Me­tas y desafíos pa­ra el tu­ris­mo cu­bano an­te el cam­bio de épo­ca

LAS NUE­VAS REALI­DA­DES IN­TER­NA­CIO­NA­LES EN LAS QUE SE DESENVUELVE LA IN­DUS­TRIA TU­RÍS­TI­CA A NI­VEL GLO­BAL, EXIGEN A ESE SEC­TOR NA­CIO­NAL CAM­BIOS PRO­FUN­DOS EN LAS ES­TRA­TE­GIAS DE CO­MER­CIA­LI­ZA­CIÓN, EL DI­SE­ÑO DE LA OFER­TA DE PRO­DUC­TOS Y SER­VI­CIOS, LA CAPTACIÓN DE

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Reportaje - TEX­TO / JO­SÉ LUIS PERELLÓ CABRERA. DOC­TOR EN CIEN­CIAS ECO­NÓ­MI­CAS FO­TOS / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Es opor­tuno re­cor­dar que la in­dus­tria tu­rís­ti­ca cu­ba­na aco­me­tió su desa­rro­llo en la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo pa­sa­do, en con­di­cio­nes su­ma­men­te com­ple­jas: en me­dio de una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca, una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria mun­dial des­fa­vo­ra­ble y otras si­tua­cio­nes di­fí­ci­les des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co y so­cial. De tal for­ma, se asu­mían los cam­bios que se pro­du­ci­rían –fa­vo­ra­bles o des­fa­vo­ra­bles– en de­pen­den­cia de las le­yes y res­tric­cio­nes de los go­bier­nos es­ta­dou­ni­den­ses de turno, las es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas y so­cio­cul­tu­ra­les y los ba­jos ni­ve­les de desa­rro­llo al­can­za­dos. Mu­chos de es­tos es­ce­na­rios aún per­sis­ten.

A par­tir del año 2013, el Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y So­cial has­ta 2030 del Go­bierno cu­bano re­co­no­ce que el tu­ris­mo tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal en el fu­tu­ro del país y lo ha con­si­de­ra­do co­mo un sec­tor es­tra­té­gi­co; prio­ri­zan­do la cons­truc­ción de nue­vos ho­te­les y com­ple­jos va­ca­cio­na­les en zo­nas del li­to­ral y en va­rios te­rri­to­rios ur­ba­nos con atrac­ti­vos su­fi­cien­tes pa­ra atraer a nue­vos segmentos del tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal. Pa­ra Cu­ba, nin­gún otro sec­tor pue­de desatar la ex­pan­sión eco­nó­mi­ca y ge­ne­rar un des­pe­gue de la agri­cul­tu­ra, la in­dus­tria, el trans­por­te y las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes; pe­ro an­tes se re­quie­re de una re­vi­sión pro­fun­da de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas gu­ber­na­men­ta­les, que aun­que es­tén ac­tual­men­te en cur­so, lle­va­rán tiem­po y adap­ta­ción al cam­bio de épo­ca.

Un pe­río­do de acer­ca­mien­to en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba se pro­du­jo a par­tir de di­ciem­bre de 2014, cuan­do la ad­mi­nis­tra­ción de­mó­cra­ta reanu­dó las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con la aper­tu­ra de las em­ba­ja­das de Cu­ba en Was­hing­ton y de Es­ta­dos Uni­dos en La Ha­ba­na; ade­más de fle­xi­bi­li­zar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las res­tric­cio­nes a los via­jes des­de Es­ta­dos Uni­dos a la Isla, lo cual se tra­du­jo en un flu­jo cre­cien­te de vi­si­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses; y que arras­tró a mu­chos viajeros de otros mer­ca­dos emi­so­res, prin­ci­pal­men­te eu­ro­peos.

