El ca­mino ha­cia el orien­te es azul

La Ru­ta C UNOS 400 KM SE­PA­RAN A VA­RA­DE­RO DE CA­YO SAN­TA MARÍA POR EL «LO­MO» DE LA IS­LA. O CÓ­MO HA­CER UNA EX­PE­DI­CIÓN POR CU­BA VI­SI­TAN­DO AL­GU­NAS DE SUS ME­JO­RES PLA­YAS

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Cuaderno De Viaje / Traveler's Notes - TEX­TO / BY RE­NÉ TA­MA­YO FO­TOS / PHO­TOS MA­RIUS JOVAISA / AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

La edi­ción 38 de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Tu­ris­mo, FITCu­ba 2018, es­ta­rá de­di­ca­da a pro­mo­ver el pro­duc­to de sol y pla­ya y ten­drá co­mo es­ce­na­rio la ca­ye­ría sep­ten­trio­nal de la pro­vin­cia de Vi­lla Cla­ra, una mag­ní­fi­ca oca­sión pa­ra re­to­mar con en­tu­sias­mo nues­tra ex­pe­di­ción por el vial Cir­cui­to Nor­te. Es es­ta una ca­rre­te­ra úni­ca, aun­que con dis­tin­tos nom­bres, qu e per­mi­te re­co­rrer Cu­ba por el li­to­ral nor­te de ex­tre­mo a ex­tre­mo, des­de el le­van­te (Pun­ta de Mai­sí) has­ta el po­nien­te (Ca­bo de San An­to­nio), o vi­ce­ver­sa.

La pri­me­ra tem­po­ra­da de la ex­pe­di­ción cu­brió, en dos ru­tas, las cin­co pro­vin­cias oc­ci­den­ta­les. En es­ta des­cri­bi­mos el tra­yec­to tam­bién en dos par­tes— que nos da ac­ce­so a nu­me­ro­sos ca­yos e is­lo­tes—del ar­chi­pié­la­go Sabana-Ca­ma­güey, el des­tino tu­rís­ti­co co­no­ci­do co­mo Jar­di­nes del Rey. De oes­te a es­te, el con­jun­to va des­de Pun­ta de Hi­ca­cos has­ta Nue­vi­tas, en Ca­ma­güey. Es­ta vez via­ja­re­mos des­de el bal­nea­rio de Va­ra­de­ro has­ta la ca­ye­ría nor­te de la pro­vin­cia de Vi­lla Cla­ra, con es­tan­cia in­ter­me­dia de un día en San­ta Cla­ra, su ca­pi­tal. El pri­mer día tran­si­ta­re­mos has­ta el co­rre­dor tu­rís­ti­co Sa­gua la Gran­de; el se­gun­do, lo de­di­ca­re­mos com­ple­ta­men­te a San­ta Cla­ra, la Ciu­dad del Che, mien­tras el ter­ce­ro lle­ga­re­mos al des­tino fi­nal.

1ER. DÍA

CO­MIEN­ZA LA AVEN­TU­RA Con más de me­dio cen­te­nar de ho­te­les y ca­si 30 km de pla­ya, Va­ra­de­ro es la pri­me­ra pla­za tu­rís­ti­ca de sol y pla­ya del país y me­re­ce que le de­di­que­mos tres jor­na­das co­mo mí­ni­mo. La pri­me­ra la ini­cia­mos al des­pun­tar el día. Nos di­ri­gi­mos ha­cia el na­ci­mien­to de la Pe­nín­su­la de Hi­ca­cos pa­ra co­men­zar a tran­si­tar por la Vía Blan­ca, que es co­mo se de­no­mi­na el Cir­cui­to Nor­te por aquí.

