El sal­to eterno de un án­gel

EN­TRE LA RA­CIO­NA­LI­DAD DE UN AVIA­DOR Y LA TE­SIS MÁ­GI­CA DE UN PUE­BLO ORI­GI­NA­RIO, EL SAL­TO ÁN­GEL SE AFIAN­ZA EN LA PREFERENCIA DE LOS TU­RIS­TAS QUE SA­BEN ES­CO­GER

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / EN­RI­QUE MI­LA­NÉS LEÓN FO­TOS / AR­CHI­VO EX­CE­LEN­CIAS

El pi­lo­to Ja­mes C. Án­gel, que tiem­po des­pués de avis­tar por ca­sua­li­dad aque­lla be­lle­za, en 1937, lo­gró ate­rri­zar su avio­ne­ta en el Au­yan Te­puy, una me­se­ta in­do­ma­ble, hi­zo pública en su voz la pos­tal que, en for­ma­tos di­sí­mi­les, ter­mi­nó hon­rán­do­le pa­ra siem­pre con un nom­bre que no fal­ta en las me­jo­res re­vis­tas de tu­ris­mo del mun­do: el sal­to Án­gel.

Di­cen que, en­te­ra­do de va­lio­so se­cre­to, el aven­tu­re­ro es­ta­dou­ni­den­se bus­ca­ba oro, sin em­bar­go dio con una for­tu­na mu­cho ma­yor, cu­yas «mi­nas» no ha­cen más que cre­cer en los ojos de asom­bro de mi­les de ex­cur­sio­nis­tas de ori­gen di­ver­so: el sal­to de agua que le ele­va­ría adon­de nun­ca lo hi­zo su avión.

A tal pun­to el avia­dor se enamo­ró de Ve­ne­zue­la y de esa for­mi­da­ble cas­ca­da que pi­dió a su fa­mi­lia un de­seo fi­nal­men­te cum­pli­do en ju­lio de 1960: sus ce­ni­zas mor­ta­les de­bían jun­tar­se a las aguas de la ca­ta­ra­ta más al­ta del pla­ne­ta, con 979 m de líquida gra­ve­dad de asom­bro, 807 de ellos en caí­da inin­te­rrum­pi­da.

Pe­ro así co­mo no tie­ne due­ño, la be­lle­za no tie­ne des­cu­bri­dor. Otras pu­pi­las sin nom­bre ha­bían vis­to pri­me­ro la cas­ca­da: los in­dios pe­mo­nes, que no so­lo la bau­ti­za­ron co­mo Ke­re­pa­ku­pai Ve­ná –el «sal­to del lu­gar más pro­fun­do», en su len­gua–, sino que te­mían acer­car­se por­que el te­puy o me­se­ta de que caía era na­da me­nos que el ho­gar de los dio­ses Are­ku­nas y de los mal­va­dos es­pí­ri­tus Ma­wa­ri que, se­gún ellos, en­car­nan en esa tren­za de agua. Se­gu­ra­men­te, el pi­lo­to no pre­gun­tó a los pe­mo­nes.

Ubi­ca­do en el Par­que Na­cio­nal Ca­nai­ma, del ve­ne­zo­lano Es­ta­do de Bo­lí­var, que fue de­cla­ra­do Patrimonio de la Hu­ma­ni­dad por la UNES­CO en 1994, el sal­to Án­gel es­tu­vo has­ta el fi­nal en la dispu­ta por cla­si­fi­car en­tre las sie­te ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les del mun­do. Ba­ña­dos por sus aguas, mu­chos tu­ris­tas sos­tie­nen que lo es.

Lo mis­mo en in­ten­sa ca­mi­na­ta por la jun­gla que en li­ge­ras cu­ria­ras indígenas so­bre los ro­ji­zos ríos Ca­rrao y Chu­rum, el ar­duo via­je a la ba­se del sal­to, que in­clu­ye pa­ra­das en cam­pa­men­tos pe­mo­nes, es una aven­tu­ra en sí mis­mo en­tre sen­de­ros a tra­vés de te­pu­yes, pla­ni­cies, sel­vas y va­lles que de­jan ver des­de ar­ma­di­llos gi­gan­tes, osos hor­mi­gue­ros, ja­gua­res, pu­mas, mo­nos, has­ta tu­ca­nes y gua­ca­ma­yas.

Por mu­cho que enamo­ren otras ca­ras del pai­sa­je, la de allí es de­fi­ni­ti­va­men­te la fies­ta del agua. Una vez si­tua­dos en la ba­se del sal­to, los pri­vi­le­gia­dos va­ca­cio­nis­tas del pla­ne­ta Tie­rra sen­ti­rán que el ai­re de la caí­da, jun­to con la con­ti­nua llo­viz­na fil­tra­da por el sol, convierte el si­tio en una cu­na natural de ar­coí­ris al bor­de mis­mo de un pa­re­dón de re­na­ci­mien­to.

Aun­que men­tes más ra­cio­na­les lo ex­pli­quen en las llu­vias caí­das so­bre la gran me­se­ta, los pe­mo­nes sa­ben que es otro bien dis­tin­to el ori­gen del sal­to. Mi­les de so­les atrás, un gue­rre­ro que an­da­ba de ex­pe­di­ción por la zo­na cu­ró con cier­ta agua má­gi­ca a un águi­la mal­he­ri­da y es­ta, en pa­go, lo subió a la ci­ma del te­puy. Emo­cio­na­do an­te tal pa­no­ra­ma, el gue­rre­ro tro­pe­zó y de­rra­mó, des­de su to­tu­ma ro­ta, el lí­qui­do sa­na­dor que aún no ce­sa de caer.

Ubi­ca­do en el Par­que Na­cio­nal Ca­nai­ma, el sal­to Án­gel es­tu­vo has­ta el fi­nal

en la dispu­ta por cla­si­fi­car en­tre las sie­te ma­ra­vi­llas

na­tu­ra­les del mun­do. Ba­ña­dos

por sus aguas, mu­chos tu­ris­tas sos­tie­nen que lo es

Los in­dios pe­mo­nes bau­ti­za­ron el sal­to Án­gel co­mo Ke­re­pa­ku­pai Ve­ná: el «sal­to del lu­gar más pro­fun­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.