Los pul­mo­nes de La Ha­ba­na

LOS PAR­QUES UR­BA­NOS SON JO­YAS NA­TU­RA­LES QUE PER­MI­TEN EL MÁ­XI­MO DIS­FRU­TE DE LA NA­TU­RA­LE­ZA, SON FUEN­TE DE SA­LUD, DIS­FRU­TE, Y BIE­NES­TAR FÍ­SI­CO Y MEN­TAL

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Sumario - TEX­TO / PROF. ING. MA­NUEL MENÉNDEZ CAS­TE­LLA­NOS, EX­PER­TO EN TE­MAS DE ENER­GÍAS RE­NO­VA­BLES Y MEDIOAMBIENTE FO­TOS / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

No que­da du­da al­gu­na de que La Ha­ba­na es una ciu­dad de ex­ce­len­cia. Con to­da ra­zón fue se­lec­cio­na­da en un con­cur­so in­ter­na­cio­nal co­mo una las 7 Ciu­da­des Ma­ra­vi­llas del Mun­do.

La Ha­ba­na, con cer­ca de 2 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, cuen­ta con una in­fi­ni­dad de par­ques de di­fe­ren­tes ti­pos. Sin em­bar­go, no nos re­fe­ri­mos a aque­llos tra­di­cio­na­les de ce­men­to, con pro­yec­tos es­truc­tu­ra­dos, sino a los es­pa­cios abier­tos, que per­mi­ten el má­xi­mo dis­fru­te de la na­tu­ra­le­za y que re­pre­sen­tan jo­yas na­tu­ra­les den­tro de la ur­ba­ni­dad.

Es­tos par­ques ur­ba­nos son hoy una ten­den­cia en mu­chas ciu­da­des del mun­do. Son de especial uso pa­ra el sen­de­ris­mo, ca­mi­na­tas, ca­rre­ras de en­tre­na­mien­to pa­ra la pre­pa- ra­ción fí­si­ca, sa­li­das con pe­rros, me­rien­das cam­pes­tres, dis­fru­te del ai­re libre y otros.

Son los lu­ga­res idó­neos pa­ra to­dos los que desean des­can­sar, re­la­jar­se, ha­cer ejer­ci­cios fí­si­cos, leer, es­tu­diar, dis­traer­se, ju­gar con los ni­ños y en­se­ñar­les el dis­fru­te de las áreas ver­des. Di­ver­sos pin­to­res, poe­tas y es­cri­to­res to­man es­tos si­tios co­mo es­ce­na­rios in­me­jo­ra­bles pa­ra sus crea­cio­nes.

El he­cho de que más del 50% de la po­bla­ción mun­dial vi­va en las ciu­da­des, fun­da­men­ta la ne­ce­si­dad de es­tos par­ques co­mo ver­da­de­ros pul­mo­nes ver­des.

La Ha­ba­na no es la ex­cep­ción, ya que la em­be­lle­cen va­rios par­ques ur­ba­nos de mu­cha im­por­tan­cia.

En pri­mer lu­gar es­tá el co­no­ci­do Par­que Le­nin con enor­mes di­men­sio­nes de 472 ha de áreas ver­des e inau­gu­ra­do en el año 1972. En es­te edén ur­bano se tie­ne la po­si­bi­li­dad de dis­fru­tar de es­pec­tácu­los, fe­rias y con­cier­tos pa­ra to­das las eda­des. En sus pre­dios exis­ten muy di­ver­sas re­crea­cio­nes co­mo un par­que de di­ver­sio­nes pa­ra ni­ños y ma­yo­res, un acua­rio, pis­ci­nas, un la­go ar­ti­fi­cial con pa­seos en bo­te,

ro­deo, pa­seos a caballo, así co­mo ca­fe­te­rías y res­tau­ran­tes de ex­ce­len­cia.

