si­tez de sus car­nes. Se les lla­ma de ese mo­do por­que tie­nen dien­tes enor­mes, co­mo col­mi­llos.

«Ya es­ta­mos acos­tum­bra­dos, pe­ro son dos días los que nos pa­sa­mos en al­ta­mar. Le ha­ría­mos una ofren­da es­pe­cial a San Ra­fael Ar­cán­gel si re­gre­sá­ra­mos al mue­lle con mil li­bras de pes­ca­do, pe­ro sa­be­mos que lo nor­mal es que reuna­mos unas 400, 300. A ve­ces el Pa­cí­fi­co no le ha­ce ho­nor a su nom­bre y se en­fu­re­ce, en­ton­ces no po­de­mos es­pe­rar mu­cho: nos an­cla­mos y co­lo­ca­mos en la pun­ta de la lan­cha una pi­chin­ga pa­ra que no re­tum­be mu­cho, has­ta que to­do vuel­ve a la nor­ma­li­dad y po­ne­mos nue­va­men­te, es­pe­ran­za­dos, ma­nos a la obra».

En Puer­to de La Li­ber­tad se vi­ve, de­fi­ni­ti­va­men­te, un mun­do di­fe­ren­te. Allí to­do es un es­pec­tácu­lo que no se de­be­ría per­der quien vi­si­te El Sal­va­dor: un re­ga­lo se­gu­ro pa­ra los sen­ti­dos y la opor­tu­ni­dad de en­trar en con­tac­to con per­so­nas lla­nas, quie­nes, co­mo pu­ros «lo­bos de mar», tie­nen un sin­fín de his­to­rias in­tere­san­tes que con­tar.

La Pla­za Ma­ri­ne­ra ha lle­ga­do no so­lo pa­ra otor­gar­le un ros­tro más re­no­va­do al Ma­le­cón, sino, so­bre to­do, pa­ra po­ten­ciar es­te lu­gar que cons­ti­tu­ye una de las ma­ra­vi­llas del país

Ex­pre­sión au­tén­ti­ca de la cul­tu­ra del país, en el mue­lle se le­van­tan los pues­tos pa­ra ven­der esos pro­duc­tos que son tra­ta­dos de for­ma ar­te­sa­nal

Tal pa­re­ce que el Puer­to de La Li­ber­tad no des­can­sa con el aje­treo cons­tan­te de sus ha­bi­tan­tes. / It seems as if the Port of La Li­ber­tad does not rest with the cons­tant hustle and bustle of its in­ha­bi­tants.

Marcos, con un pues­to es­pe­cia­li­za­do en ca­ma­ro­nes, se mues­tra to­do el tiem­po co­mu­ni­ca­ti­vo. / Marcos, with an outlet that only sells sh­rimps, is tal­ka­ti­ve all the ti­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.