En es­tos úl­ti­mos cin­co años, el tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal ha man­te­ni­do rit­mos es­ta­bles con una ta­sa de cre­ci­mien­to pro­me­dio anual del 13%, pe­se al de­te­rio­ro de la plan­ta ho­te­le­ra (so­bre to­do ur­ba­na) y a las di­fi­cul­ta­des con las im­por­ta­cio­nes de bie­nes e in­su­mos ho­te­le­ros que tri­bu­tan di­rec­ta­men­te a la ofer­ta de es­tan­cia.

Las nue­vas reali­da­des in­ter­na­cio­na­les en las que se desenvuelve la in­dus­tria tu­rís­ti­ca a ni­vel glo­bal exigen al sec­tor tu­rís­ti­co cu­bano trans­for­ma­cio­nes pro­fun­das en las es­tra­te­gias de co­mer­cia­li­za­ción, el di­se­ño de la ofer­ta de pro­duc­tos y ser­vi­cios, la captación de nue­vos segmentos de mer­ca­do y la com­ple­men­ta­rie­dad con los de­más sec­to­res eco­nó­mi­cos do­més­ti­cos que in­ter­vie­nen en la ca­de­na de va­lor del tu­ris­mo; así co­mo en la ma­ne­ra de pen­sar y ha­cer más efi­cien­tes los ne­go­cios y las aso­cia­cio­nes eco­nó­mi­cas con ca­pi­tal ex­tran­je­ro (IED), con ma­yo­res apor­tes en nue­vas tec­no­lo­gías, es­ti­los de ges­tión y otros pro­yec­tos in­no­va­do­res; acor­de con las exi­gen­cias del nue­vo tu­ris­ta.

LA HO­JA DE RU­TA DEL TU­RIS­MO EN LO QUE VA DE AÑO

Pa­ra la su­bre­gión del Ca­ri­be, el pri­mer se­mes­tre de 2018 re­fle­jó los im­pac­tos ne­ga­ti­vos de­ja­dos por los hu­ra­ca­nes y otros com­por­ta­mien­tos cli­ma­to­ló­gi­cos inusua­les que azo­ta­ron gran par­te de los prin­ci­pa­les es­ta­dos in­su­la­res y des­ti­nos tu­rís­ti­cos. Se­gún re­por­ta el Ba­ró­me­tro de la OMT de ju­nio del ac­tual año, la re­gión de las Américas fue la de me­nor in­cre­men­to a ni­vel glo­bal (+3%) pro­duc­to del de­cre­ci­mien­to del Ca­ri­be (-9%).

La Ma­yor de las An­ti­llas, que ce­rró el año 2017 con un cre­ci­mien­to anual del 16%; ex­pe­ri­men­tó una dis­mi­nu­ción del 5,7% en el pri­mer se­mes­tre de 2018, com­pa­ra­do con igual pe­río­do del año an­te­rior. Pa­ra el ca­so de Cu­ba, apar­te del azo­te del hu­ra­cán Ir­ma en sep­tiem­bre, se ins­tau­ra­ron nue­vas res­tric­cio­nes de via­jes por par­te del Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se en no­viem­bre, jun­to con aler­tas pa­ra via­jar a la Isla, tan­to de Es­ta­dos Uni­dos co­mo de Ca­na­dá. En los pri­me­ros me­ses de 2018, otra per­tur­ba­ción ci­cló­ni­ca pro­vo­có cuan­tio­sas llu­vias, inun­da­cio­nes y da­ños a la in­fra­es­truc­tu­ra vial.