Es un lu­gar muy pro­pio ade­más, pa­ra la prác­ti­ca del ae­ro­mo­de­lis­mo y los pa­pa­lo­tes. Sus áreas pe­ri­fé­ri­cas es­tán atra­ve­sa­das por una vía es­tre­cha de fe­rro­ca­rril que le brin­da una gra­cia y per­so­na­li­dad úni­cas.

Tie­ne co­mo con­ti­nui­dad fí­si­ca el Re­cin­to Fe­rial Ex­poCu­ba, que tam­bién re­pre­sen­ta un área ver­de con­si­de­ra­ble de especial be­lle­za, don­de se ex­po­nen lo­gros eco­nó­mi­cos de Cu­ba y se ce­le­bra anual­men­te la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de La Ha­ba­na.

Tam­bién es­tá pre­sen­te el Gran Par­que Me­tro­po­li­tano de La Ha­ba­na, el cual es una am­plia zo­na ver­de en el pro­pio co­ra­zón ha­ba­ne­ro, inau­gu­ra­do en el año 1899.

Exac­ta­men­te es­tá si­tua­do en el cur­so fi­nal del Río Al­men­da­res, en una zo­na que atra­vie­sa el cen­tro de la ciu­dad, con más de 700 ha re­par­ti­das en­tre el Par­que Al­men­da­res, los Jar­di­nes de la Tro­pi­cal y la Po­lar, La Lo­ma de Hu­si­llo y el Jar­dín Bo­tá­ni­co.

Es­te enor­me pul­món de la ma­dre na­tu­ra­le­za asu­me a más de 20 000 per­so­nas que lo ha­bi­tan en su pe­ri­fe­ria, don­de en­con­tra­mos in­dus­trias, hos­pi­ta­les, es­cue­las, ca­fe­te­rías, cen­tros ad­mi­nis­tra­ti­vos y otros, atra­ve­san­do los po­pu­lo­sos mu­ni­ci­pios del Ce­rro, Pla­za de la Re­vo­lu­ción y Pla­ya.

Ello ha ser­vi­do pa­ra la ges­tión de di­ver­sos gru­pos me­dioam­bien­ta­lis­tas y pa­ra el desa­rro­llo de la edu­ca­ción y el cui­da­do del medioambiente, ha­cien­do que la fau­na y la flo­ra del lu­gar se va­ya re­cu­pe­ran­do gra­dual­men­te.

En el área del Al­men­da­res y ro­dean­do el río, se apre­cia una im­pre­sio­nan­te for­ma­ción de ár­bo­les, plan­tas y en­re­da­de­ras, que es vi­si­ta­da dia­ria­men­te por un cre­cien­te nú­me­ro de tu­ris­tas, en especial de los Es­ta­dos Uni­dos, los cua­les se trans­por­tan has­ta allí en los co­no­ci­dos co­ches nor­te­ame­ri­ca­nos del pa­sa­do si­glo, ta­les co­mo Ford del 53, Ca­di­llac del 55 o Che­vro­let del 56, lla­ma­dos en Cu­ba «al­men­dro­nes», por su ca­rac­te­rís­ti­ca for­ma, y que son una ex­tra­or­di­na­ria ri­que­za his­tó­ri­ca, cul­tu­ral y tu­rís­ti­ca.

Es­ta mis­ma área del Al­men­da­res, don­de el río desem­bo­ca unos 3 km aba­jo en el Mar Ca­ri­be, es fuen­te de dig­nas ce­re­mo­nias re­li­gio­sas afro­cu­ba­nas, cum­pli­mien­to de pro­me­sas, fo­tos pa­ra re­cién ca­sa­dos y pa­ra ado­le­cen­tes que arri­ban a sus 15 años.