Rum­bo sud­es­te nos in­tro­du­ci­mos en Cár­de­nas, ciu­dad fun­da­da en 1828. Los va­rios ape­la­ti­vos con que se le nom­bró en el si­glo XIX mar­ca­ron sus pe­cu­lia­ri­da­des de en­ton­ces: «Ho­lan­da de Amé­ri­ca» por el dre­na­je de cié­na­gas y re­lle­nos pa­ra le­van­tar co­mer­cios, in­dus­trias y vi­vien­das. «Ciu­dad ame­ri­ca­na» por la ex­ce­len­cia de su tra­za­do ur­bano. «Chica­go de Amé­ri­ca» o «Bar­ce­lo­na de las An­ti­llas» por su rá­pi­do desa­rro­llo eco­nó­mi­co pa­ra la épo­ca. El so­bre­nom­bre más es­ti­ma­do por los car­de­nen­ses, sin em­bar­go, es el de «Ciu­dad Ban­de­ra». Fue allí don­de on­deo por pri­me­ra vez el pen­dón na­cio­nal, iza­do el 19 de ma­yo de 1850 por el ge­ne­ral de ori­gen ve­ne­zo­lano Nar­ci­so López.

De­ja­da atrás Cár­de­nas, nos en­ca­mi­na­mos ha­cia el lí­mi­te de Ma­tan­zas con la pro­vin­cia de Vi­lla Cla­ra, unos 50 km más ade­lan­te. Es un tra­yec­to fun­da­men­tal­men­te llano, pe­ro de­be­mos pres­tar aten­ción a la vía. No es­tá en las me­jo­res con­di­cio­nes téc­ni­cas y po­de­mos en­con­trar­nos con trac­to­res, ca­rre­to­nes de ca­ba­llos y otros equi­pos ru­ra­les y de la­bran­za. A par­tir de aho­ra, y por lar­gos tra­mos, el Cir­cui­to Nor­te es­tá afec­ta­do por los da­ños que de­jó el hu­ra­cán Ir­ma en sep­tiem­bre del año an­te­rior, el even­to hi­dro­me­teo­ro­ló­gi­co más vio­len­to que azo­ló el país des­de que se tie­nen re­gis­tros.

Va­rios po­bla­dos de re­la­ti­va im­por­tan­cia en­con­tra­re­mos an­tes de arri­bar a la ca­be­ce­ra mu­ni­ci­pal de Mar­tí, co­mar­ca que des­ta­ca por po­seer uno de los 12 si­tios ar­queo­ló­gi­cos más re­ve­la­do­res de la eta­pa pro­to­agrí­co­la: «Ca­yo Jo­ra­ju­ría».

El po­bla­mien­to de Cu­ba se re­mon­ta a más de 6 000 años atrás. La eta­pa pro­to­agrí­co­la, que du­ró unos mil años, «es tran­si­cio­nal en­tre la an­te­rior preagroal­fa­re­ra y la pos­te­rior agroal­fa­re­ra», in­di­can las fuen­tes con­sul­ta­das.

Pa­ra Ca­yo Jo­ra­ju­ría los fe­cha­dos ra­dio­car­bó­ni­cos dan una an­ti­güe­dad de 3870-40, co­rres­pon­dien­te al año 1920 an­tes de nues­tra era. Se ma­ne­ja la te­sis de que los ori­gi­na­rios del lu­gar, de­bi­do al desa­rro­llo al­can­za­do, tal vez sos­tu­vie­ron ne­xos con sus pa­res de las is­las hoy co­no­ci­das co­mo Las Baha­mas.

Con­ti­nuan­do rum­bo oes­te, ire­mos de­jan­do atrás otros si­tios de in­te­rés. Lo más re­le­van­te del tra­mo, em­pe­ro, es­tá al nor­te, le­jos de la ca­rre­te­ra e in­clu­so de la cos­ta: los ca­yos ex­tre­mo oc­ci­den­ta­les del ar­chi­pié­la­go Sa­ba­naCa­ma­güey. Uno es Cruz del Pa­dre. Cer­cano a Pun­ta de Hi­ca­cos, Va­ra­de­ro, dis­po­ne de un fa­ro cons­trui­do en 1862, aun en fun­cio­na­mien­to.