Co­mo re­sul­ta­do de las res­tric­cio­nes de via­jes pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses, im­pues­tas por la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción re­pu­bli­ca­na, prohi­bien­do los via­jes in­di­vi­dua­les peo­ple-to-peo­ple y

El Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y So­cial has­ta 2030 del Go­bierno cu­bano re­co­no­ce que el tu­ris­mo tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal en el fu­tu­ro del país y lo ha con­si­de­ra­do co­mo un sec­tor es­tra­té­gi­co; prio­ri­zan­do la cons­truc­ción de nue­vos ho­te­les y com­ple­jos va­ca­cio­na­les en zo­nas del li­to­ral y en va­rios te­rri­to­rios ur­ba­nos con atrac­ti­vos su­fi­cien­tes pa­ra atraer a nue­vos segmentos del tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal

res­trin­gien­do aún más el tu­ris­mo; se re­du­je­ron los ne­go­cios pa­ra la ma­yo­ría de las lí­neas aé­reas que ha­bían es­ta­ble­ci­do vue­los co­mer­cia­les di­rec­tos des­de Es­ta­dos Uni­dos.

Es­tas prohi­bi­cio­nes pro­vo­ca­ron la re­duc­ción de vue­los pa­ra va­rias lí­neas aé­reas (Spi­rit, Sil­ver Air­ways, Fron­tier y Alas­ka Air­li­nes ter­mi­na­ron ser­vi­cios), así co­mo cuan­tio­sas pér­di­das en los ne­go­cios de tu­ro­pe­ra­do­res y agen­cias de via­jes ra­di­ca­das en el país nor­te­ño. No obs­tan­te, las ae­ro­lí­neas Ame­ri­can Air­li­nes y Del­ta han anun­cia­do nue­vos iti­ne­ra­rios ha­cia la Isla.

Adi­cio­nal­men­te, la sen­si­ble ba­ja des­de otros mer­ca­dos emi­so­res eu­ro­peos tam­bién in­vo­lu­cró una dis­mi­nu­ción de fre­cuen­cias aé­reas des­de el vie­jo con­ti­nen­te. En es­te de­cre­ci­mien­to tam­bién in­flu­yó la ce­le­bra­ción del Mun­dial de Fútbol, en Ru­sia, anun­cia­do co­mo el me­jor es­pec­tácu­lo de­por­ti­vo del año.

Du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2018 ope­ra­ron los diez ae­ro­puer­tos in­ter­na­cio­na­les con que cuen­ta la Isla, re­ci­bien­do 90 ae­ro­lí­neas de 52 paí­ses del mun­do, que rea­li­za­ron po­co más de 19 000 vue­los. Pau­la­ti­na­men­te se in­cre­men­tó la fun­cio­na­li­dad de los ae­ro­puer­tos.

LA AC­TI­VI­DAD DE CRU­CE­ROS CO­MO COM­PLE­MEN­TO DEL TU­RIS­MO DE ES­TAN­CIA

Por su po­si­ción geo­grá­fi­ca en el área del Ca­ri­be, la Isla –con sus nu­me­ro­sos ca­yos e is­lo­tes– ha re­pre­sen­ta­do siem­pre una zo­na pri­vi­le­gia­da pa­ra el Tu­ris­mo de Cru­ce­ros. Ex­cep­tua­da por mu­chos años de los iti­ne­ra­rios de las prin­ci­pa­les lí­neas de cru­ce­ros en el Ca­ri­be; a par­tir de 2016 el nú­me­ro de pa­sa­je­ros de cru­ce­ros cre­ció 4,5 ve­ces y han re­pre­sen­ta­do el 3% del to­tal de las lle­ga­das in­ter­na­cio­na­les. La ten­den­cia po­si­ti­va con­ti­nuó en 2017, que su­mó dos dí­gi­tos al au­men­to so­bre el 2016.

An­te las res­tric­cio­nes im­pues­tas a los via­jes de los ciu­da­da­nos de Es­ta­dos Uni­dos, las res­pues­tas de­mues­tran el cre­cien­te in­te­rés de es­tos por la Ma­yor de las An­ti­llas y la se­gu­ri­dad que les ofre­ce ha­cer­lo des­de un cru­ce­ro, al no vio­lar las re­gu­la­cio­nes es­ta­ble­ci­das. A ello se su­ma la va­rie­dad de puer­tos de es­ca­la que ofre­ce el ar­chi­pié­la­go cu­bano, su­pe­rior a cual­quier otro des­tino en la re­gión.

