La ob­se­sión ma­yor de Al­ber­to Les­cay

ME HE DA­DO CUEN­TA DE QUE EN ES­TOS 50 AÑOS DE VI­DA PRO­FE­SIO­NAL EN REALI­DAD HE ES­TA­DO INTENTANDO PIN­TAR, ESCULPIR A MI ABUE­LO MAM­BÍ, RE­CO­NO­CE EL DES­TA­CA­DO AR­TIS­TA CU­BANO DE LA PLÁS­TI­CA

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario -

Te­nía sie­te años cuan­do se fue a vi­vir con su abue­la en el cam­po. Fue en­ton­ces que des­cu­brió los ma­che­tes que le lle­na­ron los ojos. «Son de tu abue­lo Jaime», le res­pon­dió aque­lla se­ño­ra lin­da cuan­do Al­ber­to Les­cay le pre­gun­tó qué ha­cían allí, en la es­qui­na del cuar­to. Eran tiem­pos en que to­da­vía no le ha­bía lle­ga­do la cer­te­za de que que­ría ser es­cul­tor y pin­tor, esa pro­fe­sión ben­di­ta que ha lle­na­do su vi­da de sa­tis­fac­cio­nes du­ran­te 50 años. Sin em­bar­go, des­de en­ton­ces es el due­ño de una re­li­quia que con­tri­bu­yó a que em­pe­za­ra a ad­mi­rar enor­me­men­te a ese va­lien­te mam­bí que nun­ca co­no­ció.

«Por eso me enamo­ré de Ma­ceo, de Ma­ria­na, de la His­to­ria de Cu­ba. He arri­ba­do a la con­clu­sión de que cuan­do hi­ce el Mo­nu­men­to a Ma­ceo, el Mo­nu­men­to al Ci­ma­rrón, a Ma­ria­na, et­cé­te­ra, sin dar­me cuen­ta he es­ta­do re­ve­lan­do a mi abue­lo, que siem­pre ha es­ta­do den­tro de mí», re­co­no­ce.

De­fi­ni­ti­va­men­te es no­ta­ble la pre­sen­cia de Jaime Me­ren­cio en Via­je per­pe­tuo, la exposición con la cual Les­cay ce­le­bró es­tas cin­co dé­ca­das: la pre­sen­cia de su abue­lo y de Fi­del, «quien ha si­do el mam­bí más gran­de que he­mos te­ni­do, el ci­ma­rrón triun­fa­dor. Ese le­ga­do de­be con­ti­nuar en no­so­tros, en nues­tros hi­jos y nie­tos», na­rra es­te ar­tis­ta al ha­cer re­fe­ren­cia a las pie­zas que, has­ta ha­ce po­co, ocu­pa­ron el icó­ni­co Me­mo­rial Jo­sé Mar­tí de La Ha­ba­na.

«Me en­con­tra­ba en la Pla­za Antonio Ma­ceo el día en que Raúl le­yó aquel do­cu­men­to en ins­tan­tes tan du­ros pa­ra Cu­ba, es­ta­ba cer­ca cuan­do el Ge­ne­ral de Ejér­ci­to nos in­for­mó que Fi­del no que­ría nin­gún mo­nu­men­to... Y yo lle­va­ba más de 15 años tra­ba­jan­do en ese pro­yec­to. Sin em­bar­go, mi Co­man­dan­te no qui­so y ello era su­fi­cien­te. Me di­je: me jo­dió, pe­ro fue la úl­ti­ma “ga­lle­ta” que le dio a sus enemi­gos, una úl­ti­ma lec­ción de mo­des­tia.

«Via­je per­pe­tuo es una exposición po­co co­mún. Así, jun­to a la ma­que­ta de El mo­nu­men­to prohi­bi­do, de­di­ca­do a Fi­del, apa­re­ce el pri­mer re­tra­to es­cul­tó­ri­co (creo que el úni­co que exis­te) he­cho a Pe­dro Sa­rría Tar­ta­bull, uno de esos hom­bres que han si­do un po­qui­to ol­vi­da­dos, pe­ro li­bró a Fi­del de la muer­te cuan­do fue sor­pren­di­do por los guar­dias de Ba­tis­ta. Aquel “las ideas no se ma­tan” lo sal­vó.

