La me­jor ex­hi­bi­ción al ai­re libre

EL GLOBO AEROSTÁTICO CUEN­TA CON UNA GRAN VEN­TA­JA FREN­TE A OTROS SOPORTES DE PU­BLI­CI­DAD EX­TE­RIOR, DE­BI­DO AL GRAN TA­MA­ÑO QUE PUE­DEN AL­CAN­ZAR LOS MEN­SA­JES QUE MUES­TRA Y LO FÁ­CIL QUE RE­SUL­TA SU TRAS­LA­DO HAS­TA LA ZO­NA DE EX­HI­BI­CIÓN

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - A Cielo Abierto - TEX­TO / PACO MONTOYA, CEO WINDTROTTERS BALLOONS FO­TO / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Adía de hoy, en pleno si­glo XXI en que vi­vi­mos in­mer­sos en un mun­do tec­no­ló­gi­co, con in­creí­bles avan­ces y des­cu­bri­mien­tos en to­dos los cam­pos ima­gi­na­bles, se po­dría pen­sar que nues­tra ca­pa­ci­dad de sor­pre­sa y de ha­cer­nos sen­tir di­fe­ren­tes ya es co­sa del pa­sa­do.

Es­ta idea se des­va­ne­ce cuan­do do­bla­mos la es­qui­na y es­cu­cha­mos un ru­gi­do que nos ha­ce mi­rar en esa di­rec­ción y ve­mos una im­pre­sio­nan­te bo­la de lla­ma­ti­vos co­lo­res as­cen­dien­do ha­cia el cielo.

En ese ins­tan­te, in­de­pen­dien­te­men­te de que seas un cha­val, una ci­ru­ja­na de pres­ti­gio o el eje­cu­ti­vo de una cor­po­ra­ción in­ter­na­cio­nal, lo que te pi­de el cuer­po es acer­car­te, su­bir en el globo y, de pa­so, apro­ve­char­te de las tec­no­lo­gías e inun­dar las re­des so­cia­les con fo­tos, sel­fies, men­sa­jes, vi­deos, in­vi­ta­cio­nes a di­rec­to...

Al prin­ci­pio de los tiem­pos ae­ro­náu­ti­cos, es­te fe­nó­meno «me­diá­ti­co» se pro­du­cía de un mo­do más len­to. Ló­gi­co cuan­do nos re­mon­ta­mos a fi­na­les del si­glo XIX. La pri­me­ra re­fe­ren­cia que ten­go de la uti­li­za­ción de glo­bos ae­ros­tá­ti­cos, ba­jo un as­pec­to más o me­nos co­mer­cial fue en la Exposición Uni­ver­sal de Pa­rís de 1878. Cu­rio­sa­men­te, le da­ban tan­ta re­le­van­cia a es­ta ac­ti­vi­dad, que el car­tel que anun­cia­ba la mues­tra lle­va­ba un gra­ba­do con su ima­gen.

Es­to acon­te­cía ca­si 100 años des­pués de que, a fi­na­les del 1782, los her­ma­nos Mont­gol­fier, mien­tras des­can­sa­ban en la sa­la de su ca­sa, des­cu­brie­ran que el fue­go de la chi­me­nea era ca­paz de ele­var una bol­sa de pa­pel. Al po­co tiem­po, es­to les lle­vó al Pa­la­cio de Ver­sa­lles, a des­pe­gar con su pro­to­ti­po an­te la aten­ta mi­ra­da de los Reyes re­gen­tes.

Co­mo pi­lo­to y co­no­ce­dor de es­ta pro­fe­sión, ten­go que rom­per una lan­za y de­mos­trar to­da mi ad­mi­ra­ción por los pre­cur­so­res de es­ta ac­ti­vi­dad, so­bre to­do por­que en la ac­tua­li­dad con­ta­mos con ele­va­dos ni­ve­les de se­gu­ri­dad, gra­cias a la ca­li­dad y a la tec­no­lo­gía em­plea­da en ma­te­ria­les im­pre­sio­nan­tes.