Al cie­rre del pri­mer se­mes­tre de 2018, los re­sul­ta­dos de las lle­ga­das in­ter­na­cio­na­les en cru­ce­ros mues­tran una su­bi­da del 21% en re­la­ción con igual pe­río­do del año an­te­rior. En es­tos re­sul­ta­dos se des­ta­ca un 115,7% de cre­ci­mien­to en el arri­bo de vi­si­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses, que a su vez re­pre­sen­ta el 30,5% de los cru­ce­ris­tas que arri­ba­ron.

Co­mo es­ca­la obli­ga­da de cru­ce­ros en el Ca­ri­be du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2018, se han efec­tua­do 178 es­ca­las con 28 bu­ques en el Puer­to de La Ha­ba­na (va­rios de es­tos in­clu­yen en sus iti­ne­ra­rios vi­si­tas a los puer­tos de Cien­fue­gos y San­tia­go de Cu­ba). Las com­pa­ñías que tie­nen a Cu­ba en sus iti­ne­ra­rios (cua­tro de ellas con ba­se en Flo­ri­da) han rea­li­za­do 84 es­ca­las. Otros ar­ma­do­res efec­tua­ron 94 arri­bos al puer­to de La Ha­ba­na y aña­die­ron en sus re­co­rri­dos otros pun­tos de vi­si­ta en los li­to­ra­les cos­te­ros cu­ba­nos.

La pró­xi­ma tem­po­ra­da se­rá un re­to pa­ra el puer­to ha­ba­ne­ro. La na­vie­ra Car­ni­val Cor­po­ra­tion anun­ció 20 es­ca­las des­de el puer­to de Tam­pa con su bu­que cru­ce­ro Car­ni­val Pa­ra­di­se y 17 des­de el puer­to de Mia­mi en el cru­ce­ro Car­ni­val Sen­sa­tion. La pre­si­den­ta de Car­ni­val Crui­se Li­nes ex­pre­só: «nues­tros cru­ce­ros a Cu­ba se han re­ci­bi­do con una res­pues­ta fe­no­me­nal de los hués­pe­des des­de que co­men­za­mos a na­ve­gar a la Isla el año pa­sa­do y es­ta­mos en­can­ta­dos de agre­gar otros 20 a es­te des­tino fas­ci­nan­te y bus­ca­do». Otras lí­neas de cru­ce­ros han anun­cia­do iti­ne­ra­rios con over­night en La Ha­ba­na.

EN BUS­CA DE ME­JO­RES ES­TÁN­DA­RES PA­RA EL TU­RIS­MO DE ES­TAN­CIA

Cu­ba, co­mo des­tino ca­ri­be­ño, com­par­te una vo­ca­ción con­so­li­da­da pa­ra el tu­ris­mo va­ca­cio­nal de sol y pla­ya que la dis­tin­gue en el Ca­ri­be por te­ner más de 960 km de bue­nos si­tios pa­ra el ba­ño. To­dos con sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas e iden­ti­da­des, lo que ha­ce po­si­ble di­fe­ren­ciar en­tre sí Pla­ya Pa­raí­so, Pla­ya Pi­lar, Va­ra­de­ro y Pla­ya Pe­lí­cano, por ci­tar so­lo al­gu­nas.

De las 69 041 ha­bi­ta­cio­nes exis­ten­tes, el 74,2% se en­cuen­tra en po­los tu­rís­ti­cos de es­te ti­po. A es­ta ofer­ta se aña­den sie­te ma­ri­nas náu­ti­cas in­ter­na­cio­na­les y 24 cen­tros de bu­ceo.