«Pues bien, ese re­tra­to es­cul­tó­ri­co fue co­lo­ca­do en el Mon­ca­da cuan­do se con­me­mo­ró el aniversario 60 del asal­to, por ini­cia­ti­va de Fi­del, Raúl, Al­mei­da. Es el úni­co bus­to que se ha­lla en el an­ti­guo cuar­tel jun­to al de Mar­tí, por cier­to, otro honor que tam­bién me to­có... En es­tos 50 años ha si­do y se­rá per­pe­tuo es­te ca­mino de in­ten­tar pin­tar y esculpir a mi abue­lo mam­bí, que se tra­du­ce en pin­tar y esculpir a mi país, a mi Pa­tria».

En­ton­ces fue el año 1968 en que to­do co­men­zó...

«Al me­nos esa es la fe­cha en que pin­té el pri­mer cua­dro que to­mo co­mo vá­li­do. Ese año, en que egre­sé de la Aca­de­mia de Ar­tes Plás­ti­cas Jo­sé Joaquín Te­ja­da, de San­tia­go de Cu­ba, tam­bién sa­lió pu­bli­ca­da una crí­ti­ca muy du­ra so­bre mi tra­ba­jo, que creo dio lu­gar a es­ta obra. Des­de en­ton­ces va­lo­ro muy se­ria­men­te a la crí­ti­ca, cu­ya pre­sen­cia siem­pre re­cla­mo, no so­lo co­mo ar­tis­ta, sino tam­bién co­mo ciu­da­dano, co­mo en­te so­cial.

Siem­pre he vis­to la es­cul­tu­ra de sa­lón co­mo una se­gun­da op­ción den­tro de mi ca­rre­ra, sin em­bar­go,

el ar­te mo­nu­men­tal en es­pa­cios abier­tos, pú­bli­cos, ha si­do mi eter­na de­vo­ción

«El cua­dro, so­bre una car­ga al ma­che­te, po­see dos me­tros por 1,80. Re­cuer­do que que­ría ha­cer uno bien gran­de y tu­ve que sa­car el ca­rro de mi pa­pá del ga­ra­je, por­que mi cuar­to era chi­qui­to. Con­se­guí unos sa­cos de ha­ri­na y mi ma­má, que es cos­tu­re­ra, me los co­sió pa­ra po­der al­can­zar el ta­ma­ño que que­ría. Ar­mé el bas­ti­dor con mis pro­pias ma­nos, re­pa­ré el lien­zo con en­gru­do de ha­ri­na y so­bre él pin­té».

¿Por qué esa de­ci­sión de ir a es­tu­diar a la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca (URSS) cuan­do ya te ha­bías gra­dua­do en Cu­ba?

«Sí, ha­bía es­tu­dia­do pin­tu­ra por cua­tro años en la Aca­de­mia Jo­sé Joaquín Te­ja­da y ter­mi­na­do es­cul­tu­ra en la Es­cue­la Na­cio­nal de Ar­te (ENA), pe­ro sen­tía que me fal­ta­ban he­rra­mien­tas pa­ra rea­li­zar mo­nu­men­tos, que era mi gran sue­ño. Por eso acep­té gus­to­so la be­ca. Siem­pre he vis­to la es­cul­tu­ra de sa­lón co­mo una se­gun­da op­ción den­tro de mi ca­rre­ra, sin em­bar­go, el ar­te mo­nu­men­tal en es­pa­cios abier­tos, pú­bli­cos, ha si­do mi eter­na de­vo­ción.

