La me­jor ex­hi­bi­ción al ai­re libre

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario -

Pa­ra la cons­truc­ción del Ca­pi­to­lio se de­ter­mi­nó un pre­su­pues­to de 16 640 743 de pe­sos y 30 cen­ta­vos (con va­lor si­mi­lar al dó­lar USA del mo­men­to), sin du­das un ge­ne­ro­so pre­su­pues­to, pe­ro ex­tre­ma­da­men­te des­me­su­ra­do fren­te a las ne­ce­si­da­des de un país que vi­vía uno de sus peo­res tiem­pos. Que­dó inau­gu­ra­do el 20 de ma­yo de 1929. De ese mo­do, Ma­cha­do da­ba por sa­tis­fe­cho el ma­yor de sus gran­des sue­ños pre­si­den­cia­les.

Pe­se a su ma­jes­tuo­si­dad, el Ca­pi­to­lio no ofre­ce una apa­rien­cia dis­cor­dan­te ni des­en­to­na con su en­torno. La ho­ri­zon­ta­li­dad de su fa­cha­da se in­te­rrum­pe ar­mó­ni­ca­men­te por ad­mi­ra­bles co­lum­nas, y lo rí­gi­do de sus án­gu­los ter­mi­na­les se sua­vi­za por los re­ma­tes en for­ma cir­cu­lar de los ex­tre­mos del in­mue­ble, sien­do su es­bel­ta y al­ta cú­pu­la cen­tral, 61,75 m de al­ti­tud des­de el Sa­lón de los Pa­sos per­di­dos, y 92,73 m.s.n.m, un fi­lón por don­de se fu­ga en ver­ti­cal pers­pec­ti­va el ex­ten­di­do cuer­po rec­tan­gu­lar Ca­pi­to­lino.

El in­mue­ble se eri­gió a par­tir de una es­truc­tu­ra me­tá­li­ca. La lon­gi­tud to­tal de la cons­truc­ción fue de 207,44 m, y su com­po­si­ción arquitectónica y vo­lu­mé­tri­ca se es­truc­tu­ró a par­tir de un cuer­po

cen­tral com­pues­to por la es­ca­li­na­ta mo­nu­men­tal, de ca­si 36 m de an­cho por 28 m de lar­go y un to­tal de 55 pel­da­ños in­te­rrum­pi­dos por tres des­can­sos in­ter­me­dios. A am­bos la­dos del des­em­bar­co de la gran es­ca­le­ra, se em­pla­za­ron dos gru­pos es­cul­tó­ri­cos he­chos en bron­ce por el ar­tis­ta ita­liano An­ge­lo Za­ne­lli: La Vir­tud Tu­te­lar del Pue­blo y El Tra­ba­jo, de 6,50 m de al­tu­ra ca­da uno.

El pór­ti­co cen­tral, de 36 m de an­cho y 16 m de al­to, es sos­te­ni­do por 12 co­lum­nas jó­ni­cas de gra­ni­to. En es­te es­pa­cio se ubican las tres puer­tas de los ac­ce­sos prin­ci­pa­les al edi­fi­cio, con 7,70 m de al­to y 2,35 m de an­cho. Las ven­ta­nas es­tán co­ro­na­das por me­to­pas de pie­dra es­cul­pi­da, con te­mas que sim­bo­li­zan as­pec­tos de la vi­da na­cio­nal co­mo el ta­ba­co, la in­dus­tria azu­ca­re­ra, el co­mer­cio, la jus­ti­cia y la na­ve­ga­ción, en­tre otros, rea­li­za­das por ar­tis­tas cu­ba­nos e in­ter­na­cio­na­les co­mo Juan Jo­sé Si­cre, Es­te­ban Be­tan­court, Al­ber­to Sa­bas, León Drou­ker y Re­muz­zi.