Pa­ra el pre­sen­te año, se con­clui­rán 4 825 nue­vas ha­bi­ta­cio­nes, den­tro de las que se des­ta­can los ho­te­les de al­to es­tán­dar en La Ha­ba­na, Va­ra­de­ro, en la ca­ye­ría nor­te; así co­mo en otras ciu­da­des don­de se ter­mi­nan más de 30 pro­yec­tos con unas 700 ha­bi­ta­cio­nes pa­ra di­fe­ren­tes cir­cui­tos. En es­te sen­ti­do, el país ha con­ti­nua­do di­ver­si­fi­can­do y am­plian­do la par­ti­ci­pa­ción ex­tran­je­ra en el tu­ris-

El sec­tor tu­rís­ti­co cu­bano de­be­rá al­can­zar ca­da vez más efi­cien­cia y com­pe­ten­cia en su la­bor, lo­grar ma­yo­res in­gre­sos y uti­li­da­des en sus em­pre­sas y pa­ra la eco­no­mía del país, que se re­ver­ti­rán en ma­yo­res be­ne­fi­cios pa­ra to­dos

mo, con­tan­do con 27 em­pre­sas mix­tas que in­vo­lu­cran unas 5 000 ha­bi­ta­cio­nes en ope­ra­ción. Es­tán cons­ti­tui­das y en eje­cu­ción cua­tro em­pre­sas mix­tas de in­mo­bi­lia­rias aso­cia­das a cam­pos de golf: Car­bo­ne­ra en Va­ra­de­ro, Bellomonte en La Ha­ba­na, El Sa­la­do en Ar­te­mi­sa y Las Co­lo­ra­das en Pi­nar del Río.

Vein­tiu­na ge­ren­cias ex­tran­je­ras de re­co­no­ci­do pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal ad­mi­nis­tran 124 ho­te­les con 45 333 ha­bi­ta­cio­nes, re­fren­da­das por 95 con­tra­tos de ad­mi­nis­tra­ción y co­mer­cia­li­za­ción, que re­pre­sen­ta el 64,8% de las ha­bi­ta­cio­nes en el país. Com­pa­ñías ho­te­le­ras de 11 na­cio­nes es­tán pre­sen­tes en la Isla, en­tre es­tas: Me­liá Ho­tels In­ter­na­cio­nal, Ibe­ros­tar Ho­tels & Re­sorts, la ca­na­dien­se Blue Dia­mond, Ban­ya­nT­ree Hol­dings Ltd. de Sin­ga­pur, la es­ta­dou­ni­den­se Ma­rriott Ho­tels & Re­sorts, la sui­za Kem­pins­ki Ho­tels y Lou­vre Ho­tels Group, de Fran­cia.

Co­mo ofer­ta com­ple­men­ta­ria, Cu­ba cuen­ta con una ex­ten­sa red de hos­ta­les pri­va­dos con 23 185 ha­bi­ta­cio­nes pre­sen­tes en to­dos los te­rri­to­rios, que pres­tan un ser­vi­cio per­so­na­li­za­do de al­ta ca­li­dad.

El se­mes­tre que ter­mi­na de­ja la cer­te­za de que las me­tas de sus­ten­ta­bi­li­dad y de adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co son im­pe­ra­ti­vos pa­ra el desa­rro­llo fu­tu­ro del tu­ris­mo. En es­te sen­ti­do el sec­tor tu­rís­ti­co cu­bano asu­me co­mo prio­ri­ta­rias las ac­cio­nes que ema­nan de la «Ta­rea Vi­da», que se ma­te­ria­li­zan en la pre­ser­va­ción de las pla­yas, cos­tas y fon­dos ma­ri­nos, la eli-