«Me hi­ce la idea de que el com­ple­ta­mien­to que ne­ce­si­ta­ba lo en­con­tra­ría en la Aca­de­mia Re­pin, de es­cul­tu­ra, ar­qui­tec­tu­ra, pin­tu­ra y grá­fi­ca, la de más pres­ti­gio en la URSS y en to­da Eu­ro­pa, con su en­fo­que ha­cia la for­ma­ción de la es­cul­tu­ra clá­si­ca (grie­ga, ita­lia­na y fran­ce­sa, de los si­glos XVIII y XIX). En eso eran muy sin­ce­ros. Te da­ban las cla­ves bá­si­cas pa­ra que pu­die- ras do­mi­nar las téc­ni­cas di­ver­sas que lue­go te per­mi­tie­ran re­sol­ver cual­quier pro­ble­ma.

«En Cu­ba yo ha­bía pa­sa­do la es­cue­la de la crea­ti­vi­dad, por eso no me preo­cu­pa­ba tan­to el he­cho de que fue­ra una aca­de­mia muy ce­rra­da, pues lo que que­ría era po­seer la téc­ni­ca. Fue­ron seis años muy du­ros, que me sir­vie­ron pa­ra po­der al­can­zar mi me­ta ma­yor: ha­cer mo­nu­men­tos».

Al­gu­nos pen­sa­ron que con­ver­ti­do ya en Maes­tro en Ar­te, egre­sa­do de la Aca­de­mia Re­pin, per­ma­ne­ce­rías en La Ha­ba­na...

«Esa era una de­ci­sión que ha­bía que es­tu­diar muy bien. Re­co­rrí el país pa­ra bus­car mi ni­do, mi asi­de­ro. Me mo­ví por la Isla de la Ju­ven­tud, al igual que por Pi­nar del Río, Ma­tan­zas... Ne­ce­si­ta­ba to­car to­da la Isla con mis ma­nos. Sin em­bar­go, la cuen­ta me da­ba siem­pre San­tia­go. Des­de que lle­gué em­pe­cé a tra­ba­jar co­mo profesor de es­cul­tu­ra mo­nu­men­tal. Ocu­rrió que exis­tía un pro­yec­to con el cual es­tu­ve muy vin­cu­la­do, el Ta­ller Cul­tu­ral: un her­vi­de­ro crea­ti­vo de jó­ve­nes in­quie­tos. Su crea­dor, Quin­tín Pino Ma­cha­do, in­ter­pre­tó muy bien la he­ren­cia de la Co­lum­na Ju­ve­nil de Es­cri­to­res y Ar­tis­tas de Orien­te, en­tre cu­yos fun­da­do­res me en­con­tra­ba. Cuan­do se creó el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, Hart lo ne­ce­si­tó en la ca­pi­tal y él le en­tre­gó al mo­vi­mien­to la in­fra­es­truc­tu­ra de su ofi­ci­na.

«Yo arri­bé a San­tia­go en ese mis­mo ins­tan­te, y em­pe­cé a tra­ba­jar allí, ade­más de en la aca­de­mia. Una ex­ce­len­te pre­pa­ra­ción que me vino muy bien cuan­do se con­vo­có el con­cur­so pa­ra rea­li­zar el mo­nu­men­to al Ge­ne­ral Antonio Ma­ceo (1982). De­ter­mi­né pre­pa­rar un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio muy só­li­do por­que que­ría ga­nar. Sin du­das, mi pri­me­ra obra im­por­tan­te, de re­le­van­cia, fue la Pla­za Antonio Ma­ceo, que sig­ni­fi­có una nue­va es­cue­la».

Re­co­rrí el país pa­ra bus­car mi ni­do, mi asi­de­ro. Me mo­ví por la Isla de la Ju­ven­tud, al igual que por Pi­nar del Río, Ma­tan­zas... Ne­ce­si­ta­ba to­car to­da la Isla con mis ma­nos. Sin em­bar­go, la cuen­ta me da­ba

siem­pre San­tia­go

TEX­TO / RE­DAC­CIÓN EX­CE­LEN­CIAS FO­TOS / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Des­de ha­ce mu­chos años Al­ber­to Les­cay man­tie­ne una re­la­ción de tra­ba­jo cer­ca­na con el Gru­po Ex­ce­len­cias y su Pre­si­den­te, Jo­sé Car­los de San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.