Co­mo pri­me­ra e inevi­ta­ble vi­sión tras ac­ce­der al in­mue­ble apa­re­ce la enor­me Es­ta­tua de la Re­pú­bli­ca, la­mi­na­da en oro y en­cla­va­da so­bre só­li­do pe­des­tal de már­mol ónix. Lu­ce so­bria e imponente su­je­tan­do lan­za y es­cu­do; y con su al­tu­ra de ca­si 20 m y un pe­so de 49 ton es­tá con­si­de­ra­da la ter­ce­ra ma­yor del mun­do ba­jo te­cho, des­pués del Bu­da de Oro de Na­va, en Ja­pón, y el im­pre­sio­nan­te Lin­coln de Was­hing­ton, en Es­ta­dos Uni­dos. En lí­nea rec­ta tras el um­bral es­tá la es­tre­lla de már­mo­les en cu­yo cen­tro un dia­man­te (hoy una ré­pli­ca) mar­ca el ki­ló­me­tro ce­ro de la Ca­rre­te­ra Cen­tral, otra de las obras que, du­ran­te el go­bierno de Ma­cha­do, se rea­li­za­ron en Cu­ba. La cú­pu­la, cielo pro­tec­tor de tan­ta mag­ni­fi­cen­cia, po­see una al­tu­ra de 92 m, fue en su mo­men­to la quin­ta más al­ta del pla­ne­ta con un diá­me­tro de 32 m. Cuen­ta con 16 ner­vios en­tre los que des­ta­can los pa­ne­les re­cu­bier­tos con lá­mi­nas de oro de 22 qui­la­tes. Re­ma­ta la cú­pu­la una lin­ter­na con 10 co­lum­nas jó­ni­cas en cu­yo in­te­rior ha­bía, has­ta 1959, cin­co re­flec­to­res gi­ra­to­rios que fue­ron re­ti­ra­dos.

El enor­me Sa­lón de los Pa­sos Per­di­dos, obra cum­bre del Ca­pi­to­lio, te­nía co­mo des­tino las gran­des re­cep­cio­nes de las dos cá­ma­ras en que es­ta­ba di­vi­di­do el po­der le­gis­la­ti­vo en Cu­ba.

Más de seis va­rie­da­des de már­mo­les fi­nos pue­den ver­se a sim­ple vis­ta mien­tras se re­co­rre es­te gran es­pa­cio de 1 740 m2 (120 m de lar­go por

14,50 m de an­cho).

Des­ta­can las pi­las­tras de pie­dra ver­de que es­col­tan los ven­ta­na­les con ba­ses y ca­pi­te­les de bron­ce do­ra­do so­bre un zó­ca­lo co­rri­do de már­mol Por­to­ro, las 42 puer­tas que dan ac­ce­so a las lo­gias y ex­tre­mos del edi­fi­cio, los 25 ban­cos ita­lia­nos fi­na­men­te tra­ba­ja­dos, los 32 can­de­la­bros o tor­che­ras fun­di­dos y cin­ce­la­dos en Fran­cia, así co­mo las me­to­pas de bron­ce a re­lie­ve, con imá­ge­nes de la vi­da so­cio-cul­tu­ral ro­ma­na. Los te­chos de bó­ve­da de ca­ñón es­tán pri­mo­ro­sa­men­te de­co­ra­dos, con co­lo­res re­na­cen­tis­tas y unos tra­ba­jos de ye­se­ría que son ad­mi­ra­bles de prin­ci­pio a fin, y del que re­sul­ta cu­rio­sa su si­me­tría con el di­se­ño de los pi­sos. A al­gu­nos de los sun­tuo­sos sa­lo­nes del Ca­pi­to­lio lle­van puer­tas idén­ti­cas de as­pec­to neo­clá­si­co, si­tua­das en ca­da ex­tre­mo. Po­seen co­lum­nas ado­sa­das de már­mol ci­po­llino, con­si­de­ra­do el me­jor del mun­do, y un fron­tón de már­mol gia­llo San Am­bro­sio cen­tra­do por el es­cu­do de Cu­ba en bron­ce.

Y mien­tras se va ha­cia ellos, de un la­do se ex­tien­den, en for­ma de ga­le­rías abier­tas a la luz y al ai­re, las lo­gias la­te­ra­les del edi­fi­cio; y del otro, los pa­tios in­te­rio­res, or­ga­ni­za­dos en una plan­ta tra­di­cio­nal rec­tan­gu­lar al­re­de­dor de dos pa­tios cen­tra­les, cu­yas di­men­sio­nes son de 45 m por 15 m ca­da uno, con al­gu­nas pie­zas her­mo­sas co­mo la es­ta­tua El Án­gel Caí­do, de

Sal­va­to­re Bue­mi.

