Y no pe­rez­ca en lo por­ve­nir la fe ha­ba­ne­ra

EN 2019 SE CE­LE­BRA­RÁ EL ANIVERSARIO 500 DE LA HA­BA­NA REAL, LA QUE NA­CIÓ DE LA UNIÓN DEL PUE­BLO VIE­JO Y EL NUE­VO, CONSTITUYÉNDOSE EN UN EN­TE QUE LLAMOSE SAN CRIS­TÓ­BAL DE LA HA­BA­NA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / DR. EU­SE­BIO LEAL SPENGLER, HIS­TO­RIA­DOR DE LA HA­BA­NA FO­TO / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Ce­le­bra­mos ca­da no­viem­bre, si no la fun­da­ción de La Ha­ba­na, sí su asien­to de­fi­ni­ti­vo ha­ce ca­si 500 años en la cos­ta nor­te jun­to al puer­to que le otor­ga­ría una ce­le­bri­dad mun­dial. Sin em­bar­go, no son po­cos los que nos in­quie­ren so­bre el por­qué no nos re­mi­ti­mos al año 1514, en el cual de­bió es­ta­ble­cer­se un cam­pa­men­to que los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les ubi­ca­ron en la cos­ta sur; se­gún nues­tro pa­re­cer en un pun­to de la En­se­na­da de la Broa y qui­zás, con per­cep­ción más exac­ta, en el en­torno de Me­le­na del Sur.

Con­fie­so que en un via­je re­cien­te, acom­pa­ña­do por el doc­tor Gregorio Delgado, emi­nen­te His­to­ria­dor de las Cien­cias Mé­di­cas, re­co­rrien­do aque­llos pa­ra­jes jun­to a la desem­bo­ca­du­ra del río Ma­ya­be­que, sen­tí que es­te po­día ser el si­tio ver­da­de­ro. El Ade­lan­ta­do Diego Ve­láz­quez ha­cía men­ción en una de sus Car­tas de Re­la­ción al mo­nar­ca que «la ciu­dad de es­te nom­bre (San Cris­tó­bal del sur) era un gran ba­tey, ro­dea­do de bu­jíos, con sus res­pec­ti­vos ca­ne­yes, o ca­sas re­gias pa­ra sus Ge­mi­res o Dio­ses Pe­na­tes y pa­ra sus ca­ci­ques o su rey. Es­ta­ba cer­ca de la cos­ta sur, en un llano fér­til y an­cho, so­bre el río Güi­ni­ca­xi­na» que re­sul­ta ser al ac­tual Ma­ya­be­que.

De cual­quier for­ma y aun­que otros his­to­ria­do­res co­mo el de­cano don Cé­sar García del Pino si­túan el po­bla­do en una la­ti­tud más oc­ci­den­tal, evi­den­cias car­to­grá­fi­cas pres­ti­gio­sas y an­ti­guas es­cla­re­cen que cuan­do ya exis­tía La Ha­va­na en la la­ti­tud Nor­te, aún per­vi­vía el lla­ma­do Pue­blo Vie­jo: San Cris­tó­bal, o sea La Ha­va­na del Sur.

En el ma­pa «Cu­lia­ca­nae, Ame­ri­cae Re­gio­nis, Des­crip­tio [con] His­pa­nio­lae, Cu­bae, Alia­rum­qe In­sual­rum Cir­cu­mia­cien­tium De­li­nea­tio» del gran car­tó­gra­fo y cos­mó­gra­fo fla­men­co Abraham Or­te­lius (1527-1598), al cual ac­ce­de­mos se­gún el original rea­li­za­do en 1579, apa­re­ce se­ña­li­za­do arri­ba el puer­to y La Ha­va­na, no así el pue­blo vie­jo de San Cris­tó­bal del Sur. Pe­ro sí se con­sig­na en el «Cu­ba Ín­su­la. His­pa­nio­la Ín­su­la» de Jo­co­dus Hon­dius y Ge­rar­dus Mer­ca­tor, fe­cha­do en Áms­ter­dam en 1613.