Aquí na­da se pa­sa por al­to, in­clu­so las cuer­das que lo com­po­nen cum­plen con la opor­tu­na nor­ma­ti­va ae­ro­náu­ti­ca, mien­tras los te­ji­dos mues­tran una te­na­ci­dad de cien­tos de ki­los, con di­fe­ren­tes pro­pie­da­des: ig­ní­fu­gos, pro­te­gi­dos con­tra el des­ga­rre, el moho, que re­pe­len la hu­me­dad, los ra­yos ul­tra­vio­le­tas, aca­ba­dos en mil co­lo­res di­fe­ren­tes...

¿Y qué de­cir de los sis­te­mas que em­plea­ban nues­tros an­te­ce­so­res pa­ra con­se­guir ca­len­tar el ai­re? Con­sis­tía en una ho­gue­ra en­cen­di­da en­ci­ma de sus ca­be­zas. Pa­ra re­gu­lar la in­ten­si­dad del fue­go, que­ma­ban ma­te­ria­les más o me­nos in­fla­ma­bles: pa­ja, gra­sa ani­mal, pe­que­ños tron­cos… y lue­go, bom­bean­do ha­cia la ve­la con una piel de ove­ja, con­se­guían me­ter el ai­re ca­lien­te al in­te­rior de la ve­la, lo que la mi­tad de las ve­ces les pro­vo­ca­ba el sa­lir ar­dien­do... Si pu­die­ran ver có­mo lo ha­ce­mos aho­ra: con que­ma­do­res que re­gu­lan au­to­má­ti­ca­men­te la pre­sión y el cau­dal del pro­pano (gas que por lo ge­ne­ral se usa pa­ra es­ta ac­ti­vi­dad) se­gún la al­tu­ra de vue­lo y que pro­du­cen, en me­nos de un se­gun­do, una lla­ma de más de 2 000 ⁰C. ¡Se que­da­rían lo­cos!

Pe­ro bueno, ya que nos he­mos he­cho una idea de lo que te­ne­mos en­tre ma­nos, vol­va­mos a la re­la­ción que tie­ne es­ta ac­ti­vi­dad con las ex­po­si­cio­nes. El globo cuen­ta con una gran ven­ta­ja fren­te a otros soportes de pu­bli­ci­dad ex­te­rior, de­bi­do al gran ta­ma­ño que pue­den al­can­zar los men­sa­jes que mues­tra, lo fá­cil que re­sul­ta su tras­la­do has­ta la zo­na de ex­hi­bi­ción y lo cu­rio­so que es le­van­tar­lo an­te mi­les de per­so­nas. En muy cor­to es­pa­cio de tiem­po, el pro­ce­so no

Windtrotters Balloons, em­pre­sa del

Gru­po Ex­ce­len­cias, le ayu­da­rá a rea­li­zar su sue­ño a tra­vés de ECOTUR, con el apo­yo del Club Avia­ción de

Cu­ba

pa­sa inad­ver­ti­do pa­ra el pú­bli­co cir­cun­dan­te, mien­tras su di­ná­mi­ca es muy sim­ple:

La bar­qui­lla se tum­ba en el sue­lo, a la que en­gan­chas la ve­la. Con un po­ten­te ven­ti­la­dor in­su­flas ai­re en su in­te­rior y cuan­do se en­cuen­tra bas­tan­te «gor­di­to» en­tran en ac­ción los que­ma­do­res. Co­mo re­sul­ta­do de la di­fe­ren­cia tér­mi­ca, el globo se po­ne de pie, mos­trán­do­nos to­do su es­plen­dor. En es­te mo­men­to la aten­ción es má­xi­ma y co­mien­za la ex­hi­bi­ción.