Al re­ba­sar el pue­bli­to de Ho­yo Co­lo­ra­do, aban­do­na­mos Ma­tan­zas y nos aden­tra­mos en la pro­vin­cia de Vi­lla Cla­ra rum­bo a los ba­ños de El­guea. An­tes, sin em­bar­go, re­pa­se­mos al­gu­nos da­tos de Mo­tem­bo, al sur de la ca­rre­te­ra Cir­cui­to Nor­te.

Si es cier­to lo que se di­ce, se­rá un lu­gar pro­mi­so­rio pa­ra el fu­tu­ro eco­nó­mi­co del país. La com­pa­ñía aus­tra­lia­na Mel­ba­na Energy tie­ne con­tra­ta­do allí un área (el Blo­que-9) pa­ra la bús­que­da de hi­dro­car­bu­ros. Se­gún la em­pre­sa, po­dría dis­po­ner de más de 630 mi­llo­nes de ba­rri­les de pe­tró­leo ex­tra­íbles so­lo en el pros­pec­to Ala­me­da-1. Es­tá pre­vis­to co­men­zar las per­fo­ra­cio­nes ex­plo­ra­to­rias en la pri­me­ra par­te del año.

En 1881 se en­con­tró en Mo­tem­bo el pri­mer pozo de pe­tró­leo en Cu­ba. Fue una familia chi­na la que hi­zo el ha­llaz­go cuan­do ex­ca­va­ba en bus­ca de agua. El nom­bre de la co­mar­ca es in­dí­ge­na, sig­ni­fi­ca «tie­rra de fue­go», y al pa­re­cer los abo­rí­ge­nes ya sa­bían del re­cur­so, aun­que no en­ten­dían sus pro­pie­da­des.

El con­quis­ta­dor Die­go Ve­láz­quez es­cri­bió so­bre el te­mor de los abo­rí­ge­nes lo­ca­les al «fue­go sub­te­rrá­neo de los dio­ses», pe­ro hoy po­bla­do­res del lu­gar aún se abas­te­cen de gas pa­ra co­ci­nar hin­can­do in­ge­nios en el sub­sue­lo de Mo­tem­bo.

La mi­ne­ra­li­za­ción sub­te­rrá­nea del lu­gar desem­bo­ca en el El­guea, cer­ca del mar, don­de tie­nen asien­to va­rios ba­ños ter­ma­les. Son aguas clo­ru­ra­das, só­di­cas, sul­fu­ra­das, bro­mu­ra­das y ra­dió­ni­cas con fan­gos me­di­ci­na­les sul­fu­ra­dos.

En­tre los pa­de­ci­mien­tos que se tra­tan es­tán las en­fer­me­da­des de los sis­te­mas os­teo­mioar­ti­cu­lar y ner­vio­so, y de la piel. Las mu­je­res son las pa­cien­tes que más be­ne­fi­cios re­ci­ben.

Tras re­tor­nar al Cir­cui­to Nor­te lue­go de des­viar­nos pa­ra vi­si­tar El­guea, nos es­pe­ra Co­rra­li­llo, ca­be­ce­ra del mu­ni­ci­pio ho­mó­ni­mo. Los pa­rro­quia­nos de la ciu­da­de­la y de los asen­ta­mien­tos ru­ra­les cer­ca­nos acu­den asi­dua­men­te a las pla­yas El Sal­to, Ga­nu­za, Sie­rra Mo­re­na y La Pan­chi­ta, muy ín­ti­mas y en­tra­ña­bles pa­ra la gen­te de la re­gión.

El pró­xi­mo des­tino es el co­rre­dor tu­rís­ti­co de Sa­gua la Gran­de, Nue­va Isa­be­la e Isa­be­la de Sa­gua, es­te úl­ti­mo un pe­que­ño pue­blo de pes­ca­do­res don­de las pues­tas del sol re­sul­tan es­plén­di­das: buen lu­gar pa­ra pa­sar la pri­me­ra no­che.