LUJOS DE LA CÁ­MA­RA Y EL SE­NA­DO

To­man­do co­mo pun­to de par­ti­da el re­fe­ri­do dia­man­te del cen­tro del ves­tí­bu­lo, ha­cia la de­re­cha se en­cuen­tra el hoy lla­ma­do He­mi­ci­clo

Nor­te, an­tes de­di­ca­do a las reunio­nes de la Cá­ma­ra de

Re­pre­sen­tan­tes y que en la ac­tua­li­dad fun­cio­na co­mo se­de de la Asamblea Na­cio­nal del Po­der Po­pu­lar. Una joya tam­bién de es­te la­do del in­mue­ble es el Sa­lón Bai­re, con te­chos de fi­li­gra­nas ro­co­có y de at­mós­fe­ra re­na­cen­tis­ta; así co­mo el Sa­lón Bo­lí­var, con­ser­va­do in­tac­to con sus fa­bu­lo­sos es­pe­jos ve­ne­cia­nos y la ele­gan­cia re­fi­na­da de la Fran­cia na­po­leó­ni­ca.

Por la ga­le­ría pos­te­rior se en­cuen­tran los sa­lo­nes Ya­ra y Ji­ma­gua­yú, ori­gi­nal­men­te de­di­ca­dos a las se­sio­nes de los co­mi­tés de la Mi­no­ría y la Ma­yo­ría Par­la­men­ta­rias; y ha­cia el cen­tro, con un cro­ma­tis­mo so­bre­sa­lien­te y ní­ti­do estilo del re­na­ci­mien­to ita­liano y ade­re­za­do por de­co­ra­cio­nes que alu­den a las mu­sas del sa­ber y del pen­sar, se ha­lla el ves­tí­bu­lo de la imponente bi­blio­te­ca Mar­tí, an­tes re­ser­va­da a los con­gre­sis­tas. Si­guien­do ha­cia el ala sur del edi­fi­cio, se en­cuen­tran sa­lo­nes co­mo el Dua­ba y el Guái­ma­ro y más ade­lan­te, el He­mi­ci­clo Sur, pen­sa­do an­tes pa­ra las se­sio­nes del Se­na­do. Lu­ce me­to­pas, una pre­cio­sa puer­ta em­pa­ne­la­da y la bien di­se­ña­da tribuna, con una se­cuen­cia de pi­las­tras co­rin­tias de ca­pi­te­les a ba­se de fi­nos már­mo­les en­tre los am­plios ven­ta­na­les.

Un lu­gar que aho­ra des­pier­ta gran in­te­rés es la Tum­ba del Mam­bí Des­co­no­ci­do. Es­tá lo­ca­li­za­da en la par­te ba­ja de la es­ca­li­na­ta prin­ci­pal; de­ba­jo y, a am­bos la­dos de es­ta, es po­si­ble apre­ciar dos ar­cos que conducen a un pa­sa­je cu­bier­to, don­de se en­cuen­tran las en­tra­das a es­te re­cin­to, que con­tie­ne un sar­có­fa­go de már­mol ro­dea­do por seis fi­gu­ras de bron­ce que re­pre­sen­tan las seis pro­vin­cias de la Re­pú­bli­ca. La Tum­ba del Mam­bí Des­co­no­ci­do ho­me­na­jea a to­dos los mam­bi­ses que lu­cha­ron por la li­ber­tad de la Pa­tria. Apa­re­ce ro­dea­da por las ban­de­ras de los paí­ses a los cua­les per­te­ne­cie­ron los coope­ran­tes ex­tran­je­ros en nues­tras lu­chas.

DE­CO­RA­CIÓN Y MO­BI­LIA­RIO

Los ele­men­tos de­co­ra­ti­vos y de am­bien­ta­ción de los es­pa­cios del Ca­pi­to­lio cons­ti­tu­yen un com­ple­men­to des­ta­ca­do de las soluciones ar­qui­tec­tó­ni­cas del in­mue­ble. El mo­bi­lia­rio, la lam­pa­re­ría y los he­rra­jes de la car­pin­te­ría en­tre otros, cuen­tan con di­se­ños pro­pios y con mo­no­gra­mas par­ti­cu­la­res pa­ra es­te edi­fi­cio. La pres­ti­gio­sa em­pre­sa Wa­ring & Gi­low Ltd., ra­di­ca­da en Lon­dres y es­pe­cia­li­za­da en de­co­ra­ción y or­na­men­ta­ción, fue la en­car­ga­da de eje­cu­tar to­da la am­bien­ta­ción ge­ne­ral del pro­yec­to.