La nue­va eta­pa del desa­rro­llo de la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca en Cu­ba exi­ge tran­si­tar ha­cia un mo­de­lo in­ten­si­vo e in­clu­si­vo, con én­fa­sis en una po­lí­ti­ca que ha­ga co­rres­pon­der la di­ver­si­fi­ca­ción de la ofer­ta con una nue­va de­man­da, y su au­ten­ti­fi­ca­ción en una re­la­ción cohe­ren­te con la iden­ti­dad cul­tu­ral na­cio­nal de los pro­duc­tos tu­rís­ti­cos

mi­na­ción de ins­ta­la­cio­nes so­bre las du­nas; ver­ti­mien­to de are­na pa­ra re­cu­pe­rar zo­nas da­ña­das y pre­ser­va­ción de los man­gla­res; re­duc­ción de la vul­ne­ra­bi­li­dad es­truc­tu­ral del patrimonio cons­trui­do; la re­uti­li­za­ción del agua en los cam­pos de golf y los jar­di­nes de los ho­te­les y re­sorts; in­cre­men­to en el uso de me­dios y equi­pos con ener­gía de fuentes re­no­va­bles. En es­tos em­pe­ños, la ac­tua­li­za­ción cons­tan­te de los pla­nes de re­duc­ción de ries­gos, pro­tec­ción de las ins­ta­la­cio­nes y se­gu­ri­dad de los tu­ris­tas, re­sul­tan ac­cio­nes im­pres­cin­di­bles que han de­mos­tra­do su efi­ca­cia en los úl­ti­mos tiem­pos, an­te los fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos que han aso­la­do a mu­chos des­ti­nos tu­rís­ti­cos del Ca­ri­be.

En­fren­tar es­tos desafíos y avan­zar en pro­fe­sio­na­li­dad, se­rá el plan; y es el re­to que de­ben asu­mir los di­rec­ti­vos –na­cio­na­les y ex­tran­je­ros– y to­dos los tra­ba­ja­do­res del sec­tor tu­rís­ti­co cu­bano en el em­pe­ño de al­can­zar ca­da vez más efi­cien­cia y com­pe­ten­cia en su la­bor, lo­grar ma­yo­res in­gre­sos y uti­li­da­des en sus em­pre­sas y pa­ra la eco­no­mía del país, que se re­ver­ti­rán en ma­yo­res be­ne­fi­cios pa­ra to­dos, pe­se a las enor­mes res­tric­cio­nes que im­po­ne el blo­queo, que se ha man­te­ni­do du­ran­te mu­chos años.

En es­te es­ce­na­rio, el sec­tor pri­va­do es­tá lla­ma­do a ju­gar un rol mu­cho más ac­ti­vo, que ga­ran­ti­ce con ca­li­dad y au­ten­ti­ci­dad el nue­vo con­su­mo tu­rís­ti­co, y se in­te­gre real y ple­na­men­te a la ca­de­na de va­lor del tu­ris­mo en sus dos es­la­bo­nes fun­da­men­ta­les: el alo­ja­mien­to y los es­pa­cios de ocio-res­tau­ra­ción.

La nue­va eta­pa del desa­rro­llo de la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca en Cu­ba exi­ge tran­si­tar ha­cia un mo­de­lo in­ten­si­vo e in­clu­si­vo, con én­fa­sis en una po­lí­ti­ca que ha­ga co­rres­pon­der la di­ver­si­fi­ca­ción de la ofer­ta con una nue­va de­man­da, y su au­ten­ti­fi­ca­ción en una re­la­ción cohe­ren­te con la iden­ti­dad cul­tu­ral na­cio­nal de los pro­duc­tos tu­rís­ti­cos, tan­to en su con­jun­to co­mo en sus nu­me­ro­sos com­po­nen­tes de lo pú­bli­co y lo pri­va­do, lo que equi­va­le a la ne­ce­si­dad de un per­fec­cio­na­mien­to de la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca en tér­mi­nos de des­tino in­te­gral, con ma­yo­res in­gre­sos que con­tri­bu­yan al desa­rro­llo y el di­na­mis­mo ace­le­ra­do de la eco­no­mía del país.

LLE­GA­DA DE VI­SI­TAN­TES EN CRU­CE­ROS, PRI­MER SE­MES­TRE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.