Atra­ve­sa­da por el río ho­mó­ni­mo, Sa­gua la Gran­de cons­ti­tu­ye la se­gun­da ciu­dad de Vi­lla Cla­ra. Sur­gi­da ofi­cial­men­te en 1812, ad­qui­rió gran no­to­rie­dad eco­nó­mi­ca, fi­nan­cie­ra y co­mer­cial cuan­do la Isa­be­la se con­vir­tió en el prin­ci­pal puer­to de en­tra­da y sa­li­da pa­ra la re­gión

cen­tral. Ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te se ca­li­fi­ca co­mo una ciu­dad de es­pí­ri­tu neo­clá­si­co y ecléc­ti­co. En la tra­ma ur­ba­na re­sal­tan la ter­mi­nal fe­rro­via­ria, la igle­sia ca­tó­li­ca, el Pa­la­cio de Are­nas, el Gran Ho­tel, el Ca­sino es­pa­ñol y el pa­la­ce­te Ca­sa Mo­ré.

En el ex­tre­mo del mu­ni­ci­pio, en el d el­ta del río, e stá Isa­be­la de Sa­gua. Des­ta­ca por sus va­lo­res cul­tu­ra­les y el pai­sa­je ma­rino y por su ubi­ca­ción fren­te a la ca­ye­ría no­roes­te de Vi­lla Cla­ra, muy cer­ca­na a los ca­yos Es­qui­vel y Cris­to.

2DO. DÍA

ALEJÁNDONOS DEL CIR­CUI­TO NOR­TE

En la se­gun­da jor­na­da del via­je nos ale­ja­mos por 24 ho­ras del Cir­cui­to Nor­te, al po­ner rum­bo ha­cia la ca­pi­tal pro­vin­cial, a la que le de­di­ca­re­mos to­do el día y la no­che. En el ca­mino nos en­con­tra­re­mos con Ci­fuen­tes, en­tron­que pa­ra va­rios mu­ni­ci­pios del te­rri­to­rio y pór­ti­co, de nor­te a sur, de San­ta Cla­ra, po­bla­da en sus ini­cios por 18 fa­mi­lias de Re­me­dios que huían de los ata­ques de cor­sa­rios y pi­ra­tas. En la ex­plan­da de la igle­sia del Car­men, do­ce pi­lo­tes de már­mol que guar­dan sus nom­bres re­cuer­dan el na­ci­mien­to de la co­mar­ca.

Co­mo la ma­yo­ría de nues­tras gran­des urbes, la ar­qui­tec­tu­ra de San­ta Cla­ra reite­ra bá­si­ca­men­te los es­ti­los neo­clá­si­cos y art de­có, ejem­plo de lo cual son va­rias cons­truc­cio­nes re­li­gio­sas, in­clu­yen­do la ca­te­dral y el icó­ni­co tea­tro La Ca­ri­dad. El Co­man­dan­te Er­nes­to «Che» Gue­va­ra de la Ser­na re­pre­sen­ta uno de los sím­bo­los más en­tra­ña­bles.

La es­tan­cia cul­tu­ral e his­tó­ri­ca en San­ta Cla­ra la con­clui­re­mos en El Me­jun­je, un cen­tro ar­tís­ti­co y re­crea­ti­vo crea­do en 1985 por el en­tu­sias­ta pro­mo­tor cul­tu­ral Ra­món Sil­ve­rio, en las rui­nas de un an­ti­guo ho­tel de la ca­lle Marta Abreu. Co­men­zó a te­ner re­nom­bre y re­co­no­ci­mien­to na­cio­nal en los años 90 del pa­sa­do si­glo. Fue y es uno de los si­tios que más con­tri­bu­yó en las úl­ti­mas dé­ca­das a la tolerancia, el res­pe­to y el re­co­no­ci­mien­to del «otro». Ofre­ce una va­ria­da pro­gra­ma­ción que se­gu­ro en la no­che dis­fru­ta­re­mos.