Pa­ra la doc­to­ra Hortensia Pi­char­do, fiel se­gui­do­ra de los de­ba­tes que el te­ma su­gi­rió al doc­tor Je­na­ro Ar­ti­les (1897-1976), pres­ti­gio­so pa­leó­gra­fo, ar­chi­ve­ro y bi­blio­te­ca­rio es­pa­ñol que trans­cri­bió los dos pri­me­ros to­mos de las Ac­tas Ca­pi­tu­la­res del Ayun­ta­mien­to de La Ha­ba­na, y aún pa­ra mi pre­de­ce­sor, el doc­tor Emilio Roig de Leuch­sen­ring –por ra­zo­nes ob­vias apa­sio­na­do en el te­ma–, los pri­me­ros his­to­ria­do­res de Cu­ba y de La Ha­ba­na, dí­ga­se Pe­dro Agus­tín Mo­rell de San­ta Cruz, Antonio de He­rre­ra, Ig­na­cio Jo­sé de Urru­tia, Jacobo de la Pe­zue­la, Jo­sé María de la To­rre, Ma­nuel Pérez Bea­to… por so­lo ci­tar al­gu­nos, no lo­gra­ron re­sol­ver el te­ma. La ar­queo­lo­gía has­ta aquel mo­men­to no mos­tró re­sul­ta­do al­guno co­mo los que pu­do ha­llar Jo­sé María Cru­xent, ve­ne­zo­lano de ori­gen ca­ta­lán, al en­con­trar las rui­nas de La Isa­be­la, el pri­mer po­bla­do co­lom­bino en Amé­ri­ca, en la isla La Es­pa­ño­la.

De­fen­de­mos la cer­te­za de un ac­to fun­da­cio­nal por la so­lem­ni­dad con que, se­gún la tra­di­ción y las for­mas de ac­tuar de los es­pa­ño­les, era co­mún y ca­si obli­ga­to­rio el ri­tual de es­co­ger fe­chas en el ca­len­da­rio ju­liano en­ton­ces vi­gen­te. Es­ta pu­do ser la cau­sa de de­no­mi­nar al asien­to ini­cial en la Cos­ta Sur co­mo San Cris­tó­bal. So­lía co­lo­car­se un pos­te, sem­brar una cruz, es­co­ger un ár­bol sig­ni­fi­ca­ti­vo y cor­pu­len­to y si­tuar­se por lo ge­ne­ral cer­ca de una co­mu­ni­dad in­dí­ge­na que pa­cí­fi­ca­men­te aco­gie­ra a los re­cién lle­ga­dos, pro­por­cio­nán­do­les su­mi­nis­tros in­dis­pen­sa­bles; aun­que pa­ra ellos re­sul­ta­ban a ve­ces exó­ti­cos o re­pug­nan­tes co­mo las de­li­cio­sas igua­nas asa­das, pe­ces nun­ca an­tes de­gus­ta­dos y car­nes ro­jas es­ca­sas de ju­tías o aves de la tie­rra. Con re­la­ción al pan, Cris­tó­bal Co­lón ad­vier­te en su mo­men­to la ne­ce­si­dad de ade­cuar­se al ca­sa­be, pues la ha­ri­na de Cas­ti­lla que lle­ga hú­me­da en el vien­tre de las ca­ra­be­las, se agu­sa­na tan­to co­mo el vino se tor­na agrio por su po­bre re­sis­ten­cia al cli­ma tro­pi­cal.

Mi res­pues­ta a quie­nes me pre­gun­tan por qué no he se­gui­do el ejem­plo de otras vi­llas cu­ba­nas que han ce­le­bra­do ya su 500 aniversario –in­de­pen­dien­te­men­te de las va­ria­cio­nes de su lu­gar fun­da­cio­nal–, es que re­sul­tó más se­duc­to­ra pa­ra mí y el con­ci­lio de mis co­la­bo­ra­do­res, La Ha­ba­na real, la que na­ció de la unión del Pue­blo Vie­jo y el Nue­vo, constituyéndose en un en­te que llamose San Cris­tó­bal de La Ha­ba­na. Ace­le­ra­da­men­te asu­mió su nue­va iden­ti­dad, re­afir­ma­da al lle­gar a ella el cé­le­bre le­tra­do Alonso de Cá­ce­res, en­via­do des­de San­to Domingo de Guz­mán pa­ra es­ta­ble­cer las or­de­nan­zas que lle­van su ape­lli­do y que se cons­ti­tu­yen si no en el más an­ti­guo, en el más co­no­ci­do y te­ni­do co­mo tal de los re­gla­men­tos ur­ba­nís­ti­cos vi­gen­tes en es­te con­ti­nen­te, ba­se de una ju­ris­pru­den­cia pos­te­rior tan ri­ca y de­ta­lla­da, que re­sul­ta asom­bro­so o más bien es­can­da­lo­so que se vio­len o con­tra­di­gan.