Al lle­gar a es­te pun­to es evi­den­te que se tra­ta de una prác­ti­ca al­ta­men­te ren­ta­ble pa­ra el anun­cian­te, ya que con­si­gue te­ner a una mul­ti­tud en­si­mis­ma­da, con­tem­plan­do có­mo se en­gran­de­ce el nom­bre de la em­pre­sa o pro­duc­to que se es­tá pu­bli­ci­tan­do. Es­te im­pac­to es muy difícil de lo­grar con cual­quier otro so­por­te. Y ese es justo el mo­men­to de in­vi­tar a su­bir a bor­do a los asis­ten­tes, as­cen­dién­do­les unos me­tros en ver­ti­cal, lo su­fi­cien­te pa­ra que se lle­ven una pers­pec­ti­va com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te de lo ha­bi­tual.

Es­ta ac­ti­vi­dad, tan apa­ren­te­men­te lú­di­ca pa­ra el pro­fano, con­lle­va una par­te im­por­tan­te de or­ga­ni­za­ción que ha­rá que es­ta in­ver­sión sea en ver­dad ren­ta­ble. De una par­te, es­tá el la­do téc­ni­co de ope­rar el globo con las ga­ran­tías que re­quie­re la ac­ti­vi­dad, y por la otra la ne­ce­si­dad de la exis­ten­cia de un só­li­do pro­yec­to co­mo Windtrotters Balloons, em­pre­sa del Gru­po Ex­ce­len­cias, que le ayu­da­rá a rea­li­zar su sue­ño a tra­vés de ECOTUR, con el apo­yo del Club Avia­ción de Cu­ba. Un pro­yec­to que cuen­ta con un po­ten­te y pro­fe­sio­nal equi­po, que cu­bre to­das las fa­ses del pro­ce­so.

To­do co­mien­za con una ges­tión co­mer­cial, en la que bus­ca­mos al ti­po de clien­te que más con­ven­ga en ca­da oca­sión, al que le brin­da­mos un pro­yec­to en el que el globo es el epi­cen­tro del mis­mo. Sin em­bar­go, no me­nos im­por­tan­te re­sul­ta su co­mu­ni­ca­ción y eje­cu­ción, ob­via­men­te siem­pre en aras de con­se­guir una ma­yor re­per­cu­sión.

Le plan­tea­mos una cam­pa­ña de co­mu­ni­ca­ción pre­via pa­ra dar a co­no­cer el even­to a to­do su tar­get y pú­bli­co en ge­ne­ral, apo­yán­do­nos tan­to en los me­dios con­ven­cio­na­les co­mo en las re­des so­cia­les, con el ob­je­ti­vo de crear una ex­pec­ta­ción má­xi­ma. Le fa­ci­li­ta­mos ma­te­rial grá­fi­co e ideas pa­ra que in­ter­na­men­te pue­dan es­ti­mu­lar a sus clien­tes y con­se­guir una ma­yor afluen­cia y ac­ti­tud po­si­ti­va ha­cia su par­ti­ci­pa­ción en el cer­ta­men de su in­te­rés.

Du­ran­te el even­to, por su­pues­to que le da­mos la co­ber­tu­ra que pre­ci­se, in­vi­ta­mos a los me­dios a re­trans­mi­tir des­de el globo, pre­pa­ra­mos no­tas de pren­sa re­sal­tan­do lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo del día, con fo­tos, vi­deos, en­tre­vis­tas en di­rec­to…; nos en­car­ga­mos ade­más de los fo­tó­gra­fos que pue­dan ase­gu­rar­les a los pa­sa­je­ros un re­cuer­do per­so­na­li­za­do con su ima­gen, así co­mo de las aza­fa­tas con fo­lle­tos que in­vi­ten a vi­si­tar el stand del clien­te, quie­nes po­drán de­jar sus da­tos de con­tac­to y par­ti­ci­par has­ta en un sor­teo con di­fe­ren­tes premios.