3ER. DÍA

DE MAR­CHA HA­CIA EL DES­TINO FI­NAL

El ter­cer día, con la mar­cha ha­cia nues­tro des­tino fi­nal, Ca­yo San­ta María, vol­ve­mos al Cir­cui­to Nor­te. El tra­yec­to es so­bre un vial tu­rís­ti­co de unos 110 km en muy buen es­ta­do téc­ni­co. La pa­ra­da in­ter­me­dia se­rá en San Juan de los Re­me­dios.

Si­guien­do el rum­bo se nos pre­sen­ta más ade­lan­te otra ciu­dad pin­to­res­ca, Cai­ba­rién, pue­blo ma­ri­ne­ro por ex­ce­len­cia. Se es­ta­ble­ció el 26 de oc­tu­bre de 1832, cuan­do unos aven­tu­re­ros es­pa­ño­les de­ci­die­ron acam­par y ha­cer un ca­se­río allí. Cai­ba­rién es la puer­ta de en­tra­da al pe­dra­plén que nos lle­va has­ta Ca­yo San­ta María. Con una lon­gi­tud de 48 km, la ca­rre­te­ra so­bre ro­cas echa­das en el le­cho ma­rino es te­ni­da co­mo la más lar­ga de su ti­po en el pla­ne­ta.

Cons­trui­do en la úl­ti­ma dé­ca­da del pa­sa­do si­glo, el vial dio pri­me­ra prio­ri­dad a la re­duc­ción de los im­pac­tos ne­ga­ti­vos al me­dioam­bien­te. Dis­po­ne de 46 puentes, con una lon­gi­tud to­tal de 2 298 m. Se­gún es­tu­dios, con ellos se ga­ran­ti­zó el 94 % del in­ter­cam­bio ori­gi­nal de las aguas, man­te­nien­do sus ran­gos na­tu­ra­les de sa­li­ni­dad y tem­pe­ra­tu­ra.

Fue el «Almirante de la Mar Ocea­na», Cris­tó­bal Co­lón, quien bau­ti­zó a la ca­ye­ría nor­te del ar­chi­pié­la­go cu­bano co­mo Jar­di­nes del Rey. «Téc­ni­ca­men­te» se le de­no­mi­na Sabana-Ca­ma­güey: de­ce­nas de is­lo­tes, ca­yos y ca­yue­los a lo lar­go de 465 km des­de la bahía de Nue­vi­tas a la pe­nín­su­la de Hi­ca­cos.

La par­te que aho­ra vi­si­ta­re­mos co­rres­pon­de al nordeste de Vi­lla Cla­ra. Los ca­yos San­ta María, En­se­na­chos, Las Bru­jas, Fran­cés, Co­bo, Ma­já, Fra­go­so, Las Pi­cúas y Es­pa­ñol Aden­tro su­man ca­si 50 km2, y lon­gi­tu­di­nal­men­te po­seen al­re­de­dor de 14 km de pla­yas.

El desa­rro­llo tu­rís­ti­co ha do­ta­do el área de una im­por­tan­te in­fra­es­truc­tu­ra ho­te­le­ra. Du­ran­te FITCu­ba 2018, que tie­ne por se­de es­te es­ce­na­rio, el des­tino se re­lan­za. A no­so­tros nos aguar­dan las sor­pre­sas. Las ve­re­mos y las vi­vi­re­mos.

RU­TA C. CIR­CUI­TO NOR­TE

Ba­ños de El­guea. / El­guea's ther­mal tanks.

Con más de me­dio cen­te­nar de ho­te­les y ca­si 30 km de pla­ya, Va­ra­de­ro es la pri­me­ra pla­za tu­rís­ti­ca de sol y pla­ya del país. / With over half a hun­dred ho­tels and al­most 30 km of beach, Va­ra­de­ro is the coun-try's top sun-and-beach des­ti­na­tion.

San­ta Cla­ra, fun­da­da en 1689. / San­ta Cla­ra, foun­ded in 1689.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.