Ni clá­si­cos ni an­ti­cua­dos; sim­ple­men­te cu­ba­nos

A PRO­PÓ­SI­TO DE QUE LA HA­BA­NA FUE­RA DIS­TIN­GUI­DA CON EL OTORGAMIENTO DE CA­PI­TAL IBE­ROA­ME­RI­CA­NA DE LA COCTELERÍA ES­TE AÑO, LE PROPONEMOS OPORTUNAS HIS­TO­RIAS PA­RA ARRO­JAR NUE­VA LUZ SO­BRE CONJETURAS Y ESCEPTICISMOS SO­BRE EL AR­TE DEL BUEN BE­BER

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / JORGE MÉNDEZ RODRÍGUEZ-ARENCIBIA. PRE­SI­DEN­TE EJE­CU­TI­VO. CÁ­TE­DRA CU­BA­NA DE GAS­TRO­NO­MÍA Y TU­RIS­MO FO­TOS / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Si bien se ha pre­ten­di­do en­mar­car la épo­ca de oro de la coctelería cu­ba­na en las cin­co o seis pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX, sus an­te­ce­den­tes y su­ce­sio­nes nos im­pi­den ob­viar las ba­ses en que se sus­ten­ta y las reali­da­des pos­te­rio­res de un se­cu­lar­men­te re­co­no­ci­do mo­do de ha­cer. Se­gún re­fie­re un es­tu­dio­so co­le­ga y ami­go, Jo­sé Alfonso Cas­tro Me­sa (Ma­tan­zas, 1966), au­tor de va­rios li­bros y tra­ba­jos so­bre es­ta te­má­ti­ca, pue­de ha­blar­se de be­bi­das com­bi­na­das –con es­pi­ri­tuo­sos in­clu­si­ve– ya des­de el si­glo XVII cu­bano. Ta­les son, por ci­tar al­gu­nos ejem­plos, el Agua de mo­na, Ci­rue­lón, Fru­can­ga y la an­to­ló­gi­ca bebida mam­bi­sa, la Can­chán­cha­ra.

Cuan­do aún no se so­ña­ba con el tér­mino glo­ba­li­za­ción, co­mo tam­po­co con la mo­der­ni­dad de la gas­tro­no­mía (con)fu­sión, arri­ba­ron a la Ma­yor de las An­ti­llas los bar­mans nor­te­ame­ri­ca­nos, a cau­sa de la Ley Se­ca (1920-1935), pro­mo­vi­dos por los em­pre­sa­rios que apos­ta­ron por con­ti­nuar el ne­go­cio del drin­king en es­tas la­ti­tu­des tro­pi­ca­les. Tra­je­ron con­si­go sus so­fis­ti­ca­das he­rra­mien­tas, só­li­dos co­no­ci­mien­tos so­bre el ser­vi­cio de be­bi­das y ma­le­tas llenas de re­ce­tas. Es­to, sin du­das, im­pac­tó en los can­ti­ne­ros cu­ba­nos y es­pa­ño­les re­si­den­tes en el país, en tan­to que re­sul­tó un efec­ti­vo ca­ta­li­za­dor pa­ra el ta­len­to criollo.

A par­tir de las téc­ni­cas, ex­pe­rien­cias de­mos­tra­das y pa­tro­nes acep­ta­dos en el ar­te de com­bi­nar y ser­vir be­bi­das de los ines­pe­ra­dos co­le­gas del Nor­te, co­men­zó a con­so­li­dar­se una in­ci­pien­te es­cue­la cu­ba­na de can­ti­na, con atri­bu­tos pro­pios, sin des­es­ti­mar, in­du­da­ble­men­te, las in­fluen­cias ex­tran­je­ri­zan­tes que mar­ca­ron la Re­pú­bli­ca Me­dia­ti­za­da (19021959), co­mo fue el em­pleo de nom­bres en in­glés y fran­cés pa­ra los re­cién crea­dos cóc­te­les cu­ba­nos, amén de ma­ni­fies­ta trans­cul­tu­ra­ción de las for­mu­la­cio­nes fo­rá­neas.

Ba­jo di­chas con­di­cio­nan­tes pri­ma­rias y pos­te­rio­res pre­cep­tos en de­fen­sa de lo na­cio­nal, el ci­ta­do au­tor Cas­tro Me­sa pre­sen­ta en su li­bro Cóc­te­les cu­ba­nos. 1 110 re­ce­tas en el tiem­po (Edi­to­rial Orien­te, San­tia­go de Cu­ba, 2014) una ge­ne­ro­sa com­pi­la­ción de mix­tu­ras que dis­tin­guen el buen be­ber de la Isla Gran­de.