De mo­do par­ti­cu­lar se en­car­gó a di­fe­ren­tes em­pre­sas el di­se­ño y ela­bo­ra­ción de ele­men­tos co­mo los he­rra­jes de bron­ce, a The Ya­le & Tow­ne Mfg. Co. de Stan­ford, Con­nec­ti­cut. La So­cie­te Ano­ni­me Ba­gue y la Sau­nier Fris­quet de Pa­rís tu­vie­ron a su car­go la lam­pa­re­ría; las ca­sas Fra­te­lli Re­muz­zi, de Ita­lia, y Grasy­ma, de Ale­ma­nia, se res­pon­sa­bi­li­za­ron con los tra­ba­jos en már­mol, ba­sal­to, pór­fi­do, gra­ni­to y ónix, mien­tras que las la­bo­res de he­rre­ría y fun­di­ción, co­mo ba­ran­das, re­jas, es­ca­le­ras de caracol y fa­ro­les de los jar­di­nes, fue­ron eje­cu­ta­das en el es­ta­ble­ci­mien­to de los se­ño­res Gua­be­ca y Uce­lay, cu­yo ta­ller se lo­ca­li­za­ba en Lu­ya­nó.

Ade­más, de­be aña­dir­se la in­cor­po­ra­ción de una gran can­ti­dad de obras ar­tís­ti­cas con­sis­ten­tes en ta­llas de pa­ne­les es­cul­tó­ri­cos y ba­jo­rre­lie­ves en pie­dras y már­mol, que se co­lo­ca­ron en las fa­cha­das del edi­fi­cio y en al­gu­nos es­pa­cios in­te­rio­res, rea­li­za­dos por no­ta­bles ar­tis­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Tam­bién es des­ta­ca­ble la pre­sen­cia de pin­tu­ras mu­ra­les y lien­zos que de­co­ran mu­chos am­bien­tes par­ti­cu­la­res, que in­clu­yen obras de maes­tros co­mo Leo­pol­do Ro­ma­ñach, Armando Me­no­cal, Enrique García Cabrera y Ma­nuel Vega, en­tre otros. Ta­pi­za­dos, cor­ti­na­jes, lu­cer­na­rios y vi­tra­les, es­cul­tu­ras, bus­tos de már­mol y bron­ce for­ma­ban par­te asi­mis­mo de to­da es­ta pa­ra­fer­na­lia de­co­ra­ti­va que co­rres­pon­día con el gus­to y el mo­men­to en que fue con­ce­bi­do el edi­fi­cio.

Se es­ti­ma que el Ca­pi­to­lio de La Ha­ba­na es el ter­ce­ro en im­por­tan­cia en el mun­do por su cons­truc­ción mo­no­lí­ti­ca y el úni­co de esas ca­rac­te­rís­ti­cas edi­fi­ca­do en el si­glo XX.

Acor­de con los nue­vos tiem­pos, el Ca­pi­to­lio de La Ha­ba­na su­frió un pro­ce­so de res­tau­ra­ción con el fin de im­ple­men­tar su uso par­la­men­ta­rio y tu­rís­ti­co pa­ra la di­fu­sión de la he­ren­cia his­tó­ri­ca y

arquitectónica del edi­fi­cio. Cons­ti­tu­ye uno de los sím­bo­los más no­ta­bles de la ciu­dad, equi­pa­ra­ble al Cas­ti­llo del Mo­rro, la Ca­te­dral de La Ha­ba­na y la ima­gen del per­fil ar­qui­tec­tó­ni­co del Ma­le­cón ha­ba­ne­ro.

Edi­fi­ca­ción de las lo­gias la­te­ra­les, a par­tir de es­truc­tu­ras de ace­ro.

Pór­ti­co del Ca­pi­to­lio, con las es­ta­tuas de la Vir­tud Tu­te­lar del Pue­blo y El Tra­ba­jo.

In­te­rior de la cú­pu­la, don­de se apre­cian las me­to­pas de­co­ra­das con oro.lu­ces de los 5 re­flec­to­res ubi­ca­dos Ilus­tra­ción don­de se ob­ser­van lasen 1959. en la lin­ter­na de la cú­pu­la, re­ti­ra­dos

Es­ta­tua de la Re­pú­bli­ca, con­si­de­ra­da la ter­ce­ramás gran­dre del mun­do ba­jo te­cho. El dia­man­te de 22 qui­la­tes per­te­ne­ció a la se­gun­da corona del Zar Ni­co­lás II de Ru­sia y se­ña­la el km 0 de la Ca­rre­te­ra Cen­tral.

Puer­ta de en­tra­da al He­mi­ci­clo de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.Sa­lón de los Pa­sos Per­di­dos.Es­ta­tua El Án­gel Caí­do.

Lla­ma eter­na ubi­ca­da en la Tum­ba del Mam­bí Des­co­no­ci­do.El pro­yec­to de la Tum­ba del Mam­bí Des­co­no­ci­do es­tu­vo in­con­clu­so du­ran­te 90 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.