Post even­to y co­mo bro­che fi­nal, con­ti­nua­mos con las no­tas de pren­sa, crea­mos un re­su­men del acontecimiento y lo pre­sen­ta­mos a los me­dios. Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que otro so­por­te pu­bli­ci­ta­rio más con­ven­cio­nal, con un ca­rác­ter me­nos ro­mán­ti­co y aven­tu­re­ro, no pue­de con­se­guir tan­ta no­to­rie­dad.

No­ta al mar­gen: a la ho­ra de te­ner un de­ta­lle con un clien­te especial, pa­ra que te re­cuer­de y cuen­te con­ti­go cuan­do sea ne­ce­sa­rio, de­bes ser original. Me re­fie­ro a ir más allá de lo con­ven­cio­nal. Cier­to que le pue­des lla­mar el día de su cum­plea­ños, in­vi­tar­lo a una mag­ní­fi­ca co­mi­da, re­ga­lar­le una ex­clu­si­va plu­ma es­ti­lo­grá­fi­ca… En de­fi­ni­ti­va, ha­cer lo que to­dos, pe­ro con el tiem­po ol­vi­da­rá el res­tau­ran­te, se lo co­me­rá el co­les­te­rol y ter­mi­na­rá re­ga­lan­do las plu­mas, pues ca­da vez que la quie­re uti­li­zar se le ha se­ca­do la tin­ta. Sin em­bar­go, me atre­vo a ase­gu­rar que ja­más ol­vi­da­rá quién le hi­zo sen­tir sen­sa­cio­nes in­com­pa­ra­bles, cuan­do le lle­va­ron a vo­lar jun­to a sus se­res que­ri­dos por al­gún pa­ra­je especial; tal vez so­bre­vo­lar la ciu­dad que le vio na­cer y re­co­no­cer mi­les de rin­co­nes que des­per­ta­rán que­ri­dos re­cuer­dos y con­ver­ti­rán la jor­na­da en al­go úni­co, sin­gu­lar, aun­que, sien­to de­cir­lo, no exen­ta de co­les­te­rol, pues el cie­rre de oro se­rá se­gu­ra­men­te de­lan­te de un po­ten­te de­sa­yuno, don­de co­men­tar las ex­pe­rien­cias, al «chin chin» de un brin­dis.

Es­te co­men­ta­rio lo ha­go con au­tén­ti­co co­no­ci­mien­to de cau­sa. Cuan­do coin­ci­do con pa­sa­je­ros que ha­ce 20 años vo­la­ron con­mi­go, lo pri­me­ro que ha­cen, des­pués de un ca­lu­ro­so sa­lu­do, es re­cor­dar aquel día inol­vi­da­ble, co­mo si el as­cen­so en globo hu­bie­ra ocu­rri­do la se­ma­na pa­sa­da.

En ver­dad, al fi­nal, el tra­ba­jo es tra­ba­jo y tienes que ha­cer lo po­si­ble por­que sal­gan los nú­me­ros, in­ten­tar ter­mi­nar bien el mes… Sa­bes de qué ha­blo, ¿ver­dad? Pe­ro me sien­to afor­tu­na­do de po­der con­tar con una bar­ba­ri­dad de ex­pe­rien­cias y ami­gos a ve­ces so­lo de un día, con los que he com­par­ti­do la fe­li­ci­dad. Ob­via­men­te, os in­vi­to a que des­cu­bran ese con­ta­gio­so sen­ti­mien­to jun­to a no­so­tros.

El globo cuen­ta con una gran ven­ta­ja fren­te a otros soportes de pu­bli­ci­dad ex­te­rior, de­bi­do al gran ta­ma­ño que pue­den al­can­zar los men­sa­jes que mues­tra, lo fá­cil que re­sul­ta su tras­la­do has­ta la zo­na de ex­hi­bi­ción y lo cu­rio­so que es le­van­tar­lo an­te mi­les de per­so­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.