¿Cuá­les son las ra­zo­nes no ya pa­ra conmemorar, que es ha­cer me­mo­ria, sino pa­ra ce­le­brar el na­ci­mien­to de una co­mu­ni­dad que la

Y el 8 de oc­tu­bre de 1607, por

Real Cé­du­la, la ciu­dad que­da re­co­no­ci­da co­mo ca­pi­tal ofi­cial de la co­lo­nia, cu­yo go­ber­na­dor os­ten­ta­ba la re­pre­sen­ta­ción de

la corona

la­bor de ge­ne­ra­cio­nes en­gran­de­ció? El 20 de di­ciem­bre de 1592 se pro­du­jo la tar­día exal­ta­ción de La Ha­ba­na co­mo ciu­dad ba­jo de­sig­nio real de Fe­li­pe II: «Por cuan­to te­nien­do con­si­de­ra­ción a lo que los ve­ci­nos y mo­ra­do­res de la vi­lla de San Cris­tó­bal de la Ha­ba­na, me han ser­vi­do en su de­fen­sa y re­sis­ten­cia con­tra los enemi­gos, y a que la di­cha vi­lla es de las prin­ci­pa­les de la isla y don­de re­si­den mi Go­ber­na­dor y Ofi­cia­les de mi Real Ha­cien­da, de­seo que se en­no­blez­ca y au­men­te: por la pre­sen­te quie­ro y es mi vo­lun­tad que aho­ra, y de aquí en ade­lan­te pa­ra siem­pre ja­más la vi­lla sea y se in­ti­tu­le la ciu­dad de San Cris­tó­bal de la Ha­ba­na, de la di­cha isla de Cu­ba…»

Y el 8 de oc­tu­bre de 1607, por Real Cé­du­la, la ciu­dad que­da re­co­no­ci­da co­mo ca­pi­tal ofi­cial de la co­lo­nia, cu­yo go­ber­na­dor os­ten­ta­ba la re­pre­sen­ta­ción de la corona. Sin lu­gar a du­das, ello fue po­si­ble por un con­jun­to de su­ce­sos y acon­te­ci­mien­tos que se­ña­la­ron su des­tino. La Ha­ba­na que­dó si­tua­da en el cen­tro del tea­tro ope­ra­cio­nal de las ar­ma­das, se­de cir­cuns­tan­cial del an­cla­je de las Flo­tas por man­da­to re­gio, lo cual no so­lo atra­jo ri­que­zas sino per­mi­tió a los ve­ci­nos muy tem­pra­na­men­te ade­cuar to­do ti­po de ser­vi­cios pa­ra aco­ger a mi­les de viajeros. No hay na­da nue­vo co­mo ve­mos, es­to fue así des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, su­je­ta la ur­be al or­den ri­gu­ro­so es­ta­ble­ci­do por el Ca­bil­do, ins­ti­tu­ción de Cas­ti­lla en Amé­ri­ca obli­ga­da a ele­gir a sus miem­bros, a de­jar prue­ba do­cu­men­tal de sus ac­tos, a ex­pe­dir li­cen­cias y a con­ser­var la ca­pa­ci­dad de­fen­si­va, siem­pre ame­na­za­da y su­je­ta al pe­li­gro de las in­cier­tas re­la­cio­nes en­tre las po­ten­cias eu­ro­peas que se pro­yec­ta­ban so­bre el Ca­ri­be.

Cuan­do nos pre­pa­ra­mos pa­ra ce­le­brar en el 2019 el quin­to cen­te­na­rio de La Ha­ba­na, pue­do, co­mo lo man­da la ins­crip­ción jun­to al mí­ti­co ár­bol de cei­ba en la Pla­za de Ar­mas, su­ge­rir a los ca­mi­nan­tes de­te­ner el pa­so: De­tén el pa­so, ca­mi­nan­te, ador­na es­te si­tio un ár­bol, una cei­ba fron­do­sa, más bien di­ré signo me­mo­ra­ble de la pru­den­cia y an­ti­gua re­li­gión de la jo­ven ciu­dad, pues cier­ta­men­te ba­jo su som­bra fue in­mo­la­do so­lem­ne­men­te en es­ta ciu­dad el au­tor de la sa­lud. Fue te­ni­da por pri­me­ra vez la reunión de los pru­den­tes con­ce­ja­les ha­ce ya más de dos si­glos: era con­ser­va­do por una tra­di­ción per­pe­tua; sin em­bar­go ce­dió al tiem­po. Mi­ra, pues, y no pe­rez­ca en lo por­ve­nir la fe ha­ba­ne­ra. Ve­rás una ima­gen he­cha hoy en la pie­dra, es de­cir, el úl­ti­mo de no­viem­bre en el año 1754.