A con­ti­nua­ción, al­gu­nos ejem­plos de de­no­mi­na­cio­nes que de­no­tan las di­ver­sas in­ten­cio­na­li­da­des de sus crea­do­res, ca­da quien, en sus res­pec­ti­vos con­tex­tos his­tó­ri­cos. En ho­me­na­je a gran­des de la li­te­ra­tu­ra, la mú­si­ca y la ci­ne­ma­to­gra­fía sur­gie­ron al­gu­nos co­mo: Char­les Cha­plin, Gre­ta Gar­bo y Er­nest He­ming­way Special. En­tre aque­llos que pro­mo­cio­na­ban

mar­cas de be­bi­das que hi­cie­ron épo­ca des­ta­ca­ron: con ron Ba­car­dí, los No. 1 y No. 2, Se­co, Cen­te­na­rio, Cla­ro Os­cu­ro, al igual que otros co­mo Pon­che Cer­ve­za Ha­tuey y Ron Are­cha­ba­la. No po­de­mos ol­vi­dar los que alu­dían a lu­ga­res ex­clu­si­vos pa­ra la al­ta so­cie­dad: Club Atlé­ti­co de Cu­ba, Country Club, Ha­va­na Yacht Club o Mi­ra­mar Yacht Club. En tan­to, con to­pó­ni­mos, gen­ti­li­cios, si­tios y nom­bres de es­ta­ble­ci­mien­tos cu­ba­nos es­ta­ban: Al­men­da­res, Flo­ri­di­ta, Ha­ba­na, Ja­bón Can­da­do, Pon­che Va­ra­de­ro y Sloppy Joe's Special. Con nom­bres en in­glés o fran­cés, ade­más de de­ri­va­cio­nes cu­ba­ni­za­das de la coctelería in­ter­na­cio­nal po­de­mos ci­tar: An­der­son, Ards­ley, Bou­le­vard Special, Cu­ban Man­hat­tan, Ha­va­na Beach Special, Holly­wood, Ma­rie An­toi­net­te, y Wall Street. Asi­mis­mo, es­ta­ban aque­llos con nom­bres de «per­so­na­jes» la­men­ta­ble­men­te

Cuan­do aún no se so­ña­ba con el tér­mino glo­ba­li­za­ción arri­ba­ron a la Ma­yor de las An­ti­llas los

bar­mans nor­te­ame­ri­ca­nos, a cau­sa de la Ley Se­ca, pa­ra con­ti­nuar el ne­go­cio del drin­king en la­ti­tu­des tro­pi­ca­les. Tra­je­ron sus he­rra­mien­tas, y co­no­ci­mien­tos, lo cual re­sul­tó un efec­ti­vo ca­ta­li­za­dor pa­ra el ta­len­to criollo

cé­le­bres co­mo Co­ro­nel Ba­tis­ta o Pre­si­den­te Ma­cha­do.

Es de ad­ver­tir el fre­cuen­te em­pleo de gi­ne­bra, ver­mús y ro­nes, prin­ci­pal­men­te en las com­bi­na­cio­nes iniciales, co­mo inevi­ta­ble in­fluen­cia in­ter­na­cio­nal y ya re­cu­rren­te uti­li­za­ción del pro­duc­to na­cio­nal; es­to es, a fi­na­les del si­glo XIX y pri­me­ra mi­tad del XX.

La se­gun­da mi­tad del si­glo XX mar­ca nue­vos y con­ven­ci­dos alien­tos por lo au­tén­ti­ca­men­te cu­bano. Tie­ne lu­gar una crea­ti­vi­dad por par­te de los can­ti­ne­ros en fun­ción de cir­cuns­tan­cias trans­for­ma­do­ras pa­ra el bie­nes­tar y la exal­ta­ción de lo na­cio­nal. Pre­do­mi­nan, en­ton­ces, evo­ca­cio­nes iden­ti­ta­rias y acon­te­ci­mien­tos de sano in­te­rés so­cial: Aché, Áfri­ca, Alas de Co­li­brí, Bellomonte, Ca­ci­que, Ca­fé Benny, Ca­ri­be­ño, Cu­ba Be­lla, Cubanito, Dai­qui­rí Re­bel­de, En­ro­que, Ha­ba­na Libre y Lá­gri­mas Ne­gras, en­tre mu­chos más. No es ca­sual, por cier­to, que en es­ta eta­pa se ori­gi­ne un cóc­tel –y no cock­tail– a ma­nos de un can­ti­ne­ro cu­bano que co­lo­ca­ría en ni­vel ci­me­ro los sa­be­res crio­llos: el Adán y Eva, ya con me­re­ci­do po­si­cio­na­mien­to en­tre los clá­si­cos (con­tem­po­rá­neos) del país, crea­do por nues­tro Sergio Se­rrano, ga­na­dor del Cam­peo­na­to Mun­dial de Coctelería de la IBA, efec­tua­do en Se­vi­lla, en el año 2003.

Ca­mi­nos y ava­ta­res, con his­to­rias aquí sin­te­ti­za­das, con­si­de­ra­mos re­sul­ten opor­tu­nos pa­ra arro­jar nue­va luz so­bre conjeturas y escepticismos, a pro­pó­si­to de que La Ha­ba­na fue­ra dis­tin­gui­da con el otorgamiento de Ca­pi­tal Ibe­roa­me­ri­ca­na de la Coctelería, en el pre­sen­te 2018. Sa­lud y vo­tos por los bue­nos pen­sa­mien­tos.

La se­gun­da mi­tad del si­glo XX mar­ca nue­vos y con­ven­ci­dos alien­tos por lo au­tén­ti­ca­men­te cu­bano. Tie­ne lu­gar una crea­ti­vi­dad por par­te de los can­ti­ne­ros en fun­ción de cir­cuns­tan­cias trans­for­ma­do­ras pa­ra el bie­nes­tar y la exal­ta­ción de lo na­cio­nal

Sloppy Joe’s. La Bo­de­gui­tadel Me­dio.

Cu­ba). Bar de la fa­ma (Ho­tel Na­cio­nal de

Lobby Bar Pa­tio (Ho­tel Ha­ba­na Libre).El Flo­ri­di­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.