Me­tas y desafíos pa­ra el tu­ris­mo cu­bano an­te el cam­bio de épo­ca

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario -

Co­mo re­ga­lo a La Ha­ba­na y a su gen­te, en el quin­to cen­te­na­rio de la fun­da­ción de la ciu­dad, y gra­cias a la te­naz y pa­cien­te la­bor res­tau­ra­do­ra de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de la Ciu­dad, el Ca­pi­to­lio Na­cio­nal ex­hi­be hoy, aún sin es­tar con­clui­do, las ga­las de los tiem­pos de su inau­gu­ra­ción.

Ce­rra­do du­ran­te más de ocho años, los ha­ba­ne­ros y to­dos los que han es­ta­do en es­ta ciu­dad han po­di­do apre­ciar el pro­ce­so de me­ta­mor­fo­sis que le de­vol­vió luz al Ca­pi­to­lio y be­lle­za a sus jar­di­nes, co­mo un sím­bo­lo de la na­ción cu­ba­na res­tau­ra­do en to­do su es­plen­dor.

Más que mu­seo, ha de­ve­ni­do en tem­plo de cul­to a la Pa­tria. En él se ha res­ca­ta­do to­do aque­llo que dio sen­ti­do a su mag­ni­fi­cen­cia, de­vol­vien­do es­te edi­fi­cio a sus fun­cio­nes pri­ma­rias con el ver­da­de­ro sen­ti­do pa­ra el que fue edi­fi­ca­do.

La his­to­ria de los te­rre­nos ocu­pa­dos por el Ca­pi­to­lio de La Ha­ba­na co­men­zó a prin­ci­pios del si­glo XIX, cuan­do el lu­gar, ocu­pa­do por una cié­na­ga, y con­ver­ti­do en un ver­te­de­ro de ba­su­ra por los ve­ci­nos de la Puer­ta de Tie­rra de la Mu­ra­lla, fue dra­ga­do pa­ra su apro­ve­cha­mien­to ur­bano. Se ins­ta­ló allí un jar­dín bo­tá­ni­co, el pri­me­ro en la his­to­ria de la ciu­dad, fun­da­do el 30 de ma­yo de 1817 ba­jo el aus­pi­cio de la So­cie­dad Eco­nó­mi­ca de Ami­gos del País, y que en 1834 se tras­la­dó a los te­rre­nos de la ac­tual Quin­ta de los Mo­li­nos, pa­ra cons­truir la Es­ta­ción de Villanueva que en­la­za­ría La Ha­ba­na con Güi­nes, a tra­vés del fe­rro­ca­rril.

Ha­cia 1910, la oc­to­ge­na­ria es­ta­ción fe­rro­via­ria de Villanueva re­sul­ta­ba mal ubi­ca­da e in­su­fi­cien­te pa­ra la mag­ni­tud al­can­za­da por La Ha­ba­na. Ba­jo es­tas reali­da­des, el 20 de julio de 1910, el Con­gre­so de­ci­dió per­mu­tar los te­rre­nos de la vie­ja es­ta­ción por los del an­ti­guo Ar­se­nal, no sin pro­tes­tas po­pu­la­res, pa­ra li­be­rar el bien ubi­ca­do es­pa­cio y des­ti­nar­lo, en prin­ci­pio, a aco­ger la fu­tu­ra se­de del Pa­la­cio Pre­si­den­cial. Las obras pa­ra el pro­yec­to original se ini­cia­ron en 1912, pe­ro se de­tu­vie­ron en 1917, año en que que­da­ron in­con­clu­sas a cau­sa de las afec­ta­cio­nes pro­vo­ca­da por la I Gue­rra Mun­dial.