Pru­den­te­men­te, en la Co­lum­na Ca­gi­gal de El Tem­ple­te, el be­ne­mé­ri­to His­to­ria­dor de la Ciu­dad de La Ha­ba­na, Emilio Roig, or­de­nó to­mar un cal­co de otra de las ins­crip­cio­nes –pre­ser­va­da hoy en el Mu­seo de la Ciu­dad–, don­de se res­ca­ta la voz po­pu­lar fun­da­da en las raí­ces de la tra­di­ción se­cu­lar: FUNDOSE LA VI­LLA HOY CIU­DAD DE LA HA­VA­NA EL AÑO Đ 1515 Y AL MUDARSE Đ SU PRIMITIBO ASSENTO A LA RI­VE­RA DE ESE PUER­TO EL Đ 1519 ESTRADICION QUE EN ES­TE SI­TIO SE HALLO UNA FRON­DO­SA SEIBA BAXO Đ LA QUAL SE CELEBRO LA PRI­ME­RA MISSA Y CA­BIL­DO: PERMANECIO HAS­TA EL Đ 753 QUE SE ESTERILISO. Y PA­RA PERPETUAR LA ME­MO­RIA GOBERNANDO LAS ESPAÑAS NUES­TRO CATHOLICO MONARCHA EL SE­ÑOR DON FERNANDO VI MAN­DO ERIGIR ESE PADPON EL SE­ÑOR MARISCAL Đ Đ CAM­PO D(n) FRAN­CIS­CO CAXIGAL ĐĐ LA VEGA, DE EL OR­DEN DE SAN­TIA­GO GOVERNADOR Y CAPITAN GE­NE­RAL Đ ES­TA YSLA SIEN­DO PROCURADOR GE­NE­RAL. DOC­TOR D(n) MA­NUEL PHELIPE ĐĐ ARANGO AÑO Đ 1754. [5]

Por eso es­pe­ra­mos con la­bo­rio­sa pa­cien­cia el año 2019, en la cer­te­za de que acon­te­ce­rá una re­ge­ne­ra­ción de la ciu­dad, un de­seo co­mún­men­te com­par­ti­do de res­ta­ñar he­ri­das, dar bri­llo a los mo­nu­men­tos, de­vol­ver el agua a las fuentes, las flo­res a los jar­di­nes, ex­pre­sán­do­se de es­ta ma­ne­ra la rec­ta vo­lun­tad del Es­ta­do, reite­ra­da en no pocas opor­tu­ni­da­des por el Ge­ne­ral Pre­si­den­te Raúl Cas­tro Ruz. To­do ello fun­da­do en aque­lla noche me­mo­ra­ble de oc­tu­bre de 1994 du­ran­te la cual el Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro fir­mó el De­cre­to ley 143, que otor­gó a la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor en con­cor­dia con to­dos los or­ga­nis­mos y en­ti­da­des del Es­ta­do, la al­tí­si­ma res­pon­sa­bi­li­dad de sal­var –aun en tiem­pos pe­ren­to­rios y di­fí­ci­les– el le­ga­do con­te­ni­do en una de las ciu­da­des más be­llas del mun­do: la ca­pi­tal épi­ca de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, te­naz­men­te de­fen­di­da en días he­roi­cos, cu­na de maes­tros, de ar­tis­tas, de in­te­lec­tua­les y de esa mi­ría­da de tra­ba­ja­do­res que día a día, des­de la pe­ri­fe­ria has­ta el co­ra­zón, vi­ven en ella y quié­ran­lo o no, pa­ra ella.

Es­pe­ra­mos con la­bo­rio­sa pa­cien­cia el año 2019, en la cer­te­za de que acon­te­ce­rá una re­ge­ne­ra­ción de la ciu­dad, un de­seo co­mún­men­te com­par­ti­do de res­ta­ñar he­ri­das, dar bri­llo a los mo­nu­men­tos, de­vol­ver el agua a las fuentes

REA­LI­ZA­DO CON MA­TE­RIAL PU­BLI­CA­DO EN EL SI­TIO WEB WWW.EUSEBIOLEAL.CU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.