Lle­gó la ho­ra de los ma­me­yes

EL CU­BANO CRIOLLO, MORDAZ POR NA­TU­RA­LE­ZA, HI­ZO CHASCARRILLO HAS­TA DE LOS FLEMÁTICOS IN­GLE­SES EN LOS DÍAS DE LA OCU­PA­CIÓN, ALLÁ POR EL SI­GLO XVIII, DE­JAN­DO PA­RA LA POSTERIDAD LA CÉ­LE­BRE FRA­SE QUE TITULA ES­TE AR­TÍCU­LO

Excelencias Turísticas del caribe y las Américas - - Habana 500 - REA­LI­ZA­DO CON LA CO­LA­BO­RA­CIÓN DE LA OFI­CI­NA DEL HIS­TO­RIA­DOR DE LA CIU­DAD CA­RRIED OUT WITH THE CO­LLA­BO­RA­TION OF THE OF­FI­CE OF THE CITY HISTORATOR

Mez­cla de las ra­zas es­pa­ño­la, afri­ca­na e in­dí­ge­na, el criollo cu­bano desa­rro­lló du­ran­te el pro­ce­so de for­ma­ción de la na­ción y la na­cio­na­li­dad cu­ba­na un in­tere­san­te y bur­les­co sen­ti­do del hu­mor. De ahí que sea co­no­ci­do por ver una no­ta có­mi­ca aun en las peo­res si­tua­cio­nes y ha­cer chascarrillo de cuan­ta co­sa se cru­ce en su ca­mino.

En­ton­ces no es de ex­tra­ñar que en los tiem­pos de la to­ma de La Ha­ba­na por los in­gle­ses, en 1762, has­ta los bri­tá­ni­cos tu­vie­sen lo su­yo. Co­mo ha­bía ocu­rri­do an­tes con los es­pa­ño­les, es­tos fue­ron bur­la­dos y a las pocas se­ma­nas de su es­tan­cia en la Isla co­men­zó a lla­már­se­les to­ma­tes o ma­me­yes, por la si­mi­li­tud de sus ca­sa­cas con el co­lor de es­tas fru­tas.

La po­bla­ción crio­lla, e in­clu­so los es­pa­ño­les, mi­ra­ban con re­ce­lo a los sol­da­dos in­gle­ses, bur­lán­do­se fre­cuen­te­men­te de ellos, apro­ve­chán­do­se de que no com­pren­dían el idio­ma y em­plean­do frases cap­cio­sas y de do­ble sen­ti­do. Por tal mo­ti­vo, los ocu­pan­tes de­ci­die­ron mon­tar guar­dias de re­co­rri­do y apa­re­cían en cual­quier mo­men­to pa­ra evi­tar dis­tur­bios e in­su­rrec­cio­nes.

Con el ob­je­ti­vo de apla­car po­si­bles re­yer­tas y ve­lar por los in­tere­ses de la corona, las tro­pas del con­de de Al­be­mar­le im­plan­ta­ron un to­que de que­da al atar­de­cer, en­tre las 5 y las 6 de la tar­de, o cuan­do con­si­de­ra­ban ne­ce­sa­rio pa­tru­llar las ca­lles. So­la­men­te po-

dían tran­si­tar por la ciu­dad los mi­li­ta­res de la pér­fi­da Al­bión o al­gu­na per­so­na na­tu­ral au­to­ri­za­da. Por con­si­guien­te, las ca­lles de la ciu­dad se inun­da­ban a esa ho­ra de sol­da­dos con ca­sa­cas ro­jas, de una to­na­li­dad si­mi­lar al co­lor del ma­mey, la fru­ta de pul­pa ro­ja con se­mi­lla car­me­li­ta que abun­da en los cam­pos de Cu­ba, por lo cual las tro­pas in­gle­sas fue­ron bau­ti­za­das bur­les­ca­men­te por los crio­llos con el ape­la­ti­vo de ma­me­yes; y cuan­do se le veía en gru­pos o anun­cia­ban el to­que de que­da, se di­fun­dió la cé­le­bre fra­se: «lle­gó la ho­ra de los ma­me­yes», que per­du­ra has­ta nues­tros tiem­pos, con el sig­ni­fi­ca­do de que lle­gó el mo­men­to de la ver­dad o el ins­tan­te de la de­ci­sión o la ac­ción in­me­dia­ta.

pRon­das in­gle­sas en la Pla­za de San Fran­cis­co de Asís. Bri­tish foot pa­trols around the Squa­re of St. Fran­cis of As­si­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.