Al asu­mir co­mo pre­si­den­te en 1925, Ge­rar­do Ma­cha­do en­car­gó a su mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas, Car­los Miguel de Cés­pe­des, re­sol­ver el di­la­ta­do asun­to, con la pe­ti­ción ex­pre­sa de que la obra pu­die­ra con­ver­tir­se en hi­to de su plan de em­be­lle­ci­mien­to de la ciu­dad, con el pro­pó­si­to de ce­le­brar en La Ha­ba­na, en 1928 (año de culminación de su man­da­to) la Sex­ta Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal Pan­ame­ri­ca­na. A ta­les efec­tos, fue­ron con­vo­ca­dos los ar­qui­tec­tos Eve­lio Go­van­tes, Fé­lix Co­ba­rro­cas, Raúl Ote­ro, Eu­ge­nio Ray­nie­ri Pie­dra y Jo­sé María Bens Arra­te, en­tre otros. Un tri­bu­nal de go­bierno crea­do pa­ra eva­luar los pro­yec­tos, hi­zo pú­bli­ca su acep­ta­ción y me­dian­te un de­cre­to pre­si­den­cial del 18 de ene­ro de 1926, las la­bo­res cons­truc­ti­vas del Ca­pi­to­lio se dis­pu­sie­ron a subas­ta, la cual se ad­ju­di­có a la ca­sa Purdy & Hen­der­son Co.

De no­ta­ble be­lle­za, el Ca­pi­to­lio fue le­van­ta­do en so­lo tres años y 50 días. La cons­truc­ción ocu­pó un área to­tal de 43 418 m², de los cua­les 13 484m² co­rres­pon­den al in­mue­ble, con un área cir­cun­dan­te de jar­di­nes y par­ques de 26 391 m², her­mo­sa­men­te di­se­ña­dos por el ur­ba­nis­ta fran­cés

Jean Clau­de Fo­res­tier, con pa­seos, ace­ras ban­ca­das y un cen­te­nar de fa­ro­las de has­ta cin­co lu­ces, ela­bo­ra­das en bron­ce, hie­rro y con­cre­to. El res­to, 3 543 m², se de­di­ca­ron a la am­plia­ción de las ca­lles y en su en­torno. Sus di­men­sio­nes mo­nu­men­ta­les, las exi­gen­cias del di­se­ño, la ele­gan­cia pro­ver­bial y el bien pro­por­cio­na­do equi­li­brio de sus es­ca­las, ubican es­te em­ble­má­ti­co edi­fi­cio, des­de la dé­ca­da del 30 del pa­sa­do si­glo, en­tre los sím­bo­los de La Ha­ba­na y si­tio de obli­ga­da vi­si­ta.

En su edi­fi­ca­ción se con­cen­tró una fuer­za de 8 000 obre­ros re­par­ti­dos en tres tur­nos diarios. Fue­ron uti­li­za­dos 5 mi­llo­nes de la­dri­llos, 150 000 bol­sas de ce­men­to, 32 000 m3 de are­na y otros ári­dos, 3 500 ton de ace­ro es­truc­tu­ral, 2 000 ton de ca­bi­lla, 40 000 m3 de pie­dra y 25 000 m3 de pie­dra de Ca­pe­lla­nía, que se tra­se­ga­ba en blo­ques de has­ta 9 ton por vía fe­rro­via­ria, des­pués de ex­traer­se de una can­te­ra al sur de La Ha­ba­na. Grúas de las más efi­cien­tes pa­ra la épo­ca, sie­rras con dis­cos de dia­man­tes, he­rra­mien­tas es­pe­cia­li­za­das, má­qui­nas de ai­re com­pri­mi­do y una per­ma­nen­te la­bor de adies­tra­mien­to que asu­mie­ron maes­tros can­te­ros na­cio­na­les y otros que vi­nie­ron del ex­te­rior, con­tri­bu­ye­ron a que la can­te­ría, es­pe­cia­li­dad cons­truc­ti­va en que se sus­ten­ta­ba el pro­yec­to, no se con­vir­tie­ra en un pro­ble­ma pa­ra los cro­no­gra­mas pau­ta­dos por la Purdy & Hen­der­son Co., cu­yo más fuer­te tro­pie­zo fue el de­vas­ta­dor ci­clón de 1926.

An­ti­gua Es­ta­ción Fe­rro­via­ria de Villanueva, en es­tos te­rre­nos fue em­pla­za­do pos­te­rior­men­te el Ca­pi­to­lio.

Ubi­ca­ción de la Es­ta­ción de Villanueva en te­rre­nos de egi­dos en ex­tra­mu­ros, La Ha­ba­na 1853.

Fo­to­gra­fía de los 8 000 obre­ros que tra­ba­ja­ron en el Ca­pi­to­lio.Obras de cons­truc­ción del Ca­pi­to­lio de La Ha­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.