Otro par­que ur­bano ha­ba­ne­ro es el lla­ma­do Eco­ló­gi­co, otro­ra Mon­te Ba­rre­to, ubi­ca­do en la mo­der­na ba­rria­da de Mi­ra­mar. Es­te pro­por­cio­na un am­bien­te per­fec­to de na­tu­ra­le­za en me­dio de la mo­der­ni­dad de vi­vien­das y ho­te­les, y el hermoso es­pec­tácu­lo que brin­da al atar­de­cer por los mu­chos ha­bi­tan­tes de la ba­rria­da y tu­ris­tas de los ho­te­les ale­da­ños ha­cien­do sus ca­mi­na­tas por es­te par­que y por la co­no­ci­da 5ta. Ave­ni­da.

PAR­QUES UR­BA­NOS DE IBE­ROA­MÉ­RI­CA

Tam­bién Ibe­roa­mé­ri­ca tie­ne un in­dis­cu­ti­ble aval con la exis­ten­cia de re­co­no­ci­dos par­ques ur­ba­nos, co­mo por ejem­plo, el Par­que Bos­que de la Pri­me­ra (Ja­lis­co, Mé­xi­co), Par­que Pe­dra Bron­ca (Rio de Ja­nei­ro, Bra­sil), Par­que Pe­rey­ra Irao­la (Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na), Par­que Me­tro­po­li­tano de San­tia­go en Chi­le, Cha­pul­te­pec Park (DF, Mé­xi­co), Par­que Me­tro­po­li­tano Guan­gui­ta­gua (Qui­to, Ecua­dor) y el Par­que Ca­sa de Cam­po (Ma­drid, Es­pa­ña) y Par­que Güell (Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña), por so­lo men­cio­nar al­gu­nos.

PAR­QUES UR­BA­NOS DE OTROS LU­GA­RES DEL MUN­DO

Otros paí­ses de Eu­ro­pa, Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca del Nor­te tam­bién tie­nen sus par­ques ur­ba­nos. Ca­be des­ta­car al­gu­nos co­mo el Par­que Na­cio­nal Os­trov (Mos­cú, Ru­sia), Par­que Na­cio­nal San­jay Gand­hi (Mum­bai, In­dia), Par­que Na­cio­nal Buk­han­son y Cheongg­ye­cheon (am­bos de Seúl, Co­rea del Sur), South Moun­tain Park (Ari­zo­na, EE. UU.), Los Pe­ñas­qui­tos Can­yon Pre­ser­ve (San Diego, EE. UU.), Rou­ge Park (To­ron­to, Ca­na­dá), Saint Ja­mes (Lon­dres, In­gla­te­rra), Cen­tral Park (Nue­va York, EE. UU.), y el Si­le­sia (Chor­zow, Po­lo­nia).

Ca­da vez se apre­cia más en las ciu­da­des el apro­ve­cha­mien­to de los es­pa­cios en desuso o de uso li­mi­ta­do pa­ra cons­truir par­ques ur­ba­nos, co­mo si­tios de na­tu­ra­le­za en me­dio del hor­mi­gón y el ce­men­to de las ur­bes, po­nien­do la na­tu­ra­le­za más cer­ca pa­ra dis­fru­te de la ciu­da­da­nía.

Tam­bién la medicina mo­der­na prio­ri­za hoy, an­te mu­chos tra­ta­mien­tos o do­len­cias, la ne­ce­si­dad del ejer­ci­cio fí­si­co con ca­mi­na­tas y tro­tes, se­gún in­di­ca­ción mé­di­ca, y son es­tos par­ques ur­ba­nos uno de los lu­ga­res idea­les pa­ra que­mar ener­gías, fre­nar el stress, res­pi­rar ai­re puro y dis­fru­tar de un am­bien­te libre.

Así nos pa­re­ce y si us­ted tam­bién lo con­si­de­ra ade­cua­do to­me su ro­pa de­por­ti­va y vi­si­te un par­que ur­bano. No se arre­pen­ti­rá.

El he­cho que más del 50% de la po­bla­ción mun­dial vi­va en las ciu­da­des, fun­da­men­ta la ne­ce­si­dad de es­tos par­ques co­mo ver­da­de­ros pul­mo­nes ver­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.